EL BU­DA DE LA FE­LI­CI­DAD

En la múl­ti­ple ico­no­gra­fía de es­ta fi­lo­so­fía orien­tal hay una que des­ta­ca, la de Mi Le, dis­cí­pu­lo pre­di­lec­to de Bu­da y a quien se ve­ne­ra co­mo el pro­fe­ta del bie­nes­tar y la ple­ni­tud. Su man­tras y una fra­se re­ve­la­do­ra.

TAO - Tomo IV - - Filosofía -

Ser fe­liz es uno ob­je­ti­vo pri­mor­dial pa­ra el ser hu­mano, aun­que mu­chas ve­ces la bús­que­da ob­se­si­va de ese pro­pó­si­to le im­pi­de al­can­zar­lo. El sig­ni­fi­ca­do mis­mo de es­ta pa­la­bra es muy sub­je­ti­vo: pa­ra al­gu­nos es­tá en el dis­fru­te de lo co­ti­diano y pa­ra otros se re­la­cio­na con el éxi­to la­bo­ral, so­cial o eco­nó­mi­co. Mi­rar lo que les fal­ta y no aque­llo que han con­se­gui­do es una de las cau­sas más men­cio­na­das por quie­nes se sien­ten in­fe­li­ces. Pe­ro el mo­ti­vo que más se se­ña­la co­mo im­pe­di­men­to pa­ra es­tar con­ten­tos y en ar­mo­nía son las cues­tio­nes re­la­cio­na­das con los pro­ble­mas de sa­lud.

“Nues­tra sa­bi­du­ría de­be ha­cer­nos com­pren­der que las cosas ocu­rren por un mo­ti­vo y que siem­pre nos de­ja­rán una en­se­ñan­za, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Mu­chas ve­ces los pa­cien­tes se sien­ten tris­tes por­que se les diag­nos­ti­có una en­fer­me­dad; sin em­bar­go, de­be­rían es­tar fe­li­ces por­que al de­tec­tar­la es po­si­ble ac­tuar bus­can­do la ma­ne­ra de cu­rar­la, de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma. Por otra par­te, de­be­mos en­ten­der que es un men­sa­je que nos en­vía el cuer­po pa­ra ad­ver­tir que hay al­go que es­ta­mos ha­cien­do mal y que es ne­ce­sa­rio mo­di­fi­car. Es­to de­be pro­vo­car fe­li­ci­dad ab­so­lu­ta, nun­ca an­gus­tia. Ne­ce­si­ta­mos ser au­to­crí­ti­cos, de es­ta ma­ne­ra lo­gra­re­mos sa­lir del es­ta­do de in­sa­tis­fac­ción. Y aquí es don­de se ha­ce im­por­tan­te te­ner una men­te cla­ra, una guía es­pi­ri­tual, una re­li­gión, una creen­cia”.

El pro­fe­ta

Bu­da na­ció en una fa­mi­lia adi­ne­ra­da, lo que le per­mi­tió te­ner una vi­da muy có­mo­da, si­tua­ción que pa­ra mu­chos po­dría sig­ni­fi­car la fe­li­ci­dad, pe­ro a él le pro­vo­ca­ba in­sa­tis­fac­ción. Sa­lir de es­ta con­di­ción no le fue fá­cil, pe­ro con mu­cho es­fuer­zo al­can­zó un es­ta­do de sa­bi­du­ría perfecta y una com­ple­ta sen­si­bi­li­dad ha­cia to­do lo que lo ro­dea­ba.

Mi Le fue uno de los hom­bres que lo si­guió, su dis­cí­pu­lo. Tam­bién na­ci­do en la In­dia, Bu­da le in­di­có que a edad tem­pra­na de­bía re­ti­rar­se al Pa­la­cio del Cie­lo (Do Shue) pa­ra ins­truir­se con las di­vi­ni­da­des acer­ca de la cul­tu­ra del bu­dis­mo y que lue­go de­bía vol­ver al plano te­rre­nal.

“Cuan­do vino a la Tie­rra por pri­me­ra vez, lo hi­zo pa­ra ayu­dar a di­fun­dir la doc­tri­na bu­dis­ta y guiar a la hu­ma­ni­dad a ir por el ca­mino co­rrec­to y ayu­dar­lo a pa­sar el mar amar­go de la tris­te­za y lle­gar al cie­lo de la ale­gría”, di­ce Liu.

Mi Le es con­si­de­ra­do el Bu­da del fu­tu­ro, el que vol­ve­rá pre­ci­sa­men­te por­que vi­vió en el pa­sa­do.

“Ya en el año 1104 se di­fun­dió es­cul­tu­ra con su ima­gen

y a su la­do un poe­ma es­cri­to que de­cía:

Mi Le se­pa­ró su cuer­po pa­ra con­ver­tir­se en mi­les de mi­llo­nes. Per­ma­nen­te­men­te se pre­sen­ta an­te las per­so­nas pe­ro na­die pue­de iden­ti­fi­car­lo. El es­ta aquí, pe­ro na­die se da cuen­ta de eso, na­die lo ve.

Es­te poe­ma quie­re ad­ver­tir so­bre una si­tua­ción muy fre­cuen­te del ser hu­mano que bus­ca de­sen­fre­na­da­men­te la fe­li­ci­dad y no siem­pre la lo­gra, no se da cuen­ta de que en reali­dad siem­pre es­tá al al­can­ce de su mano. No la pue­de ver por­que se em­pe­ña so­la­men­te en dar­le im­por­tan­cia a la par­te tris­te de la vi­da, le cues­ta ser op­ti­mis­ta. La vi­da es una en­se­ñan­za y es­tá en no­so­tros apro­ve­char­la”.

