EL MÉ­TO­DO CHINO DE LA BUE­NA ME­MO­RIA

Los su­ti­les ol­vi­dos de si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas o la con­fu­sión de da­tos son co­mu­nes en to­das las per­so­nas, pe­ro cuan­do se re­pi­ten ge­ne­ran alar­ma. Có­mo evi­tar­los con es­ta te­ra­pia com­bi­na­da de di­gi­to­pun­tu­ra y re­fle­xo­lo­gía que po­ten­cia nues­tra ca­pa­ci­dad in­te­le

TAO - Tomo IV - - Nota De Tapa -

El ol­vi­do que to­do des­tru­ye...”, re­za la le­tra de Vol­ver, el clá­si­co de Gar­del y Le­pe­ra, pe­ro sin ne­ce­si­dad de ir tan pro­fun­do, hay otros ol­vi­dos más su­ti­les y co­ti­dia­nos que a ve­ces en­cien­den una alar­ma cre­yen­do que pue­den ser los pri­me­ros sín­to­mas de ma­les ma­yo­res co­mo el Alz­hei­mer o la de­men­cia se­nil. Pe­ro con­fun­dir los nom­bres, las fe­chas o no re­cor­dar al­gu­nos he­chos pun­tua­les no cons­ti­tu­ye en sí mis­mo un pro­ble­ma y las es­ta­dís­ti­cas prue­ban que es al­go común en la ma­yo­ría de las per­so­nas, si­tua­ción que los es­pe­cia­lis­tas atri­bu­yen a la fal­ta de con­cen­tra­ción pro­pia del es­ti­lo de vi­da mo­derno. Pe­ro tam­bién la me­mo­ria tie­ne una suer­te de me­ca­nis­mo de de­fen­sa que des­car­ta o atem­pe­ra cier­tos da­tos pa­ra pre­ser­var­se y evi­tar el do­lor, co­mo aque­llas si­tua­cio­nes ne­ga­ti­vas, y la in­for­ma­ción ba­nal pue­de que­dar afue­ra de sus ar­chi­vos pa­ra evi­tar una so­bre­car­ga no­ci­va.

Los que sí no de­ben pa­sar­se por alto son los ol­vi­dos re­pen­ti­nos o los per­ma­nen­tes que in­ter­fie­ran en el desa­rro­llo de las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas. En ese ca­so es re­co­men­da­ble con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta. Pe­ro an­tes de asus­tar­se va­le te­ner en cuen­ta que la me­mo­ria co­mo ac­ti­vi­dad prin­ci­pal del ce­re­bro, es de­cir, del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, es­tá ín- ti­ma­men­te re­la­cio­na­da con la sa­lud. Por eso es pre­ci­so acla­rar al­gu­nos as­pec­tos pa­ra com­pren­der cuá­les son los fac­to­res que pue­den in­ter­fe­rir en ella.

Se­gún la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na el ba­zo es el ór­gano que al­ma­ce­na la san­gre, des­car­ta sus cé­lu­las vie­jas y pro­du­ce las nue­vas; cuan­do es­te me­ca­nis­mo se cum­ple co­rrec­ta­men­te la me­mo­ria no se al­te­ra.

“Si la san­gre es fuer­te, la me­mo­ria es bue­na; pe­ro cuan­do la san­gre es dé­bil o se tie­ne una edad avan­za­da, re­cor­dar al­gu­nas si­tua­cio­nes pue­de com­pli­car­se. Que un an­ciano no re­cuer­de tan­tas cosas pue­de con­si­de­rar­se nor­mal, pe­ro si ha si­do una per­so­na con ex­pe­rien­cia de vi­da y es­tu­dio­sa, en­ton­ces re­cor­da­rá lo más im­por­tan­te, ten­drá una es­pe­cie de re­su­men de la vi­da”, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Fre­cuen­te­men­te se to­ma co­mo nor­mal que las per­so­nas ma­yo­res con­fun­dan nom­bres o he­chos co­ti­dia­nos, pe­ro vie­jo no es si­nó­ni­mo de des­me­mo­ria­do; si así fue­ra los sa­bios no exis­ti­rían. Con­fu­cio de­cía que un an­ciano que pa­sa su tiem­po des­can­san­do es un la­drón pa­ra es­te mun­do, ya que es ne­ce­sa­rio que los ma­yo­res si­gan apren­dien­do y de­jen al­go pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras, esa es nues­tra mi­sión y res­pon­sa­bi­li­dad. Es­to sig­ni­fi­ca que la edad no de­be po­ner­le un lí­mi­te a las ga­nas de in­ten­tar ca­da día al­go nue­vo y eso, de­fi­ni­ti­va­men­te, es lo que man­ten­drá ac­ti­va la me­mo­ria has­ta el úl­ti­mo mo­men­to de la vi­da”.

