BAS­TA DE NA­NAS

Los do­lo­res de panza o de oí­dos, los res­fríos y los es­ta­dos fe­bri­les son muy fre­cuen­tes en el desa­rro­llo de be­bés y ni­ños, pe­ro es­tre­san a los pa­pás, es­pe­cial­men­te a los pri­me­ri­zos. Guía pa­ra re­sol­ver­los sin an­gus­tiar­se.

TAO - Tomo IV - - Bebés -

El bie­nes­tar de be­bes y ni­ños es una preo­cu­pa­ción cons­tan­te de los pa­dres. His­tó­ri­ca­men­te, las mu­je­res adul­tas de la fa­mi­lia trans­mi­tían oral­men­te a las más jó­ve­nes los secretos re­la­cio­na­dos con la crian­za de los hi­jos, com­ple­men­tan­do la ex­pe­rien­cia mé­di­ca que con la apa­ri­ción de la es­cri­tu­ra fue que­dan­do do­cu­men­ta­da en los anales de la pe­dia­tría. Hoy en día y gra­cias a in­ter­net es po­si­ble ac­ce­der a la in­for­ma­ción en mi­nu­tos, pe­ro no siem­pre los da­tos son cer­te­ros y mu­chas ve­ces la an­gus­tia que pro­vo­ca ver a un be­bé llo­rar sin sa­ber por qué di­fi­cul­ta el aná­li­sis de los sín­to­mas y com­pli­ca el diag­nós­ti­co. “Exis­ten cier­tas si­tua­cio­nes que se en­cua­dran den­tro de la normalidad en el pro­ce­so de desa­rro­llo de be­bés y ni­ños, pe­ro otras cons­ti­tu­yen una se­ñal de aler­ta, ase­gu­ra el maes­tro Liu Ming. El sín­to­ma que nun­ca de­be de­jar­se pa­sar es la fie­bre, por­que in­va­ria­ble­men­te mar­ca un des­equi­li­brio or­gá­ni­co. Pe­ro tam­bién hay que sa­ber ob­ser­var otras cues­tio­nes, co­mo el om­bli­go, las ma­nos y los pies, y es­tar aten­tos a los di­fe­ren­tes to­nos que ad­quie­ra el llan­to del be­bé se­gún se tra­te de una mo­les­tia le­ve, ham­bre o do­lor. Pe­ro vea­mos ca­da ca­so en de­ta­lle”.

Fie­bre

Es­ta es una de las si­tua­cio­nes tal vez más fre­cuen­te du­ran­te los pri­me­ros años de vi­da. De­be­mos te­ner en cuen­ta que la fie­bre se de­be al as­cen­so del Chi, la cues­tión es sa­ber por qué sube.

“Al­re­de­dor de los 64 días de vi­da la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral del be­bé sube pa­ra per­mi­tir un me­jor desa­rro­llo, se tra­ta del fa­mo­so “es­ti­rón” del que ha­bla­ban las abue­las. Por eso no se lo de­be me­di­car in­me­dia­ta­men­te, sino ofre­cer­le agua o el pe­cho pa­ra evi­tar que se des­hi­dra­te y ha­cer­lo des­can­sar más, es de­cir, pro­cu­rar que no se agi­te”. Es­te cua­dro se desa­rro­lla de ma­ne­ra sua­ve, el cuer­po le­van­ta po­ca tem­pe­ra­tu­ra, las orejas y co­la es­tán fres­cas y prác­ti­ca­men­te no trans­pi­ra. Lo es­pe­ra­ble es que no se pro­lon­gue más de cin­co días. “Pe­ro si la tem­pe­ra­tu­ra su­pera los 38 gra­dos, el pul­so se pre­sen­ta des­or­de­na­do y rá­pi­do, trans­pi­ra mu­cho, pier­de el ape­ti­to y vo­mi­ta, los ojos se po­nen ro­jos y la pu­pi­la se acla­ra, sig­ni­fi­ca que es­ta­mos an­te un pro­ble­ma y es ne­ce­sa­rio con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta. En es­te ca­so los sín­to­mas pue­den ex­ten­der­se diez días, apro­xi­ma­da­men­te. Y si bien es­te ti­po de pro­ce­sos no de­ben cau­sar preo­cu­pa­ción ex­tre­ma, ya que no re­vis­ten gra­ve­dad, es ne­ce­sa­rio que los pa­dres es­tén muy aten­tos, es­pe­cial­men­te al áni­mo del be­bé”.

