LA NI­ÑA DE LA CAS­CA­DA

Co­mo ocu­rre en otros si­tios de in­te­rés tu­rís­ti­co del mun­do, cier­tos pai­sa­jes mo­nu­men­ta­les de Chi­na tie­nen una le­yen­da que in­ten­ta ex­pli­car su ori­gen fan­tás­ti­co. Es­te es el ca­so de la Cas­ca­da de Dou­guao, que si­mu­la el cuer­po de una mu­jer de lar­ga ca­be­lle­ra

TAO - Tomo IV - - Leyendas -

Chi­na es­tá col­ma­da de pai­sa­jes mo­nu­men­ta­les y mu­chos de ellos tie­nen una his­to­ria que nos trans­por­ta al te­rreno de lo má­gi­co y en­can­ta­dor. La cas­ca­da de la mon­ta­ña Dou­guao, cu­ya for­ma se ase­me­ja a la si­lue­ta de una mu­jer acos­ta­da con un lar­go ca­be­llo blan­co que cae so­bre las pie­dras, es un buen ejem­plo de es­to. Los poblado­res de la zo­na la lla­man Bai­fas­hui, que sig­ni­fi­ca agua del pe­lo blan­co, y tam­bién cuen­tan una his­to­ria re­la­cio­na­da con su ori­gen.

Se­gún di­cen, en la an­ti­güe­dad ha­bía una al­dea muy cer­ca­na a la mon­ta­ña Dou­gao que que­dó con­de­na­da a la des­apa­ri­ción de­bi­do a una in­ten­sa se­quía. Sus poblado­res se de­ba­tían en­tre aban­do­nar el lu­gar o se­guir con la ti­tá­ni­ca ta­rea de traer el agua pa­ra sus ani­ma­les y cul­ti­vos des­de va­rios ki­ló­me­tros has­ta que vol­vie­ran las llu­vias.

En la al­dea vi­vía una mu­cha­cha lla­ma­da Chang­fa­mei, de ro­jas me­ji­llas y ca­be­llo ne­gro, tan lar­go que le lle­ga­ba has­ta los ta­lo­nes. Ella y su ma­dre, que es­ta­ba muy en­fer­ma, ape­nas so­bre­vi­vían con la cría de cer­dos y da­das las cir­cuns­tan­cias, la jo­ven te­nía que ca­mi­nar va­rias ho­ras al día pa­ra con­se­guir lo ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner a sus ani­ma­les. En una de esas oca­sio­nes vio que en lo alto de una pie­dra cre­cía un gran rá­bano; sor­pren­di­da, lle­gó has­ta él y lo arran­có de un ti­rón. In­me­dia­ta­men­te des­de el hue­co que ha­bía que­da­do co­men­zó a sa­lir agua cris­ta­li­na, acer­có su bo­ca y la be­bió, pe­ro al ale­jar­se, el rá­bano vol­vió a su lu­gar y ta­pó nue­va­men­te el ma­nan­tial.

Ex­tra­ña­da por el su­ce­so se que­dó inmóvil tra­tan­do de en­ten­der lo que ocu­rría cuan­do de pron­to, un vien­to re­pen­tino la en­vol­vió y la arras­tró aden­tro de una cue­va. Allí se en­con­tró con un an­ciano muy enoja­do que la in­cre­pó: - Soy el dios de la mon­ta­ña, le di­jo. Has des­cu­bier­to el se­cre­to de la fuen­te de la ro­ca. No de­bes de­cír­se­lo a na­die. Si lo ha­ces, te ma­ta­ré. La ni­ña sa­lió co­rrien­do y, al lle­gar a la al­dea, no se ani­mó a con­tar­le a na­die lo su­ce­di­do, ni si­quie­ra a su ma­dre.