Exis­ten al­gu­nos ma­les que

pue­den afec­tar al ce­re­bro y por en­de a la me­mo­ria, co­mo los tu­mo­res, que al pre­sio­nar so­bre re­gio­nes es­pe­cí­fi­cas afec­tan su ca­pa­ci­dad de re­cor­dar; o la dia­be­tes, que tor­na la san­gre más es­pe­sa y di­fi­cul­ta la irri­ga­ción de las neu­ro­nas mer­man­do su ac­ti­vi­dad. Los pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res tam­bién pue­den in­ter­fe­rir.

“Cuan­do la san­gre no lle­ga co­rrec­ta­men­te al co­ra­zón la me­mo­ria dis­mi­nu­ye, por­que del Fue­go (co­ra­zón), na­ce la Tie­rra (ba­zo), en­ton­ces si el Fue­go es dé­bil, la Tie­rra tam­bién lo se­rá”.

El in­tes­tino tam­bién es­tá muy re­la­cio­na­do con es­te te­ma, ya que su buen fun­cio­na­mien­to es fun­da­men­tal pa­ra li­be­rar los tó­xi­cos del or­ga­nis­mo que, co­mo el al­cohol y cier­tas dro­gas, des­gas­tan o da­ñan las neu­ro­nas.

“Cuan­do el in­tes­tino fun­cio­na bien, el cuer­po se des­in­to­xi­ca y la me- mo­ria me­jo­ra”, afir­ma Liu.

El es­trés y las emo­cio­nes

“Las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas tam­bién afec­tan al co­ra­zón; co­mo sa­be­mos, es­te ór­gano es el EM­PE­RA­DOR del cuer­po y si es­tá da­ña­do no pue­de cum­plir su fun­ción. Una si­tua­ción muy común, es­pe­cial­men­te en los jó­ve­nes, es su­frir por amor; cuan­do es­to ocu­rre la me­mo­ria es más vul­ne­ra­ble. Re­cuer­do que uno de mis pri­mos, un chi­co con un ni­vel in­te­lec­tual muy alto, an­tes de dar el exa­men pa­ra in­gre­sar a la uni­ver­si­dad tu­vo un de­sen­ga­ño amo­ro­so y, a pe­sar de es­tar muy pre­pa­ra­do, no pu­do apro­bar­lo”. Pe­ro no só­lo los de­sen­ga­ños amo­ro­sos afec­tan al ce­re­bro, sino tam­bién los al­tos ni­ve­les de es­trés y si­tua­cio­nes de la vi­da co­ti­dia­na que pro­vo­can frus­tra­ción. Por eso pa­ra la me­di­ci­na chi­na la cla­ve es apren­der a ma­ne­jar las emo­cio­nes pa­ra dar­le cal­ma al co­ra­zón y así evi­tar­le un gran da­ño a la me­mo­ria. “Lao Tse de­cía que en la vi­da es ne­ce­sa­rio in­cor­po­rar un nue­vo co­no­ci­mien­to ca­da día pa­ra que la men­te pue­da abrir­se y de es­ta ma­ne-

