EL PO­DER DE LA BERENJENA

Es­te fru­to ori­gi­na­rio del sud­es­te asiá­ti­co es un in­gre­dien­te muy uti­li­za­do en la co­ci­na de to­das las cul­tu­ras por su sa­bor ex­qui­si­to. Pe­ro ade­más po­see un ba­lan­ce muy po­si­ti­vo en­tre nu­trien­tes y ca­lo­rías y la me­di­ci­na chi­na res­ca­ta sus vir­tu­des pa­ra tra­ta

TAO - Tomo IV - - Cocina -

La berenjena es ori­gi­na­ria del sud­es­te asiá­ti­co y muy uti­li­za­da es­pe­cial­men­te en Chi­na e In­dia, don­de al­gu­nos re­gis­tros his­tó­ri­cos de­mues­tran que ya era con­su­mi­da 2.000 an­tes de Cris­to y que fue in­tro­du­ci­da Eu­ro­pa por los fe­ni­cios. Pe­ro lo más in­tere­san­te de es­te fru­to de la fa­mi­lia de las so­la­ná­ceas es la va­rie­dad de nu­trien­tes que apor­ta al or­ga­nis­mo en re­la­ción a su can­ti­dad de ca­lo­rías. Se­gún la cla­si­fi­ca­ción de los ali­men­tos que ha­ce la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, su na­tu­ra­le­za es fres­ca, por eso es el ali­men­to ideal pa­ra la pri­ma­ve­ra y el ve­rano, ya que ali­men­ta, no en­gor­da y, cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra es ele­va­da, re­fres­ca al or­ga­nis­mo. Ade­más, su sa­bor dul­ce to­ni­fi­ca el ba­zo, res­pon­sa­ble de man­te­ner la san­gre fuer­te, las de­fen-

sas ele­va­das y la me­mo­ria ac­ti­va; tam­bién fa­vo­re­ce el fun­cio­na­mien­to del in­tes­tino grue­so por su im­por­tan­te apor­te de fi­bras.

“Una de las fun­cio­nes des­co­no­ci­das de es­te ve­ge­tal es que des­in­fla­ma y qui­ta el do­lor de­bi­do a que ayu­da a fluir la ener­gía por los me­ri­dia­nos; tam­bién qui­ta el vien­to del or­ga­nis­mo y ar­mo­ni­za el Chi y tie­ne pro­pie­da­des an­ti cua­gu­lan­tes, que me­jo­ran el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. En cuan­to a la pre­ven­ción, es una po­de­ro­sa enemi­ga de los tu­mo­res y el cán­cer. Es­tas en­fer­me­da­des son cau­sa­das por un ex­ce­so de Fue­go in­terno y la berenjena lo ba­ja, los tu­mo­res se des­hin­chan y la en­fer­me­dad me­jo­ra no­ta­ble­men­te”, afir­ma Liu Ming.

Es muy im­por­tan­te que las mu­je­res la in­cor­po­ren a la die­ta, no só­lo pa­ra man­te­ner el peso y la san­gre fuertes, sino tam­bién por­que ayu­da a man­te­ner el úte­ro en su po­si­ción co­rrec­ta y evi­tar de esa ma­ne­ra el ex­ce­so de flu­jo va­gi­nal.

Pe­ro co­mo siem­pre de­ci­mos, to­do ali­men­to es bueno en cuan­to se ha­ga buen uso de él y no se ex­ce­dan las can­ti­da­des. Ade­más, ca­da per­so­na de­be com­pro­bar la efec­ti­vi­dad por sí mis­ma y te­nien­do en cuen­ta cuál es su es­ta­do ge­ne­ral de sa­lud. “Las per­so­nas frio­len­tas, o aque­llas que se en­cuen­tran en un mo­men­to de de­bi­li­dad de­ben evi­tar­la, de­bi­do a su na­tu­ra­le­za fres­ca. Lo mis­mo ocu­rre si se es­tá pa­san­do por un cua­dro de gas­tro­en­te­ri­tis o de tos cau­sa­da por el frío, aun­que sí se re­co­mien­da con­su­mir­la en el ca­so de que és­ta ha­ya si­do pro­vo­ca­da por ex­ce­so de ca­lor”.

Las per­so­nas as­má­ti­cas no de­ben in­cluir­la en la die­ta dia­ria, só­lo de­ben co­mer­la even­tual­men­te y tam­bien en muy po­ca can­ti­dad.

