NO LO ATEMOS CON ALAM­BRE

Una ca­ni­lla que go­tea, la puer­ta que no cie­rra bien o un vi­drio ro­to tam­bién pue­den aten­tar contra el equi­li­brio ener­gé­ti­co y per­ju­di­car la ar­mo­nía, la sa­lud o la economía fa­mi­liar. Ca­tá­lo­go de ave­rías ho­ga­re­ñas ne­ga­ti­vas.

TAO - Tomo IV - - Feng Shui -

El man­te­ni­mien­to de la ca­sa sue­le ser una ar­dua ta­rea, por más em­pe­ño que se pon­ga siem­pre ha­brá al­go ro­to o que no fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do los des­per­fec­tos no se re­pa­ran en for­ma in­me­dia­ta, ya que es­ta si­tua­ción no só­lo in­ter­fie­re en el con­fort fa­mi­liar sino que tam­bién pro­du­ce una ener­gía ne­ga­ti­va pa­ra los mo­ra­do­res. Las le­yes del Feng Shui son con­tun­den­tes res­pec­to a es­te te­ma: to­do lo que es­té aden­tro y afue­ra de la vi­vien­da de­be fun­cio­nar en per­fec­tas con­di­cio­nes pa­ra man­te­ner la ar­mo­nía fa­mi­liar.

Pro­ble­mas co­mu­nes

Al­gu­nas ro­tu­ras ocu­rren por el des­gas­te nor­mal de los ma­te­ria­les de­bi­do al uso in­ten­si­vo, por lo tan­to es pre­vi­si­ble que en al­gún mo­men­to se rom­pa, por ejem­plo, un pi­ca­por­te o una ce­rra­du­ra. En es­te ca­so se de­be te­ner en cuen­ta que, de­pen­dien­do de la puer­ta a la cual co­rres­pon­da, pue­de tra­tar­se de un pro­ble­ma me­nor o to­do lo con­tra­rio.

“La puer­ta de en­tra­da prin­ci­pal es la bo­ca del Chi, por allí pa­sa la ener­gía. Si no cie­rra bien tam­bién se es­cu­rri­rá por el mis­mo lu­gar y con ella des­apa­re­ce­rá la pros­pe­ri­dad y la bue­na suer­te”, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming.

Dis­tin­to es si el pi­ca­por­te co­rres­pon­de a la puer­ta del li­ving. En es­te ca­so lo más pro­ba­ble es que sur­jan in­con­ve­nien­tes a ni­vel car­dio­vas­cu­lar; si es del dor­mi­to­rio, el afec­ta­do se­rá el pul­món, pu­dien­do acu­mu­lar fle­mas, pro­vo­car tos e in­clu­so as­ma. En el ca­so de la puer­ta de la co­ci­na, es pro­ba­ble que se su­fra de cálcu­los en la ve­sí­cu­la, por­que la ener­gía de pa­so es­ta in­ter­fe­ri­da. Si se tra­ta de la puer­ta del ba­ño, pa­ra los hom­bres re­pre­sen­ta­rá pro­ble­mas con la prós­ta­ta y pa­ra las mu­je­res, in­con­ti­nen­cia uri­na­ria. El pa­si­llo se re­la­cio­na con las ve­nas y ar­te­rias, por lo cual si sus puer­tas no cie­rran bien pue­den des­en­ca­de­nar pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios.

Con las ven­ta­nas ocu­rre al­go pa­re­ci­do si el pro­ble­ma ocu­rre en el sis­te­ma de cie­rre, pe­ro si los vi­drios es­tán ro­tos tam­bién de­ben re­em­pla­zar­se por­que per­mi­ten que en­tre el vien­to y con él la ma­la ener­gía; cuan­do es­tán ra­ja­dos atraen a la ma­la suer­te.

En cuan­to a las cor­ti­nas, nun­ca de­ben fal­tar en nin­gún am­bien­te ya que crean un fil­tro ener­gé­ti­co con el ex­te­rior, as­pec­to muy im­por­tan­te pa­ra el Feng Shui, pe­ro de­ben es­tar en bue­nas con­di­cio­nes.

“Si se ven aja­das, ro­tas o gas­ta­das es me­jor re­em­pla­zar­las, de los con­tra­rio apor­ta ma­la suer­te por­que de­jan en­trar la ener­gía co­rrup­ta”.

Las pa­re­des de la ca­sa, tan­to in­te­rio­res co­mo ex­te­rio­res de re­la­cio­nan con la piel, por lo tan­to, si es­tá en ma­las con­di­cio­nes o se re­fle­ja­rá en es­te ór­gano. Al­gu­nos de los ma­les re­la­cio­na­dos con es­te te­ma son la so­ria­sis, el sar­pu­lli­do y el ac­né. “Re­cuer­do que una de mis pa­cien­tes te­nía mu­chos pro­ble­mas en la piel y cuan­do me in­vi­tó a su ca­sa me di cuen­ta cáal era el mo­ti­vo; sus pa­re­des te­nían tex­tu­ras, eran co­mo po­ros di­la­ta­dos. Es muy im­por­tan­te que las pa­re­des sean li­sas pa­ra man­te­ner la piel lin­da”, ase­gu­ra Liu.