ra re­co­rrer el ca­mino del Tao y lle­gar al Wu Wei, el pun­to don­de se guar­da el co­no­ci­mien­to. Pe­ro a es­ta ins­tan­cia no se lle­ga de un día pa­ra el otro. Des­de el na­ci­mien­to y du­ran­te la eta­pa del desa­rro­llo, los ni­ños po­seen ener­gía Yang, tie­nen la ca­pa­ci­dad de apren­der mu­chí­si­mas cosas y es el mo­men­to en que se de­be apro­ve­char pa­ra es­ti­mu­lar la ca­pa­ci­dad del re­cuer­do. En Chi­na es muy común que los pa­dres y los maes­tros de­di­quen mu­cho tiem­po en leer­le los tex­tos clá­si­cos aun­que, ló­gi­ca­men­te, no lle­gan a en­ten­der, pe­ro sí hacen un es­fuer­zo por re­cor­dar. Ade­más se le da mu­cha im­por­tan­cia a las can­cio­nes in­fan­ti­les, ya que cum­plen la mis­ma fun­ción, en ge­ne­ral se uti­li­zan can­cio­nes de tres fra­ses que se re­pi­ten. La re­pe­ti­ción es una de las me­jo­res ar­mas pa­ra la me­mo­ria en la pri­me­ra in­fan­cia y pa­ra el en­ten­di­mien­to en la eta­pa adul­ta. Cuan­ta más in­for­ma­ción se le pro­vea a un ni­ño, me­jor me­mo­ria ten­drá. Por otra par­te, las ca­pa­ci­da­des re­la­cio­na­das con los sen­ti­dos ayu­dan a que to­do aque­llo que nos ro­dea que­de guar­da­do en la men­te, o sex­to sen­ti­do. Ver, to­car, oler, es­cu­char y sa­bo­rear cons­ti­tu­yen un ejer­ci­cio que se prac­ti­ca e in­cor­po­ra des­de el mo­men­to mis­mo del na­ci­mien­to y es res­pon­sa­bi­li­dad de los adul­tos po­ten­ciar­lo en los ni­ños”.

El mé­to­do chino

La me­di­ci­na orien­tal tie­ne una gran va­rie­dad de re­cur­sos pa­ra es­ti­mu­lar el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro, al­gu­nos re­la­cio­na­dos con la ali­men­ta­ción, los há­bi­tos sa­lu­da­bles y la trans­for­ma­ción de ac­ti­tu­des ne­ga­ti­vas en proac­ti­vas. Pe­ro to­dos son com­ple­men­ta­rios y los va­mos a abor­dar en de­ta­lle lue­go de ex­pli­car la te­ra­pia com­bi­na­da de di­gi­to­pun­tu­ra y re­fle­xo­lo­gía pa­ra re­cu­pe­rar la me­mo­ria.

Co­mo se sa­be, si la san­gre y la ener­gía flu­yen me­jor, el ce­re­bro se man­ten­drá en me­jo­res con­di­cio­nes. Y al ser una suer­te de ma­sa­je fo­ca­li­za­do, la di­gi­to­pun­tu­ra re­sul­ta una he­rra­mien­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra lo­grar que es­to su­ce­da. Pe­ro si ade­más la com­bi­na­mos con re­fle­xo­lo­gía se po­ten­cia­rán sus re­sul­ta­dos.

Co­mo su­gie­re Liu Ming, an­tes de co­men­zar con la te­ra­pia es con­ve­nien­te su­mer­gir las ma­nos y los pies unos mi­nu­tos en una fuen­te con agua ti­bia. Lue­go va­mos a es­ti­mu­lar los si­guien­tes pun­tos de las ma­nos:

Shen Men: se lo con­si­de­ra la puer­ta es­pi­ri­tual; acla­ra­la men­te y li­be­ra del es­trés. Se ubi­ca en la par­te in­ter­na de la mu­ñe­ca, en el plie­gue que for­ma la mano, del la­do del me­ñi­que.

Tai Yuan: ubi­ca­do exac­ta­men­te en lí­nea rec­ta al an­te­rior, pe­ro del la­do opues­to, es­te pun­to re­gu­la el Chi del pul­món y fa­ci­li­ta la cir­cu­la-

“Cuan­do la san­gre no lle­ga co­rrec­ta­men­te al co­ra­zón la me­mo­ria dis­mi­nu­ye, por­que del Fue­go (co­ra­zón), na­ce la Tie­rra (ba­zo), en­ton­ces si el Fue­go es dé­bil, la Tie­rra tam­bién lo se­rá”

ción de la san­gre.

