TE­RA­PIA FLO­RAL CONTRA LA ALER­GIA

Di­cen que el po­len de las flo­res es el peor enemi­go pa­ra los alér­gi­cos; sin em­bar­go, la me­di­ci­na chi­na sos­tie­ne que en él se en­cuen­tra el me­jor alia­do pa­ra com­ba­tir­la. Las es­pe­cies más efec­ti­vas pa­ra in­mu­ni­zar­se e in­fu­sio­nes pa­ra ali­viar sus sín­to­mas.

TAO - Tomo IV - - Nota De Tapa -

La pri­ma­ve­ra es una es­ta­ción ma­ra­vi­llo­sa, pe­ro pa­ra al­gu­nos pue­de con­ver­tir­se en una pe­sa­di­lla por­que el po­len de las flo­res y las par­tí­cu­las que es­par­cen en el ai­re los bro­tes nue­vos de al­gu­nos ár­bo­les irri­tan la piel, los ojos y con­ges­tio­nan las vías res­pi­ra­to­rias, con­vir­tien­do a las aler­gias en las pro­ta­go­nis­tas de la tem­po­ra­da. Las cau­sas de es­ta mo­les­tia, que pue­de ser le­ve y pa­sa­je­ra has­ta agu­da y re­cu­rren­te, es­tán vin­cu­la­das con el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co que, en per­so­nas sen­si­bles, in­ter­pre­ta co­mo una agre­sión des­me­su­ra­da a al­gu­nos fac­to­res am­bien­ta­les y lo re­pe­le agre­si­va­men­te.

Pe­ro pa­ra la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na la cau­sa es un po­co más pro­fun­da. Se­gún Huang Di, au­tor del Huang­di Nei­jing, los tres me­ses de pri­ma­ve­ra se de­no­mi­nan Fa Chen. Fa sig­ni­fi­ca desa­rro­llar la ener­gía nue­va, y Chen (vie­jo), se re­fie­re a rom­per o lim­piar la ener­gía vie­ja o ago­ta­da pa­ra dar lu­gar a la nue­va. “Cla­ra­men­te, la ca­rac­te­rís­ti­ca de la pri­ma­ve­ra es rom­per con lo vie­jo pa­ra dar pa­so a lo nue­vo. Al­go si­mi­lar ocu­rre cuan- do re­for­ma­mos una ca­sa y de­mo­le­mos una par­te pa­ra cons­truir al­go nue­vo. La di­fe­ren­cia es que en el cuer­po las dos ins­tan­cias se dan en for­ma si­mul­tá­nea. En los or- ga­nis­mo más sen­si­bles es­te re­cam­bio pue­de cau­sar cier­tos des­equi­li­brios de ener­gía y pro­vo­car la aler­gia es­ta­cio­nal”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

Si­guien­do con es­te con­cep­to, la ener­gía de la pri­ma­ve­ra es de­mo­le­do­ra, los cam­bios cli­má­ti­cos son muy pro­nun­cia­dos y el vien­to so­pla en to­das las di­rec­cio­nes, arras­tran­do par­tí­cu­las de tie­rra, po­len y plan­tas que van a pa­rar di­rec­ta­men­te al sis­te­ma res­pi­ra­to­rio y a los ojos, cau­san­do ri­ni­tis y res­fríos en­tre otras reac­cio­nes. Ló­gi­ca­men­te, si el cuer­po ha si­do pre­pa­ra­do du­ran­te los me­ses pre­vios, el cuer­po se­rá ca­paz de so­por­tar es­tas agre­sio­nes sin ne­ce­si­dad de po­ner­se en guar­dia.

“Cuan­do es­ta­mos aten­tos a las ne­ce­si­da­des de nues­tro or­ga­nis­mo y to­ma­mos las de­bi­das pre­cau­cio­nes res­pec­to de la ali­men­ta­ción y el des­can­so, no ten­dre­mos ma­yo­res pro­ble­mas; en cam­bio, si lle­va­mos una vi­da desor-

de­na­da las di­fi­cul­ta­des se­rán ma­yo­res. De to­das for­mas, te­ne­mos que apren­der a tran­si­tar por es­te mo­men­to, ser pa­cien­tes y res­pe­tuo­sos de la na­tu­ra­le­za, ya que to­do es­te me­ca­nis­mo im­pli­ca una re­no­va­ción y el co­mien­zo de un nue­vo ci­clo”.

“El en­tre­na­mien­to del cuer­po es otra ar­ma pa­ra ha­cer­le frente a las aler­gias, y en Chi­na exis­te una cos­tum­bre que da­ta de la dé­ca­da del 40, cuan­do la pri­me­ra da­ma, Song Mei Lin, es­po­sa del pre­si­den­te Jiang Jie Shi, di­vul­gó un mé­to­do muy sim­ple y efec­ti­va contra es­ta en­fer­me­dad es­ta­cio­nal.”

