DE­LI­CIAS CHI­NAS A LA CER­VE­ZA

Ya co­men­ta­mos que el con­su­mo de cer­ve­za re­du­ce el co­les­te­rol, fa­vo­re­ce la di­ges­tión y apor­ta vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les in­dis­pen­sa­bles pa­ra el or­ga­nis­mo. Cla­ro que hay que be­ber­la con mo­de­ra­ción, pe­ro sus sa­lu­da­bles vir­tu­des tam­bién se pue­den apro­ve­char in­corp

TAO - Tomo IV - - Cocina -

En el nú­me­ro an­te­rior de Tao ha­bla­mos de los be­ne­fi­cios que apor­ta la cer­ve­za a la sa­lud y, co­mo se­ña­la­mos, mu­chas de sus vir­tu­des se pue­den apro­ve­char me­jor si la in­cor­po­ra­mos en la coc­ción de al­gu­nos ali­men­tos. En es­te sen­ti­do, la co­ci­na chi­na la uti­li­za en fon­dos de coc­ción, pa­ra ma­ri­nar car­nes, o bien en sal­sas pa­ra dar­le el sa­bor ca­rac­te­rís­ti­co a sus pla­tos tí­pi­cos, es­pe­cial­men­te aque­llos que con­ten­gan cer­do, pa­vo, po­llo, pa­to y va­ca. Pe­ro la sa­bi­du­ría cu­li­na­ria chi­na su­gie­re no mez­clar­la con car­nes de pes­ca­do por­que, co­mo ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming, “La cer­ve­za tie­ne una ener­gía opues­ta a la del pes­ca­do y cho­can. Es­to ha­ce que cuan­do la con­su­mi­mos sin­ta­mos lue­go cier­ta pe­sa­dez, por­que des­equi­li­bra el pro­ce­so di­ges­ti­vo.”

Sí se pue­de uti­li­zar un cho­rri­to de cer­ve­za en pre­pa­ra­cio­nes pa­ra freír, co­mo bu­ñue­los, al­bón­di­gas y cro­que­tas, ya que pro­du­ce un efec­to si­mi­lar a la le­va­du­ra ha­cién­do­las más es­pon­jo­sas.

Los ma­ri­na­dos

Co­mo men­cio­na­mos,

la cer­ve­za es muy ade­cua­da pa­ra ma­ri­nar car­nes. En lí­neas ge­ne­ra­les, la ne­gra es muy apro­pia­da pa­ra las car­nes ro­jas y la ru­bia, pa­ra las blan­cas. El mo­do de pre­pa­rar­lo es sen­ci­llo, sim­ple­men­te se su­mer­ge la pie­za cru­da en la va­rie­dad ele­gi­da y lue­go se agre­gan di­fe­ren­tes con­di­men­tos a gus­to, co­mo cla­vo de olor, jen­gi­bre, ca­ne­la, ajo, anís, etc. Lue­go se ta­pa con pa­pel film y se de­ja ma­ce­rar en la he­la­de­ra. Los ma­ri­na­dos no só­lo lo­gran que la car­ne to­me un sa­bor in­ten­so, tam­bién la vuel­ven más tier­na y hacen que man­ten­ga me­jor los ju­gos pro­pios.

En el ca­so de las sal­sas, se pue­de agre­gar co­mo el vino, la le­che o el cal­do. En es­te ca­so, ade­más de su sa­bor, las ha­rá mu­cho más cre­mo­sas. El se­cre­to es co­ci­na­ras has­ta lo­grar que el al­cohol se eva­po­re y que­de so­la­men­te el cuer­po de la be­bi­da y su fra­gan­cia.

Re­ce­tas sa­lu­da­bles Po­llo al jen­gi­bre

El po­llo es una de las car­nes más con­su­mi­das en to­das par­tes y exis­ten una in­fi­ni­dad de re­ce­tas, aun­que la co­ci­na chi­na le da un sa­bor muy par­ti­cu­lar que, en par­te, se de­be al agre­ga­do de cer­ve­za.

In­gre­dien­tes

6 pa­tas de po­llo; 1 pue­rro; 3 dien­tes de ajo; dos ro­da­jas de jen­gi­bre; can­ti­dad ne­ce­sa­ria de cer­ve­za; me­dio po­ci­llo de sal­sa de so­ja; sal a gus­to.

