LO BIEN PLAN­TA­DO ES INA­MO­VI­BLE

TAO - Tomo IV - - El Arte De Liu Ming - Shi­fu Liu Ming

En el ca­pí­tu­lo LIV del Tao Te King Lao Tse ex­pli­ca la in­fluen­cia de nues­tras ac­cio­nes en to­do aque­llo que nos ro­dea y có­mo di­fe­ren­ciar­las en bue­nas o ma­las. El sa­bio par­te de la ba­se de que aque­llo que es­tá bien cons­trui­do no se pue­de de­rri­bar ja­más, por­que la cons­truc­ción se rea­li­za co­no­cien­do de an­te­mano el mo­do que otros po­drían des­truir­lo y es así co­mo se con­ver­ti­rá en in­des­truc­ti­ble. Tam­bién di­ce que lo bien abra­za­do no se sol­ta­rá, es de­cir que los la­zos fa­mi­lia­res só­li­dos ase­gu­ra­rán el por­ve­nir de las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes. Por ejem­plo, la fa­mi­lia de Con­fu­cio ya lle­va más de ochen­ta ge­ne­ra­cio­nes y, se­gu­ra­men­te, con­ti­nua­rá.

Cuan­do una per­so­na de­di­ca su vi­da a su­pe­rar­se día a día, su mo­ral se­rá más pu­ra y ver­da­de­ra y se con­ta­gia­rá a la fa­mi­lia; si esa vir­tud se tras­la­da al pue­blo en­te­ro, la mo­ral cre­ce­rá; si se lle­va al Es­ta­do, se lle­ga­rá al éxi­to, y si se re­pli­ca en to­do el mun­do, se­rá uni­ver­sal, bri­lla­rá co­mo la luz del sol y lo cu­bri­rá.

Es­ta in­tere­san­te lec­ción de vi­da ex­pli­ca tam­bién que pa­ra co­no­cer a una per­so­na se la de­be ver por sí mis­mo; si se desea co­no­cer a una fa­mi­lia, se la eva­lua­rá por su mo­ral, y así su­ce­si­va­men­te. Pe­ro ¿có­mo po­de­mos co­no­cer al mun­do? Pre­ci­sa­men­te por to­do es­to.

Las per­so­nas so­mos pa­ra el uni­ver­so lo que una cé­lu­la es pa­ra el cuer­po; ca­da cé­lu­la tie­ne su lu­gar y su fun­ción, es­te or­den man­tie­ne el Chi de­re­cho y flui­do, así es co­mo tam­bién ca­da per­so­na tie­ne su lu­gar y su fun­ción en el uni­ver­so, po­der rea­li­zar es­to es vi­vir en ar­mo­nía. Pa­ra en­ten­der el fluir de la na­tu­ra­le­za no ha­ce fal­ta ir­se le­jos, la mis­ma ar­mo­nía de afue­ra es aden­tro del cuer­po, to­do tie­ne la in­for­ma­ción que ne­ce­si­ta­mos pa­ra en­ten­der­la.en la ac­tua­li­dad es­te con­cep­to se pue­de com­pren­der me­jor por­que la cien­cia avan­zó tan­to que to­man­do la cé­lu­la de un ser vi­vo es po­si­ble clo­nar­la y crear otro; es de­cir, con una pe­que­ña par­te de uno se pue­de crear to­do un mun­do. En Chi­na se di­ce que una pe­que­ña se­mi­lla de pas­to co­no­ce la ley del uni­ver­so, es­to sig­ni­fi­ca que has­ta aquel ser más in­sig­ni­fi­can­te de la na­tu­ra­le­za for­ma par­te de to­do el uni­ver­so y en­ten­der es­to nos con­vier­te en sa­bios. Al lle­gar a es­ta ins­tan­cia es po­si­ble que, sin po­ner un pie fue­ra de nues­tra ca­sa, en­ten­da­mos qué ocu­rre en el mun­do, por­que con só­lo mi­rar­nos a no­so­tros mis­mos sa­bre­mos có­mo es el otro.

Lao Tse fue el gran maes­tro de los em­pe­ra­do­res y su pen­sa­mien­to es­ta­ba or­ga­ni­za­do de for­ma si­mi­lar a una pi­rá­mi­de, por­que co­men­za­ba su aná­li­sis des­de un pun­to y lue­go abría el espectro. El con­cep­to de Tao tie­ne el mis­mo sen­ti­do: de uno se lle­ga a to­do.

Cuan­do Lao Tse ha­bla de mo­ral se re­fie­re al Tao y por lo tan­to a las le­yes de la na­tu­ra­le­za. La his­to­ria la es­cri­ben los hom­bres que po­seen una gran ins­pi­ra­ción y el mun­do exis­te por­que hay bon­dad. En­ton­ces, en­tre el Cie­lo y la Tie­rra exis­te una me­lo­día que se lla­ma Chi de­re­cho y el ser hu­mano de­be in­sis­tir pa­ra con­se­guir­lo. A es­to se lo lla­ma Shan, y es la ha­bi­li­dad de cons­truir. Cuan­do una per­so­na cons­tru­ye se sien­te fe­liz y nun­ca na­die po­drá sa­car­le esa di­cha

¡Has­ta la pró­xi­ma!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.