“To­das las ma­ña­nas al le­van­tar­se se la­va­ba la ca­ra con agua fría y se man­te­nía muy saludable. La ra­zón es sen­ci­lla, se en­tre­na al cuer­po pau­la­ti­na­men­te pa­ra que pue­da re­sis­tir los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra. Si acos­tum­bra­mos al cuer­po a es­tar siem­pre ba­jo la mis­ma tem­pe­ra­tu­ra, lo es­ta­mos de­bi­li­tan­do. Ade­más, es im­por­tan­te com­pren­der que a me­di­da que pa­san los años, pue­de tor­nar­se más vul­ne­ra­ble, y hay que to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra for­ta­le­cer­lo”.

Có­mo en­fren­tar los sín­to­mas

Si bien el pri­mer im­pul­so pa­ra ali­viar la con­ges­tión es to­mar al­gún me­di­ca­men­to, los es­pe­cia­lis­tas su­gie­ren ha­cer­lo só­lo en ca­sos real­men­te gra­ves y re­ce­ta­dos por un mé­di­co. La uti­li­za­ción de bar­bi­jos o un pa­ñue­lo que cu­bra la bo­ca y las fo­sas na­sa­les es lo más acon­se­ja­ble a la ho­ra de pre­ve­nir. Pe­ro tam­bién se pue­de ayu­dar al or­ga­nis­mo con otras téc­ni­cas.

“La prác­ti­ca de la res­pi­ra­ción pro­fun­da es muy im­por­tan­te pa­ra pre­ve­nir la con­ges­tio­nes y ali­viar al or­ga­nis­mo, por­que ha­ce que la ener­gía flu­ya y así ayu­da al cuer­po a su­pe­rar los cam­bios. Tam­bién es im­por­tan­te be­ber más agua, que siem­pre de­be ser ti­bia, pa­ra ayu­dar al me­ta­bo­lis­mo. El cal­do de ver­du­ras de es­ta­ción es muy bueno por­que hi­dra­ta, lim­pia y nu­tre al or­ga­nis­mo y, por su­pues­to, no de­be­mos ol­vi­dar las in­fu­sio­nes. Aun­que pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, las más efec­ti­vas en es­te as­pec­to son pre­ci­sa­men­te las que pro­vie­nen de flo­res, por­que se abren en pri­ma­ve­ra y cuan­do lo hacen des­pren­den el po­len y es lo que cau­sa aler­gia. Si las uti­li­za­mos en in­fu­sio­nes, es­ta­re­mos in­mu­ni­zan­do al cuer­po, es de­cir que equi­va­le a co­lo­car­se una va­cu­na”.

De to­das ma­ne­ras, el cuer­po ne­ce­si­ta ser en­tre­na­do, si nun­ca se han to­ma­do in­fu­sio­nes flo­ra­les, es pro­ba­ble que se sien­ta ma­les­tar, por lo tan­to, lo más re­co­men­da­ble es pri­me­ro te­ner con­tac­to ex­terno.

“Si te­ne­mos es­pa­cio en nues­tra ca­sa, lo me­jor es te­ner plan­tas flo­ra­les, por

ejem­plo un jaz­mín y, cuan­do abren, acer­car­se a ellas, oler­las y dis­fru­tar­las, es­pe­cial­men­te por la ma­ña­na. De es­ta for­ma rea­li­za­mos un ejer­ci­cio de res­pi­ra­ción en el cual in­cor­po­ra­mos los aro­mas, desa­rro­lla­mos las de­fen­sas y en­tre­na­mos a nues­tro or­ga­nis­mo. Nun­ca de­be­mos en­ce­rrar­nos en es­ta épo­ca pa­ra evi­tar que nos ha­gan da­ño las flo­res y plan­tas, ya que em­peo­ra­rá la si­tua­ción; te­ne­mos que pre­pa­rar­nos”.

Un pla­cen­te­ro y saludable con­se­jo es rea­li­zar ca­mi­na­tas ma­ti­na­les por el jar­dín o por una pla­za y si lue­go se prac­ti­can unos mi­nu­tos de Tai Chi o Chi Kung, mu­cho me­jor. Re­cor­de­mos que los ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción ayu­dan a ar­mo­ni­zar to­do el or­ga­nis­mo y li­be­rar la men­te de ten­sio­nes.

Las es­pe­cies más efec­ti­vas

“Las va­rie­da­des más in- di­ca­das pa­ra con­su­mir en in­fu­sio­nes e in­mu­ni­zar al or­ga­nis­mo son las que flo­re­cen en es­ta es­ta­ción o en el otoño, por­que la ener­gía del otoño do­mi­na a la ener­gía de la pri­ma­ve­ra. En mi opi­nión, la flor de la man­za­ni­lla es una de las me­jo­res”, ase­gu­ra Liu Ming.

