LA JU­VEN­TUD EN EL PLA­TO

La me­jor he­rra­mien­ta pa­ra evi­tar las arru­gas y el des­gas­te fí­si­co que pro­du­ce el pa­so de los años es la bue­na ali­men­ta­ción. La sa­bi­du­ría chi­na di­ce que la piel del ros­tro es el re­fle­jo de có­mo es­ta­mos por den­tro. Y pa­ra ver­nos bien su­gie­re es­ta lis­ta de i

TAO - Tomo IV - - Alimentación -

Quie­nes creen que el se­cre­to pa­ra de­te­ner el pa­so de los años es­tá en el qui­ró­fano, se equi­vo­can. To­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner­se jo­ven es­tá en la co­ci­na. La bue­na ali­men­ta­ción es la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra evi­tar tan­to las arru­gas co­mo el des­gas­te fí­si­co na­tu­ral que im­pli­ca el pa­so de años.

“Cuan­do nos ali­men­ta­mos bien el or­ga­nis­mo es saludable y eso se re­fle­ja en el as­pec­to ex­terno del cuer­po, de na­da sir­ve usar pro­duc­tos pa­ra no en­ve­je­cer si nues­tros ór­ga­nos y men­te no es­tán bien”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

Co­no­cien­do las pro­pie­da­des de de­ter­mi­na­dos ali­men­tos e in­cor­po­rán­do­los en la die­ta dia­ria los re­sul­ta­dos se­rán vi­si­bles sin de­ma­sia­do es­fuer­zo. Na­tu­ral­men­te, una ru­ti­na de ejer­ci­cios o las ca­mi­na­tas com­ple­men­tan el plan pa­ra mi­ni­mi­zar la pro­duc­ción de ra­di­ca­les li­bres, res­pon­sa­bles del de­te­rio­ro ce­lu­lar.

Alia­dos an­ti-edad

Se sa­be que el con­su­mo de car­ne de pes­ca­do me­jo­ra to­das las fun­cio­nes del or- ga­nis­mo. Las pro­pie­da­des del sal­món son co­no­ci­das: po­see Ome­ga 3, que nu­tre y em­be­lle­ce la piel, es una ex­ce­len­te fuen­te de vi­ta­mi­nas A y B, que man­tie­nen los te­ji­dos fir­mes, y tam­bién apor­ta vi­ta­mi­na D, que fa­vo­re­ce la ab­sor­ción de cal­cio evi­tan­do las en­fer­me­da­des óseas. Me­nos co­no­ci­dos son los be­ne­fi­cios que apor­ta la car­pa, otra es­pe­cie que no se de­be des­es­ti­mar, es­pe­cial­men­te por­que es más eco­nó­mi­ca que el sal­món y cuen­ta con pro­teí­nas de al­ta ca­li­dad que for­ta­le­cen los múscu­los y otor­gan elas­ti­ci­dad a la piel, dis­mi­nu­yen arru­gas y ayu­dan a re­gu­la­ri­zar la pre­sión ar­te­rial ele­va­da. El atún tam­bién con­tie­ne Ome­ga 3.

En cuan­to a los ve­ge­ta­les, no pue­de fal­tar el bró­co­li, fuen­te de hie­rro y vi­ta­mi­na C que po­ten­cian las de­fen­sas del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Por otra par­te, a tra­vés de él se in­cor­po­ran al or­ga­nis­mo be­ta ca­ro­te­nos, áci­do fó­li­co, po­ta­sio y vi­ta­mi­nas A y B, que lo con­vier­ten en un po­ten­te pro­tec­tor de la piel. Tam­bién es­tá com­pro­ba­do que pre­vie­ne el cán­cer y re­tra­sa el efec­to de los ra­di­ca­les li­bres. Es re­co­men­da­ble co­ci­nar­lo al va­por pa­ra evi­tar que pier­da sus nu­trien­tes. La za­naho­ria tam­bién de­be te­ner­se en cuen­ta ya que, al igual que el bró­co­li, po­see be­ta ca­ro­te­nos y vi­ta­mi­na A, por lo cual me­jo­ra la tex­tu­ra de la piel y el ca­be­llo.