Los días pa­sa­ban, la se­quía se­guía azo­tan­do la tie­rra y la gen­te te­nía ca­da vez me­nos fuer­zas pa­ra ir a bus­car agua. Chang­fa­mei sen­tía una gran pe­na por no po­der de­ve­lar el se­cre­to, pe­ro te­nía mie­do de que el an­ciano cum­plie­ra su ame­na­za. No po­día co­mer ni dor­mir y ya no ha­bla­ba con na­die; su ros­tro se ha­bía vuel­to opa­co y su ca­be­llo blan­co, la gen­te cre­yo que ha­bía en­lo­que­ci­do o que su­fría una ra­ra en­fer­me­dad. Así fue­ron pa­san­do los me­ses, Chang­fa­mei se sen­ta­ba en la puer­ta de su ca­sa y só­lo mi­ra­ba pa­sar a la gen­te. Un día vio a un an­ciano de bar­ba blan­ca que ve­nía del río que ca­si no po­día ca­mi­nar por la car­ga que lle­va­ba, quien en un des­cui­do tro­pe­zó y ca­yó al sue­lo. Las va­si­jas que traía se rom­pie­ron y el agua se de­rra­mó com­ple­ta­men­te, el hom­bre se las­ti­mó una pier­na y co­men­zó a san­grar. La jo­ven co­rrió en su au­xi­lio y mien­tras lo ayu­da­ba a in­cor­po­rar­se com­pren­dió que su te­mor no te­nía sen­ti­do, que si guar­da­ba el se­cre­to de la mon­ta­ña tar­de o tem­prano to­dos des­apa­re­ce­rían. En­ton­ces, arre­ba­ta­da por la emo­ción, de­ci­dió de­ve­lar­lo y gri­tó: - ¡ Abue­lo, en la mon­ta­ña hay agua! Só­lo te­ne­mos que arran­car un rá­bano y apa­re­ce­rá el ma­nan­tial! ¡Lo he vis­to con mis pro­pios ojos! Lue­go co­men­zó a co­rrer por la al­dea aler­tan­do al res­to so­bre su des­cu­bri­mien­to. Rá­pi­da­men­te, la gen­te se ar­mó con he­rra­mien­tas y la si­guie­ron; atra­ve­sa­ron la mon­ta­ña y, al lle­gar, ella arran­có el rá­bano, lo ti­ró so­bre una pie­dra y di­jo: - ¡Rá­pi­do! Aplas­ten es­te rá­bano an­tes de que vuel­va has­ta aquí. Los hom­bres obe­de­cie­ron y del hue­co co­men­zó a sa­lir un hi­lo de agua – ¡Agran­den el hue­co! ¡Rá­pi­do! , vol­vió a or­de­nar la jo­ven, y el agua co­men­zó a fluir por la mon­ta­ña y los al­dea­nos fes­te­ja­ron, pe­ro en ese mo­men­to so­pló una rá­fa­ga de vien­to y Chang­fa­mei des­apa­re­ció. Nue­va­men­te en la cue­va, el dios de la mon­ta­ña le gri­tó: - ¡Te ad­ver­tí que no le di­je­ras a na­die y me des­obe­de­cis­te!¡ten­dré que ma­tar­te!

- No me im­por­ta dar la vi­da por los de­más, no me

im­por­ta mo­rir, le con­tes­tó la jo­ven.

El dios de la mon­ta­ña en­fu­re­ció y le ase­gu­ró: -No voy a de­jar que mue­ras tan fá­cil­men­te; voy a ha­cer que te acues­tes en el pre­ci­pi­cio y que el agua que cae a cho­rros de la mon­ta­ña te ma­te len­ta­men­te, pa­ra que su­fras mu­cho tiem­po! Ella con­tes­tó: - Si es por los de­más, no me asus­ta su­frir ese tor­men­to. Pe­ro te su­pli­co que me de­jes vol­ver a mi ca­sa y des­pe­dir­me de mi ma­dre.

El dios lo pen­só y le di­jo: - ¡Bien, te de­ja­ré ir, pe­ro si no re­gre­sas se­ca­ré el ma­nan­tial y ma­ta­ré a to­dos los al­dea­nos! Cuan­do re­gre­ses de­bes acos­tar­te tú mis­ma en el pre­ci­pi­cio, ¡no quie­ro que vuel­vas a mo­les­tar­me!

Chang­fa­mei asin­tió y mien­tras re­gre­sa­ba pa­ra des­pe­dir­se de su ma­dre se en­tu­sias­mó al ver los cam­pos re­ga­dos y el ver­de de los cul­ti­vos, pe­ro al lle­gar a su ca­sa no se ani­mó a con­tar­le la ver­da­de­ra his­to­ria, así que só­lo se li­mi­tó a de­cir­le ha­bían des­cu­bier­to un ma­nan­tial en la mon­ta­ña, que la se­quía ya no se­ría un pro­ble­ma y que su iba a fes- te­jar­lo con otras jó­ve­nes de la al­dea ve­ci­na, quie­nes gen­til­men­te la ha­bían in­vi­ta­do a pa­sar allí unos días, y que su tía ven­dría a ayu­dar­la mien­tras ella no es­té.

