DUL­ZU­RA COS­MÉ­TI­CA

La miel po­see in­con­ta­bles vir­tu­des y por eso se uti­li­za en ali­men­ta­ción y en la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y cos­mé­ti­ca. Pe­ro an­ti­gua­men­te en Chi­na era la prin­ci­pal alia­da de la be­lle­za fe­me­ni­na, es­pe­cial­men­te en el cui­da­do de la piel. Có­mo apro­ve­char sus nutr

TAO - Tomo IV - - Belleza -

La miel es se­gu­ra­men­te uno de los pro­duc­tos más ver­sá­ti­les de la na­tu­ra­le­za. Ade­más de su po­der nu­tri­ti­vo, su sa­bor es­ti­mu­la el fun­cio­na­mien­to del ba­zo, po­see pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias y bac­te­ri­ci­das, com­ba­te las in­fec­cio­nes y ace­le­ra la ci­ca­tri­za­ción; se usa co­mo con­ser­van­te en mu­chos ali­men­tos in­dus­tria­li­za­dos, co­mo in­gre­dien­te en me­di­ca­men­tos y es la ba­se en in­con­ta­bles pro­duc­tos cos­mé­ti­cos. En Chi­na, prin­ci­pal pro­duc­tor y a la vez im­por­ta­dor mun­dial, se uti­li­za por su­pues­to ha­ce mi­les de años y an­ti­gua­men­te era la prin­ci­pal alia­da de la be­lle­za fe­me­ni­na, ya que las mu­je­res la uti­li­za­ban pa­ra cui­dar su piel y re­tra­sar los sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to, por­que sus com­po­nen­tes nu­tren e hi­dra­tan en pro­fun­di­dad. Ade­más, en aque­lla épo­ca no exis­tían pro­duc­tos co­mer­cia­les pa­ra lim­piar ni ex­fo­liar, por eso los pre­pa­ra­ban con miel y otros in- gre­dien­tes pa­ra com­ple­men­tar­los. Aquí al­gu­nos de sus tru­cos.

Mas­ca­ri­llas fa­cia­les

Las mas­ca­ri­llas son un mé­to­do rá­pi­do y efec­ti­vo pa­ra cui­dar y res­tau­rar la piel, aun­que es ne­ce­sa­rio acla­rar que se de­ben pre­pa­rar y uti­li­zar in­me­dia­ta­men­te por­que pier­den sus pro­pie­da­des y pue­den con­ta­mi­nar­se. Pa­ra es­te ti­po de pre­pa­ra­dos es me­jor uti­li­zar la miel só­li­da, ya que es más fá­cil de ma­ne­jar y que­da­rá más tiem­po ad­he­ri­da a la piel.

An­tes de co­lo­car­las en el ros­tro, se de­be re­ti­rar to­do el ma­qui­lla­je y lue­go la­var con agua ti­bia y ja­bón neu­tro.

Por úl­ti­mo, se­car­lo sua­ve­men­te y apli­car la mas­ca­ri­lla ele­gi­da; la mis­ma de­be man­te­ner­se no me­nos de 20 a 30 mi­nu­tos y re­ti­rar lue­go con abun­dan­te agua ti­bia, y se­car con toa­lla lim­pia sin fro­tar. Pa­ra fi­na­li­zar, co­lo­car un pa­ño hu­me­de­ci­do en agua fría pa­ra ce­rrar los po­ros y lue­go la crema ha­bi­tual.

De lim­pie­za

Mez­clar dos cu­cha­ra­das so­pe­ras de miel y una de ju­go de li­món, re­vol­ver has­ta ob­te­ner una pas­ta ho­mo­gé­nea. En es­te ca­so las pro­pie­da­des bac­te­ri­ci­das del li­món se po­ten­cian con la miel que, ade­más, es emo­lien­te y an­ti­in­fla­ma­to­ria. Uti­li­za­da una vez por se­ma­na re­mue­ve el ex­ce­so de gra­si­tud y ba­lan­cea los acei­tes na­tu­ra­les en la piel.

Ex­fo­lian­te

Co­lo­car en un bol 1/4 de ta­za de ha­ri­na de ave­na y una cu­cha­ra­da de miel; si que­da muy es­pe­sa, se pue­de ali­ge­rar con una cu­cha­ra­di­ta de le­che o yo­gur na­tu­ral. Mez­clar y apli­car con sua­ves ma­sa­jes so­bre la piel hú­me­da. Se pue­de uti­li­zar en el ros­tro y en el cue­llo, en co­dos y ro­di­llas e in­clu­so en los pies.

Pa­ra piel gra­sa

Co­lo­car en el va­so de la li­cua­do­ra: 1 cla­ra de hue­vo,1 cu­cha­ra­da de le­che en pol­vo y 1 cu­cha­ra­da de miel. Pro-

ce­sar a ba­ja ve­lo­ci­dad has­ta ob­te­ner una crema. Apli­car­la so­bre el ros­tro y cue­llo.