Otro in­con­ve­nien­te fre­cuen­te en las pa­re­des son las man­chas de hu­me­dad, que ade­más de de­te­rio­rar el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, tam­bién pro­vo­can reac­cio­nes en la piel, co­mo cier­ta pro­pen­sión a te­ner am­po­llas. Las go­te­ras tam­bién tie­nen que re­pa­rar­se cuan­to an­tes, de lo con­tra­rio se re­fle­ja­rán en el ros­tro de los due­ños de ca­sa en for­ma de arru­gas.

Las pér­di­das de agua con­lle­van pér­di­das de di­ne­ro, por lo tan­to se de­ben arre­glar los cue­ri­tos de las ca­ni­llas, el de­pó­si­to del inodo­ro y cual­quier otra fu­ga de agua cons­tan­te, es­pe­cial­men­te si es en el cuar­to de ba­ño, por­que pue­de ge­ne­rar mo­les­tias en la ve­ji­ga o pro­ble­mas de prós­ta­ta.

Los pi­sos son un te­ma de­li- ca­do, por­que son los ci­mien­tos de la vi­da, el ca­mino a se­guir y la suer­te en ese sen­ti­do, por lo tan­to de­ben es­tar im­pe­ca­bles. Las bal­do­sas o ma­de­ras flo­jas o par­ti­das de­ben re­pa­ra­se in­me­dia­ta­men­te.

“En oca­sio­nes po­ne­mos to­do el em­pe­ño en que las cosas sal­gan bien pe­ro ter­mi­na ocu­rrien­do to­do lo con­tra­rio, la suer­te no pa­re­ce es­tar de nues­tro la­do; es ne­ce­sa­rio pi­sar so­bre su­per­fi­cies fir­mes pa­ra sen­tir­nos se­gu­ros”, ex­pli­ca Liu.

Se de­be te­ner cui­da­do con la elec­ción de las al­fom­bras, si son sin­té­ti­cas ge­ne­ra­rán es­tá­ti­ca que se trans­mi­ti­rá a las per­so­nas en la ca­sa, crean­do un am­bien­te in­có­mo­do.

Las co­ne­xio­nes eléc­tri­cas son otro ele­men­to que ge­ne­ra in­co­mo­di­dad; los ca­bles por don­de flu­ye la elec­tri­ci­dad ema­nan una ener­gía que pre­dis­po­ne al ner­vio­sis­mo, por esa ra­zón lo más ade­cua­do es ins­ta­lar lo mí­ni­mo e in­dis­pen­sa­ble.

“En una ha­bi­ta­ción no de­be ha­ber más de dos en­chu­fes, de

lo con­tra­rio sus mo­ra­do­res no dor­mi­rán bien, es­ta­rán nerviosos y de mal hu­mor. Es­ta si­tua­ción rom­pe con la ar­mo­nía fa­mi­liar, un pro­ble­ma muy común en la ac­tua­li­dad”.

La ca­sa de­be es­tar bien ilu­mi­na­da, ya sea en for­ma na­tu­ral o ar­ti­fi­cial. Cuan­do una lám­pa­ra no fun­cio­na o se que­ma la lam­pa­ri­ta es pri­mor­dial arre­glar­la cuan­to an­tes. “La luz nos per­mi­te te­ner una vi­sión cla­ra en to­do sen­ti­do, su fal­ta nos ha­ce per­der los pun­tos de vis­ta y el po­der del ra­zo­na­mien­to que, en de­fi­ni­ti­va, da lu­gar a de­ci­sio­nes equivocadas”, afir­ma Liu.

Mue­bles, se­gu­ri­dad y ar­mo­nía

Los mue­bles de la ca­sa son un ele­men­to muy im­por­tan­te, es­pe­cial­men­te aque­llos de pri­me­ra ne­ce­si­dad. Des­de lue­go, tie­nen que es­tar en muy bue­nas con­di­cio­nes. Las si­llas, por ejem­plo, re­pre­sen­tan la se­gu­ri­dad de la per­so­na, por lo tan­to quien uti­li­za fre­cuen­te­men­te una que es­té flo­ja o ro­ta se ve­rá afec­ta­do en es­te sen­ti­do.

“Si la mis­ma for­ma par­te del mo­bi­lia­rio ho­ga­re­ño se­rá allí don­de se ge­ne­ra­rá la des­ar­mo­nía; en cam­bio, si se usa en el tra­ba­jo es pro­ba­ble que ese pues­to no pue­da man­te­ner­se por mu­cho tiem­po. Su as­pec­to tam­po­co de­ben de­jar­se de la­do, lle­gar a un lu­gar y ver que la ta­pi­ce­ría de los asien­tos es­tá ro­ta ge­ne­ra cier­to des­pre­cio ha­cia su ocu­pan­te; aun­que sea po­de­ro­so no ins­pi­ra­rá au­to­ri­dad.”

