ALI­VIO CONTRA LOS TICS

Los pe­que­ños es­pas­mos o tem­blo­res fa­cia­les tem­po­ra­rios son pa­ra la me­di­ci­na chi­na un sín­to­ma de des­equi­li­brios ener­gé­ti­cos. Co­rre­gir­los re­quie­re un aná­li­sis pro­fun­do, pe­ro es­ti­mu­lar de­ter­mi­na­dos pun­tos pue­de ali­viar­los y ayu­dar a so­bre­lle­var­los.

TAO - Tomo IV - - Digitopuntura -

El lla­ma­do tem­blor fa­cial es una afec­ción bas­tan­te fre­cuen­te que en ge­ne­ral no re­vis­te gra­ve­dad, pe­ro sí oca­sio­na una gran mo­les­tia, es­pe­cial­men­te cuan­do apa­re­ce mien­tras se tra­ba­ja o se es­tá dia­lo­gan­do con otra per­so­na. La me­di­ci­na oc­ci­den­tal lo re­la­cio­na con el es­trés, el can­san­cio y el con­su­mo ex­ce­si­vo de ca­feí­na; en cam­bio, la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na con­si­de­ra que es sín­to­ma de un des­equi­li­brio más pro­fun­do.

“En pri­mer lu­gar de­be­mos re­cor­dar que el cuer­po po­see dos ti­pos de ener­gía, al la­do de­re­cho co­rres­pon­de Yin, y se re­la­cio­na con la san­gre; el la­do iz­quier­do es Yang y tie­ne que ver con el Chi. Am­bas de­ben es­tar per­fec­ta­men­te ar­mo­ni­za­das pa­ra que el or­ga­nis­mo fun­cio­ne a la per­fec­ción”, ex­pli­ca el maes­tro Liu Ming.

Si el des­equi­li­brio se da en la pro­fun­di­dad sur­ge la en­fer­me­dad; si ocu­rre en el plano su­per­fi­cial da lu­gar a cier­tas al­te­ra­cio­nes más le­ves, co­mo el ca­so de los tem­blo­res y hor­mi­gueos en el ros­tro, que a su vez pue­den ser le­ves y es­po­rá­di­cos o per­sis­ten­tes. En es­te úl­ti­mo ca­so es ne­ce­sa­rio ana­li­zar la si­tua­ción y de­ter­mi­nar qué ti­po de tra­ta­mien­to co­rres­pon­de. En lí­neas ge­ne­ra­les la so­lu­ción ra­di­ca en es­ti­mu­lar de­ter­mi­na­dos pun­tos con acu­pun­tu­ra o di­gi­to­pun­tu­ra.

Sin em­bar­go, pa­ra es­ta­ble- es­ta­ble­cer un diag­nós­ti­co cer­te­ro, se de­be te­ner en cuen­ta la edad y el se­xo y si la mo­les­tia es en la par­te su­pe­rior o in­fe­rior de la ca­ra o en que zo­na del cuer­po se en­cuen­tra, o en que zo­na del cuer­po se en­cuen­tra, ya que to­das es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas es­tán es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­das con la ener­gía de ca­da per­so­na en par­ti­cu­lar. Ade­más se de­be ob­ser­var qué me­ri­diano atra­vie­sa el lu­gar don­de se pro­du­ce el tem­blor y re­la­cio­nar­lo con el ór­gano co­rres­pon­dien­te, que se­gu­ra­men­te no es­ta­rá re­ci­bien­do la ener­gía su­fi­cien­te pa­ra que fun­cio­ne de ma­ne­ra co­rrec­ta. Tam­bién se de­be te­ner en cuen­ta si la zo­na es­tá in­fla­ma­da, ya que en ese ca­so po­dría es­tar re­la­cio­na­do con la san­gre. -