Pa­ra piel sen­si­ble

La piel muy de­li­ca­da sue­le su­frir sar­pu­lli­dos, en­ro­je­ci­mien­tos e hi­per­sen­si­bi­li­dad al sol. En esos ca­sos, pre­pa­rar una mas­ca­ri­lla mez­clan­do has­ta in­te­grar 2 cu­cha­ra­das de miel y una de pul­pa de aloe ve­ra (se ob­tie­ne pe­lan­do la ho­ja y ras­pan­do con una cu­cha­ra). Se lo­gra­rá una es­pe­cie de gel que ali­via­rá in­me­dia­ta­men­te las zo­nas afec­ta­das.

Pa­ra piel se­ca

La con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, el pa­so de los años y be­ber po­ca agua re­se­can la piel del cuer­po en ge­ne­ral y la del ros­tro en par­ti­cu­lar. Por eso es ne­ce­sa­rio, ade­más de hi­dra­tar­se co­rrec­ta­men­te, apli­car una mas­ca­ri­lla emo­lien­te. Pre­pa­rar­la mez­clan­do 1 cu­cha­ra­da de miel, una de acei­te de al­men­dras y 2 de ju­go de za­naho­rias. In­te­grar muy bien, em­be­ber un pa­ño de ga­sa o te­la lim­pio y co­lo­car­lo so­bre la ca­ra. De­jar ac­tuar du­ran­te 15 mi­nu­tos, re­ti­rar­lo y en­jua­gar con agua tem­pla­da.

Bál­sa­mo la­bial

El frío o la ex­po­si­ción al sol sue­len re­se­car la piel de los la­bios. Si es­to ocu­rre pue­de ali­viar­se la mo­les­tia apli­can­do una ca­pa fi­na de miel so­bre ellos, de­jar se­car y co­lo­car una ca­pa de va­se­li­na lí­qui­da. De­jar ac­tuar en­tre 15 y 20 mi­nu­tos y re­ti­rar con una ga­sa em­be­bi­da en agua ti­bia.

La miel ayu­da a eli­mi­nar cé­lu­las muer­tas y ci­ca­tri­za las he­ri­das y la va­se­li­na, a man­te­ner la hu­me­dad.

Lo­ción pa­ra las ma­nos

Mez­clar 1 cu­cha­ra­da de miel y dos de agua ti­bia; in­te­grar has­ta ob­te­ner una crema li­via­na y apli­car in­me­dia­ta­men­te en las ma­nos con un ma­sa­je sua­ve. De­jar que se ab­sor­ba y re­ti­rar el ex­ce­den­te con pa­pel hi­gié­ni­co.

La miel ayu­da a res­tau­rar la piel de las ma­nos es­pe­cial­men­te des­pués de usar pro­duc­tos de lim­pie­za o cuan­do el frío las ha re­se­ca­do o agrie­ta­do.

Uso ca­pi­lar

El cue­ro ca­be­llu­do es tan sen­si­ble co­mo el res­to de la piel del cuer­po; sue­le re­se­car­se de­bi­do al sol y al uso de pro­duc­tos ca­pi­la­res y, fre­cuen­te­men­te, apa­re­ce la cas­pa, que re­per­cu­te en la sa­lud del ca­be­llo. En es­tos ca­sos la miel es tam- bién de mu­cha uti­li­dad. Por ejem­plo, pue­de agre­gar­se al cham­pú ha­bi­tual una cu­cha­ra­da de miel (se re­co­mien­da pre­pa­rar­lo en un re­ci­pien­te y no di­rec­ta­men­te en el fras­co) que nu­tre y re­fuer­za el cue­ro ca­be­llu­do, com­ba­tien­do tam­bién los gér­me­nes que pro­du­cen pi­ca­zón.

Otra op­ción es in­te­grar muy bien 2 cu­cha­ra­das de miel y una de acei­te de oli­va; fro­tar con es­ta mez­cla des­de el cue­ro ca­be­llu­do has­ta las pun­tas y lue­go co­lo­car­se un go­rro de ba­ño y de­jar ac­tuar me­dia ho­ra. La­var con agua ti­bia y un cham­pú neu­tro. Es­ta lo­ción hu­mec­ta la piel y le otor­ga vi­ta­li­dad y bri­llo al ca­be­llo.

Si el pro­ble­ma es la caí­da del pe­lo, apli­car con un sua­ve ma­sa­je una lo­ción pre­pa­ra­da con igua­les pro­por­cio­nes de miel y ju­go de ce­bo­lla. Lo ideal es ha­cer­lo una vez a la se­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.