El re­po­llo en to­das sus va­rian­tes es­ti­mu­la la fun­ción del es­tó­ma­go.

“Cuan­do el es­tó­ma­go fun­cio­na bien, los ju­gos gás­tri­cos pue­den pro­ce­sar co­rrec­ta­men­te los ali­men­tos y el or­ga­nis­mo los asi­mi­la me­jor, pa­ra es­to hay que te­ner en cuen­ta que siem­pre hay que co­mer to­do co­ci­do, las ver­du­ras tam­bién” ase­gu­ra Liu.

Tam­bién re­gu­la el in­tes­tino, lo que per­mi­te des­in­to­xi­car el or­ga­nis­mo, y con­tie­ne un alto por­cen­ta­je de vi­ta­mi­na C.

La ce­bo­lla, es­pe­cial­men­te la mo­ra­da, lim­pia la san­gre y ba­ja el co­les­te­rol, y ade­más po­see vi­ta­mi­nas A,E, C y B1, to­das ellas po­ten­tes an­ti­oxi­dan­tes. Por otra par­te pre­vie­ne la re­ten­ción de lí­qui­dos, res­pon­sa­bles de la in­fla­ma­ción de pier­nas y pár­pa­dos.

El to­ma­te de­be apro­ve­char­se al má­xi­mo du­ran­te el

ve­rano, mo­men­to en el cual co­mien­za la tem­po­ra­da de co­se­cha, ya que man­tie­ne in­tac­tos to­dos sus nu­trien­tes.

Po­see vi­ta­mi­nas A y C y ayu­da a pro­te­ger al or­ga­nis- mo de los efec­tos de los ra­di­ca­les li­bres.

“Es muy im­por­tan­te in­cor­po­rar­lo a la die­ta por­que pre­vie­ne el cán­cer, re­fuer­za la ener­gía y blan­quea la piel; pa­ra la cul­tu­ra chi­na una mu­jer real­men­te be­lla es aque­lla con piel sa­na y cla­ra, ca­si trans­pa­ren­te”, di­ce Liu Ming. El áci­do fó­li­co y el hie­rro pre­sen­tes en la es­pi­na­ca son in­dis­pen­sa­bles pa­ra la sa­lud en ge­ne­ral, por­que for­ta­le­cen la san­gre, pre­vie­nen y cu­ran la anemia, hu­mec­tan la piel, des­in­to­xi­can y me­jo­ra la vis­ta, es de­cir que nos man­tie­nen jó­ve­nes. Re­cor­de­mos tam­bién que el áci­do fó­li­co es real­men­te in­dis­pen­sa­ble pa­ra las mu­je­res em­ba­ra­za­das.

El de­li­cio­so ci­lan­tro, mu­chas ve­ces uti­li­za­do só­lo pa­ra aro­ma­ti­zar o de­co­rar un pla­to, es en ver­dad una fuen­te de ju­ven­tud. Con­tie­ne hie­rro, cal­cio, zinc y vi­ta­mi­nas A y C. Tam­bién es un ex­ce­len­te diu­ré­ti­co; re­gu­la el azú­car en la san­gre y pre­vie­ne el cán­cer.

La pa­pa, mu­chas ve­ces es de­ja­da de la­do por su ma­la fa­ma de que en­gor­da; sin em­bar­go, es­to no es así siem­pre por­que de­pen­de de las por­cio­nes y que no se com­bi­ne con ali­men­tos gra­sos, por­que su can­ti­dad de al­mi­dón con­tri­bu­ye a asi­mi­lar­los. Ade­más, es muy ener­gé­ti­ca.