La ma­dre son­rien­te le di­jo:“Bien, te lo me­re­ces”. Chang­fa­mei aca­ri­ció el ros­tro de su ma­dre y las lá­gri­mas le ro­da­ron por la me­ji­lla. Pa­ra­da en el um­bral de la puer­ta vol­vió a mi­rar­la y le di­jo: - Adios ma­má y, sin es­pe­rar, res­pues­ta se di­ri­gió co­rrien­do a la mon­ta­ña.

A mi­tad del ca­mino ha­bía un gran ár­bol, pa­so de­ba­jo de él, lo aca­ri­ció y le di­jo: -¡Ya no po­dré ve­nir a to­mar el fres­co ba­jo tu som­bra! . De pron­to, un an­ciano se aso­mó por de­trás del ár­bol. Te­nía el pe­lo, la bar­ba y to­da su ro­pa de co­lor ver­de.

- ¿A dón­de vas, Chang­fa­mei?, le pre­gun­tó.

Ella dió un sus­pi­ro, ba­jó la ca­be­za y no con­tes­tó, - Ya sé lo que te su­ce­de, in­sis­tió, eres una bue­na per­so­na y quie­ro ayu­dar­te. He he­cho una fi­gu­ra de pie­dra, igual a ti, ve a ver­la, es­tá de­trás de la al­dea. Efec­ti­va­men­te, la es­ta­tua era una re­pli­ca exac­ta de la ni­ña.

-El dios de la mon­ta­ña quie­re que te re­cues­tes en el pre­ci­pi­cio pa­ra que el agua te las­ti­me, esa es una tor­tu­ra muy cruel. Hay que co­lo­car es­ta ima­gen en tu lu­gar, pe­ro, co­mo le fal­ta el pe­lo lar­go, voy a ti­rar de tu ca­be­llo y a po­ner­lo en su ca­be­za. De es­te mo­do el dios de la mon­ta­ña no sos­pe­cha­rá.

Sin es­pe­rar la res­pues­ta, le arran­có la ca­be­lle­ra y la co­lo­có so­bre la ima­gen. Chang­fa­mei que­dó cal­va y la es­ta­tua de pie­dra lu­cía la ca­be­lle­ra blan­ca.

– Vuel­ve a ca­sa, mu­cha­chi­ta, le di­jo. Aho­ra hay agua en la al­dea y tú po­drás sem­brar jun­to con los al­dea­nos. ¡De aho­ra en ade­lan­te la vi­da me­jo­ra­rá! Y di­cho es­to el an­ciano car­gó la pie­dra, co­rrió ha­cia la mon­ta­ña y co­lo­có la ima­gen en el pre­ci­pi­cio ha­cien­do que el agua la em­bis­tie­ra, co­rrien­do por el cuer­po a tra­vés de la ca­be­lle­ra, blan­quí­si­ma y lar­ga.

Chang­fa­mei se re­cos­tó contra el ár­bol, se sen­tía atur­di­da, sin­tió que la ca­be­za le pi­ca­ba y cuan­do le­van­tó la mano pa­ra to­car­se, no­tó que el pe­lo le es­ta­ba cre­cien­do nue­va­men­te. Es­pe­ró un ra­to más a la som­bra, pe­ro el ex­tra­ño de ro­pas ver­des no vol­vía, has­ta que de pron­to una sua­ve bri­sa so­pló, se mo­vie­ron las ho­jas del ar­bol y se oyó: - El mal­va­do dios de la mon­ta­ña ha si­do en­ga­ña­do. Vuel­ve a ca­sa tran­qui­la. Gi­ró la ca­be­za en di­rec­ción a la cas­ca­da y vió a la mu­jer de ca­be­llos blan­cos re­cos­ta­da en el pre­ci­pi­cio de la mon­ta­ña Dou­guao, ob­ser­vó el ver­de de los cam­pos, a los ve­ci­nos cul­ti­van­do, el ár­bol de ho­jas muy ver­des y re­gre­só fe­liz a su ca­sa, con su ne­gra ca­be­lle­ra des­ple­ga­da al vien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.