VEN­TA­JAS DE LA ESPUMITA

La cer­ve­za es una de las be­bi­das al­cohó­li­cas más po­pu­la­res del mun­do y si se con­su­me con mo­de­ra­ción re­sul­ta muy saludable pa­ra el or­ga­nis­mo, tan­to que en Eu­ro­pa ya la in­clu­yen en la pi­rá­mi­de nu­tri­cio­nal. Be­ne­fi­cios y con­tra­in­di­ca­cio­nes.

TAO - Tomo IV - - Alimentación -

Las es­ta­dís­ti­cas dan cuen­ta de que la cer­ve­za es una de las be­bi­das al­cohó­li­cas más con­su­mi­das en el mun­do, y aun­que ca­da país tie­ne su es­pe­cia­li­dad y pre­fe­ren­cias, na­die pue­de rehu­sar­se a dis­fru­tar de ella. Pe­ro no to­do pa­sa por el pla­cer, la bue­na no­ti­cia es que tam­bién apor­ta mu­chos nu­trien­tes in­dis­pen­sa­bles pa­ra man­te­ner saludable al or­ga­nis­mo, de­bi­do a que le­van­ta las de­fen­sas.

Los europeos ya to­ma­ron no­ta de es­te da­to y en España, por ejem­plo, al­gu­nos nu­tri­cio­nis­ta la in­clu­yen en sus die­tas por su alto con­te­ni­do de vi­ta­mi­nas, sa­les mi­ne­ra­les, pro­teí­nas, fi­bras, mi­cro­nu­trien­tes y car­bohi­dra­tos. Pa­ra fun­da­men­tar­lo se ba­san en un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Car­diff (Reino Uni­do), que cer­ti­fi­ca que la cer­ve­za es la be­bi­da más ade­cua­da pa­ra com­ple­men­tar la lla­ma­da die­ta me­di­te­rrá­nea por­que in­cre­men­ta el co­les­te­rol bueno, me­jo­ra la coa­gu­la­ción, tie­ne un alto va­lor nu­tri­cio­nal y fa­vo­re­ce la di­ges­tión. Por es­te mo­ti­vo, la Sociedad Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción Co­mu­ni­ta­ria (SENC), la in­clu­ye en la Pi­rá­mi­de de la Ali­men- ta­ción Saludable, prin­ci­pal re­fe­ren­cia en la ma­te­ria en to­do el mun­do.

El con­se­jo es que los adul­tos sa­nos la be­ban a dia­rio. Des­de lue­go, no ha­ce fal­ta to­mar gran­des can­ti­da­des pa­ra ob­te­ner los be­ne­fi­cios pro­me­ti­dos, sino to­do lo con­tra­rio: uno o dos va­sos chi­cos por día al­can­zan.

“La do­sis ideal es de 345 cc, más o me­nos un po­rrón, por día y en el mo­men­to jus­to, siem­pre y cuan­do se to­me a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, ad­vier­te Liu Ming. De­be­mos sa­ber que sus nu­trien­tes pro­vie­nen es­pe­cial­men­te a la ce­ba­da, que se re­la­cio­na con el ba­zo y le trans­mi­ten to­da la ener­gía de su esen­cia. Ade­más, al tra­tar­se de una be­bi­da con ba­ja gra­dua­ción de al­cohol en pro­por­ción a la can­ti­dad de lí­qui­do, es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción san­guí­nea y el sis­te­ma ner­vio­so, ac­ti­ván­do­lo y ayu­dán­do­lo a te­ner una ma­yor ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual y de la me­mo­ria. Re­cor­de­mos

que el ba­zo se re­la­cio­na con la me­mo­ria. Es muy común que a la gen­te con pro­ble­mas de me­mo­ria no le fun­cio­ne bien el ba­zo”.

Pe­ro eso no es to­do, el co­ra­zón y to­do el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar tam­bién me­jo­ran no­ta­ble­men­te con la in­ges­ta dia­ria de una va­so de cer­ve­za.

“En Ita­lia se reali­zó un es­tu­dio en­tre dos gru­pos de per­so­nas a las que pre­via­men­te se so­me­tió un che- queo de ru­ti­na y se anotó sus de­fi­cien­cias. A los de un gru­po se les dio 473 cc de cer­ve­za por día du­ran­te me­ses y al otro no. Pos­te­rior­men­te se re­pi­tie­ron los aná­li­sis y se com­pro­bó que los que be­bie­ron cer­ve­za ha­bían me­jo­ra­do su fun­cio­na­mien­to car­dio­vas­cu­lar, re­gu­la­ri­zan­do su pre­sión ar­te­rial. Re­cor­de­mos que cuan­do la pre­sión sube es por­que en las ve­nas exis­ten obs­truc­cio­nes que no per­mi­ten que la san­gre flu­ya nor­mal­men­te, en­ton­ces la cer­ve­za ayu­da a lim­piar las ve­nas y ar­te­rias y to­do se nor­ma­li­za”, ex­pli­ca Liu.

