Y CHAU AL DO­LOR DE MUE­LAS

Las mo­les­tias odon­to­ló­gi­cas sue­len apa­re­cer en el mo­men­to me­nos in­di­ca­do, pe­ro es­te mé­to­do per­mi­te ali­viar el do­lor mien­tras es­pe­ra­mos el turno pa­ra ver al den­tis­ta.

TAO - Tomo IV - - Digitopuntura -

El do­lor de mue­las es uno de los más per­tur­ba­do­res, por­que ade­más de pun­zan­te y con­ti­nuo im­pi­de el buen des­can­so ya que se in­cre­men­ta con la po­si­ción ho­ri­zon­tal. Cuan­do es muy agudo su ori­gen pue­de de­ber­se a una in­fec­ción o ca­ries muy pro­fun­da, pe­ro otras ve­ces lo pro­vo­ca la sen­si­bi­li­dad o mas­ti­car muy fuer­te. En cual­quie­ra de los ca­sos afec­ta al ner­vio, que es el que se irri­ta y ge­ne­ra el do­lor. La so­lu­ción pa­ra cal­mar es­te cua­dro es la con­sul­ta al odon­tó­lo­go, quien de­ter­mi­na­rá el gra­do de com­pro­mi­so de la pie­za den­ta­ria. Sin em­bar­go, el do­lor no sa­be de ho­ra­rios y ge­ne­ral­men­te apa­re­ce du­ran­te la no­che o cuan­do es­ta­mos muy le­jos del centro odon­to­ló­gi­co. Es en es­ta si­tua­ción cuan­do se re­quie­re ac­tuar de ma­ne­ra rá­pi­da y efec­ti­va. Y pa­ra sal­var la si­tua­ción, na­da me­jor que re­cu­rrir a la di­gi­to­pun­tu­ra; co­mo sa­be­mos, es­ta téc­ni­ca con­sis­te en es­ti­mu­lar cier­tos pun­tos por don­de pa­san de­ter­mi­na­dos me­ri­dia­nos, es de­cir los ca­na­les por cir­cu­la la ener­gía. Ca­da uno de ellos tie­ne un re­co­rri­do de­fi­ni­do, por eso mu­chas ve­ces se pre­sio­na un pun­to que se en­cuen­tra ale­ja­do del do­lor, pe­ro que per­mi­te que la ener­gía flu­ya y des­tra­be la zo­na de con­flic­to. Es­pe­cí­fi- ca­men­te, en el ca­so de las afec­cio­nes den­ta­rias se de­be tra­ba­jar con el me­ri­diano del in­tes­tino grue­so y del es­tó­ma­go, que abar­can la zo­na del ros­tro.

“Cuan­do se pre­sen­ta do­lor sig­ni­fi­ca que la ener­gía se en­cuen­tra allí es­tan­ca­da; en es­te sen­ti­do, la di­gi­to­pun­tu­ra ayu­da a que la ener­gía flu­ya rá­pi­da­men­te por los me­ri­da­nos co­rres­pon­dien­tes y sur­ja el ali­vio in­me­dia­to”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

La me­to­do­lo­gía

Si bien no ha­ce fal­ta ser un ex­per­to pa­ra la di­gi­to­pun­tu- ra, sí es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta al­gu­nos de­ta­lles pa­ra que los re­sul­ta­dos sean óp­ti­mos. Por ejem­plo, cuan­do el do­lor es re­cien­te y ur­gen­te (Yang) se de­be es­ti­mu­lar los pun­tos ubi­ca­dos en la mano iz­quier­da; en cam­bio, si se tra­ta de do­lo­res de lar­ga da­ta o le­ves, los pun­tos a tra­tar se­rán los de la mano que co­rres­pon­da al la­do del do­lor. Por otra par­te, es im­por­tan­te pre­sio­nar fir­me­men­te y ma­sa­jear en for­ma cir­cu­lar, ins­pi­ran­do al pre­sio­nar y ex­ha­lan­do al aflo­jar, siem­pre con­cen­trán­do­se en el fo­co del do­lor. Pa­ra ubi­car los pun­tos es ne­ce­sa­rio con­cen­trar­se en la sen­si­bi­li­dad.