Hou Gou: se si­túa en el pun­to me­dio en­tre la ar­ti­cu­la­ción del ín­di­ce y el pul­gar. Ade­más de es­ti­mu­lar la fun­ción del in­tes­tino, ali­via el es­trés.

Lao Gong: pa­ra ubi­car­lo es ne­ce­sa­rio ce­rrar el pu­ño y mar­car la pal­ma con el de­do ma­yor. Es­te pun­to es un centro ener­gé­ti­co y es­ti­mu­lán­do­lo es po­si­ble eli­mi­nar el es­trés y ac­ti­var el flu­jo ener- gé­ti­co que irri­ga el ce­re­bro.

Yang Chi: es­tá en la par­te su­pe­rior de la ar­ti­cu­la­ción de la mu­ñe­ca, a un de­do ha­cia aden­tro des­de el la­do ex­terno. Di­ri­ge la unión de tres par­tes o tres me­ri­dia­nos y ha­ce que la ener­gía Yang as­cien­da de ma­ne­ra flui­da y es­ti­mu­le el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral.

Se­gun­do pa­so: re­fle­xo­lo­gía Ade­más de so­por­tar to­do el peso del cuer­po, las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res su­fren la ba­ja irri­ga­ción san­guí­nea que se ve di­fi­cul­ta­da por el re­torno ve­no­so, si­tua­ción que las cris­pa ten­sio­nan­do las ar­ti­cu­la­cio­nes. Es­to ha­ce que la es­ti­mu­la­ción de los pun­tos me­ri­dia­nos re­sul­te más com­pli­ca­da y por eso la me­di­ci­na chi­na re­co­mien­da re­la­jar muy bien la zo­na an­tes de apli­car di­gi­to­pun­tu­ra. “La re­fle­xo­lo­gía fa­ci­li­ta la re­la­ja­ción y me­jo­ra el hu­mor, por eso en prin­ci­pio se de­be ha­cer un ma­sa­je pro­fun­do y ge­ne­ra­li­za­do, in­sis­tien­do en la plan­ta del pie”, ex­pli­ca Liu. Cuan­do se sien­tan bien re­la­ja­dos, pa­sa­re­mos a la es­ti­mu­la­ción de los al­gu­nos pun­tos es­pe­cí­fi­cos, a sa­ber: Tai Xi: se si­túa en la de­pre­sión en­tre la pun­ta in­fe­rior del hue­so in­terno del to­bi­llo y el ten­dón de Aqui­les. Es el ori­gen del me­ri­diano del ri­ñón. “La gran ins­pi­ra­ción y la me­mo­ria surgen de es­te ór­gano, por lo cual de­be man- te­nér­se­lo fuer­te”, ase­gu­ra el maes­tro.

Tai Bai: Es el pun­to de ori­gen del me­ri­diano del ba­zo, y se en­cuen­tra en el bor­de in­terno del pie a la al­tu­ra de la ar­ti­cu­la­ción del de­do gor­do. Ar­mo­ni­za el Chi del ba­zo, el es­tó­ma­go y el in­tes­tino grue­so.

San Yin Jiao: se ubi­ca en la par­te in­ter­na de la pier­na a cua­tro de­dos por en­ci­ma del hue­so del to­bi­llo. Me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to del ba­zo, del hí­ga­do y de los ri­ño­nes. Op­ti­mi­za la cir­cu­la­ción san­guí­nea y per­mi­te que la ener­gía cir­cu­le me­jor por los

“La edad no de­be po­ner­le un lí­mi­te a las ga­nas de in­ten­tar ca­da día al­go nue­vo y eso, de­fi­ni­ti­va­men­te, es lo que man­ten­drá ac­ti­va la me­mo­ria has­ta el fi­nal de la vi­da”

me­ri­dia­nos.

Chong Yang:

(fo­to 6761) es­tá en­tre el pri­mer y ter­cer me­ta­tar­siano, en el em­pei­ne. Su fun­ción es to­ni­fi­car el es­tó­ma­go y el ba­zo y me­jo­rar la men­te.

Tai Chong: ubi­ca­do so­bre el em­pei­ne, en­tre el pri­me­ro y se­gun­do de­do, co­rres­pon­de al me­ri­diano del hí­ga­do. Cal­ma la men­te y ayu­da a me­jo­rar la me­mo­ria.

