SAN­DÍA, LA VEDETTE DEL VE­RANO

Por su ca­rác­ter frío es la fru­ta ideal pa­ra com­pen­sar los des­equi­li­brios que pro­vo­ca el ex­ce­so de ener­gía Yang en el or­ga­nis­mo. Pe­ro ade­más es una bue­na fuen­te de vi­ta­mi­nas y an­ti­oxi­dan­tes, y se pue­de apro­ve­char des­de la cás­ca­ra has­ta las se­mi­llas.

TAO - Tomo IV - - Alimentación -

En los días ca­lu­ro­sos de ve­rano es ca­si im­po­si­ble re­sis­tir­se a un bo­ca­do de san­día, fru­to ori­gi­na­rio de Áfri­ca, pe­ro que se ha adap­ta­do a ca­si to­das las zo­nas tem­pla­das del pla­ne­ta y hoy es re­co­no­ci­do no só­lo por su sa­bor sino tam­bién por los be­ne­fi­cios que apor­ta a la sa­lud. La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na fue de las pri­me­ras que re­sal­tó sus vir­tu­des y an­ti­güe­dad se la lla­ma­ba han­gua, que sig­ni­fi­ca za­pa­llo frío y era uti­li­za­do prin­ci­pal­men­te pa­ra ba­jar el ex­ce­so de Yang, tan da­ñino pa­ra el co­ra­zón y el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. De ca­rác­ter frío se­gún la cla­si­fi­ca­ción ali­men­ta­ria chi­na, ayu­da a so­bre­lle­var el ca­lor, evi­ta la des­hi­dra­ta­ción y re­gu­la la tem­pe­ra­tu­ra, pe­ro se re­co­mien­da no co­mer­la he­la­da, co­mo se acos­tum­bra en Oc­ci­den­te.

“Co­mo su ca­rác­ter ya es frío es me­jor co­mer­la a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te pa­ra evi­tar que el or­ga­nis­mo se des­com­pen­se, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. Tam­po­co es bueno in­ge­rir­la en in­vierno, lo acon­se­ja­ble es ha­cer­lo en ve­rano y cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras son ele­va­das. Las per­so­nas que es­tán pa­san­do por un mo­men­to de de­bi­li­dad es­to­ma­cal tam­bién de­ben evi­tar­la. En cuan­to a la creen­cia po­pu­lar que ad­vier­te no mez­clar­la con vino, pue­do de­cir­les que nun­ca tra­té nin­gún ca­so, pe­ro sí son to­tal­men­te in­com­pa­ti­bles, ya que la san­día tie­ne na­tu­ra­le­za fría y el vino ca­lien­te, es de­cir que la ener­gía cho­ca y pue­de pro­vo­car al­gún pro­ble­ma. Otra com­bi­na­ción tó­xi­ca es con can­gre­jo, ya que am­bos tie­nen na­tu­ra­le­za muy fría que im­pac­ta muy ne­ga­ti­va­men­te en el or­ga­nis­mo”.

Fuen­te de vi­ta­mi­nas y an­ti­oxi­dan­tes

La san­día es­tá com­pues­ta en un 80 por cien­to de agua, pe­ro eso no im­pli­ca que le fal­ten nu­trien­tes. Por el con­tra­rio, po­see bue­nas do­sis de vi­ta­mi­nas C, A, B6, po­ta­sio y mag­ne­sio; li­co­peno, be­ta ca­ro­te­nos y otros an­ti­oxi­dan­tes que pro­te­gen las cé­lu­las y re­du­cen el ries­go de con­traer cán­cer. La vi­ta­mi­na B6 es uti­li­za­da por el or­ga­nis­mo pa­ra sin­te­ti­zar la do­pa­mi­na, hor­mo­na que ge­ne­ra bie­nes­tar y, jun­to al mag­ne­sio, sube los ni­ve­les de ener­gía, por eso se re­co­mien­da con­su­mir­la lue­go de prac­ti­car deportes; ade­más, res­ta­ble­ce los lí­qui­dos y sa­les mi­ne­ra­les perdidos en la prác­ti­ca y evi­ta los do­lo­res pro­vo- ca­dos por el es­fuer­zo fí­si­co.

