LA NUE­VA TE­RA­PIA OLÍM­PI­CA

Los círcu­los ro­jos en la es­pal­da de Mi­cahel Phelps sor­pren­die­ron en los Jue­gos de Río 2016. Rá­pi­da­men­te se ex­pli­có que eran las hue­llas de la an­ti­gua te­ra­pia chi­na que aho­ra reivin­di­can los de­por­tis­tas de alto ren­di­mien­to. Có­mo ac­túa.

TAO - Tomo IV - - Ventosas -

Los Jue­gos Olím­pi­cos Río 2016 mar­ca­ron la con­sa­gra­ción de­fi­ni­ti­va de Mi­chael Phelps, el na­da­dor nor­te­ame­ri­cano de 31 años que se al­zó con cin­co me­da­llas de oro y una de pla­ta, con­vir­tién­do­se en el de­por­tis­ta olím­pi­co más ga­na­dor de la his­to­ria con 28 me­da­llas en su ha­ber. Su reapa­ri­ción en Bra­sil, des­pues de ha­ber anun­cia­do en Lon­dres 2012 que se re­ti­ra­ba ha­bía ge­ne­ra­do una ex­pec­ta­ti­va ex­cep­cio­nal, más allá de sus in­ne­ga­bles cua­li­da­des, por cues­tio­nes ex­tra­de­por­ti­vas re­la­cio­na­das con el con­su­mo de al­cohol y dro­gas, por las que la Fe­de­ra­ción Nor­te­ame­ri­ca­na de Na­ta­ción (USA Swim­ming) lo san­cio­nó. Na­tu­ral­men­te, to­dos los ojos es­ta­ban pues­tos en él cuan­do de­bu­tó en las pre­li­mi­na­res de los 400 me­tros li­bres. Y si bien al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros tam­bién te­nían las mis­mas mar­cas, los ex­tra­ños círcu­los ro­jos que mos­tró en la es­pal­da y el tor­so die­ron lu­gar rá­pi­da­men­te a to­do ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes. En­se­gui­da su en­torno sa­lió a ex­pli­car que se tra­ta­ba de las hue­llas de una te­ra­pia anal­gé­si­ca y des­in­fla­ma­to­ria que el equi­po nor­te­ame­ri­cano vie­ne im­ple­men­tan­do ha­ce unos años y que no es otra co­sa que las con­sa­bi­das ven­to­sas, mé­to­do del que ya ha­bla­mos en nues­tra pá­gi­nas (Ver Tao N°10).

“La te­ra­pia de ven­to­sas o Ba Guan ayu­da a mo­vi­li­zar la ener­gía es­tan­ca­da aden­tro del cuer­po, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. En el ca­so de Phelps, quien lle­va tres años ha­cien­do es­te tra­ta­mien­to, es­pe­cial­men­te an­tes de com­pe­tir, lo uti­li­za pa­ra fle­xi­bi­li­zar las ar­ti­cu­la­cio­nes. Cuan­do se sien­te do­lor en esa zo­na es por­que pro­ba­ble­men­te se ha­ya acu­mu­la­do hu­me­dad, en­ton­ces lo que ha­ce la ven­to­sa es suc­cio­nar­la, lle­var­la a la su­per­fi­cie de la piel pa­ra eli­mi­nar­la; in­clu­so pue­de ocu­rrir que se for­men am­po­llas, que bas­ta­rá con pin­char­las y de­sin­fec­tar­las pa­ra com­ple­tar el pro­ce­di­mien­to”.

Las man­chas ro­jas que pre­sen­ta­ba Phelps y que lla­ma­ron la aten­ción de los co­men­ta­ris­tas de­por­ti­vos es­ta­ban ma­yor­men­te en la es­pal­da, pre­ci­sa­men­te la zo­na del cuer­po que más se es­fuer­za en el na­do y don­de se ubi­ca la ener­gía Yang. Las mis­mas apa­re­cen co­mo se­cue­la del tra­ta­mien­to y se for­man de­bi­do a la san­gre que, jun­to a la ener­gía, se de­po­si­ta a flor de piel. Lue­go el or­ga­nis­mo la reab­sor­be­rá y eli­mi­na­rá.

