Pol­vo me­di­ci­nal

TAO - Tomo IV - - Cocina -

La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na tam­bién uti­li­za el pol­vo de la berenjena co­mo un re­me­dio pa­ra tra­tar di­ver­sas en­fer­me­da­des. La for­ma de ob­te­ner­lo es muy sen­ci­lla, sim­ple­men­te se de­ben co­lo­car en­te­ras o en tro­zos (pa­ra ace­le­rar el pro­ce­so) en un lu­gar os­cu­ro y ai­rea­do du­ran­te una se­ma­na, lue­go lle­var­las a horno a muy ba­ja tem­pe­ra­tu­ra pa­ra com­ple­tar el pro­ce­so. Una vez que es­tén bien des­hi­dra­ta­das re­du­cir­las a pol­vo, con el que po­drán ha­cer di­ver­sos pre­pa­ra­dos.

Por ejem­plo, mez­cla­do con azú­car de ro­ca y una cu­cha­ra de miel sir­ve co­mo des- in­fec­tan­te y ci­ca­tri­zan­te de he­ri­das. Tam­bién, me­dia cu­cha­ra­di­ta de pol­vo de be­ren­je­nas di­lui­da en un va­so de agua y be­bi­do en ayu­nas ayu­da a cu­rar los di­ver­tícu­los.

“En Chi­na se uti­li­za una sopa de arroz y be­ren­je­nas pa­ra tra­tar la he­pa­ti­tis. En es­te ca­so se usan las de piel de co­lor más in­ten­so. Se co­lo­can 200 gra­mos cor­ta­das y una ta­za de arroz en una ca­ce­ro­la con agua y se hierve a fue­go mí­ni­mo du­ran­te una ho­ra. Co­mien­do es­ta sopa to­das las ma­ña­nas en el desa­yuno pue­de cu­rar­se la he­pa­ti­tis y re­cu­pe­rar­se muy bien”, con­clu­ye Liu Ming.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.