SALICORNIA, EL PURIFICANTE NA­TU­RAL

Es­ta hier­ba si­mi­lar a una su­cu­len­ta, que cre­ce cer­ca del mar o en pan­ta­nos sa­li­tro­sos, tie­ne un alto va­lor pro­tei­co y mi­ne­ra­les esen­cia­les pa­ra des­in­to­xi­car el or­ga­nis­mo. Có­mo su­mar­la a la die­ta.

TAO - Tomo IV - - Alimentación -

Si re­co­rre­mos las pla­yas o los hu­me­da­les ad­ya­cen­tes a los mé­da­nos pro­ba­ble­men­te nos en­con­tre­mos con una hier­ba si­mi­lar a una su­cu­len­ta, de ho­jas tu­bu­la­res re­ma­ta­das de pe­que­ñas flo­res que se tor­nan ro­ji­zas con los pri­me­ros fríos del otoño. Se tra­ta de la salicornia o es­pá­rra­go de mar, una de las po­cas es­pe­cies que so­bre­vi­ve en esas zo­nas sa­li­tro­sas y aun­que no los pa­rez­can son al­ta­men­te co­mes­ti­bles y nu­tri­ti­vas, por­que su com­po­si­ción quí­mi­ca con­tie­ne un 45 por cien­to de pro­teí­nas, sus se­mi­llas po­seen áci­dos gra­sos esen­cia­les ta­les co­mo el li­no­lei­co, li­no­lé­ni­co, y mi­ne­ra­les co­mo zinc, co­bre, cal­cio, mag­ne­sio, so­dio y po­ta­sio, pri­mor­dia­les pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo. Por ejem­plo, el cal­cio, el po­ta­sio y el so­dio re­gu­lan la con­trac­ción de los múscu­los; el zinc for­ta­le­ce al sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y ac­túa a ni­vel dér­mi­co, ayu­dan­do a la ci­ca­tri­za­ción de las he­ri­das. El mag­ne­sio par­ti­ci­pa en la con­trac­ción y re­la­ja­ción de los múscu­los y en la trans­mi­sión de im­pul­sos nerviosos; ayu­da a que el apa­ra­to car­dio­vas­cu­lar fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te, y evi­ta el de­bi­li­ta­mien­to del te­ji­do óseo, pre­vi­nien­do la apa­ri­ción de la os­teo­po­ro­sis. Tam­bién re­gu­la los ni­ve­les de glu­co­sa en la san­gre y pro­vee de ener­gía, por eso es tan re­co­men­da­do pa­ra los de­por­tis­tas. El po­ta­sio, dis­mi­nu­ye los efec­tos ne­ga­ti­vos que pro­vo­ca el ex­ce­so de so­dio en el or­ga­nis­mo y re­gu­la el ba­lan­ce de lí­qui­dos. El so­dio par­ti­ci­pa en la trans­mi­sión de los im­pul­sos nerviosos de las neu­ro­nas y tam­bién re­gu­la la dis­tri­bu­ción de agua en el cuer­po. En cuan­to a las vi­ta­mi­nas, po­see can­ti­da­des con­si­de­ra­bles de Vi­ta­mi­na C, el me­jor an­ti­oxi­dan­te.

Es un ve­ge­tal que tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res a las al­gas ma­ri­nas, por lo cual tam­bién po­see una gran can­ti­dad de yo­do or­gá­ni­co de ori­gen ma­rino (el que me­jor se asi­mi­la), que fa­vo­re­ce la se­cre­ción de hor­mo­nas ti­roi­deas; tam­bién co­bre, que ejer­ce un efec­to re­gu­la­dor frente a pro­ble­mas de hi­po­ti­roi­dis­mo.