“Cuan­do no se tie­ne mu­cha ex­pe­rien­cia pue­de re­sul­tar un po­co di­fí­cil ubi­car los pun­tos, por eso hay que te­ner en cuen­ta que el lu­gar co­rrec­to es aquel que due­le al to­car­lo”.

El tra­ta­mien­to

Co­mo men­cio­na­mos, los me­ri­dia­nos tie­nen un re­co­rri­do de­ter­mi­na­do, por eso pa­ra ali­viar el do­lor de mue­las o dien­tes de­ben te­ner­se en cuen­ta el me­ri­diano del in­tes­tino grue­so y del es­tó­ma­go, ya que am­bos re­co­rren par­te del ros­tro.

Los dien­tes y mue­las co­rres­pon­dien­tes a la man­dí­bu­la in­fe­rior, se re­la­cio­nan con el me­ri­diano del in­tes­tino grue­so Yang­ming de la mano. Su re­co­rri­do se ini­cia en el ex­tre­mo del de­do ín­di­ce y ter­mi­na en el ros­tro.

En es­te ca­so se de­be es­ti­mu­lar el pun­to de ori­gen del me­ri­diano lla­ma­do Bo­ca de Ti­gre (He Gu) (Fo­to 1), ubi­ca­do en­tre el pul­gar y el ín­di­ce, y el pun­to Qu Chi (Fo­to 2), que se en­cuen­tra en la par­te ex­ter­na del plie­gue for­ma­do en­tre el an­te­bra­zo y el bra­zo.

Los dien­tes y mue­las del ma­xi­lar su­pe­rior se re­la­cio­nan con el me­ri­diano del es­tó­ma­go. Es­te ini­cia su re­co­rri­do de­ba­jo del ojo, en el me­dio del bor­de de la ór­bi­ta in­fe­rior; con­ti­núa por el pó-

mu­lo has­ta la co­mi­su­ra del la­bio, si­gue en for­ma pa­ra­le­la al bor­de de la man­dí­bu­la y ter­mi­na en el ter­cer de­do del pie. En es­te ca­so los pun­tos a es­ti­mu­lar son: Su Zan Li (Fo­to 3), ubi­ca­do en el la­do ex­terno de la pier­na, de­ba­jo del ex­tre­mo in­fe­rior de la ró­tu­la; tam­bién el Li Dui ubi­ca­do en el se­gun­do de­do del pie, en el bor­de de la uña al la­do del ter­cer de­do, y el pun­to Nei Ting (Fo­to 4), ubi­ca­do so­bre el em­pei­ne en­tre el se­gun­do y ter­cer de­do.

Por otra par­te, exis­ten cier­tos pun­tos en el ros­tro que re­suel­ven el pro­ble­ma y dan un rá­pi­do ali­vio. Uno de ellos se ubi­ca en la ar­ti­cu­la­ción de la man­dí­bu­la y, al pre­sio­nar el pun­to que se en­cuen­tra so­bre ella, se so­lu­cio­na el do­lor de los dien­tes su­pe­rio­res. El pun­to que se en­cuen­tra de­ba­jo de la ar­ti­cu­la­ción me­jo­ra­rá el do­lor de los dien­tes in­fe­rio­res. Otra zo­na a ma­sa­jear es la pro­tu­be­ran­cia del ma­xi­lar, lo que co­mún­men­te lla­ma­mos pó­mu­lo.

Si el do­lor se ubi­ca en la par­te fron­tal de la den­ta­du­ra, en­ton­ces se de­ben es­ti­mu­lar los pun­tos ubi­ca­dos a los cos­ta­dos de la na­riz, a la al­tu­ra del ala de la mis­ma, y tam­bién el pun­to que se en­cuen­tra en la par­te me­dia del la­bio su­pe­rior, en­tre es­te y la na­riz.