El pul­so es otro pun­to a ana­li­zar y, en­tre otras cosas, de­be de­ter­mi­nar­se si es su­per­fi­cial o pro­fun­do, ya que es­to da­ría la pau­ta de un po­si­ble des­or­den in­terno. Por úl­ti­mo, es ne­ce­sa­rio co­no­cer si la mo­les­tia es ma­yor por la ma­ña­na, al me­dio­día, a la tar­de, o du­ran­te la no­che, o en for­ma con­ti­nua du­ran­te to­do el día. El tra­ta­mien­to y los pun­tos a es­ti­mu­lar de­pen­de­rán de los re­sul­ta­dos. Los tem­blo­res fa­cia­les afec­tan a hom­bres y mu­je­res por igual; sin em­bar­go, la re­cu­pe­ra­ción es di­fe­ren­te se­gún el se­xo. Cuan­do los va­ro­nes sien­ten mo­les­tias del la­do iz­quier­do, la re­cu­pe­ra­ción es muy rá­pi­da; pe­ro ocu­rre lo con­tra­rio si es del la­do de re­cho. Las mu­je­res se recuperan fá­cil­men­te si ocu­rren del de­re­cho, pe­ro tar­dan más si es en el iz­quier­do. Es­to se re­la­cio­na con la na­tu­ra­le­za ener­gé­ti­ca de ca­da gé­ne­ro, por­que la mu­jer es Yin y el va­rón Yang.

Di­gi­to­pun­tu­ra pa­ra re­la­jar

Co­mo se men­cio­nó, pa­ra lle­gar a un tra­ta­mien­to que so­lu­cio­ne el pro­ble­ma en for­ma real­men­te de­fi­ni­ti­va es ne­ce­sa­rio un aná­li­sis mi­nu­cio­so de la si­tua­ción; sin

em­bar­go, has­ta lle­gar a la con­sul­ta con un pro­fe­sio­nal, es po­si­ble re­la­jar la zo­na me­dian­te la di­gi­to­pun­tu­ra.

Cuan­do el tem­blor o ador­me­ci­mien­to se si­túa en el la­do iz­quier­do, sig­ni­fi­ca que el Chi no flu­ye lo su­fi­cien­te, por lo cual de­ben es­ti­mu­lar­se cier­tos pun­tos que ayu­den a le­van­tar­lo y equi­li­brar­lo. Es­tos de­ben re­la­cio­nar­se con el ele­men­to Ma­de­ra (desa­rro­llo), uno de ellos es Zhong Zhu (Fo­to 1), ubi­ca­do en el dor­so de la mano, a la al­tu­ra del cuar­to me­ta­car­piano, pun­to de ar­ti­cu­la­ción del de­do anu­lar. Se de­be pre­sio­nar con fir­me­za uti­li­zan­do el de­do pul­gar du­ran­te 15 se- gun­dos, co­mo mí­ni­mo tres ve­ces al día.

Qiu Xü (Fo­to 2), o pun­to de Ori­gen de Yang, es otro de los pun­tos a es­ti­mu­lar pa­ra que la ener­gía se mue­va de ma­ne­ra rá­pi­da; se ubi­ca en el hue­so ex­terno del to­bi­llo, ade­lan­te del mis­mo, en la par­te in­fe­rior.

Si el la­do afec­ta­do es el de­re­cho, sig­ni­fi­ca que el pro­ble­ma ra­di­ca en la san­gre, por ejem­plo, anemia. En es­te

a ca­so la es­ti­mu­la­ción pue­de ser me­dian­te di­gi­to­pun­tu­ra o mo­xa. Los pun­tos a tra­tar son: Zhong Wan (Fo­to 3), ubi­ca­do a cua­tro de­dos so­bre el om­bli­go; Xue Hai (Mar de san­gre) (Fo­to 4), en el bor­de su­pe­rior in­terno de la ró­tu­la; y Zu San Li (Fo­to 5), ubi­ca­do a cua­tro de­dos por de­ba­jo del ex­tre­mo in­fe­rior ex­terno de la ró­tu­la.

Es­tos pun­tos son cla­ve pa­ra for­ta­le­cer y mo­vi­li­zar la san­gre.

“Tam­bién es muy útil apli­car un ma­sa­je ge­ne­ral en to­do el ros­tro pa­ra re­la­jar los múscu­los y, fun­da­men­tal­men­te, des­can­sar lo su­fi­cien­te, al me­nos ocho ho­ras por día, se­gún la épo­ca del año. Re­cor­de­mos que du­ran­te el otoño y el in­vierno se de­be dor­mir más y du­ran­te la pri­ma­ve­ra y el ve­rano me­nos. La ali­men­ta­ción tam­bién es im­por­tan­te, evi­tar las co­mi­das muy con­di­men­ta­das y las por­cio­nes ge­ne­ro­sas, cuan­do el es­tó­ma­go no se lle­na, el or­ga­nis­mo desa­rro­lla más de­fen­sas”, acon­se­ja Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.