Re­ce­tas sa­lu­da­bles

A la ho­ra de se­lec­cio­nar­las, de­ben ele­gir­se pre­fe­ren­te­men­te las de ta­ma­ño me­dio y bien ma­du­ras, por­que las ver­des con­tie­nen cier­to por­cen­ta­je de tó­xi­ci­dad. Las de piel bri­llan­te y co­lor bien os­cu­ro son las que se en­cuen­tran en el pun­to jus­to.

Exis­ten mu­chas y va­ria­das for­mas de pre­pa­rar­las pa­ra su con­su­mo, pe­ro lo más im­por­tan­te es que siem­pre tie­nen que es­tar muy bien co­ci­das.

“Es im­por­tan­te re­cal­car que no de­ben mez­clar­se con can­gre­jo, ya que es­te tie­ne na­tu­ra­le­za fría y jun­tos pue­den pro­vo­car una in­di­ges­tión. Pe­ro se lle­van muy bien con la la car­ne va­cu- na, de cer­do y de pes­ca­do”, acon­se­ja Liu.

Be­ren­je­nas al va­por

“Por su sen­ci­lla pre­pa­ra­ción y su mé­to­do tan na­tu­ral, es­ta re­ce­ta man­tie­ne prác­ti­ca­men­te in­tac­tas to­das las vir­tu­des de es­te fru­to, ideal por­que re­fuer­za el ba­zo y el es­tó­ma­go, me­jo­ra la cir­cu­la­ción, des­hin­cha y ayu­da a eli­mi­nar el ex­ce­so de lí­qui­dos del cuer­po”.

In­gre­dien­tes:

250 grs. de be­ren­je­nas; sal, anís, ca­ne­la, pi­mien­ta, ají pi­can­te, ajo pi­ca­do y jen­gi­bre pi­ca­do, en can­ti­da­des a gus­to.

Pre­pa­ra­ción:

Dis­tri­buir las be­ren­je­nas en la va­po­rie­ra y en­ci­ma co­lo­car­le to­dos los con­di­men­tos en for­ma uni­for­me. Co­ci­nar al va­por en­tre 20 y 30 mi­nu-

tos. apro­xi­ma­da­men­te.

Berenjena y ja­món cru­do

“El ja­món to­ni­fi­ca la ener­gía y el pi­can­te ayu­da a que la san­gre cir­cu­le me­jor. Va­le acla­rar que el pi­can­te tie­ne es­ta fun­ción siem­pre y cuan­do se consuma en pe­que­ñas can­ti­da­des”.

In­gre­dien­tes:

300 grs. de be­ren­je­nas; 200 de ja­món cor­ta­do en da­di­tos; un mo­rrón ver­de; 1 ají ro­jo; 1 ce­bo­lla de ver­deo; 2 dien­tes de ajo y un tro­ci­to de jen­gi­bre.

Pre­pa­ra­ción:

La­var bien las be­ren­je­nas, cor­tar­las y co­lo­car­las en un re­ci­pien­te con dos cu­cha­ra­das de sal grue­sa du­ran­te 15 mi­nu­tos pa­ra sa­car­les el gus­to amar­go. Mien­tras tan­to, co­ci­nar el ja­món cru­do al va­por pa­ra que de esa ma­ne­ra con­ser­ve to­do su sa­bor.

Lue­go la­var los ve­ge­ta­les, cor­tar­los en tro­zos pe­que­ños y des­pues co­ci­nar­los sal­teán­do­los en un wok agre­gan­do un cho­rri­to de acei­te. Agre­gar­le des­pues las be­ren­je­nas, ta­par el re­ci­pien­te y co­ci­nar du­ran­te unos mi­nu­tos. In­cor­po­rar en­ton­ces el ja­món y (de a uno por vez) el vinagre, la sal­sa de so­ja, el azú­car, el cal­do de po­llo (u otro a gus­to), la ce­bo­lla de ver­deo pi­ca­da y una cu­cha­ra­da de fé­cu­la de maíz pa­ra es­pe­sar la sal­sa y uni­fi- car los sa­bo­res.

Es­to­fa­do de be­ren­je­nas con pes­ca­do

“La berenjena tie­ne un mar­ca­do ca­rác­ter frío y el pes­ca­do es del ti­po ti­bio, por lo tan­to la berenjena y el pi­can­te le sa­can el Fue­go que con­tie­ne al pes­ca­do y se lo­gra en­ton­ces el ade­cua­do equi­li­brio del pla­to, el or­ga­nis­mo lo pue­de di­ge­rir más fá­cil­men­te y asi­mi­lar me­jor los nu­trien­tes”.

