MA LIANG Y EL PIN­CEL MÁ­GI­CO

La cu­rio­sa ha­bi­li­dad de un ni­ño huér­fano es el nú­cleo de es­ta his­to­ria que la an­ti­gua tra­di­ción oral fue trans­mi­tien­do a tra­vés de las ge­ne­ra­cio­nes has­ta con­ver­tir­se en una de las más po­pu­la­res de Chi­na. Aven­tu­ras, pro­di­gios y un fi­nal alec­cio­na­dor.

TAO - Tomo IV - - Leyendas -

Es­ta his­to­ria for­ma par­te de una se­rie de an­ti­guos cuen­tos po­pu­la­res in­fan­ti­les anó­ni­mos que fue­ron trans­mi­ti­dos a tra­vés de las ge­ne­ra­cio­nes por la tra­di­ción oral y se cen­tra en la vi­da de Ma Liang, un ni­ño huér­fano que vi­vía en una cue­va en la mon­ta­ña y tra­ba­ja­ba cor­tan­do leña en el bos­que pa­ra ven­der­la en el pue­blo. A pe­sar del du­ro des­tino que le to­có en suer­te, era un chi­co muy op­ti­mis­ta, que sen­tía que el mun­do era muy be­llo y to­dos los días se ha­cía tiem­po pa­ra di­bu­jar al­go que con­si­de­ra­ba her­mo­so, va­lién­do­se de pre­ca­rias he­rra­mien­tas co­mo ra­mi­tas, ho­jas o car­bón.

Un día tu­vo que en­tre­gar su mer­can­cía muy cer­ca de un des­ta­ca­men­to po­li­cial y allí vio a un ofi­cial que es­ta­ba pin­tan­do un cua­dro con un her­mo­so pin­cel; se acer­có a él y le di­jo: “Se­ñor, yo tam­bién quie­ro apren­der a pin­tar, pe­ro no ten­go pin­cel, ¿me pres­ta­ría uno?”. El hom­bre lo mi­ró con des­pre­cio y le con­tes­tó: “Tú só­lo eres un por­dio­se­ro, nun­ca apren­de­rás a pin­tar; es­tás so­ñan­do, ve­te de aquí”, e in­me­dia­ta­men­te or­de­nó a un sub­al­terno que lo sa­ca­ra de allí.

El ni­ño se fue con una gran tris­te­za en su co­ra­zón, pe­ro su de­seo de apren­der a pin­tar se hi­zo más fuer­te. Por eso a par­tir de ese día co­men­zó a prac­ti­car ca­da vez más y por la no­che, sentado jun­to al fue­go en su cue­va, to­ma­ba un le­ño car­bo­ni­za­do y di­bu­ja­ba lo ocu­rri­do du­ran­te el día, do­cu­men­tan­do de esa ma­ne­ra to­da su vi­da día a día, año tras año, has­ta que las pa­re­des de la cue­va que­da­ron to­tal­men­te cu­bier­tas por sus di­bu­jos.

Su téc­ni­ca era real­men­te ex­tra­or­di­na­ria; tan­to, que quie­nes veían sus di­bu­jos so­lían de­cir que só­lo les fal­ta­ba te­ner vi­da. En una opor­tu­ni­dad di­bu­jó una ga­lli­na so­bre una pie­dra en la mon­ta­ña, tan real que un águi­la in­ten­tó atra­par­la. Otro día pin­tó un lo­bo mien­tras cui­da­ba un re­ba­ño y las ove­jas hu­ye­ron cre­yen­do que es­ta­ban en pe­li­gro.

Su vi­da trans­cu­rría fe­liz gra­cias a su ins­pi­ra­ción, so­la­men­te lo afli­gía la im­po­si­bi­li­dad de con­se­guir un pin­cel y se la­men­ta­ba di­cien­do: “Si yo tu­vie­ra un pin­cel, to­do se­ría me­jor”.

Con es­te pen­sa­mien­to se que­dó dor­mi­do lue­go de un lar­go y du­ro día de tra­ba­jo y tu­vo un sue­ño muy lin­do en el cual su cue­va se lle­na­ba de lu­ces de co­lo­res. En ellas se cor­po­ri­zó un an­ciano de bar­ba blan­ca con un pin­cel en las ma­nos, que le ex­ten­día di­cien­do: “Con es­te pin­cel de­be­rás pin­tar só­lo cosas bue­nas”. El ni­ño lo to­mó y dan­do un sal­to en la ca­ma se des­per­tó ex­cla­man­do: “Gra­cias abue­lo”, al tiem­po que la fi­gu­ra se des­va­ne­cía en el ai­re y las lu­ces se apa­ga­ban.

