PE­CES CON BUE­NA VI­BRA

Las pe­ce­ras son las fa­vo­ri­tas de la téc­ni­ca de ar­mo­ni­za­ción chi­na pa­ra equi­li­brar los am­bien­tes. Pe­ro los pe­ces de­ben te­ner un buen há­bi­tat pa­ra trans­mi­tir su ener­gía po­si­ti­va. Có­mo ele­gir­los se­gún ca­da es­pe­cie y los cui­da­dos pa­ra ase­gu­rar su buen desem­pe

TAO - Tomo IV - - Feng Shui -

Las mas­co­tas trans­mi­ten bue­na on­da, mo­vi­li­zan el Chi y me­jo­ran el hu­mor, pe­ro pa­ra que es­to ocu­rra de­ben es­tar sa­nas y vi­vir en un es­pa­cio con­for­ta­ble y ade­cua­do a su es­pe­cie. Los pe­rros o los ga­tos pue­den en­con­trar por sí mis­mos el lu­gar del ho­gar don­de se sien­ten más có­mo­dos, o ma­ni­fes­tar con su com­por­ta­mien­to cuan­do no es­tán a gus­to. Sin em­bar­go, es­to no ocu­rre con to­das las mas­co­tas. Los pe­ces, por ejem­plo, de­pen­den de nues­tro buen cri­te­rio y de los cui­da­dos que le dis­pen­se­mos a su há­bi­tat.

“Cuan­do un ani­mal que vi­ve en nues­tra ca­sa es­tá en­fer­mo trans­mi­te ener­gía ne­ga­ti­va. Por eso cuan­do te­ne­mos una mas­co­ta, es ne­ce­sa­rio de­di­car­le el tiem­po ne­ce­sa­rio y si no se dis­po­ne de él, se­rá me­jor no te­ner­la; por su bien y por el nues­tro”, ex­pli­ca Liu Ming.

Las pe­ce­ras son las pre­fe­ri­das del Feng Shui, por­que ade­más de con­tri­buir con la or­na­men­ta­ción del ho­gar, el agua equi­li­bra la ener­gía y los mo­vi­mien­tos de los pe­ces ar­mo­ni­zan el am­bien­te y fo­men­tan la pros­pe­ri­dad. Na­tu­ral­men­te, es­tas con­di­cio­nes se dan cuan­do su dis­po­si­ción y di­se­ño es­tán bien plan­tea­dos. En pri­mer lu­gar, el ta­ma­ño de la pe­ce­ra de­be ser pro­por­cio­nal al es­pa­cio dis­po­ni­ble. Tam­bién la re­la­ción en­tre la can­ti­dad de pe­ces y el vo­lu­men del es­tan­que es im­por­tan­te pa­ra que no com­pi­tan en­tre sí, por­que si es­tán ha­ci­na­dos se pe­lean y has­ta pue­den ma­tar­se, so­bre­vi­vien­do los más fuertes. Ade­más, hay que pen­sar en el ta­ma­ño que al­can­ce ca­da ejem­plar. Los pe­ces de agua

fría, por ejem­plo, en la edad adul­ta pue­den lle­gar a me­dir 15 cen­tí­me­tros, es­to im­pli­ca que ne­ce­si­ten al me­nos un vo­lu­men de cin­cuen­ta li­tros de agua pa­ra des­pla­zar­se có­mo­da­men­te. En una pe­ce­ra de me­tro y me­dio de lar­go, por 50 cm. de al­tu­ra y de 50 cm., es de­cir, po­co me­nos de 400 li­tros, po­drían vi­vir co­mo má­xi­mo 8 ejem­pla­res.

Cuan­to más gran­de sea la pe­ce­ra, más y me­jor cre­ce­rán, de lo con­tra­rio el desa­rro­llo se de­tie­ne y po­drían en­fer­mar­se. A las es­pe­cies agre­si­vas, co­mo los cí­cli­dos, es me­jor te­ner­las en car­du­men pa­ra que ba­je su ener­gía y mo­de­ren su com­por­ta­mien­to.

De­li­mi­tar es­pa­cios

Te­nien­do en cuen­ta la pe­lea por el te­rri­to­rio, es in­dis­pen­sa­ble re­crear en la pe­ce­ra di­fe­ren­tes es­pa­cios, que se pue­den di­se­ñar co­lo­can­do ador­nos y plan­tas na­tu­ra­les. Los ador­nos de­ben ser los fa­bri­ca­dos pa­ra tal fin, por­que ase­gu­ra que no des­pren­dan par­tí­cu­las tó­xi­cas que con­ta­mi­nan el agua y en­fer­man a los pe­ces. Pa­ra lim­piar­los, al igual que la pe­ce­ra, no de­ben usar­se de­ter­gen­tes ni pro­duc­tos quí­mi­cos; el aseo se rea­li­za so­la­men­te con un ce­pi­llo ex­clu­si­vo pa­ra es­ta ta­rea y agua lim­pia. Por otro la­do, no se re­co­mien­da co­lo­car ca­ra­co­les en­con­tra­dos en la pla­ya, ya que con el tiem­po se de­sin­te­gran y al­te­ran el PH del agua. Las pie­dri­tas del fon­do de­ben co­lo­car­se so­bre re­ji­llas es­pe­cia­les, jun­tas cum­plen una fun­ción pri­mor­dial en el fil­tra­do na­tu­ral del agua.