Pa­ra el de­por­te y la vis­ta

Qui­zás el da­to más sor­pren­den­te y des­co­no­ci­do es

que lue­go de rea­li­zar deportes, es­pe­cial­men­te aque­llos que re­quie­ren un gran des­gas­te fí­si­co, to­mar cer­ve­za con­tri­bu­ye con la re­po­si­ción de sa­les mi­ne­ra­les tan bien co­mo una be­bi­da iso­tó­ni­ca.

“Du­ran­te la ac­ti­vi­dad fí­si­ca el pul­so se ace­le­ra, pe­ro lue­go vuel­ve a es­ta­bi­li­zar­se; en­ton­ces, si en ese mo­men­to se to­ma un va­so de cer­ve­za se ayu­da al or­ga­nis­mo a rea­li­zar es­te pro­ce­so y a re­cu­pe­ra los lí­qui­dos y mi­ne­ra­les perdidos”.

Ade­más, ac­túa co­mo diu­ré­ti­co, me­jo­ran­do la fun­ción re­nal, pre­vi­nien­do y eli­mi­nan­do los cálcu­los y con­tri­bu­yen­do al for­ta­le­ci­mien­to de los, ya que el ri­ñón es­tá re­la­cio­na­do con los ellos.

“Cuan­do la ener­gía y la san­gre cir­cu­lan más rá­pi­da­men­te y ac­túan en la pro­fun­di­dad del cuer­po los hue­sos es­ta­rán muy fuertes”, ase­gu­ra Liu.

Pa­ra la me­di­ci­na chi­na los ojos se re­la­cio­nan con el hí­ga­do, cu­ya fun­ción es guar­dar la san­gre. Pe­ro du­ran­te la ter­ce­ra edad es muy común que és­ta se acu­mu­le en él y no se mo­vi­li­ce en for­ma flui­da, es­tan­ca­mien­to que pro­vo­ca­rá pro­ble­mas vi­sua­les co­mo las ca­ta­ra­tas. En es­te sen­ti­do, la cer­ve­za ayu­da a que la san­gre cir­cu­le nor­mal­men­te, se lim­pie el hí­ga­do y tam­bién los ojos

“Cuan­do un pa­cien­te con­cu­rre a mi con­sul­to­rio por un pro­ble­ma con la vis­ta yo tra­ba­jo so­bre el hí­ga­do, por­que al me­jo­rar su fun­ción se so­lu­cio­nan los pro­ble­mas ocu­la­res, es­pe­cial­men­te las ca­ta­ra­tas”.

La ho­ra cer­ve­ce­ra

No es con­ve­nien­te be­ber mu­cho por la no­che, por­que lue­go de la caí­da del sol pri­ma la ener­gía Yin, es de­cir, la tran­qui­li­dad, mo­men­to en que el cuer­po co­mien­za a des­ace­le­rar­se y lo ideal es acom­pa­ñar­lo pa­ra lo­grar un buen des­can­so. Si be­be­mos cer­ve­za, o al­cohol en ge­ne­ral, se desa­rro­lla el pro­ce­so con­tra­rio pu­dien­do pro­vo­car in­som­nio o mal des­can­so; es­to se de­be a que su ener­gía es Yang. “El me­jor mo­men­to pa­ra to­mar­la es al me­dio­día, mo­men­to en que Yang es­ta en su má­xi­ma po­ten­cia, por la tar­de tam­bién se ad­mi­te, de 3 a 5, ho­ra­rio del me­ri­diano de ve­ji­ga y de 17 a 19 ho­ras, me­ri­diano de ri­ñón, en am­bos mo­men­tos el cuer­po tie­ne la ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te pa­ra me­ta­bo­li­zar los lí­qui­dos de ma­ne­ra ade­cua­da. Pe­ro no se acon­se­ja ex­ce­der­se en las can­ti­da­des; cuan­to más tar­de es, me­nos de­be to­mar­se.

Pa­sar­se del lí­mi­te con aque­llo que es bueno o usar­lo in­co­rrec­ta­men­te lo con­vier­te en ma­lo”, di­ce Liu, y ad­vier­te que no es saludable la cos­tum­bre ar­gen­ti­na de to­mar la cer­ve­za he­la­da.

