EL MEN­SA­JE­RO DEL CIE­LO

La ca­pa­ci­dad de re­na­cer de sus ce­ni­zas es la vir­tud del ave Fé­nix, un mi­to de la cul­tu­ra chi­na asi­mi­la­do por di­ver­sas creen­cias y re­va­lo­ri­za­do en la ac­tua­li­dad con di­fe­ren­tes sig­ni­fi­ca­dos. Ca­rac­te­rís­ti­cas del sím­bo­lo ideal.

TAO - Tomo IV - - Mitología -

El Fé­nix es el ave mi­to­ló­gi­ca más em­ble­má­ti­ca de la cul­tu­ra Chi­na y es­to se de­be a su rol sa­gra­do: co­mo men­sa­je­ro del Cie­lo y su mi­sión es traer la fe­li­ci­dad y el bie­nes­tar a la Tie­rra y lle­var­se la tris­te­za y el do­lor. Se tra­ta de un ser que ca­re­ce de ego y, por eso, es ca­paz de in­mo­lar­se por los de­más y re­na­cer co­mo un nue­vo ser de luz. Se ocu­pa de fo­men­tar­la es­pi­ri­tua­li­dad de los se­res hu­ma­nos y ani­mar­los a man­te­ner la paz en la Tie­rra.

Se­gún se cree só­lo se ali­men­ta de go­tas de ro­cío, ya que es in­ca­paz de las­ti­mar a una cria­tu­ra vi­vien­te pa­ra sa­ciar su ape­ti­to, y pue­de vi­vir 500 años, al ca­bo de los cua­les se me­te en una gran fo­ga­ta don­de se in­ci­ne­ra pa­ra eli­mi­nar to­do lo ma­lo que acu­mu­ló, y de sus ce­ni­zas na­ce­rá un pi­chón que se con­ver­ti­rá es un ave es­plén­di­da de es­pí­ri­tu re­no­va­do, lis­ta pa­ra se­guir con su no­ble la­bor.

“La cul­tu­ra chi­na le da mu­cha im­por­tan­cia al Fé­nix por­que es la fi­gu­ra mi­to­ló­gi­ca ideal, ya que re­pre­sen­ta al­go que no exis­te pe­ro que to­das las per­so­nas as­pi­ran a al­can­zar. Es un fa­ro mo­ral de sin­gu­lar ca­pa­ci­dad au­to­crí­ti­ca por­que en­fren­ta su des­tino in­ci­ne­rán­do­se, co­mo si no hu­bie­ra he­cho las cosas los su­fi­cien­te­men­te bien. De aquí na­ce la creen­cia de que ca­da 500 años es ne­ce­sa­rio co­men­zar de nue­vo, trans­for­mar­se pa­ra se­guir ade­lan­te”, ase­gu­ra Liu Ming.

Tres an­ti­guos mi­tos

Exis­ten mu­chas his­to­rias que se re­fie­ren al Fé­nix, al- gu­nas pa­re­ci­das, otras no tan­to, pe­ro en to­das se re­sal­ta la vir­tud de dar la vi­da por los de­más y su pro­ver­bial sen­ti­do hu­ma­nís­ti­co. En al­gu­nos ca­sos se lo re­pre­sen­ta en yunta, co­mo dos aves her­mo­sas y úni­cas; el ma­cho se lla­ma Feng y la hem­bra Huang, y vi­ven jun­tos 500 años, al ca­bo de los cua­les pre­pa­ra­rán amo­ro­sa­men­te una gran fo­ga­ta con ma­de­ras y hier­bas de ex­qui­si­tos aro­mas a la que in­gre­sa­rán pa­ra re­na­cer de sus ce­ni­zas nue­va­men­te y vo­lar ha­cia una gran mon­ta­ña. Des­de allí los des­te­llos de sus plu­mas ilu­mi­na­rán el mun­do en­te­ro, ba­jo un in­men­so ar­co iris. Lue­go so­bre­vo­la­rán los cie­los cor­po­ri­za­dos en agua y fue­go, pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des del mun­do. In­se­pa­ra­bles, Feng can­ta mien­tras Huang lo acom­pa­ña ha­cien­do so­nar la cuer­das de una es­pe­cie de li­ra ce­les­tial, por eso se los re­la­cio­na con el

ma­tri­mo­nio fe­liz.

