El mal de los via­je­ros

TAO - Tomo IV - - Nota De Tapa -

Las aler­gias re­cu­rren­tes sue­len ser uno de los ma­les más co­mu­nes de los via­je­ros fre­cuen­tes. In­de­pen­dien­te­men­te de que lo ha­gan por pla­cer o por ne­go­cios, las es­ta­dís­ti­cas prue­ban que aque­llos que cam­bian per­ma­nen­te­men­te de he­mis­fe­rio son más pro­cli­ves a su­frir es­te mal, al­go que pa­ra el maes­tro Liu Ming tie­ne una ex­pli­ca­ción sen­ci­lla.

“Si es­tan­do en pri­ma­ve­ra via­ja­mos a un país en el que es otoño, el cuer­po ex­pe­ri­men­ta un cam­bio te­rri­ble, por­que ca­da ór­gano se re­la­cio­na con una es­ta­ción del año y fun­cio­na de acuer­do a ello. En­ton­ces, en la pri­ma­ve­ra quien di­ri­ge el cuer­po es el hí­ga­do (Ma­de­ra) y si nos va­mos a Eu­ro­pa, don­de es otoño, la ener­gía del cuer­po cam­bia y el que di­ri­ge es el pul­món (Me­tal), y el or­ga­nis­mo se ve obli­ga­do a re­or­ga­ni­zar su ener­gía rá­pi­da­men­te, lo que pue­de dar lu­gar a la apa­ri­ción de la aler­gia. Pa­ra evi­tar es­te tras­torno lo ideal es pre­pa­rar al cuer­po con an­ti­ci­pa­ción, or­de­nar los ho­ra­rios, des­can­sar y ali­men­tar­se bien. Tal vez con es­to no al­can­ce pa­ra evi­tar­las, pe­ro se­gu­ra­men­te se sua­vi­za­rán sus efec­tos”, con­clu­ye Liu Ming.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.