Lim­pie­za in­te­rior

Des­in­to­xi­car es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar que se

rom­pa la ar­mo­nía ener­gé­ti­ca y ase­gu­rar el buen fun­cio­na­mien­to or­gá­ni­co. Es­to se lo­gra desechan­do las to­xi­nas acu­mu­la­das que, a la lar­ga, pue­den pro­vo­car en­fer­me­da­des. El hí­ga­do, los ri­ño­nes, los in­tes­ti­nos y la piel son los ór­ga­nos que cum­plen con es­te rol, por lo tan­to, es ne­ce­sa­rio con­su­mir de­ter­mi­na­dos ali­men­tos ayu­den es es­ta ta­rea, y la salicornia es un gran alia­do.

“To­dos los ve­ge­ta­les que cre­cen en el mar o cer­ca de él son muy bue­nos pa­ra des­in­to­xi­car el or­ga­nis­mo, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Y es­ta hier­ba en par­ti­cu­lar tam­bién evi­ta la re­ten­ción de lí­qui­dos, lo que ayu­da a re­gu­lar la pre­sión ar­te­rial. Ade­más, pu­ri­fi­ca el hí­ga­do, ayu­dán­do­lo a fun­cio- nar me­jor y cal­ma el do­lor de ca­be­za que sue­le ser el sín­to­ma más mo­les­to de la de­fi­cien­cia de es­te ór­gano. Tam­bién su alto con­te­ni­do de fi­bra re­gu­la el trán­si­to in­tes­ti­nal y evi­ta la acu­mu­la­ción de to­xi­nas, al­go que se re­fle­ja en la piel. Nó­te­se que cuan­do el in­tes­tino fun­cio­na co­rrec­ta­men­te, la piel es más lu­mi­no­sa”.

Par­te de la die­ta

Afor­tu­na­da­men­te, el con­su­mo de la salicornia se es­tá co­men­zan­do a di­fun­dir ca­da vez más en Ar­gen­ti­na, in­clu­so mu­chos chef me­diá­ti­cos acon­se­jan in­cor­po­rar­lo a la die­ta. Una de las for­mas más fá­ci­les de pre­pa­rar­la es al va­por y ser­vir­la con otros ve­ge­ta­les co­mo guar­ni­ción de car­nes. Co­ci­da pue­de ser un in­gre­dien­te más de una en­sa­la­da, acom­pa­ñan­do arroz o pas­tas; sal­tea­das al wok; en tor­ti­llas o so­pas, en­tre otras, to­do de­pen­de del gus­to y la crea­ti­vi­dad al mo­men­to de po­ner­se a co­ci­nar.

Pe­ro Liu tam­bién re­co­mien­da una va­rian­te de ti­po me­di­ci­nal. “Con 15 gra­mos de salicornia di­se­ca­da her­vi­da en 350 cc de agua po­de­mos pre­pa­rar una in­fu­sión que to­mán­do­la ape­nas una vez al día des­in­to­xi­ca per­fec­ta­men­te al or­ga­nis­mo y pre­vie­ne va­rias en­fer­me­da­des”.

Pio­ne­ros ar­gen­ti­nos

En los úl­ti­mos años la ex­plo­ta­ción de la salicornia se ha mul­ti­pli­ca­do en nues- tro país, in­clu­so fue uno de los pri­me­ros en de­mos­trar, jun­to a otros co­mo España, Mé­xi­co, Chi­na y el es­ta­do de Ari­zo­na (EEUU), que es po­si­ble cul­ti­var ve­ge­ta­les de un alto va­lor nu­tri­cio­nal en sue­los sa­li­nos. Aquí las in­ves­ti­ga­cio­nes se con­cen­tran en Tie­rra del Fue­go, ám­bi­to don­de se pre­sen­tó un es­tu­dio que de­mos­tró que los cor­de­ros ali­men­ta­dos con salicornia re­du­je­ron el con­te­ni­do de co­les­te­rol en su car­ne en un cin­cuen­ta por cien­to. Por es­ta in­ves­ti­ga­ción, la Se­cre­ta­ría de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción pro­duc­ti­va de Ar­gen­ti­na, le otor­gó el pre­mio IN­NO­VAR, des­ta­can­do así su ba­jo cos­to co­mer­cial y su gran po­ten­cial co­mo al­ter­na­ti­va pa­ra la ali­men­ta­ción hu­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.