“La pa­pa ba­ja el Fue­go in­terno, le­van­ta la ener­gía, hu­mec­ta los in­tes­ti­nos y, a tra­vés de ellos, per­mi­te des­in­to­xi­car al or­ga­nis­mo” ase­gu­ra Liu.

Por otra par­te, si se co­lo­can ro­da­jas fi­nas de pa­pa cru­da en los ojos los des­in­fla­ma y evi­ta las arru­gas.

Las al­gas tam­bién des­in­to­xi­can el or­ga­nis­mo y equi­li­bran la fun­ción de la glán­du­la ti­roi­des, ra­zón por la cual de­be­ría­mos in­cluir­la al me­nos dos ve­ces por se­ma­na en el me­nú.

Los hon­gos tie­nen muy po­cas ca­lo­rías y mu­cha fi­bra, mo­ti­vo por el cual re­gu­la­ri­zan el in­tes­tino y des­in­to­xi­can el or­ga­nis­mo. El shii­ta­ke es­pe­cial­men­te tie­ne un por­cen­ta­je ele­va­do de vi­ta­mi­na C y an­ti­oxi­dan­tes, ele­men­tos que ac­túan re­tra­san­do el en­ve­je­ci­mien­to de las cé­lu­las e hi­dra­tan el or­ga­nis­mo, fac­to­res que se re­fle­jan en la piel y

tam­bien en el ca­be­llo.

“Otra ca­rac­te­rís­ti­ca im­por­tan­te de es­ta va­rie­dad es que des­in­fla­ma el or­ga­nis­mo, es­pe­cial­men­te cuan­do se tie­ne ten­den­cia a re­te­ner lí­qui­dos. La va­rie­dad co­no­ci­da co­mo cham­pi­ñón lle­na el cuer­po de Chi, me­jo­ra las fun­cio­nes del hí­ga­do y ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo, lo que con­tri­bu­ye a ba­jar de peso”.

En cuan­to a los ce­rea­les, la so­ja no pue­de fal­tar en el me­nú fe­me­nino, ya que se tra­ta de una fuen­te de es­tró­ge­nos (hor­mo­na fe­me­ni­na) res­pon­sa­ble de la sa­lud y be­lle­za de la piel. Lo mis­mo ocu­rre con el to­fú o que­so de so­ja, ela­bo­ra­do en ba­se a es­te ce­real.

“Se de­be te­ner la pre­cau­ción de co­mer to­fu so­la­men­te al me­dio­día, ha­cer­lo por la no­che po­dría cau­sar cálcu­los en el ri­ñón o la ve­sí­cu­la”, ad­vier­te Liu Ming.

La mal­ta, o los pro­duc­tos ela­bo­ra­dos con ella, me­jo­ra el colon irritable, re­gu­la el in­tes­tino y le­van­ta el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, to­dos es­tos efec­tos ase­gu­ran la lon­ge­vi­dad.

Las fru­tas

Co­mo es sa­bi­do, la na­ran­ja po­see gran can­ti­dad de vi­ta­mi­na C, enemi­ga de los ra­di­ca­les li­bres que de­te­rio­ran la piel. Con­su­mien­do una na­ran­ja o su ju­go por día se for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y se pre­vie­ne la apa­ri­ción de cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas. Es con­ve­nien­te ha­cer­lo por la ma­ña­na, ya que tam­bién es un ex­ce­len­te energizante. Tam­po­co de­be­mos ol­vi­dar el ju­go de un li­món con agua ti­bia que, ade­más de apor­tar los ele­men­tos de la na­ran­ja, des­in­to­xi­ca el hí­ga­do y or- ga­nis­mo en ge­ne­ral. La man­za­na, ya sea cru­da o co­ci­da, me­jo­ra la to­ni­ci­dad e hidratación de la piel, dán­do­le lu­mi­no­si­dad.

