CON­TAR LA HIS­TO­RIA CON MU­ÑE­COS

Los tí­te­res chi­nos son una de las ar­tes es­cé­ni­cas más tra­di­cio­na­les de Oriente, fue­ron fun­da­men­ta­les en la di­fu­sión de los acon­te­ci­mien­tos y la pro­mo­ción de su cul­tu­ra. Ori­gen y ca­rac­te­rís­ti­cas.

TAO - Tomo IV - - Costumbres -

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les de la cul­tu­ra chi­na es su es­fuer­zo por conservar las tra­di­cio­nes. Des­de siem­pre, las di­ver­sas téc­ni­cas del ar­te plás­ti­co y es­cé­ni­co fue­ron trans­mi­ti­das y ate­so­ra­das de una ge­ne­ra­ción a otra tra­tan­do de man­te­ner su esen­cia. De es­ta ma­ne­ra, aún hoy se pue­de dis­fru­tar de al­gu­nos for­ma­tos ca­si en su es­ti­lo na­tu­ral, co­mo el ca­so de los tra­di­cio­na­les tí­te­res chi­nos. Es­ta rama del ar­te del en­tre­te­ni­mien­to co­men­zó a desa­rro­llar­se en la pro­vin­cia de Fu­jian, en la cos­ta orien­tal de Chi­na, co­mo una ex­ten­sión de la le­gen­da­ria Ópe­ra de Pe­kín, en una épo­ca en que no ha­bía tra­ba­jo pa­ra to­dos los ac­to­res. Pa­ra evi­tar ser dis­cri­mi­na­dos, los can­tan­tes crea­ron pe­que­ños mu­ñe­cos, con el mis­mo ves­tua­rio, más­ca­ras y re­per­to­rio y mú­si­ca que la Ópe­ra de Pe­kín, es de­cir que era la mis­ma obra pe­ro en mi­nia­tu­ra, y ar­ma­ron pe­que­ñas com­pa­ñías con las que se tras­la­da­ban de un pue­blo a otro con su es­pec­tácu­lo pa­ra po­der sub­sis­tir.

Es­ce­na­rios im­pro­vi­sa­dos

Le­jos de los lu­jo­sos tea­tros de hoy, es­te ti­po de es­pec­tácu­los se rea­li­za­ba en los pa­tios de los tem­plos bu­dis­tas y taoís­tas, ge­ne­ral­men­te en oca­sión de al­gu­na fes­ti­vi­dad pa­tro­nal. Allí se ar­ma­ba el re­ta­blo y la or­ques­ta; los ar­tis­tas lle­ga­ban y ha­cían so­nar sus gongs y de­más ins­tru­men­tos de per­cu­sión pa­ra atraer a los es­pec­ta­do­res. Va­le des­ta­car que el es­pec­tácu­lo es­ta­ba pen­sa­do tan­to pa­ra adul­tos co­mo pa­ra ni- ños y siem­pre se rea­li­za­ba de día, pa­ra apro­ve­char la luz na­tu­ral. Ade­más, en el mis­mo ám­bi­to se con­cen­tra­ban pues­tos de ven­tas de co­mi­das y ob­je­tos, ge­ne­rán­do­se una suer­te de fe­ria don­de con­cu­rría mu­chí­si­ma gen­te.

Por su­pues­to que se apun­ta­ba al en­tre­te­ni­mien­to, pe­ro los tí­te­res tam­bién te­nían una fi­na­li­dad di­dác­ti­ca que per­mi­tía di­fun­dir to­do ti­po de acon­te­ci­mien­tos. Los guio­nes de las obras que se re­pre­sen­ta­ban se ba­sa­ban en tres gé­ne­ros: el his­tó­ri­co, don­de se re­la­ta­ban he­chos ver­da­de­ros y apa­re­cían los per­so­na­jes po­lí­ti­cos fa­mo­sos. Era el te­ma más di­fí­cil

de re­pre­sen­tar y, mu­chas ve­ces, el pú­bli­co no lle­ga­ba a en­ten­der­lo o no mos­tra­ba gran in­te­rés. El mi­to­ló­gi­co, que se ba­sa­ba en las le­yen­das e his­to­rias de cria­tu­ras fan­tás­ti­cas, mu­cha ac­ción y si­tua­cio­nes di­ver­ti­das; y por úl­ti­mo, el ro­mán­ti­co, don­de abun­da­ban los amo­res idí­li­cos e im­po­si­bles que era el pre­fe­ri­do del pú­bli­co.

