El fun­cio­na­rio que cam­bió su des­tino

TAO - Tomo IV - - Mao Feng -

En épo­cas de la di­nas­tía Ming, en la pro­vin­cia de Xi, exis­tió un ma­gis­tra­do lla­ma­do Xiong Kai Yuan quien, en un her­mo­so día de pri­ma­ve­ra, de­ci­dió dar un pa­seo por la mon­ta­ña Ama­ri­lla.

Ca­mi­nó du­ran­te ho­ras ad­mi­ran­do la be­lle­za que lo ro­dea­ba y sin­tién­do­se en co­mu­nión con la na­tu­ra­le­za, has­ta que en un mo­men­to da­do se dio cuen­ta de que ya ha­bía os­cu­re­ci­do y no en­con­tra­ba el sen­de­ro de re­gre­so. Sin per­der la cal­ma si­guió ca­mi­nan­do has­ta que se to­pó con un gran tem­plo y pi­dió pa­sar allí la no­che.

El mon­je que lo re­ci­bió le ofre­ció un té de un sua­ve co­lor do­ra­do, de ho­jas pe­que­ñas co­mo len­guas de pa­ja­ri­tos, cu­bier­tas por una su­til pe­lu­sa blan­ca. Al po­ner­lo en el agua ca­lien­te, de la ta­za se des­pren­dió un va­por que di­bu­jó en el ai­re una ima­gen se­me­jan­te a una flor de lo­to y un aro­ma muy par­ti­cu­lar inun­dó la ha­bi­ta­ción. El ma­gis­tra­do sin­tió que lo em­bar­ga­ba una gran emo­ción y qui­so sa­ber có­mo se lla­ma­ba esa in­fu­sión que le desata­ba sen­ti­mien­tos tan pro­fun­dos. El mon­je le ex­pli­có que se tra­ta­ba de un té lla­ma­do mao feng y que pro­ve­nía pre­ci­sa­men­te de la mon­ta­ña Ama­ri­lla.

“La mon­ta­ña ama­ri­lla lle­va ese nom­bre por­que Hu­nag Di, el em­pe­ra­dor ama­ri­llo, so­lía vi­si­tar­la pa­ra re­co­lec­tar las hier­bas que lue­go usa­ba en sus pre­pa­ra­cio­nes”, acla­ra Liu Ming.

Cuan­do Xiong Kai Yuan se re­ti­ró del tem­plo re­ci­bió de ma­nos del mon­je una bol­sa del té y una ca­la­ba­za lle­na de agua pu­ra, pro­ve­nien­te de una fuen­te na­tu­ral, tam­bién de la mon­ta­ña. Cuan­do lle­gó al pa­la­cio le con­tó su his­to­ria al em­pe­ra­dor y le dio a pro­bar la in­fu­sión. El hom­bre que­dó sor­pren­di­do y en re­com­pen­sa lo nom­bró go­ber­na­dor de la re­gión sur del Yangt­se, una zo­na de gran po­ten­cial eco­nó­mi­co.

El ma­gis­tra­do se tras­la­dó allí pa­ra ejer­cer sus fun­cio­nes, pe­ro era un ser muy sen­si­ble y, ca­da vez que be­bía el té mao feng ex­pe­ri­men­ta­ba una trans­for­ma­ción de su men­te, lo que lo lle­vó a re­plan­tear­se su vi­da. De­ci­dió en­ton­ces de­jar su pues­to de fun­cio­na­rio y vol­ver al tem­plo pa­ra con­ver­tir­se en mon­je, don­de to­mó el nom­bre de Zheng Zhi. Allí pa­só el res­to de su vi­da y aho­ra, en el sen­de­ro de in­gre­so a la mon­ta­ña Ama­ri­lla, una lá­pi­da lo re­cuer­da con una ins­crip­ción que re­za Aquí des­can­sa Bi An, co­mo lla­man allí a los que al­can­zan el gra­do de gran maes­tro del es­pi­ri­tu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.