In­gre­dien­tes:

1 berenjena gran­de, 800 gra­mos de mer­lu­za (u otra es­pe­cie a elec­ción); 5 ce­bo­llas de ver­deo; 5 dien­tes de ajo; 3 ro­da­jas de jen­gi­bre vie­jo, es de­cir cuan­do ya co­mien­za a en­du­re­cer­se. 5 ajies; 20 bo­li­tas de pi­mien­ta chi­na; 2 cu­cha­ra­das so­pe­ras de pas­ta de sal­sa de so­ja; 5 c.c. de vinagre de arroz; 5 de sal­sa de so­ja; 1 cu­cha­ra- di­ta de azú­car; 4 grs. de pi­mien­ta; sal, vino de arroz y sal­sa de to­ma­te a gus­to y un cho­rri­to de acei­te de oli­va o gi­ra­sol.

Pre­pa­ra­ción:

Cor­tar el pes­ca­do y su­mer­gir­lo du­ran­te 15 mi­nu­tos en agua de arroz (la­var el arroz y uti­li­zar el agua); re­ti­rar­lo y de­jar­lo es­cu­rrir.

“Es­te es un se­cre­to de co­ci­na mío, lo ha­go pa­ra que

el pes­ca­do no ten­ga un olor tan in­ten­so y sea más fir­me y ri­co”, cuen­ta Liu.

Lue­go, sal­pi­men­tar­lo y agre­gar­le el vino, in­te­grar to­da la pre­pa­ra­ción con las ma­nos y de­jar ma­ce­rar du­ran­te 20 mi­nu­tos, apro­xi­ma­da­men­te.

Cor­tar las be­ren­je­nas en ju­lia­na grue­sa, co­lo­car­las des­pues en un bol y cu­brir con sal pa­ra que suel­te to­do el lí­qui­do; lue­go se­car­las muy bien con pa­pel ab­sor­ben­te.

Ca­len­tar un wok con el acei­te, el jen­gi­bre y la pas­ta de sal­sa de so­ja; cuan­do co­mien­ce a ema­nar aro­ma, agre­gar el res­to de los ve­ge­ta­les pre­via­men­te cor­ta­dos y el pes­ca­do.

Cuan­do es­té ca­si to­do lis­to in­cor­po­rar las be­ren­je­nas, con­ti­nuar con la coc­ción y, por úl­ti­mo, pi­car y es­pol­vo­rear con la par­te ver­de de la ce­bo­lla de ver­deo.

Berenjena agri­dul­ce

“Es una re­ce­ta sa­bro­sa con un to­que de dul­ce, áci­do y sa­la­do que es­ti­mu­la al es­tó­ma­go y abre el ape­ti­to. Es ideal pa­ra per­so­nas inape­ten­tes o ni­ños que no quie­ren co­mer”.

In­gre­dien­tes:

1 berenjena gran­de; 1 ce­bo­lla blan­ca; 1 ce­bo­lla de ver­deo; sal; 1 va­so de sal­sa de so­ja; 1 cu­cha­ra­da de azú­car; 1 va­so de vinagre; 1 va­so de pu­ré de to­ma­tes; acei­te.

Pre­pa­ra­ción:

La­var la berenjena y cor­tar­la en tro­zos bien fi­ni­tos; co­ci­nar­las en un wok bien ca­lien­te y sin acei­te. Por otra par­te, pre­pa­rar la sal­sa jun­to con el vinagre, el azú­car, el pu­ré de to­ma­te y la sal­sa de so­ja.

Cor­tar la ce­bo­lla blan­ca y la par­te blan­ca de la de ver­deo en lá­mi­nas fi­nas; ca­len­tar bien un wok con acei­te y co­ci­nar­las has­ta que des­pren­dan su par­ti­cu­lar aro­ma. Agre­gar­le des­pues la berenjena y se­guir con la coc­ción unos mi­nu­tos más. Una vez lis­to, in­cor­po­rar fi­nal­men­te la sal­sa agri­dul­ce, mez­clar y es­pol­vo­rear con la par­te ver­de de la ce­bo­lla de ver­deo bien pi­ca­da

Be­ren­je­nas al va­por

Be­ren­je­nas con ja­món

Es­to­fa­do de be­ren­je­nas con pes­ca­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.