“De to­das ma­ne­ras, es im­por­tan­te re­cal­car que si el or­ga­nis­mo se en­cuen­tra en equi­li­brio las man­chas se­rán muy te­nues; cuan­do se hacen tan evi­den­tes es por­que ne­ce­si­ta eli­mi­nar tó­xi­cos. Los de­por­tis­tas de alto ren­di­mien­to tie­nen una ali­men­ta­ción y ru­ti­nas de ejer­ci­cios muy es­tu­dia­das y con­tro­la­das, pe­ro mu­chas ve­ces no se cui­dan de los fac­to­res ex­ter­nos (frío, ca­lor, vien­to y hu­me­dad) co­mo co­rres­pon­de. Por otra par­te, lue­go de sus en­tre­na­mien­tos es po­si­ble que no se abri­gue in­me­dia­ta­men­te y es­to ha­ce que se en­fríen brus­ca­men­te los múscu­los por la pér­di­da de ener­gía y al te­ner una pre­pa­ra­ción tan exi­gen­te, ter­mi­nan da­ñan­do su sa­lud”.

Es­ta te­ra­pia es tam­bién apli­ca­da con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos en le­sio­nes óseas o mus­cu­la­res, co­mo tor­ce­du­ras, es­guin­ces y lu­xa­cio­nes que pro­vo­can do­lo­res o mo­les­tias re­cu­rren­tes.

“En es­tos ca­sos se sue­le pin­char con agu­jas fi­nas la zo­na de do­lor y lue­go apli­car ven­to­sas pa­ra qui­tar la san­gre acu­mu­la­da que pro­vo­ca una gran in­fla­ma­ción. Ló­gi­ca­men­te, eso de­be ha­cer­lo un pro­fe­sio­nal. Cuan­do era mon­je apli­ca­ba es­ta téc­ni­ca, in­clu­so lo hi­ce con una se­ño­ra que arras­tra­ba un do­lor de mu­chos años y se re­cu­pe­ró to­tal­men­te”.

A pe­sar de que las con­trac­tu­ras cau­san un do­lor mus­cu­lar in­ten­so, mu­chas ve­ces

tu­ras cau­san un do­lor mus­cu­lar in­ten­so, mu­chas ve­ces com­pa­ra­ble con el es­fuer­zo fí­si­co, no es con­ve­nien­te usar la te­ra­pia de ven­to­sas pa­ra ali­viar­las.

“El do­lor tí­pi­co de la con­trac­tu­ra pro­vie­ne de una ma­la pos­tu­ra, no de la exi­gen­cia fí­si­ca; en­ton­ces la so­lu­ción es el mo­vi­mien­to de los múscu­los in­vo­lu­cra­dos y la co­rrec­ción de la pos­tu­ra. Si apli­ca­mos una ven­to­sa el efec­to se­rá muy su­per­fi­cial y vol­ve­rá ca­si in­me­dia­ta­men­te”, ase­gu­ra Liu Ming.

Las ar­ti­cu­la­cio­nes son las más be­ne­fi­cia­das con es­te ti­po de te­ra­pia, los hom­bros, co­dos, ro­di­llas, ca­de­ras y co­lum­na lum­bar, en­tre otras. En es­tos ca­sos se de­be ade­cuar el va­so a uti­li­zar, de bo­ca an­cha en su­per­fi­cies gran­des y más pe­que­ñas en le­sio­nes pun­tua­les.

“Los sín­to­mas de la ar­tro­sis pue­den ali­viar­se con ven­to­sas, ya que acu­mu­la ener­gía en la zo­na y per­mi­te que cir­cu­le”, di­ce Liu.

Aun­que en ge­ne­ral las ven­to­sas se apli­can en el ca­so de le­sio­nes pun­tua­les, tam­bién pue­de uti­li­zar­se co­mo te­ra­pia pa­ra res­ta­ble­cer el equi­li­brio or­gá­ni­co por­que al es­ti­mu­lar de­ter­mi­na­dos pun­tos la ener­gía flu­ye me­jor y man­tie­ne ale­ja­das a las en­fer­me­da­des. En es­te ca­so la ru­ti­na de­be co­men­zar co­lo­can­do las ven­to­sas en la par­te su­pe­rior de la es­pal­da pa­ra ex­traer el ex­ce­so de Chi pro­vo­ca­do por el frío y el vien­to.