Al abrir los ojos se dio cuen­ta de que sus de­dos sos­te­nían un pin­cel real. Aún no ama­ne­cía pe­ro la an­sie­dad lo lle­vó a sa­lir in­me­dia­ta­men­te de su cue­va y co­rrer ha­cia el pue­blo a bus­car a sus ami­gos y mos­trar­les lo que te­nía. Pa­ra pro­bar el tra­zo del pin­cel, pin­tó un pá­ja­ro, que ape­nas ter­mi­na­do co­bró vi­da y vo­ló ha­cia el cie­lo. El ni­ño no po­día creer­lo y pa­ra com­pro­bar si era ver­dad, pin­tó un pez que de un sal­to fue a dar al rio.

El pe­que­ño se sin­tió in­men­sa­men­te fe­liz por pri­me­ra vez en su vi­da y de­ci­dió que uti­li­za­ría esa ha­bi­li­dad pa­ra ayu­dar a los ne­ce­si­ta­dos. En­ton­ces re­co­rrió el pue­blo y pin­tó pla­tos con co­mi­da pa­ra los ham­brien­tos, ara­dos y bue­yes pa­ra ali­via­nar la ta­rea de los que tra­ba­ja­ban la tie­rra; mo­li­nos pa­ra mo­ler el tri­go o sa­car agua y to­do lo que ne­ce­si­ta­ra al­guien pa­ra vi­vir dig­na­men­te.

El precio de la fa­ma

Ló­gi­ca­men­te, la gen­te co­men­zó a amar­lo y a ve­ne­rar­lo y su fa­ma tras­cen­dió rá­pi­da­men­te los límites de la co­mar­ca. Pe­ro no to­dos es­ta­ban fe­li­ces con su don, es­pe­cial­men­te el ma­gis­tra­do del des­ta­ca­men­to que aquél día se ne­gó a ayu­dar­lo, quien

en­te­ra­do aho­ra de sus pro­di­gios or­de­nó apre­sar al ni­ño y qui­tar­le su pin­cel má­gi­co. Afor­tu­na­da­men­te, los bue­nos ve­ci­nos le ad­vir­tie­ron lo que ocu­rría y en­ton­ces Ma Liang se apre­su­ró a pin­tar un ca­ba­llo, lo mon­tó y hu­yó a to­do ga­lo­pe, per­se­gui­do de cer­ca por una pa­tru­lla en­ca­be­za­da por el ofi­cial . de­ses­pe­ra­do, el ni­ño pin­tó ob­je­tos y se los ti­ró pa­ra que sus se­gui­do­res no pu­die­ran al­can­zar­lo;así pu­do es­ca­par e ins­ta­lar­se en otra re­gión.

Una es­ca­le­ra especial

Des­de lue­go, en su nue­vo des­tino el ni­ño tra­tó de no lla­mar la aten­ción, pe­ro al ver que allí tam­bién ha­bía ham­bre y po­bre­za, co­men­zó a pin­tar pa­ra ayu­dar a la gen­te y la his­to­ria se vol­vió a re­pe­tir. Un po­de­ro­so te­rra­te­nien­te se en­te­ró de sus do­nes, lo man­dó a bus­car y le exi­gió que pin­ta­ra tesoros pa­ra él, pe­ro el ni­ño se ne­gó. Ló­gi­ca­men­te, desató su fu­ria y man­dó a en­ce­rrar­lo en un es­ta­blo cre­yen­do que el frío y el ham­bre lo ha­rían cam­biar de pa­re­cer. Pe­ro gran­de fue su sor­pre­sa al com­pro­bar la ma­ña­na si­guien­te de una cruel ne­va­da, que Ma Liang ha­bía en­cen­di­do una fo­ga­ta, co­mi­do una bue­na co­mi­da y dor­mía plá­ci­da­men­te en una cá­li­da ca­ma, to­do gra­cias a su pin­cel má­gi­co. El hom­bre or­de­nó ma­tar­lo, pe­ro el ni­ño rá­pi­da­men­te pin­tó una es­ca­le­ra por la cual ac­ce­dió a una pe­que­ña ven­ta­na en el te­cho. Los hom­bres in­ten­ta­ron se­guir­lo, pe­ro los es­ca­lo­nes se des­va­ne­cie­ron y Ma Liang pu­do huir nue­va­men­te.