Con res­pec­to a las plan­tas, hay que ele­gir­las de acuer­do a si la es­pe­cie es tro­pi­cal o de agua fría, por­que los pe­ces tam­bién se ali­men­ta­rán de ellas.

Tem­pe­ra­tu­ra, ali­men­ta­ción y lim­pie­za

El te­ma de la tem­pe­ra­tu­ra del agua es vi­tal; los pe­ces de agua fría re­sis­ten una va­ria­ción de en­tre 18 y 31 gra­dos, si­mi­lar a la am­bien­te, y no es ne­ce­sa­rio co­lo­car un ca­le­fac­tor. En épo­ca in­ver­nal, la ca­le­fac­ción de la ca­sa es su­fi­cien­te, aun cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra ba­je a me­nos de 18 gra­dos. En cam­bio, los pe­ces tro­pi­ca­les ne­ce­si­tan 26 gra­dos, de lo con­tra­rio se en­fer­man y mue­ren.

El fil­tra­do del agua es ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner el há­bi­tat de la pe­ce­ra, ya que los res­tos de co­mi­da y desechos se acu­mu­lan en el fon­do y se pu­dren, crean­do mi­cro­or­ga­nis­mos da­ñi­nos. Pa­ra evi­tar es­ta si­tua­ción es con­ve­nien­te dar­le un po­co me­nos de ali­men­to, es­pe­rar a que lo co­man y des­pués co­lo­car­le más. La fre­cuen­cia de fil­tra­do ha­brá que re­gu­lar­la se­gún la can­ti­dad de pe­ces, el vo­lu­men de agua y el lu­gar don­de se en­cuen­tre la pe­ce­ra, ya que cuan­do es­tán ex­pues­tas a la luz del sol, ge­ne­ran al­gas. Un re­cur­so prác­ti­co es in­cluir tam­bién las co­no­ci­das “vie­jas de río” o “ba­rre­fon­do”, ya que se ali­men­tan de des­per­di­cios y ase­gu­ran el mi­cro­cli­ma.

Los pe­ces sue­len te­ner pro­ble­mas di­ges­ti­vos cuan­do se ali­men­tan úni­ca­men­te con pro­duc­tos co­mer­cia­les, por lo cual con­vie­ne in­cluir al­gún ve­ge­tal que los ayu­de a com­pen­sar. Por ejem­plo, una ro­da­ja de za­pa­lli­tos, zuc­chi­ni o pa­pa. Tam­bién se pue­de pro­bar con una ho­ja de le­chu­ga col­ga­da en un ex­tre­mo, pe­ro siem­pre te­nien­do la pre­cau­ción de re­ti­rar los res­tos.

Por otra par­te, cuan­do un buen por­cen­ta­je del agua se eva­po­ra no se acon­se­ja re- lle­nar la pe­ce­ra, ya que se con­cen­tran las sa­les y se va tor­nan­do más du­ra. Lo re­co­men­da­ble es cam­biar­la to­tal­men­te y an­tes de vol­ver a in­tro­du­cir los pe­ces me­dir la tem­pe­ra­tu­ra pa­ra evi­tar que su­fran el im­pac­to y pon­gan en ries­go su vi­da. Si se uti­li­za agua de red, hay que agre­gar­le unas go­ti­tas de un neu­tra­li­za­dor de clo­ro que se con­si­gue en los co­mer­cios del ra­mo, y de­jar­la re­po­sar pa­ra que eva­po­re los re­si­duos. Una bue­na ma­ne­ra de acli­ma­tar a los pe­ces es, an­tes de in­tro­du­cir­los, po­ner­los en bol­sas de po­li­eti­leno ce­rra­das con al­go de ai­re en su in­te­rior y de­jar­las flo­tar en el agua nue­va de la pe­ce­ra. En unos mi­nu­tos las tem­pe­ra­tu­ras se igua­la­rán y lo pe­ces no sen­ti­rán el cam­bio.

La ilu­mi­na­ción

Co­mo to­dos los se­res vi­vos, es­tos ani­ma­li­tos tam­bién ne­ce­si­tan un pe­río­do de luz pa­ra desa­rro­llar sus ac­ti­vi­da­des y un pe­río­do de os­cu­ri­dad pa­ra des­can­sar. Mu­chas ve­ces por cues­tio­nes de­co­ra­ti­vas se ilu­mi­nan las pe­ce­ras du­ran­te la no­che, aun cuan­do to­das las lu­ces de la ca­sa es­tán apa­ga­das. Sin em­bar­go, de­be­mos sa­ber que de es­ta ma­ne­ra se es­tá aten­tan­do en contra de su sa­lud, creán­do­les un es­ta­do de ner­vio­sis­mo que los in­cen­ti­va­rá a mo­ver­se per­ma­nen­te­men­te.

Si se desea co­lo­car al­go de luz, es­ta de­be ser te­nue y des­de arri­ba, per­mi­tién­do­les así des­can­sar en el fon­do

Agra­de­ce­mos a Gus­ta­vo Apel, de Mis pe­ces, por su ase­so­ra­mien­to pa­ra es­ta no­ta. Con­sul­tas al 1554904071.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.