Pre­pa­ra­ción

Cor­tar el po­llo en tro­zos pe­que­ños y el pue­rro, ajo y jen­gi­bre en lá­mi­nas muy fi­nas. Ca­len­tar un wok o re­ci­pien­te con un cho­rri­to de acei­te y agre­gar el pue­rro, jen­gi­bre y ajo. Cuan­do co­mien­ce a des­pe­dir aro­ma, in­cor­po­rar el po­llo, sa­lar y co­ci­nar a fue­go me­dio has­ta que cam­bie de co­lor. Agre­gar la sal­sa de so­ja y cu­brir con la cer­ve­za; ba­jar el fue­go, ta­par y con­ti­nuar con la coc­ción. Cuan­do los lí­qui­dos se ha­yan con­cen­tra­do apa­gar el fue­go, de­jar re­po­sar un mi­nu­to y ser­vir. Se pue­de es­pol­vo­rear con ho­jas pi­ca­das de ce­bo­lla de ver­deo o ci­lan­tro y acom­pa­ñar con arroz al va­por.

Ali­tas de po­llo agri­dul­ces

Las ali­tas de po­llo for­man par­te de la co­mi­da rá­pi­da de chi­na, son ex­qui­si­tas y, ade­más, muy sa­lu­da­bles. Es­ta re­ce­ta nos la fa­ci­li­to Ca­ro­la Wen, pro­duc­to­ra del ci­clo te­le­vi­si­vo Chino Bá­si­co.

In­gre­dien­tes

10 ali­tas de po­llo; 1 ce­bo­lla de ver­deo; un tro­ci­to de jen­gi­bre; ají pi­can­te (chi­li) a gus­to; 4 cla­vos de olor; 250cc de cer­ve­za ru­bia; me­dio po­ci­llo de sal­sa de so­ja; dos cu­cha­ra­das so­pe­ras de azú­car; sal a gus­to.

Pre­pa­ra­ción

La­var las ali­tas de po­llo y her­vir­las es agua has­ta que es­tén a me­dio co­cer. Re­ti­rar­las y se­car­las con pa­pel ab­sor­ben­te. Ca­len­tar una

plan­cha y co­ci­nar­las en for­ma pa­re­ja; cuan­do es­tén do­ra­das agre­gar la cer­ve­za que de­be for­mar un fon­do de coc­ción pe­ro no cu­brir­las. Su­bir el fue­go y agre­gar la sal­sa de so­ja, la par­te blan­ca de la ce­bo­lla de ver­deo pi­ca­da y el res­to de los con­di­men­tos. Ta­par y ba­jar el fue­go a me­dio; co­ci­nar 10 mi­nu­tos, agre­gar el azú­car y con­ti­nuar con la coc­ción has­ta que el fon­do de coc­ción se es­pe­se. Apa­gar y ser­vir. A úl­ti­mo mo­men­to se pue­de es­pol­vo­rear con ho­jas de ce­bo­lla de ver­deo, ajo o chi­li pi­ca­dos.

Cer­do con ananá

El cer­do es uno de los pla­tos clá­si­cos e in­fal­ta­bles de la co­ci­na orien­tal y, afor­tu­na­da­men­te, en nues­tro país se con­si­guen cor­tes ma­gros a muy buen precio y de ex­ce­len­te ca­li­dad.

400gr de car­ne de cer­do; 150gr de ha­ri­na de tri­go; 200 cc de cer­ve­za; 2 za­naho­rias;1 mo­rrón ro­jo; 1 ají ver­de; 1 ce­bo­lla; 4 ro­da­jas de ananá; me­dio va­si­to de sal­sa de so­ja; sal; acei­te; pi­mien­ta.

Pre­pa­ra­ción

Cor­tar la car­ne en cu­bos y sal­pi­men­tar­la. Por otra par­te, co­lo­car la ha­ri­na y la cer­ve­za en un bol y mez­clar con un te­ne­dor has­ta ob­te­ner una mez­cla se­mi­lí­qui­da. In­cor­po­rar tro­zos del cer­do y mez­clar pa­ra que se im­preg­ne bien. Ca­len­tar un re­ci­pien­te con abun­dan­te acei­te y freír de a dos o tres tro­zos pa­ra que no se pe­guen en­tre sí; lue­go dis­po­ner­los so­bre pa­pel ab­sor­ben­te y re­ser­var.

Ca­len­tar un wok o sar­tén gran­de y co­lo­car­le un cho­rri­to de acei­te; in­cor­po­rar la za­naho­ria cor­ta­da en ro­da­jas o en bas­to­nes y co­ci­nar unos mi­nu­tos; lue­go agre­gar el res­to de los ve­ge­ta­les cor­ta­dos, ex­cep­to el ananá. Co­ci­nar has­ta que es­tén tier­nos, lue­go in­cor­po­rar el ananá cor­ta­do en cu­bos, el cer­do ya co­ci­do y la sal­sa de so­ja. Co­ci­nar cin­co mi­nu­tos más, re­vol­vien­do cons­tan­te­men­te. Apa­gar el fue­go y ser­vir in­me­dia­ta­men­te.