El sal­va­dor de la tie­rra

Una an­ti­gua his­to­ria chi­na cuen­ta que ha­ce mu­chí­si­mos años llo­vió tan­to pe­ro tan­to que las inundaciones es­tu­vie­ron a pun­to de ha­cer des­apa­re­cer la vi­da so­bre la tie­rra. El ham­bre y la de­ses­pe­ra­ción aque­ja­ban a las po­bla­cio­nes diez­ma­das, pe­ro un em­pe­ra­dor hi­zo cons­truir una to­rre de al­tu­ra co­lo­sal que lle­ga­ba has­ta el cie­lo y, arro­di­lla­do en ella, su­pli­có al Dios Sol pa­ra que vol­vie­ra y se­ca­ra con su ca­lor la tie­rra. Pe­ro el Dra­gón Ne­gro, crea­dor de la llu­via, si­guió in­ter­fi­rien­do pa­ra que el sol no pue­da bri­llar sin es­cu­char los rue­gos. En­ton­ces, el em­pe­ra­dor or­ga­ni­zó a su pue­blo pa­ra com­ba­tir al fe­roz dra­gón, pe­ro to- dos los va­lien­tes hom­bres fue­ron ven­ci­dos. Un vie­jo sa­bio de­ci­dió in­ter­ve­nir y le con­tó al em­pe­ra­dor que en una mon­ta­ña muy al­ta y le­ja­na se en­con­tra­ba un ser muy especial lla­ma­do Fé­nix de Fue­go. Sin per­der tiem­po, fue­ron a bus­car­lo y pe­dir­le ayu­da. Co­mo era de es­pe­rar­se, el ave de enor­me ge­ne­ro­si­dad se di­ri­gió a la gua­ri­da del dra­gón. En­ta­bla­ron una lu­cha fe­roz que du­ró 49 días; no se su­po quién fue el ga­na­dor, por eso el fé­nix se de­cla­ro en de­rro­ta y se in­mo­lo en una fo­ga­ta arras­tran­do al dra­gón con él. El sol vol­vió a bri­llar y la paz reinó pa­ra los ha­bi­tan­tes del mun­do; lue­go, an­te los ojos sor­pren­di­dos del em­pe­ra­dor, nue­va­men­te na­ció una her­mo­sa ave que, des­ple­gan­do sus alas, vo­ló ha­cia la gran mon­ta­ña.

Su in­fluen­cia

To­das las cul­tu­ras tie­nen su ver­sión so­bre la crea­ción y en Chi­na le ad­ju­di­can ese rol al dios Pan­gu; sin em­bar­go, exis­te un mi­to que tam­bién in­vo­lu­cra al Fé­nix co­mo res­pon­sa­ble de la crea­ción jun­to al dra­gón, el ti­gre y la tor­tu­ga, los cua­tro es­pí­ri­tus so­bre­na­tu­ra­les que go­ber­na­ban los cie­los. Pe­ro ade­más de los di­fe­ren­tes sig­ni­fi­ca­dos que se le pue­den atri­buir a es­te mi­to sin­gu­lar, lo cu­rio­so es có­mo ha in­fluen­cia­do otras creen­cias o tra­di­cio­nes. En la In­dia, por ejem­plo, exis­te una ver­sión del Fe­nix que se re­fie­re a un ave que, al al­can­zar los 500 años de vi­da, se in­mo­la en vís­pe­ras de la pri­ma­ve­ra en un al­tar pre­pa­ra­do por un sa­cer­do­te y en­cen­di­da por el pá­ja­ro con sus pro­pias alas. Al día si­guien­te, en­tre las ce­ni­zas apa­re­ce una lar­va que lue­go se trans­for­ma en un pe­que­ño pá­ja­ro y, al ter­cer día, to­ma la for­ma del ave adul­ta pa­ra re­gre­sar a su lu­gar de ori­gen.

Tam­bién hay re­gis­tros de que du­ran­te el Im­pe­rio Ro­mano los pri­me­ros cris­tia­nos la to­ma­ron co­mo sím­bo­lo de la in­mor­ta­li­dad o de la re­su­rrec­ción y se cuen­ta que fue el úni­co ani­mal del pa­raí­so que se ne­gó a pro­bar la fru­ta prohi­bi­da. Por eso, al que­mar­se ac­ci­den­tal­men­te por una chispa ori­gi­na­da en la es­pa­da del ar­cán­gel en­car­ga­do de la ex­pul­sión de Adán y Eva, se le con­ce­dió el don de la in­mor­ta­li­dad, pu­dien­do re­na­cer de sus pro­pias ce­ni­zas. Tam­bién so­lía creer­se que sus lá­gri­mas te­nían el po­der de cu­rar.

Otra ver­sión de es­ta mis­ma his­to­ria cuen­ta en el Edén, de­ba­jo del Ár­bol del Bien y del Mal, cre­ció un rosal y de un pim­po­llo na­ció un pá­ja­ro de be­llo plu­ma­je y can­to ce­les­tial que, se­gún se cree, fue el ori­gen de las no­tas mu­si­ca­les. Pe­ro, ade­más, era tan obe­dien­te que no qui­so pro­bar el fru­to prohi­bi­do. Cuan­do su ni­do se cal­ci­nó com­ple­ta­men­te por la chispa de la es­pa­da, se le otor­gó el po­der de ma­ne­jar el fue­go y la luz, y el don de la in­mor­ta­li­dad. Pe­ro aun así, cum­pli­do cier­to ci­clo cons­truía un ni­do con es­pe­cias y hier­bas aro­má­ti­cas, po­nía un úni­co hue­vo, lo em­po­lla­ba du­ran­te tres días al ca­bo de los cua­les ar­día en lla­mas. Co­mo era de es­pe­rar­se, en­tre las ce­ni­zas que­da­ba el hue­vo del que vol­ve­ría a re­na­cer cuan­do se ex­tin­guía el fue­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.