Chi­nos y tai­wa­ne­ses

Co­mo la pro­vin­cia de Fu­jian es­tá muy cer­ca de Tai­wán, era común que los re­fu­gia­dos po­lí­ti­cos emi­gra­ran a la is­la y, na­tu­ral­men­te, con ellos lle­va­ban su ar­te y tra­di­cio­nes.

“Los chi­nos lle­va­ron a Tai­wán sus cos­tum­bres y su cul­tu­ra, y es así co­mo co­men­zó a di­fun­dir­se el tea­tro de tí­te­res, ex­pli­ca Ignacio Huang, crea­dor de Hua Guo Shan, la pri­me­ra y úni­ca com­pa­ñía de ti­ti­ri­te­ros al es­ti­lo tra­di­cio­nal de la Ar­gen­ti­na. Lue­go los paí­ses que­da­ron ais­la­dos, por eso en ca­da si­tio los tí­te­res to­ma­ron ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias y el ar­te co­men­zó a di­fe­ren­ciar­se, es­pe­cial­men­te en la for­ma de ma­ni­pu­lar­las En Chi­na se adi­cio­na­ron otros ele­men­tos co­mo acro­ba­cias y los mu­ñe­cos se re­vo­lean, hacen gi­ros en el ai­re, se cru­zan, las es­ce­nas de pe­lea son muy pre­ci­sas; en cam­bio, los tai­wa­ne­ses son más es­tá­ti­cos, pe­ro tie­nen mu­cho más diá­lo­go. Con mi gru­po mez­cla­mos am­bas téc­ni­cas, nos nu­tri­mos de los dos es­ti­los por­que nos pa­re­ce más di­ná­mi­co”.

En cuan­to al re­per­to­rio, en ca­da lu­gar se desa­rro­lla la obra en su dia­lec­to, aun­que en oca­sio­nes, en Tai­wán al­gu­nos gru­pos tam­bién uti­li­za­ban el chino man­da­rín.

En am­bos ca­sos, tan­to las fi­gu­ras co­mo los ele­men­tos que apa­re­cen en es­ce­na se crea­ban a es­ca­la real, por lo cual se lo­gra­ba un efec­to más rea­lis­ta.

Si bien Oriente es la cu­na de es­te tra­di­cio­nal ar­te, no hay es­cue­las que lo en­se­ñen, aun­que los maes­tros ti­ti­ri­te­ros si­guen di­fun­dién­do­lo en­tre los ni­ños en sus pe­que­ños ta­lle­res. Tam­bién se trans­mi­te de pa­dres a hi­jos, ya que es una dis­ci­pli­na que se he­re­da, no exis­te ma­te­rial es­cri­to y co­mo to­do es ver­bal, de­be me­mo­ri­zar­se, esa es la tra­di­ción con res­pec­to a la for­ma­ción de es­te ofi­cio.

“Hoy en día en Chi­na ya no se le da tan­ta im­por­tan­cia a los tí­te­res y son muy po­cos los ar­tis­tas y maes­tros que se de­di­can a ellos, por eso el go­bierno creó una co­mi­sión de fo­men­to pa­ra que es­te ar­te no des­apa­rez­ca im­pul­san­do las re­pre­sen­ta­cio­nes en las es­cue­las y el dic­ta­do de ta­lle­res pa­ra in­cen­ti­var el in­te­rés de los más chi­cos”, con­clu­ye Huang

Ignacio Huang, jun­to a sus co­la­bo­ra­do­res de la Hua Gui Shan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.