“Cuan­do se pre­sen­ta do­lor sig­ni­fi­ca que la ener­gía se en­cuen­tra allí es­tan­ca­da; en es­te sen­ti­do, la di­gi­to­pun­tu­ra ayu­da a que la ener­gía flu­ya rá­pi­da­men­te por los me­ri­da­nos co­rres­pon­dien­tes y sur­ja el ali­vio in­me­dia­to”

El pun­to in­vi­si­ble

En el cuer­po hay pun­tos que no siem­pre se co­rres­pon­den con un me­ri­diano es­pe­cí­fi­co sino que se tra­ta de pun­tos que al to­car­los re­sul­tan do­lo­ro­sos, co­mo la ma­ni­fes­ta­ción ex­ter­na del pro­ble­ma. En lí­neas ge­ne­ra­les apa­re­cen en ma­les re­cien­tes, son una es­pe­cie de alar­ma que en­vía el or­ga­nis­mo.

“Ha­cien­do di­gi­to­pun­tu­ra en el lu­gar des­de don­de par­te el do­lor se pue­de so­lu­cio­nar un pro­ble­ma, es­pe­cial­men­te si es ur­gen­te, co­mo es el ca­so del do­lor de mue­las y dien­tes. Hay que apren­der a co­no­cer al pro­pio cuer­po, sa­ber dón­de se en­cuen­tran los pun­tos sen­si­bles cuan­do apa­re­ce un pro­ble­ma”, ex­pli­ca Liu.

Es­te pun­to sir­ve pa­ra dar un ali­vio ge­ne­ral, tan­to pa­ra los dien­tes de arri­ba co­mo pa­ra los de aba­jo, por­que ayu­da a que la ener­gía cir­cu­le y se ali­vie el do­lor.

Bo­ti­quín odon­to­ló­gi­co

Ade­más de la di­gi­to­pun­tu­ra, se pue­de re­cu­rrir a al­gu­nos ele­men­tos de uso dia­rio que ayu­da­rán a en­con­trar un ali­vio mo­men­tá­neo. Es­tos son al­gu­nos de ellos:

Pi­mien­ta chi­na: es­te ti­po de pi­mien­ta se ca­rac­te­ri­za por te­ner un sa­bor in­ten­so que ador­me­ce la bo­ca y cau­sa un efec­to de hor­mi­gueo, por esa ra­zón, an­te un do­lor pro­fun­do, se pue­de mor­der con el dien­te afec­ta­do uno o dos gra­nos de ella.

Sal: ce­pi­llar­se los dien­tes con sal es otra al­ter­na­ti­va tan­to pa­ra el do­lor co­mo pa­ra re­for­zar­los. La sal se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con el ri­ñón y es­te con la sa­lud de los hue­sos, los dien­tes son los fi­na­les de los hue­sos y por eso re­sul­tan be­ne­fi­cia­dos.

“Mi abue­lo nun­ca uti­li­zó pas­ta pa­ra dien­tes, siem­pre lo ha­cía con sal y su den­ta­du­ra siem­pre fue muy fuer­te, in­clu­so cuan­do era muy ma­yor rom­pía la cás­ca­ra de nue­ces y al­men­dras mor­dién­do­los. Siem­pre hay que te­ner la pre­cau­ción de no co­mer li­món in­me­dia­ta­men­te des­pués, ya que po­dría de­bi­li­tar­los por su aci­dez”.

Té ver­de: mas­car una ho­ji­tas de es­te té ali­via rá­pi­da­men­te te el do­lor y la in­fla­ma­ción.

Cla­vo de olor: es un po­ten­te an­ti­sép­ti­co, por lo cual es muy útil a la ho­ra de cal­mar el do­lor; sim­ple­men­te se tar­ta de mas­ti­car sua­ve­men­te un cla­vo de olor o co­lo­car­lo mo­li­do so­bre la pie­za afec­ta­da.

“To­dos es­tos con­se­jos ayu­dan a ali­viar el do­lor de mue­las o dien­tes; sin em­bar­go, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que pa­ra pre­ve­nir­los es fun­da­men­tal cui­dar el ri­ñón, por­que la sa­lud de la den­ta­du­ra de­pen­de de es­te, y pa­ra ello los ejer­ci­cios de Chi Kung y de Tai Chi son fun­da­men­ta­les”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.