“Co­mo di­je, el al­cohol ha­ce que to­do cir­cu­le rá­pi­da­men­te, en­ton­ces si en­tra frío lle­ga­rá has­ta la pro­fun­di­dad del or­ga­nis­mo, afec­tan­do prin­ci­pal­men­te a los hue­sos y al es­tó­ma­go. Ade­más, se pier­de la ener­gía de ori­gen, de­jan­do al cuer­po va­cío e in­de­fen­so frente a las en­fer­me­da­des”.

Pe­ro es­ta no es la úni­ca con­tra­in­di­ca­ción, tam­bién es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta que exis­ten al­gu­nos ali­men­tos in­com­pa­ti­bles a es­ta no­ble be­bi­da. Por ejem­plo, la car­ne va­cu­na o por­ci­na asa­da, por­que di­fi­cul­ta la di­ges­tión y pro­du­ce pe­sa­dez es­to­ma­cal. Tam­po­co con­vie­ne mez­clar­la con fru­tos de mar, ya que sube el áci­do úri­co. Los cálcu­los de ve­ji­ga y ri­ñón, son otros de los po­si­bles efec­tos se­cun­da­rios.

“Mu­chas ve­ces oi­go ha­blar de la ‘panza de cer­ve­za’ y, cier­ta­men­te, ese es el sín­to­ma de que se es­tá be-

“La do­sis ideal es de 345 cc, más o me­nos un po­rrón, por día y en el mo­men­to jus­to, siem­pre y cuan­do se to­me a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te”

bien­do una ma­yor can­ti­dad que la re­co­men­da­da. Es­to es así por­que al to­mar­la fría se pier­de la sen­si­bi­li­dad del es­tó­ma­go y se co­me más de lo nor­mal y la gra­sa se acu­mu­la en los in­tes­ti­nos, el hí­ga­do y el ba­zo. Ade­más, pue­de afec­tar el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio y pro­vo­car pro­ble­mas car­día­cos”.

Uso ex­terno

Du­ran­te el in­vierno, es­pe­cial­men­te en las zo­nas muy frías, la piel de las ma­nos sue­le res­que­bra­jar­se e irri­tar­se y las ar­ti­cu­la­cio­nes re­sen­tir­se. Pa­ra so­lu­cio­nar es­ta si­tua­ción, la cer­ve­za tam­bién sue­le ser muy útil co­mo sua­vi­zan­te. En es­te ca­so hay que co­lo­car en un re­ci­pien­te don­de quepan las ma­nos có­mo­da­men­te, agua ti­bia y agre­gar un va­so de cer­ve­za de cual­quier ti­po. Su­mer­gir­las du­ran­te 20 mi­nu­tos, fro­tán­do­las sua­ve­men­te.

Pa­ra apli­car­la en el ros­tro, em­be­ber un al­go­dón con cer­ve­za pu­ra y dis­tri­buir­la en for­ma ho­mo­gé­nea. Cu­ra y pre­vie­ne el ac­né, achi­ca los po­ros y me­jo­ra la tex­tu­ra de la piel.

Los hon­gos de los pies y las uñas tam­bién pue­den com­ba­tir­se con cer­ve­za. El tra­ta­mien­to con­sis­te en rea­li­zar ba­ños de in­mer­sión de pies con una par­te de agua ca­lien­te y tres de cer­ve­za. Re­pe­tir has­ta que el pro­ble­ma ha­ya des­apa­re­ci­do.

Si el ob­je­ti­vo es des­en­gra­sar el cue­ro ca­be­llu­do y me­jo­rar la cas­pa, lo ideal es, lue­go del la­va­do con cham­pú, en­jua­gar con cer­ve­za pu­ra ti­bia. Ade­más, sua­vi­za el ca­be­llo. Si en cam­bio se bus­ca lu­cir­lo más bri­llan­te, de­be mez­clar­se una me­di­da de vinagre con dos de cer­ve­za. Por otra par­te, los bu­ches con cer­ve­za ti­bia ali­vian la irri­ta­ción de gar­gan­ta y la afo­nía

“Du­ran­te la ac­ti­vi­dad fí­si­ca el pul­so se ace­le­ra, pe­ro lue­go vuel­ve a es­ta­bi­li­zar­se; en­ton­ces, si en ese mo­men­to se to­ma un va­so de cer­ve­za se ayu­da al or­ga­nis­mo a rea­li­zar es­te pro­ce­so y a re­cu­pe­rar los lí­qui­dos y mi­ne­ra­les perdidos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.