En­tre las mu­chas pro­pie­da­des de es­ta flor ca­be des­ta­car que me­jo­ra el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, por lo tan­to for­ta­le­ce al or­ga­nis­mo y lo ayu­da tam­bien a ali­viar las reac­cio­nes alér­gi­cas. Es ideal be­ber una in­fu­sión rea­li­za­da con ella va­rias ve­ces al día, tan­to pa­ra pre­ve­nir co­mo pa­ra me­jo­rar los sín­to­mas. Ade­más, es muy bueno usar­las me­dian­te vahos pa­ra des­con­ges­tio­nar las vías res­pi­ra­to­rias; pa­ra ello, her­vir un pu­ña­do de flo­res de man­za­ni­lla se­cas en un re­ci­pien­te con agua y as­pi­rar el va­por que des­pren­de. Es­ta prác­ti­ca tam­bién ayu­da a me­jo­rar no­ta­ble­men­te la piel del ros­tro.

La mis­ma in­fu­sión, una vez ti­bia, se pue­de uti­li­zar pa­ra me­jo­rar los sar­pu­lli­dos y la pi­ca­zón de la piel, de­bi­do a que des­in­fla­ma, re­pa­ra y hu­mec­ta. Apli­car­la so­bre la zo­na afec­ta­da con una ga­sa em­be­bi­da en ella y si los ojos es­tán ro­jos e in­fla­ma­dos, co­lo­car las flo­res uti­li­za­das en una gra­sa bien lim­pia, ce­rrar­la y co­lo­car­la so­bre los pár­pa­dos.

La flor de cri­san­te­mo es otra de las in­di­ca­das, por­que po­see un efec­to al­ta­men­te des­in­to­xi­can­te, lim­pia el hí­ga­do, pu­ri­fi­ca la san­gre y me­jo­ra el flu­jo san­guí­neo; tam­bién ayu­da a for­ta­le­cer los pul­mo­nes, ali­viar la irri­ta­ción de las vías res­pi­ra­to­rias y dis­mi­nu­ye la con­ges­tión ocu­lar.

“Si uti­li­za­mos las flo­res en in­fu­sio­nes, es­ta­re­mos ayu­dan­do al cuer­po a me­jo­rar su fun­cio­na­mien­to”.

“Cuan­do el Fue­go de la san­gre sube, los ojos se irri­tan, se po­nen ro­jos y pi­can. La so­lu­ción es be­ber té de cri­san­te­mo. Dos tazas al día ali­vian no­ta­ble­men­te los cua­dros de aler­gia”.

La flor del jaz­mín tam­bién es­ti­mu­la las de­fen­sas, to­ni­fi­ca to­do el or­ga­nis­mo, y ade­más es un po­de­ro­so an­ti- sép­ti­co. Otra de sus vir­tu­des es que ac­túa co­mo un ver­da­de­ro se­dan­te na­tu­ral, lo cual es muy útil cuan­do se es­tá tran­si­tan­do al­gún pro­ble­ma de ti­po res­pi­ra­to­rio, in­clu­yen­do la tos. Apli­ca­do so­bre la piel cal­ma la pi­ca­zón y re­fres­ca. Pre­pa­rar la in­fu­sión co­lo­can­do una cu­cha­ra­di­ta de pé­ta­los se­cos de jaz­mín en una ta­za de agua hir­vien­do, de­jar re­po­sar du­ran­te unos mi­nu­tos y usar co­mo se in­di­ca o be­ber.

Cas­pa y caí­da del ca­be­llo

Co­mo di­ji­mos, la pri­ma­ve­ra es un mo­men­to de re­cam­bio de ener­gía y de­bi­do a ello el cuer­po pre­sen­ta cier­tos cam- bios. El ca­be­llo vie­jo se cae y na­ce el nue­vo; lo mis­mo ocu­rre con el cue­ro ca­be­llu­do que se des­ca­ma y re­nue­va, pu­dien­do apa­re­cer la cas­pa. En es­tos ca­sos es ne­ce­sa­rio uti­li­zar un ele­men­to áci­do que fi­nal­men­te com­pen­se y re­suel­va el pro­ble­ma.

“El áci­do del vinagre se en­cuen­tra con la ener­gía de la pri­ma­ve­ra y ayu­da a que se desa­rro­lle la ener­gía nue­va; así cre­ce me­jor el pe­lo y me­jo­ra la tex­tu­ra de la piel. Lo mis­mo ocu­rre con el li­món”.

En es­tos ca­sos lo que ha­brá que ha­cer es, an­tes de la­var­se el ca­be­llo, im­preg­nar el cue­ro ca­be­llu­do con vinagre, de­jar ac­tuar un mo­men­to y la­var nor­mal­men­te. Otra op­ción es uti­li­zar­lo en el úl­ti­mo en­jua­gue. El li­món es me­jor uti­li­zar­lo lue­go del la­va­do, a ma­ne­ra de crema de en­jua­gue. De­jar ac­tuar unos mi­nu­tos y lue­go re­ti­rar con agua ti­bia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.