Se­gún se­ña­lan las an­ti­guas en­se­ñan­zas, el Bu­da de la fe­li­ci­dad no era un ser inal­can­za­ble que vi­vía en un tem­plo ale­ja­do del mun­do, sino to­do lo con­tra­rio. Di­ver­sas his­to­rias cuen­tan que era un mon­je erran­te que re­co­rría los pue­blos e in­ter­ac­tua­ba con to­das las per­so­nas, trans­mi­tién­do­le el buen hu­mor a tra­vés de una gran son­ri­sa. El in­te­rés por ayu­dar a la gen­te y la mi­se­ri­cor­dia eran el mo­ti­vo de su exis­ten­cia.

“Es que pa­ra al­can­zar la fe­li­ci­dad es ne­ce­sa­rio mi­rar con mi­se­ri­cor­dia a nues­tro en­torno. Ese es el ver­da­de­ro éxi­to en la vi­da”.

El man­tra de Mi Le

A tra­vés de los man­tras es po­si­ble lo­grar la ar­mo­nía, la unión cuer­po-men­te-es­pí­ri­tu, por esa ra­zón los lí­de­res es­pi­ri­tua­les bu­dis­tas sue­len re­ci­tar­los en sus mo­men­tos de me­di­ta­ción.

El man­tra de Mi Le o de la fe­li­ci­dad cons­ta de tres pa­la­bras: OM MAITREYA SVAHA. Ca­da una de ellas tie­ne un sig­ni­fi­ca­do muy pro­fun­do. Om es en­con­trar el sen­ti­do y el ca­mino de la vi­da, por eso se usa en el co­mien­zo de ca­si to­dos los man­tras. “In­di­ca res­pe­to y quie­re de­cir que se ha en­con­tra­do el ca­mino en la vi­da, aquel que só­lo se lo­gra res­pe­tan­do a quie­nes nos ro­dean”. Maitreya, quie­re de­cir mi­se­ri­cor­dia, en otras pa­la­bras, com­pren­der al pró­ji­mo. Fi­nal­men­te, Svaha sig- ni­fi­ca en­con­trar el éxi­to.

“Si se cum­plen las dos pri­me­ras pre­mi­sas po­dre­mos con­si­de­rar­nos exi­to­sos en la vi­da, y es­tas tres pa­la­bras re­pre­sen­tan tres es­pa­cios por los cua­les se lle­ga a la sa­bi­du­ría y, a tra­vés de ella, a la vi­da perfecta y la fe­li­ci­dad. Pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas pue­de re­sul­tar di­fí­cil ser res­pe­tuo­sos o mi­se­ri­cor­dio­sos con quie­nes nos ofen­den; sin em­bar­go, tan­to Mi Le co­mo Con­fu­cio mar­ca­ron el ca­mino a se­guir en esas cir­cuns­tan­cias. Por ejem­plo, uno de los dis­cí­pu­los de Con­fu­cio le pre­gun­tó una vez si de­bía tra­tar bien a al­guien que lo ha­bía ofen­di­do. En­ton­ces el gran sa­bio le con­tes­tó: ‘ Si al­guien te tra­ta bien, lo tra­tas bien; si al­guien te tra­ta mal, trá­ta­lo con co­rrec­ción, pe­ro de­bes sa­ber que no pue­des con­tar con él’. Es­to sig­ni­fi­ca que se de­be es­pe­rar a que el otro en­cuen­tre su ca­mino, por­que una per­so­na ma­la no lo es to­da la vi­da, su con­cien­cia cam­bia y su co­ra­zón tam­bién. Re­cor­de­mos que el bu­da Mi Le re­pre­sen­ta al fu­tu­ro, ca­da uno de no­so­tros de­be­mos en- con­trar el ca­mino, ca­da uno a su tiem­po; ser co­rrec­tos y mi­se­ri­cor­dio­sos tam­bién nos ha­rá fe­li­ces y exi­to­sos en la vi­da”, con­clu­ye.

El men­sa­je en la ima­gen

Las es­cul­tu­ras que se co­no­cen del Bu­da del fu­tu­ro o Mi Le lo mues­tran con una gran son­ri­sa que lo obli­ga a te­ner la bo­ca siem­pre abierta, y con un vien­tre pro­mi­nen­te lleno de fe­li­ci­dad; la ca­be­za ra­pa­da es ca­rac­te­rís­ti­ca de los mon­jes y los ló­bu­los de las orejas le lle­gan has­ta los hom­bros. En la mano de­re­cha tie­ne una bol­sa don­de acu­mu­la las do­na­cio­nes de co­mi­da y vino, prác­ti­ca muy común de los mon­jes de aque­lla épo­ca, y en la otra un co­llar con 108 per­las pa­ra con­ta­bi­li­zar el re­ci­ta­do de los man­tras. En mu­chos tem­plos apa­re­ce su fi­gu­ra con una ins­crip­ción a am­bos la­dos. En la iz­quier­da di­ce: “En el gran vien­tre pue­den en­trar las cosas más di­fí­ci­les exis­ten­tes de­ba­jo del Cie­lo”; y en la de­re­cha, “Él es­tá fe­liz y se ríe pa­ra que to­dos se rían jun­to a él”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.