“Hay que po­ner­las de a pa­res, una jun­to a la otra y tra­zan­do una lí­nea ver­ti­cal ima­gi­na­ria; de­jar­las ac­tuar 15 mi­nu­tos y lue­go des­pla­zar­las sua­ve­men­te ha­cia aba­jo, unos 10 cen­tí­me­tros, sin le­van­tar­las, pa­ra evi­tar que en­tre ai­re y se des­pe­guen.

Al mis­mo tiem­po, se pue­de co­lo­car una en el pun­to Puer­ta de la Vi­da (2º vér­te­bra lum­bar), don­de se en­cuen­tra la ener­gía ori­gi­nal, pa­ra es­ti­mu­lar la ener­gía Yang del ri­ñón. Cuan­do se lle­ga al fi­nal del re­co­rri­do, es de­cir, a la zo­na lum­bar, mien­tras las ven­to­sas ac­túan en la par­te ba­ja de la es­pal­da, se vuel­ve a la pri­me­ra vér­te­bra dor­sal, don­de se en­cuen­tra el pun­to de unión de Chi de Yang y el me­ri­diano de la ve­ji­ga”.

Ti­pos y di­fe­ren­cias

Aun­que las ven­to­sas más co­no­ci­das son de vi­drio, exis­ten tam­bién las de ca­ña de bam­bú, más uti­li­za­das por los pro­fe­sio­na­les de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na. Lle­van un pro­ce­so de

ha­ce más efec­ti­vas y con­sis­te en “co­ci­nar­las” pri­me­ra­men­te en un cal­do de hier­bas, que ca­da pro­fe­sio­nal com­bi­na­rá de acuer­do a las ne­ce­si­da­des del pa­cien­te. Lue­go se co­lo­can so­bre los pun­tos a tra­tar y de es­ta ma­ne­ra los va­po­res y el ca­lor po­ten­cia­rán su ac­ción.

“Re­cuer­do que cuan­do te­nía 14 años es­tu­dia­ba con un maes­tro que me en­se­ñó el mé­to­do, ca­si no se usa­ba el vi­drio en ese mo­men­to. El úni­co fac­tor en contra de las ven­to­sas de bam­bú, lla­ma­do tam­bién Yao Guan, es que no se pue­de ver el in­te­rior y por esa ra­zón se de­be con­tro­lar la reac­ción de la piel”.

La nue­va ge­ne­ra­ción de ven­to­sas, co­mo las que usan los de­por­tis­tas de alto ren­di­mien­to, tam­bién son de vi­drio, pe­ro el va­cío se pro­du­ce a tra­vés de un bom­ba especial y no con la lla­ma de un hi­so­po em­be­bi­do en al­cohol, aun­que el re­sul­ta­do es el mis­mo.

El tem­plo de las ven­to­sas

La mon­ta­ña Lao­jun, en Luo­yang, pro­vin­cia chi­na de He­nan, es con­si­de­ra­da pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de la hu­ma­ni­dad por­que ese fue el si­tio más vi­si­ta­do por Lao Tse, el gran fi­ló­so­fo fun­da- dor del taoís­mo. Pe­ro ade­más es fa­mo­sa por­que allí se en­cuen­tra un tem­plo taoís­ta cu­yos mon­jes si­guen la or­to­do­xia de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal. El lu­gar, na­tu­ral- men­te, in­vi­ta a la re­fle­xión y al re­co­gi­mien­to, pe­ro su ha­bi­tual tran­qui­li­dad se vio al­te­ra­da en agosto úl­ti­mo por la can­ti­dad de vi­si­tan­tes que lle­ga­ron de to­do el país pa­ra asis­tir a la pri­me­ra jor­na­da de puer­tas abier­tas de te­ra­pia con ven­to­sas im­par­ti­da por los mon­jes. Co­mo se ve, un an­ti­guo mé­to­do que si­gue ple­na­men­te vi­gen­te

En la edi­ción N° 10 de Tao el maes­tro Liu Ming ex­pli­có có­mo apli­car las ven­to­sas pa­ra ali­viar dis­tin­tas do­len­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.