Los fru­tos ro­jos, fru­ti­lla, mo­ra, fram­bue­sa y arán­da­nos, nu­tren la piel, op­ti­mi­zan el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, des­in­to­xi­can el hí­ga­do y la ve­ji­ga y son ex­ce­len­tes an­ti­oxi­dan­tes na­tu­ra­les gra­cias a su alto por­cen­ta­je de me­la­ni­na. El plus es que tie­nen muy po­cas ca­lo­rías. El ki­wi, ade­más de neu­tra­li­zar los ra­di­ca­les li­bres, pre­vie­ne el cán­cer y las en­fer­me­da­des car­día­cas gra­cias a la com­bi­na­ción de vi­ta­mi­na C y tam­bién po­ta­sio. Tam­bién me­jo­ra el as­pec­to de la piel.

Los nue­vos per­mi­ti­dos

Quie­nes du­ran­te años se re­sis­tie­ron a co­mer cho­co­la­te en pos de la be­lle­za, es­tá­ba­mos equi­vo­ca­dos. Es­te ali­men­to, tan desea­do y tan po­co con­su­mi­do cuen­ta con mu­chí­si­mas vir­tu­des.

“Co­mer un tro­zo de cho- co­la­te por día es­ti­mu­la el ce­re­bro y le­van­ta el áni­mo; ob­via­men­te se de­ben ele­gir aque­llas va­rie­da­des más pu­ras, es de­cir los amar­gos o se­mi amar­gos que con­tie­nen fe­ni­le­ti­la­mi­na, que ac­túa di­rec­ta­men­te en el sis­te­ma ner­vi­so­so cen­tral des­en­ca­de­nan­do sen­sa­cio­nes gra­ti­fi­can­tes. Pe­ro ade­más, es re­co­men­da­ble su con­su­mo de­bi­do a que po­see más de 30 sus­tan­cias an­ti­oxi­dan­tes”, re­co­mien­da el maes­tro.

Un po­co de vino, no más de una co­pa chi­ca, es bueno pa­ra la cir­cu­la­ción; ayu­da a que el co­ra­zón fun­cio­ne me­jor, por­que el al­cohol ha­ce que la san­gre cir­cu­le, por eso en chi­na sue­le de­cir­se que es el rey de la me­di­ci­na. Tam­bién apor­ta una gran can­ti­dad de an­ti­oxi­dan­tes, lo mis­mo ocu­rre con la uva, que con­tie­ne po­li­fe­no­les, un au­tén­ti­co eli­xir de ju­ven­tud.

Cui­da­do con la sal

Se­gún los da­tos di­fun­di­dos por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud el 75% de la po­bla­ción mun­dial con­su­me el do­ble de la can­ti­dad de sal con­si­de­ra­da saludable.

La OMS con­si­de­ra que la in­ges­ta dia­ria de sal no de­be­ría ser su­pe­rior a los 5 gra­mos, es el equi­va­len­te a una cu­cha­ri­ta de ca­fé en el ca­so de los adul­tos y en­tre 3 y 4 gra­mos en el ca­so de los ni­ños. Un con­su­mo cons­tan­te su­pe­rior a esas me­di­das su­ge­ri­das au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te las posibilidades de su­frir de pre­sión ar­te­rial al­ta, un fac­tor de ele­va­do ries­go pa­ra las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res.

En es­te sen­ti­do es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que los ali­men­tos pro­ce­sa­dos in­dus­trial­men­te (en­la­ta­dos, em­bu­ti­dos, ga­lle­ti­tas, pa­ni­fi­ca­dos, snack, etc.) es­con­den un por­cen­ta­je muy alto de so­dio.

Por otra par­te, con­su­mir­la en ex­ce­so dis­mi­nu­ye la pro­duc­ción de co­lá­geno y pro­du­ce flac­ci­dez, ade­más de pro­vo­car la re­ten­ción de lí­qui­dos que fo­men­ta la in­fla­ma­ción de pár­pa­dos y pier­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.