RU­TI­NA PA­RA LA PANZA CHATA

La me­di­ci­na orien­tal con­si­de­ra que el ex­ce­so del vo­lu­men ab­do­mi­nal se de­be a un des­equi­li­brio de la ener­gía, y que ar­mo­ni­zar­la es el pri­mer pa­so pa­ra ba­jar la panza. Pe­ro ade­más pro­po­ne es­ta se­rie de ejer­ci­cios que re­du­cen cen­tí­me­tros con un mí­ni­mo es­fuer

TAO - Tomo IV - - Nota De Tapa -

Se acer­can las va­ca­cio­nes de ve­rano, la tem­pe­ra­tu­ra sube, la ro­pa ya no di­si­mu­la los ex­ce­sos del in­vierno y la pan­ci­ta que aso­ma co­mien­za a ser un pro­ble­ma. El ob­je­ti­vo es ba­jar­la a cual­quier precio y se im­po­nen las die­tas es­tric­tas y las ru­ti­nas de ejer­ci­cios ab­do­mi­na­les, que en la ma­yo­ría de los ca­sos re­quie­ren cons­tan­cia y sa­cri­fi­cio.

Sin em­bar­go, la me­di­ci­na chi­na pro­po­ne otras op­cio­nes que, si bien no son má­gi­cas, re­sul­tan me­nos com­pli­ca­das y no son agre­si­vas con nues­tro cuer­po y nues­tra men­te. En prin­ci­pio hay que te­ner en cuen­ta que pa­ra es­ta cien­cia el ex­ce­so del vo­lu­men ab­do­mi­nal se de­be a un des­equi­li­brio de la ener­gía y por lo tan­to, pa­ra re­du­cir­lo hay que vol­ver­la a ar­mo­ni­zar. Pe­ro pri­me­ro es ne­ce­sa­rio ana­li­zar el as­pec­to fí­si­co del ab­do­men, por­que por él pa­san seis me­ri­dia­nos: el de es­tó­ma­go, ba­zo, hí­ga­do, ve­sí­cu­la, ri­ñón y de ve­ji­ga. Ade­más, en su par­te su­pe­rior del es­tán los me­ri­dia­nos Mar de Yang, Mar de Yin, Mar de los 12 me­ri­dia­nos y el me­ri­diano de cin­tu­rón, que cu­bre to­do el diá­me­tro del tó­rax y sos­tie­ne la ener­gía de los otros. Tam­bién te­ne­mos dos pun­tos im­por­tan­tes: el Zhang Men, que es la puer­ta de unión de los ór­ga­nos y se lo­ca­li­za en la pun­ta de la pe­núl­ti­ma cos­ti­lla flo­tan­te, don­de se cru­zan los me­ri­dia­nos de ba­zo, hí­ga­do y ve­sí­cu­la bi­liar; y el Zhong Wan, pun­to de unión de las vís­ce­ras, ubi­ca­do en el centro del cuer­po. To­dos in­ter­vie­nen en el pro­ce­so di­ges­ti­vo.

“Si el pro­ce­di­mien­to se cum­ple ade­cua­da­men­te, la ener­gía se jun­ta en el centro, en el me­ri­diano Mar de Yin, Mar de Yang y el Mar de los 12 me­ri­dia­nos, que se une con el de ri­ñón, don­de se con­cen­tra la ener­gía de ori­gen y ajus­ta la de to­do el cuer­po”, ex­pli­ca Liu Ming.

Los me­ri­dia­nos de la mano tam­bién se re­la­cio­nan con el ab­do­men; por ejem­plo, el de co­ra­zón pri­me­ro pa­sa por el in­tes­tino delgado; el de pul­món, por el in­tes­tino grue­so, y el me­ri­diano de pe­ri­car­dio, que con­tac­ta la par­te arri­ba-me­dio-aba­jo. Es­to sig­ni­fi­ca que to­dos los me­ri­dia­nos con­flu­yen en la panza y la cin­tu­ra, en­ton­ces, cuan­do es­ta zo­na se hin­cha o se acu­mu­la gra­sa en ella, sig­ni­fi­ca que los ca­na­les de ener­gía no es­tán fun­cio­nan­do co­rrec­ta­men­te. Cuan­do sí lo hacen, el cuer­po tie­ne la for­ma exac­ta­men­te de un trián­gu­lo in­ver­ti­do.