Pa­sa­ron los años y Ma Liang lo­gró cier­ta tran­qui­li­dad en un pue­blo per­di­do vi­vien­do de la ven­ta de sus cua­dros, que ya no po­dían co­brar vi­da por­que siem­pre agre­ga­ba un de­ta­lle irreal; por ejem­plo, un ca­ba­llo con pa­tas muy cor­tas o un pá­ja­ro sin alas. Pe­ro en una opor­tu­ni­dad di­bu­jó una gru­lla sin ojos y ac­ci­den­tal­men­te man­chó su ca­be­za con una go­ta de pin­tu­ra y el ave se cor­po­ri­zó y sa­lió vo­lan­do. La his­to­ria se re­pi­tió, to­dos se en­te­ra­ron y el po­de­ro­so em­pe­ra­dor lo man­dó lla­mar. Le or­de­nó que pin­te pa­ra él, pe­ro co­mo se ne­gó, lo en­car­ce­la­ron y le qui­ta­ron el pin­cel, que fue en­tre­ga­do al ar­tis­ta de la cor­te. El em­pe­ra­dor pe­día una mon­ta­ña de oro pe­ro el pin­tor só­lo con­se­guía una de tie­rra; le exi­gió que pin­ta­ra un lin­go­te de oro, pe­ro al ha­cer­lo se con­vir­tió en una ser­pien­te ve­ne­no­sa; en­ton­ces com­pren­dió que so­la­men­te el jo­ven te­nía po­der so­bre ese pin­cel .

De­ci­dió cam­biar de es­tra­te­gia y le ofre­ció una vi­da dig­na de un rey jun­to a él y tam­bién la mano de su hi­ja. Sor­pre­si­va­men­te, y aun sa­bien­do que no era una bue­na per­so­na, Ma Liang acep­tó. A ma­ne­ra de do­te, el em­pe­ra­dor le pi­dió que pin­ta­ra un ár­bol que die­ra mo­ne­das de oro en lu­gar de fru­tos. Así lo hi­zo, aun­que con un pe­que­ño de­ta­lle: si­tuó al ár­bol en una is­la en el me­dio del océano. El em­pe­ra­dor lo in­cre­pó fu­rio­so pe­ro él le ex­pli­có que lo ha­cía así por se­gu­ri­dad, ya que na­die po­día lle­gar allí a me­nos que po­se­ye­ra un gran y lu­jo­so bar­co que, por su­pues­to, tam­bién di­bu­jó. Era tan gran­de que pu­die­ron em­bar­car­se la fa­mi­lia real y to­da la cor­te, y rá­pi­da­men­te par­tie­ron en bus­ca del te­so­ro; el via­je fue fan­tás­ti­co, los pe­ces acom­pa­ña­ban la em­bar­ca­ción y el cli­ma era fa­bu­lo­so. Pe­ro co­no­cien­do la an­sie­dad del man­da­ta­rio el ni­ño, quien ha­bía que­da­do en el pa­la­cio, di­bu­ja­ba ca­da vez más vien­to pa­ra im­pul­sar las ve­las, has­ta que en un mo­men­to se desató una tor­men­ta tan fuer­te que el bar­co nau­fra­gó y los so­bre­vi­vien­tes, en­tre ellos el em­pe­ra­dor y su sé­qui­to, tu­vie­ron que lle­gar a la is­la na­dan­do. Aun­que en­con­tra­ron el ár­bol con mo­ne­das de oro nun­ca pu­die­ron re­gre­sar de la is­la y Ma Liang lo­gró li­be­rar­se pa­ra con­ti­nuar con su cru­za­da so­li­da­ria, ayu­dan­do a los po­bres de to­do el mun­do.

De es­ta ma­ne­ra va­rias ge­ne­ra­cio­nes vi­vie­ron fe­li­ces, has­ta que un día no se su­po más del gran pin­tor y su pin­cel má­gi­co, aun­que los ni­ños de Chi­na de to­dos los tiem­pos co­no­cen y re­pi­ten es­ta ver­da­de­ra­men­te alec­cio­na­do­ra his­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.