La me­sa es otro pun­to al que hay que pres­tar­le mu­cha aten­ción; so­bre ella se rea­li­zan cosas tan im­por­tan­tes co­mo co­mer, es­cri­bir y tra­ba­jar, etc., por eso es ne­ce­sa­rio que siem­pre es­tén fir­mes, sin ro­tu­ras en la su­per­fi­cie ni con las pa­tas des­pa­re­jas.

“Si se tra­ta de la me­sa del co­me­dor o la co­ci­na, lo más pro­ba­ble es que se su­fran pro­ble­mas in­tes­ti­na­les, es­pe­cial­men­te dia­rreas. En la bi­blio­te­ca o es­cri­to­rio, se pier­de la inteligencia y la ca­pa­ci­dad de es­tu­diar”.

Los ca­jo­nes tra­ba­dos se re­la­cio­nan con las pér­di­das eco­nó­mi­cas y afec­ti­vas, en de­fi­ni­ti­va, la bue­na suer­te.

“En es­te ca­so la ener­gía es­tá tra­ba­da y ge­ne­ra mu­chas preo­cu­pa­cio­nes; no só­lo se pier­de di­ne­ro sino tam­bién se da­ñan las re­la­cio­nes hu­ma­nas, lo que cau­sa mu­cha tris­te­za”.

La suer­te en la co­ci­na

En es­te am­bien­te se con­cen­tra gran par­te de la ener­gía re­la­cio­na­da con el as­pec­to eco­nó­mi­co y el fue­go de las hor­na­llas de­ter­mi­na la suer­te en ese sen­ti­do.

“Cuan­do las hor­na­llas pren­den bien las si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas se re­suel­ven de me­jor ma­ne­ra, de lo con­tra­rio se tra­ba la ener­gía. Tam­bién es im­por­tan­te que siem­pre es­tén lim­pias”, acon­se­ja Liu.

La he­la­de­ra de­be en­friar co­rrec­ta­men­te, de lo con­tra­rio los ali­men­tos su­fren cier­tos de­te­rio­ros que no son de­tec­ta­bles a sim­ple vis­ta.

“Cuan­do co­me­mos al­go que no es­tá en bue­nas con­di­cio­nes pro­du­ce pro­ble­mas di­ges­ti­vos y cuan­do es­to ocu­rre la suer­te co­mien­za a de­caer. Si no nos ali­men­ta­mos bien, no po­dre­mos ge­ne­rar y re­ci­bir la bue­na ener­gía”.

Por úl­ti­mo, la va­ji­lla de­te­rio­ra­da o ro­ta no es con­ve­nien­te, y se de­be des­car­tar ya que trae ma­la suer­te. Sin em­bar­go, de­trás de las ro­tu­ras pue­de ha­ber un in­di­cio alar­man­te.

“Al­gu­nas per­so­nas no pue- den la­var un pla­to o un va­so sin rom­per­lo y es por­que sus mo­dos son des­cui­da­dos, tos­cos y es­to re­fle­ja una ac­ti­tud en la vi­da. La­men­ta­ble­men­te no pue­de con­fiar­se en que ha­gan al­go bien, ge­ne­ral­men­te no pue­den y así pier­den su suer­te. El con­se­jo es tra­ba­jar so­bre es­te te­ma y mo­di­fi­car la si­tua­ción, con­cen­trán­do­se en ca­da ta­rea co­ti­dia­na. El Feng Shui es una fi­lo­so­fía de vi­da que pro­vie­ne del I Ching y quie­nes lo em­plean co­rrec­ta­men­te de­ben usar el ra­zo­na­mien­to pa­ra so­lu­cio­nar de­ter­mi­na­dos pro­ble­mas. Cuan­do desea­mos apli­car la téc­ni­ca de­be­mos ob­ser­var a quie­nes ha­bi­tan en ese lu­gar y, a par­tir de allí pla­ni­fi­car las mo­di­fi­ca­cio­nes. No se tra­ta de al­go má­gi­co, exis­ten cier­tas re­glas a se­guir, el or­den ex­terno es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­do con el or­den in­terno de la per­so­na; la su­cie­dad, las ro­tu­ras es­tán re­la­cio­na­das con las per­so­nas que vi­ven en ella y cuan­do una no es­tá bien la otra par­te tam­po­co; mu­cha gen­te cree que cam­bian­do las cosas de lu­gar la suer­te cam­bia ra­di­cal­men­te, aun­que a ve­ces no es así, pe­ro cam­biar el es­ta­do del lu­gar don­de se es­tá y me­jo­rar­lo es un buen co­mien­zo pa­ra so­lu­cio­nar al­gu­nos pro­ble­mas. Siem­pre en la vi­da de­be­mos en­con­trar la ra­zón de lo que nos su­ce­de. A ve­ces lo que nos pa­sa cons­ti­tu­ye un men­sa­je y es­tá en no­so­tros po­der de­tec­tar­lo y mo­di­fi­car el error”, con­clu­ye Liu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.