Pa­ra ter­mi­nar, apli­car un ma­sa­je en la zo­na del ta­lón y el de­do gor­do que tam­bién se re­la­cio­nan con el ce­re­bro, y re­cor­dar siem­pre que man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra de los pies es pri­mor­dial pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to de to­do el or­ga­nis­mo.

“Siem­pre in­sis­to con que es ne­ce­sa­rio te­ner los pies ca­lien­tes. Y es­te con­se­jo tam­bién es bueno pa­ra el ce­re­bro, por­que los me­ri­dia­nos más lar­gos del cuer­po van de la ca­be­za has­ta los pies y si los pies es­tán fríos la ener­gía no pue­de lle­gar co­rrec­ta­men­te a la ca­be­za”.

.

Ac­cio­nes com­ple­men­ta­rias

Las ga­nas de ha­cer de una per­so­na se tra­du­cen en una bue­na me­mo­ria, por eso cuan­do no­ta­mos que co­men­za­mos a ol­vi­dar de­ter­mi­na­dos he­chos es im­por­tan­te de­te­ner­se un mo­men­to pa­ra eva­luar qué pue­de es­tar pa­san­do. Ló­gi­ca­men­te, en pri­mer lu­gar de­be des­car­tar­se un pro­ble­ma de sa­lud y lue­go re­vi­sar las ac­ti­vi­da­des de los úl­ti­mos años; po­si­ble­men­te nos en­con­tre­mos en una me­se­ta in­te­lec­tual que nos obli­ga a per­ma­ne­cer en un círcu­lo ru­ti­na­rio que se tra­du­ce en ma­les­tar y me­mo­ria dé­bil.

“Cuan­do en­fren­ta­mos una si­tua­ción co­mo es­ta es por­que es­ta­mos sien­do de­ma­sia­do in­dul­gen­tes con no­so­tros mis­mos. Y en es­te sen­ti­do los pro­yec­tos fun­cio­nan co­mo el mo­tor que nos im­pul­sa, por­que la vi­da re­quie­re plan­tear­se ob­je­ti­vos, es­to le­van­ta la vo­lun­tad pa­ra tra­ba­jar, es­tu­diar y ha­cer reali­dad aque­llo que nos pro­po­ne­mos. Co­men­zar una ca­rre­ra o un pos­gra­do, o ha­cer un cur­so cor­to man­tie­nen en for­ma al ce­re­bro que, al igual que los múscu­los, sin ac­ti­vi­dad se da­ñan.

Apren­der idio­mas es una bue­na ma­ne­ra de agi­li­zar la me­mo­ria, pe­ro yo siem­pre re­co­mien­do es­tu­diar chino, por­que cuan­do apren­de­mos otra len­gua usa­mos el he­mis­fe­rio iz­quier­do del ce­re­bro, pe­ro con el chino ne­ce­si­ta­mos los dos he­mis­fe­rios, por­que se ba­sa en la di­fe- ren­cia de to­nos, co­sa que no ocu­rre con otros idio­mas. Re­cor­de­mos que el he­mis­fe­rio iz­quier­do se en­car­ga de las fun­cio­nes del ha­bla, es­cri­tu­ra, nu­me­ra­ción, ma­te­má­ti­cas y ló­gi­ca, mien­tras el de­re­cho de los sen­ti­mien­tos, emo­cio­nes, crea­ti­vi­dad y ha­bi­li­da­des ar­tís­ti­cas”,

re­mar­ca Liu.

La ali­men­ta­ción

Co­mo siem­pre de­ci­mos, en la ali­men­ta­ción es­ta la cla­ve pa­ra vi­vir sa­lu­da­ble­men­te y la co­ci­na es una suer­te de la­bo­ra­to­rio en el cual po­de­mos ob­te­ner el re­me­dio pa­ra to­dos los ma­les.