“Re­cuer­do que cuan­do vi­si­té los mu­seos de Ro­ma me lla­mó la aten­ción la per­fec­ción de las es­cul­tu­ras de los cuer­pos hu­ma­nos. Es­te no es un de­ta­lle me­nor, sig­ni­fi­ca que des­de la an­ti­güe­dad en Oc­ci­den­te se con­si­de­ra que un cuer­po sano es aquel que

tie­ne un cuer­po pro­por­cio­na­do y no una panza gran­de en ex­ce­so”

Ener­gía vs ro­llos

Pa­ra man­te­ner la panza y la cin­tu­ra con las di­men­sio­nes ade­cua­das es ne­ce­sa­rio se­guir al pie de la le­tra una re­gla de oro: “Co­mer bien, te­ner un buen des­can­so y rea­li­zar una bue­na ru­ti­na de ejer­ci­cios pa­ra to­ni­fi­car el cuer­po”.

Co­mer bien sig­ni­fi­ca ser or­de­na­do en los ho­ra­rios, con­tro­lar las por­cio­nes y las com­bi­na­cio­nes de los ali­men­tos.

“Los ar­gen­ti­nos tie­nen un gra­ve de­fec­to, ce­nan de­ma­sia­do tar­de y la ener­gía no pue­de cum­plir su fun­ción efi­cien­te­men­te. Por­que la no­che es Yin, es de­cir, el mo­men­to en que los ór­ga- nos de­ben des­can­sar; pe­ro si de­ben ocu­par­se del pro­ce­so di­ges­ti­vo no po­drán ha­cer­lo, al con­tra­rio, se ge­ne­ra­rá un gas­to ex­tra de ener­gía que se ve­rá re­fle­ja­do en el can­san­cio ma­ti­nal. Ter­mi­nar de ce­nar a las seis de la tar­de pue­de re­sul­tar ex­tra­ño en es­ta par­te del mun­do, pe­ro es­to es un te­ma cul­tu­ral, en mu­chos paí­ses se co­me mu­cho más tem­prano. Es­to se ve cla­ra­men­te cuan­do sa­li­mos de via­je por el mun­do, y lue­go de un día de tu­ris­mo sa­li­mos a co­mer des­pués de las 21hs y no en­con­tra­mos un lu­gar abier­to, ya que se ce­na mu­cho más tem­prano”.

Un error muy fre­cuen­te es sal­tear­se las co­mi­das, es­pe­cial­men­te el al­muer­zo, o co­mer un yo­gur, ga­lle­ti­tas o co­mi­das rá­pi­das que ade­más de no ser nu­tri­ti­vas apor­tan azú­ca­res, sal y gra­sas en ex­ce­so. Es­ta con­duc­ta ha­ce que lle­gue­mos a la ce­na con mu­cho ape­ti­to, y si ade­más co­me­mos tar­de, el com­bo se­rá ab­so­lu­ta­men­te con­tra­pro­du­cen­te tan­to pa­ra la sa­lud co­mo pa­ra la es­té­ti­ca.

“Otro as­pec­to a re­vi­sar, y que no me can­so de re­pe­tir, es la cos­tum­bre de con­su­mir ali­men­tos y be­bi­das frías. Cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te ba­ja, in­me­dia­ta­men­te nos abri­ga­mos pa­ra no pa­sar frío; el or­ga­nis­mo ha­ce exac­ta­men­te lo mis­mo: cuan­do in­ge­ri­mos al­gún ali­men­to o be­bi­da he­la­da tra­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.