EL TÉ DE LAS AL­TAS CUM­BRES

Es­ta va­rie­dad ver­de es una de las más fa­mo­sas y co­ti­za­das de Chi­na. Su re­co­lec­ción y ela­bo­ra­ción ar­te­sa­nal man­tie­nen inal­te­ra­bles sus cua­li­da­des, en­tre las que se des­ta­can su po­der des­in­to­xi­can­te y co­mo es­ti­mu­lan­te de la fun­ción ce­re­bral.

TAO - Tomo IV - - Mao Feng -

El Mao Feng es una va­rie­dad de té ver­de que cre­ce en la pro­vin­cia de An Hui, pre­ci­sa­men­te en la ci­ma de la mon­ta­ña Ama­ri­lla. Aun­que tam­bién se en­cuen­tra en otras ele­va­cio­nes que for­man par­te del mis­mo sis­te­ma mon­ta­ño­so, las me­jo­res ho­jas se con­si­guen en es­ta, es­pe­cial­men­te en las plan­ta­cio­nes más ele­va­das, por­que re­ci­ben la ener­gía más pu­ra del Chi del cie­lo.

Su sa­bor es dul­ce, su aro­ma pa­re­ci­do al de las or­quí­deas chi­nas y el co­lor de la in­fu­sión po­see una to­na­li­dad do­ra­da.

“Ade­más de las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de la va­rie­dad, la sin­gu­la­ri­dad de es­te té ra­di­ca en su for­ma de re­co­lec­ción, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Se co­se­cha en el mes de abril, mo­men­to en que el bro­te se en­cuen­tra lleno de ener­gía, y al ser ar­te­sa­nal se ase­gu­ra el cor­te de un bro­te y dos ho­ji­tas nue­vas de ca­da rama; có­mo má­xi­mo pue­den ser un bro­te y tres ho­ji­tas, de lo con­tra­rio la ca­li­dad del té ba­ja con­si­de­ra­ble­men­te. Así se ob­tie­nen ho­jas con to­da la ener­gía acu­mu­la­da. La co­se­cha se rea­li­za ca­da tres o cua­tro días, es de­cir que se van re­ti­ran­do a me­di­da que cre­cen las nue­vas ho­jas, y la hacen las mu­je­res más jó­ve­nes, de al­re­de­dor de 18 años, que en­to­nan her­mo­sas can­cio­nes mien­tras tra­ba­jan en­tre las hi­le­ras de las plan­ta­cio­nes, lo que ge­ne­ra un am­bien­te muy par­ti­cu­lar”.

El pro­ce­so de ela­bo­ra­ción pos­te­rior a la co­se­cha tam­bién es ar­te­sa­nal, pe­ro pa­ra es­to se re­quie­re la par­ti­ci­pa­ción de los hom­bres.

“La ho­jas se co­lo­can en un wok, so­bre una lla­ma a una tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te de en­tre 150 y 180 gra­dos, y se remueven con las ma­nos pa­ra ase­gu­rar la uni­for­mi­dad del pro­ce­so. La piel de las ma­nos tie­ne una sen­si­bi­li­dad especial, si no se sien­te do­lor es por­que la tem­pe­ra­tu­ra es la co­rrec­ta y las ho­jas no se que­ma­rán. Al fi­na­li­zar el se­ca­do las ho­jas to­man un co­lor ver­de

ama­ri­llen­to y la pe­lu­sa que las cu­bre un tono pla­tea­do”.

Sus be­ne­fi­cios

Ade­más de ba­jar el Fue­go y des­in­to­xi­car al or­ga­nis­mo, el mao feng es­ti­mu­la el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro, qui­ta el can­san­cio fí­si­co y pro­mue­ve la vo­lun­tad, ra­zón que lo con­vier­te en la in­fu­sión ideal pa­ra an­tes de co­men­zar a tra­ba­jar o a es­tu­diar. Tie­ne efec­tos diu­ré­ti­cos y per­mi­te man­te­ner saludable el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, evi­tan­do el en­du­re­ci­mien­to de ar­te­rias y ve­nas, y re­gu­lan­do la pre­sión. El sis­te­ma res­pi­ra­to­rio tam­bién se ve be­ne­fi­cia­do, ya que ayu­da a eli­mi­nar las fle­mas acu­mu­la­das en los pul­mo­nes y a con­tro­lar el as­ma.

Se­gún al­gu­nos es­tu­dios, be­ber es­te té en for­ma dia­ria ac­túa co­mo pre­ven­ti­vo frente a cier­tos mi­cro­or­ga­nis­mo que pro­vo­can dia­rrea, do­lor de gar­gan­ta, in­fec­cio­nes cu­tá­neas o af­tas, y es es­pe­cial­men­te re­co­men­da­ble pa­ra quie­nes con­su­men die­tas con un alto por­cen­ta­je de gra­sas por­que re­gu­la los ni­ve­les de co­les­te­rol y ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo. La piel tam­bién se ve fa­vo­re­ci­da por­que es­ta in­fu­sión es muy hi­dra­tan­te y ayu­da a re­tra­sar el efec­to de los ra­di­ca­les li­bres, cau­san­tes del des­gas­te ce­lu­lar y la apa­ri­ción de arru­gas.

Aun­que sus be­ne­fi­cios son mu­chos, no es re­co­men­da­ble be­ber­lo si se ha co­mi­do pes­ca­do o to­fu por ejem­plo, ya que po­dría ge­ne­rar cálcu­los bi­lia­res. Los ni­ños de­be to­mar­lo li­viano, por­que muy con­cen­tra­do po­dría pro­vo­car­les un cua­dro de anemia. Lo mis­mo su­ce­de con las mu­je­res em­ba­ra­za­das y tam­bien du­ran­te la lac­tan­cia tam­po­co de­be con­su­mir­se, ya que pa­sa a la le­che y pro­du­ce in­som­nio en los be­bés. Las per­so­nas ma­yo­res de­ben op­tar por una in­fu­sión li­via­na, ya que po­dría de­bi­li­tar sus hue­sos y pro­du­cir in­som­nio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.