“En Chi­na exis­te una ciu­dad cos­te­ra lla­ma­da Lim­buo y sus ha­bi­tan­tes son con­si­de­ra­dos los más in­te­li­gen­tes y es­to se re­la­cio­na con su ali­men­ta­ción. La ba­se de su die­ta son los fru­tos de mar y pes­ca­do, que po­seen mu­cho Fue­go que sube y es­ti­mu­la al ce­re­bro, por eso al co­mer­lo se trans­mi­te esa ener­gía”.

Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca su­ma­da al ome­ga 3, en­car­ga­do de for­ta­le­cer las co­ne­xio­nes neu­ro­na­les, la vi­ta­mi­na B12 y las pro­teí­nas, lo hacen ideal pa­ra nu­trir al ce­re­bro y desa­rro­llar sus fun­cio­nes. Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Neu­ro­logy, re­vis­ta de la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Neu­ro­lo­gía, la fal­ta de vi­ta­mi­na B12 en la die­ta pue­de ha­cer que el ce­re­bro pier­da o da­ñe sus cé­lu­las. El hue­vo, es tam­bién una bue­na fuen­te de vi­ta­mi­na de es­te gru­po, ade­más de los ami­noá­ci­dos esen­cia­les ne­ce­sa­rios pa­ra me­jo­rar la me­mo­ria y otras fun­cio­nes cog­ni­ti­vas.

El maíz o cho­clo tam­po­co pue­de fal­tar en el me­nú, ya que re­pre­sen­ta una gran fuen­te de vi­ta­mi­na del gru­po B, vi­ta­mi­na A, mag­ne­sio, an­ti­oxi­dan­tes y fi­bras.

El po­ta­sio, mag­ne­sio, la vi­ta­mi­na C y la fi­bra tam­bién ejer­cen un efec­to po­si­ti­vo so­bre la me­mo­ria. La nuez y el acei­te de oli­va son ali­men­tos ri­cos en po­li­fe­no­les y otros an­ti­oxi­dan­tes na­tu­ra­les que le per­mi­ten tra­ba­jar me­jor al ce­re­bro y am­pliar su ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to, in­clu­so se ha­bla de su gran po­der pa­ra pre­ve­nir el Alz­hei­mer y otras en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas de la si­nap­sis neu­ro­nal.

“La ener­gía de la nuez lle­ga di­rec­ta­men­te al ce­re­bro, in­clu­so su for­ma es si­mi­lar a es­te ór­gano y eso in­di­ca que su con­su­mo es in­dis­pen­sa­ble. Tam­bién es im­por­tan- te acom­pa­ñar las co­mi­das con arroz, ya que se co­nec­ta di­rec­ta­men­te con el ba­zo y con­tie­ne fós­fo­ro, fun­da­men­tal pa­ra el apren­di­za­je, y no ol­vi­dar que el cho­co­la­te, es­pe­cial­men­te el amar­go, es un ver­da­de­ro es­ti­mu­lan­te pa­ra la me­mo­ria”.

En cuan­to a los con­di­men­tos, de­ben res­ca­tar­se los del ti­po aro­má­ti­cos, por­que son los que ac­ti­van el ba­zo, y uti­li­zar con mo­de­ra­ción los pi­can­tes.

Por úl­ti­mo, el maes­tro Liu Ming re­cuer­da que siem­pre hay que co­mer con mo­de­ra­ción.

“Te­ner la panza lle­na tam­po­co es bueno pa­ra la me­mo­ria. La pe­sa­dez que se sien­te cuan­do uno se ha ex­ce­di­do con la co­mi­da se tras­la­da tam­bién al ce­re­bro. Lo re­co­men­da­ble es lle­nar el es­tó­ma­go no más del se­ten­ta por cien­to de su ca­pa­ci­dad. Es pre­fe­ri­ble que­dar­se con un po­qui­to de ham­bre an­tes de sen­tir que ya no nos en­tra un bo­ca­do más”

“Apren­der idio­mas es una bue­na ma­ne­ra de agi­li­zar la me­mo­ria, pe­ro yo siem­pre re­co­mien­do es­tu­diar chino, por­que obli­ga a usar los dos he­mis­fe­rios del ce­re­bro”

Tai Yuan

Shen Men

Lao Gong Yang Chi

Hou Gou

San Yin Jiao

Tai Bai

Tai Xi

Chong Yang

Tai Chong

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.