Cuan­do “Si se pre­sen­ta muy pe­que­ño, ca­si ce­rra­do, no es una bue­na se­ñal; tam­po­co si ve­mos san­gre acu­mu­la­da o la piel que lo ro­dea es­tá ro­ja, ya que po­dría es­tar in­fec­ta­do. En es­tos ca­sos se de­be con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta in­me un chi­co es­tá en­fer­mo pe­ro no pier­de las ga­nas de mo­ver­se, ju­gar y co­mer, pro­ba­ble­men­te se tra­te de un pro­ce­so nor­mal, pe­ro siem­pre de­be man­te­ner­se ba­jo la su­per­vi­sión de los pa­dres. Pe­ro exis­te una si­tua­ción en la cual no se de­be du­dar con res­pec­to a la con­sul­ta mé­di­ca y es cuan­do tie­ne las orejas y la co­la muy ca­lien­tes; es­te sín­to­ma fe­bril es­tá re­la­cio­na­do con al­gu­na en­fer­me­dad, es­pe­cial­men­te si no pue­de man­te­ner su cuer­pi­to de­re­cho. En to­dos los ca­sos hay que pro­cu­rar que be­ba lí­qui­dos pa­ra evi­tar la des­hi­dra­ta­ción. El om­bli­go Es­te es un pun­to a ob­ser­var du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas de vi­da. Co­mo sa­be­mos, no es más que una ci­ca­triz, pe­ro re­quie­re sus cui­da­dos. dia­ta­men­te”, acon­se­ja Liu.

Los ojos

“La mi­ra­da y los oji­tos del be­bé du­ran­te el pri­mer año de vi­da son otro as­pec­to a te­ner en cuen­ta. Si son muy mo­ve­di­zos, sig­ni­fi­ca que al­go no es­tá bien; lo nor­mal es que los mue­van úni­ca­men­te cuan­do si­guen un pun­to con la mi­ra­da”.

Ma­nos y pies

Siem­pre de­ben es­tar ca­lien­tes; si no, sig­ni­fi­ca que el abri­go es in­su­fi­cien­te. Si aún lue­go de abri­gar­los el pro­ble­ma per­sis­te, quie­re de­cir que hay una fa­lla en la ali­men­ta­ción, aún cuan­do sea un lac­tan­te. Lo ideal es con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra que eva­lúe la si­tua­ción.

El llan­to

Es el me­ca­nis­mo de co­mu­ni­ca­ción del be­bé y ma­ni­fies­ta des­de una in­co­mo­di­dad has­ta el do­lor fí­si­co. El te­ma es­tá en de­co­di­fi­car el men­sa­je.

“Si el llan­to del es lar­go y sos­te­ni­do, sig­ni­fi­ca que su es­ta­do de sa­lud es bueno, in­clu­so en la an­ti­güe­dad se le au­gu­ra­ba una lar­ga vi­da. Por el con­tra­rio, cuan­do es en­tre­cor­ta­do y ace­le­ra­do o muy dé­bil sig­ni­fi­ca que po­dría te­ner un pro­ble­ma de sa­lud y es ne­ce­sa­rio re­vi­sar­lo y ha­cer un diag­nós­ti­co”.

Con­se­jos pa­ra pri­me­ri­zos

Al­gu­nos de los ma­les­ta­res más fre­cuen­tes pue­den ser tra­ta­dos de ma­ne­ra na­tu­ral y en el ám­bi­to ho­ga­re­ño. De to­das ma­ne­ras, si al­go lla­ma la aten­ción o el pro­ble­ma per­sis­te siem­pre es con­ve­nien­te con­sul­tar con el pe­dia­tra.

