Mi poe­ma de pri­ma­ve­ra

TAO - Tomo IV - - Cultura -

Qui­zá no to­dos co­noz­can la fa­ce­ta li­te­ra­ria de Liu Ming, pe­ro en su ha­ber tie­ne una vas­ta obra poé­ti­ca ins­pi­ra­da prin­ci­pal­men­te en la na­tu­ra­le­za y en el res­pe­to por lo an­te­pa­sa­dos. La pri­ma­ve­ra es sin du­da una de sus musas y así re­la­ta a con­ti­nua­ción có­mo sur­gió uno de sus poe­mas pre­fe­ri­dos.

“En la pri­ma­ve­ra del 2002, mo­men­to en el que era mon­je taoís­ta, vi­si­té un lu­gar que desea­ba co­no­cer des­de ha­cía mu­cho tiem­po, un an­ti­guo pa­so ubi­ca­do en la pro­vin­cia de Si­chuan por el que se pue­de ac­ce­der de a una per­so­na por vez, ya que se en­cuen­tra en­tre dos mon­ta­ñas for­man­do una es­pe­cie de puer­ta. Ese era el lu­gar don­de se apos­ta­ba al me­jor ar­que­ro del ejército en la épo­ca de las gue­rras ya que des­de allí po­día do­mi­nar am­pliam­ne­te to­da la zo­na de in­gre­so al te­rri­to­rio de Si­chuan.

Cuan­do lle­gué el día es­ta­ba cla­ro, pe­ro caía una llu­via muy fi­ni­ta, co­mo va­por, aun­que mo­ja­ba el sue­lo; por eso mis pi­sa­das que­da­ban mar­ca­das en él. El tra­yec­to re­co­rri­do fue muy fe­liz aun­que tu­vi­mos que ca­mi­nar apro­xi­ma­da­men­te cin­co ho­ras. Al lle­gar vi que ha­bían ar­ma­do una gran fe­ria de re­cuer­dos en el mis­mo lu­gar don­de mu­chos de nues­tros an­te­pa­sa­dos per­die­ron la vi­da por la li­ber­tad; es­to me cau­só una gran tris­te­za, que me ins­pi­ró a es­cri­bir es­tos ver­sos:

To­do co­mien­za a mo­jar­se len­ta­men­te, la llu­via cae y cae y hu­me­de­ce el lar­go pa­si­llo an­ti­guo. En­tono una ale­gre can­ción y mi voz lle­ga has­ta las nu­bes. Los hé­roes sos­te­nien­do su es­pa­da, con el vien­to via­ja­ron pa­ra ale­jar­se. De­ja­ron la ma­jes­tuo­sa en­tra­da pa­ra que los pá­ja­ros aniden

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.