Por otra par­te, pa­ra que el pro­ce­so di­ges­ti­vo se reali­ce en for­ma co­rrec­ta, es in­dis­pen­sa­ble la sa­li­va y la san­día in­cre­men­ta su pro­duc­ción. Ade­más, de­bi­do a su alto por­cen­ta­je de fi­bra, ac­ti­va y re­gu­la la fun­ción in­tes­ti­nal y el agua que con­tie­ne de­pu­ra los ri­ño­nes y la ve­ji­ga. El po­ta­sio re­du­ce el áci­do úri­co en san­gre y eli­mi­na las to­xi­nas me­jo­ran­do la fun­ción re­nal.

Tam­bién las se­mi­llas

Los chi­nos tie­nen una cos­tum­bre muy saludable que con­sis­te en co­mer se­mi­llas de san­día tos­ta­das des­pués de al­mor­zar o ce­nar pa­ra fa­vo­re­cer el pro­ce­so di­ges­ti­vo, ya que re­gu­lan la fun­ción in­tes­ti­nal y tam­bién ac­túan co­mo diu­ré­ti­co, re­gu­lan­do la pre­sión ar­te­rial. Pa­ra ha­cer­las hay que la­var una bue­na can­ti­dad de se­mi­llas y de­jar­las se­car unos días; lue­go se las po­ne en un wok con agua y con­di­men­tos a gus­to (sal, pi­can­tes, anís, etc.) y una cu­cha­ra­di­ta de man­te­ca y se las co­ci­na has­ta que se consuma el lí­qui­do. Con­ti­nuar la coc­ción has­ta que que­den se­cas, siem­pre re­vol­vien­do pa­ra evi­tar que se que­men. Pa­ra con­su­mir­la hay que sa­car­les la cás­ca­ra, co­mo con las se­mi­llas de gi­ra­sol.

“Cuan­do es­ta­ba en el tem­plo taoís­ta en la pro­vin­cia de Si­chuan, con­su­mía­mos mu­cho es­ta se­mi­llas, re­cuer­da Liu Ming. Es común en ese lu­gar ir a char­lar con ami­gos y con­su­mir mu­chas se­mi­llas Ló­gi­ca­men­te, el pi­so que­da­ba ta­pi­za­do de cás­ca­ras, más du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na del año cuan­do, por tra­di­ción, no se pue­de ba­rrer”.

Pri­me­ros au­xi­lios

Los cua­dros fe­bri­les y el

do­lor de gar­gan­ta en la épo­ca es­ti­val son más co­mu­nes de lo que se cree y ge­ne­ral­men­te sue­len ser la con­se­cuen­cia de la ex­po­si­ción ex­ce­si­va al sol, del con­su­mo de be­bi­das frías y de los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra, ya sea am­bien­te o por el uso de re­fri­ge­ra­ción. La san­día es un buen re­cur­so pa­ra so­lu­cio­nar es­tos es­ta­dos.

“El me­jor re­me­dio pa­ra ba­jar la fie­bre y ali­viar el do­lor de gar­gan­ta es la san­día, por­que es­tas en­fer­me­da­des se pro­du­cen cuan­do sube el Fue­go. Ade­más, ayu­da a cal­mar la tos, eli­mi­na las fle­mas, qui­ta las náu­seas y ali­via las af­tas que sue­len apa­re­cer en la ca­vi­dad bu­cal acom­pa­ñan­do es­tos pro­ce­sos”.