Si se desea se pue­de acom­pa­ñar por una sal­sa agri­dul­ce. Pa­ra ha­cer­la, co­lo­car en un re­ci­pien­te 120 g de ket­chup; 60 g de azú­car; 2 cu­cha­ra­das de vinagre de man­za­na; 2 cu­cha­ra­das de sal­sa de so­ja; me­dio va­so de ju­go de ananá (pue­de ser el al­mí­bar de la

con­ser­va), 1 cu­cha­ra­di­ta de fé­cu­la de maíz. Mez­clar muy bien y ca­len­tar a fue­go len­to.

Bi­fes con hon­gos

En es­te ca­so se pue­de uti­li­zar cual­quier cor­te de car­ne de va­ca no de­ma­sia­do gra­sa, ya que la cer­ve­za y el ti­po de coc­ción la tier­ni­zan.

In­gre­dien­tes

400 gr. de car­ne de ter­ne­ra; 150 gr. de hon­gos shii­ta­ki (pue­de usar­se otra va­rie­dad); 1 ce­bo­lla chi­ca; 2 dien­tes de ajo; un tro­zo de jen­gi­bre fres­co; 1 ta­za de cal­do de car­ne; 1 mo­rrón ro­jo; 2 pa­pas; me­dio li­tro de cer­ve­za; acei­te de oli­va; sal; pi­mien­ta; ci­lan­tro pi­ca­do; 1 ce­bo­lla de ver­deo; 1 ta­za de ha­ri­na.

Pre­pa­ra­ción

Pi­car la ce­bo­lla, el mo­rrón, el ajo y el jen­gi­bre y reho­gar en una ca­ce­ro­la con un po­co de acei­te de oli­va. Aña­dir los hon­gos, si son fres­cos di­rec­ta­men­te, y si son se­cos, pre­via­men­te hi­dra­ta­dos. Pe­lar y cor­tar las pa­pas en cu­bos y agre­gar­los. Sal­pi­men­tar y agre­gar la cer­ve­za, ba­jar el fue­go y de­jar re­du­cir.

Por otra par­te, cor­tar la car­ne en da­dos pre­fe­ren­te­men­te me­dia­nos, pa­sar­la por ha­ri­na y freír­la con abun­dan­te acei­te, co­lo­car so­bre pa­pel ab­sor­ben­te y es­pol­vo­rear con pe­re­jil pi­ca­do. In­cor­po­rar a la pre­pa­ra­ción an­te­rior y agre­gar el cal­do. Co­ci­nar unos mi­nu­tos pa­ra que se in­te­gren los sa­bo­res. Apa­gar el fue­go, de­jar re­po­sar, es­pol­vo­rear con ci­lan­tro fres­co y ce­bo­lla de ver­deo y ser­vir.

Pa­to a la cer­ve­za

La car­ne de pa­to es un po­co más gra­sa que la de po­llo, es­pe­cial­men­te las pa­tas y el mus­lo, por lo tan­to pa­ra la parrilla es con­ve­nien­te uti­li­zar las pe­chu­gas.

In­gre­dien­tes

4 pe­chu­gas de pa­to o las pa­tas sin piel; 1 mo­rrón; me­dio li­tro de cer­ve­za; 4 dien­tes de ajo; 1 ce­bo­lla de ver­deo; pi­mien­ta; sal; acei­te.

Pre­pa­ra­ción

Cor­tar ca­da pe­chu­ga por la mi­tad y do­rar­las en un wok bien ca­lien­te con un po­co de acei­te. Sal­pi­men­tar­las y co­lo­car­las en un bol, agre­gar la cer­ve­za y de­jar ma­ri­nar por una ho­ra.

Ca­len­tar una sar­tén con un po­qui­to de acei­te y co­ci­nar el mo­rrón, ajo, par­te blan­ca de la ce­bo­lla de ver­deo. Lue­go, in­cor­po­rar las pre­sas de pa­to y la cer­ve­za en la que es­ta­ba su­mer­gi­do. De­jar co­ci­nar a fue­go ba­jo.

Cuan­do el pa­to es­te tierno y con el fon­do de coc­ción se ha­ya es­pe­sa­do, agre­gar­le me­dio va­so de ju­go de li­món. Se­guir la coc­ción un mi­nu­to más; apa­gar el fue­go, de­jar re­po­sar y ser­vir con arroz blan­co.

In­gre­dien­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.