Do­lor de panza

En ge­ne­ral el do­lor ab­do­mi­nal en los be­bés se de­be a la acu­mu­la­ción de ga­ses o a le­ves in­di­ges­tio­nes pro­vo­ca­das por la for­ma­ción de la flora in­tes­ti­nal. En es­te ca­so lo me­jor es co­lo­car­le una bol­sa o un pa­ño tem­pla­do con agua ca­lien­te so­bre la zo­na. Tam­bién se pue­de es­ti­mu­lar con di­gi­to­pun­tu­ra el pun­to “bo­ca de ti­gre”, re­la­cio­na­do con el in­tes­tino grue­so, ubi­ca­do en­tre los de­dos pul­gar e ín­di­ce.

“Los ma­sa­jes sue­len ser muy efec­ti­vos pa­ra cal­mar o pre­ve­nir los do­lo­res. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que no se tra­ta de fro­tar la piel ni de pre­sio­nar in­ten­sa­men­te; lo co­rrec­to es acom­pa­ñar los mo­vi­mien­tos in­tes­ti­na­les y de es­ta ma­ne­ra ayu­dar a que la ener­gía cir­cu­le. Pa­ra ello, co­lo­car la pal­ma de la mano (siem­pre de­be es­tar ti­bia) en el centro de la pan­ci­ta y des­li­zar­la ha­cia aba­jo “ba­rrien­do” la zo­na. En es­te sen­ti­do es fun­da­men­tal ma­sa­jear la “ca­lle de Chi”, des­de la bo­ca del es­tó­ma­go has­ta el pu­bis”.

Res­fríos y con­ges­tión

Pa­ra me­jo­rar es­te ti­po de cua­dros -sin pre­sen­cia de fie­bre-lo me­jor es el ma­sa­je de bra­zos, ya que por allí pa­sa el me­ri­diano de pul­món. Co­men­zar des­de la mu­ñe­ca, re­co­rrer to­do el bra­zo y al lle­gar al hom­bro ba­jar a la axi­la, has­ta su centro; lue­go su­bir has­ta la cla­ví­cu­la con un mo­vi­mien­to de aper­tu­ra, es de­cir des­de aden­tro ha­cia afue­ra.

“Con es­tos mo­vi­mien­tos se lo­gra abrir el pe­cho, lo que per­mi­te al ni­ño res­pi­rar mu­cho me­jor”, di­ce Liu Ming.

Do­lor de oí­dos

En oca­sio­nes se re­la­cio­na con los res­fríos o los es­ta­dos gri­pa­les, sin em­bar­go una go­ta de acei­te de so­ja en el con­duc­to au­di­ti­vo se­rá su­fi­cien­te pa­ra li­be­rar­los del do­lor.

“El acei­te de so­ja per­mi­te que la ener­gía flu­ya en el oí­do y eli­mi­ne la mo­les­tia”.

Dia­rrea

Lo ideal es una cu­cha­ra­di­ta de vinagre de arroz y pu­ré de man­za­na her­vi­da, sin cás­ca­ra, pa­ra me­jo­rar su di­ges­tión. Pa­ra evi­tar es­te ti­po de des­com­pos­tu­ras, son con­ve­nien­tes los ma­sa­jes en el ab­do­men des­pués de co­mer.

Sar­pu­lli­do

Las aler­gias cu­tá­neas le­ves son co­mu­nes en la ma­yo­ría de los ni­ños, ge­ne­ral­men­te cau­sa­das el ca­lor o el ro­ce de cier­tas pren­das so­bre la piel. “La so­lu­ción es sen­ci­lla: sim­ple­men­te se le de­be apli­car so­bre la zo­na afec­ta­da la in­fu­sión ti­bia de la flor de ma­dre­sel­va”, con­clu­ye Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.