La par­te blan­ca de la cás­ca­ra tam­bién se uti­li­za con fi­nes cos­mé­ti­cos, ya que es des­con­ges­ti­va y evi­ta la des­hi­dra­ta­ción de la piel, re­tra­san­do la apa­ri­ción de arru­gas. Sim­ple­men­te se de­be cor­tar en lá­mi­nas fi­nas y apli­car­la so­bre la piel del ros­tro, es­pe­cial­men­te cuan­do se po­ne ro­ja lue­go de una lar­ga ex­po­si­ción al sol. En es­tos ca­sos tam­bién es acon­se­ja­ble re­fres­car­la con ju­go de san­día, de­ján­do­lo ac­tuar 15 mi­nu­tos y lue­go en­jua­gar con agua ti­bia.

Re­ce­tas sa­lu­da­bles

Co­mo di­ce el maes­tro, la bue­na ali­men­ta­ción es el me­jor re­me­dio y por eso siem­pre nos acer­ca de­li­cio­sas op­cio­nes de la co­ci­na chi­na pa­ra apro­ve­char to­das sus vir­tu­des. Aquí nos brin­da un pla­to prin­ci­pal, un ju­go y una in­fu­sión. Vea­mos:

Cer­do con san­día

“Es­ta sen­ci­lla re­ce­ta, una pre­pa­ra­ción muy común en la zo­nas ru­ra­les de Chi­na, don­de ade­más de co­mer la san­día se apro­ve­cha la cás­ca­ra, ayu­da a ba­jar el Fue­go en los días de mu­cho ca­lor, es fres­ca y nu­tri­ti­va, ya que el cer­do se re­la­cio­na con el Agua”.

In­gre­dien­tes:

1 ki­lo de cer­do 1 ki­lo de cás­ca­ras de san­día Ajo y jen­gi­bre (a gus­to)

Pre­pa­ra­ción:

Qui­tar la par­te ver­de de la cás­ca­ra y cor­tar­la en cu­bos pe­que­ños; ca­len­tar un wok con un cho­rri­to de acei­te y sal­tear­la. Re­ti­rar­la y re­ser­var, vol­ver a acei­tar el wok y agre­gar el ajo y el jen­gi­bre pi­ca­dos. Cor­tar la car­ne de cer­do en ti­ras y co­ci­nar­la. Cuan­do ca­si es­té lis­ta, agre­gar la san­día y con­di­men­tar a gus­to. Con­ti­nuar con la coc­ción a fue­go len­to du­ran­te 15 mi­nu­tos.

Ju­go de san­día y to­ma­te

Mez­clar en una ja­rra de vi­drio un li­tro y me­dio de ju­go de pul­pa de san­día con un li­tro de ju­go de to­ma­te. Be­ber a lo lar­go del día.

“Es­te ju­go ayu­da a in­cre­men­tar el Yin, re­cor­de­mos que en ve­rano sube mu­cho el Yang y fre­cuen­te­men­te se pier­de el ape­ti­to. Tam­bién ba­ja la fie­bre, evi­ta te­ner la bo­ca se­ca y com­ba­te los es­ta­dos de an­sie­dad; es de­cir, tran­qui­li­za Tam­bién es muy bueno pa­ra ac­ti­var el ri­ñón y eli­mi­nar lí­qui­dos, es­pe­cial­men­te cuan­do la ori­na tie­ne mal olor”.

In­fu­sión

Co­lo­car en un re­ci­pien­te con 350 cc de agua, 60 gra­mos de cás­ca­ra de san­día y 90 gra­mos de raíz de im­pe­ra­ta. Lle­var a fue­go fuer­te has­ta que hier­va y lue­go ba­jar­lo y con­ti­nuar con la coc­ción du­ran­te 15 mi­nu­tos. Apa­gar, de­jar re­po­sar unos mi­nu­tos, co­lar y con­su­mir.

“Es­ta in­fu­sión ayu­da a des­hin­char, me­jo­ra la in­fec­ción uri­na­ria y ba­ja la pre­sión ar­te­rial, es­pe­cial­men­te cuan­do es cau­sa­da por un des­equi­li­brio en el ri­ñón”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.