VEREDA DE FRU­TOS DUL­CES

El Valle de Na­pa es un pa­raí­so te­ñi­do de to­nos es­me­ral­das al nor­te de Ca­li­for­nia; me­ca pa­ra los aman­tes del eli­xir mal­va

VOGUE Latinoamerica - - Envouge -

Un es­con­di­te ubi­ca­do al oes­te de Sa­cra­men­to es el Valle de Na­pa, el lu­gar per­fec­to pa­ra aden­trar­se en la cam­pi­ña ca­li­for­nia­na, con­tem­plar con de­lei­te la ru­ta es­cé­ni­ca de pai­sa­jes que pa­re­cie­ran ser re­pre­sen­ta­cio­nes de cuen­tos de ha­das y dis­fru­tar de una co­pa de la be­bi­da dio­ni­sia­ca que pro­me­te em­bria­gar nues­tros sen­ti­dos con una sen­sa­ción de fe­li­ci­dad y éx­ta­sis. Vi­ñe­dos ki­lo­mé­tri­cos que ti­ñen el cam­po con to­na­li­da­des ver­des se di­fu­mi­nan en el ho­ri­zon­te con el azul del im­po­nen­te cie­lo, ya seas un aman­te del vino o sim­ple­men­te te gus­te dis­fru­tar de una de­li­cio­sa co­pa oca­sio­nal­men­te, es­te lu­gar es el es­ca­pe per­fec­to pa­ra re­la­jar­se y des­co­nec­tar­se del es­trés de la gran ciu­dad.

1Dón­de hos­pe­dar­se: Au­ber­ge du So­leil es el lu­gar ideal. Sus ca­ba­ñas aco­ge­do­ras, ro­dea­das por más de trein­ta hec­tá­reas, crean una sen­sa­ción de se­re­ni­dad in­men­sa. Es­te lu­gar se des­ta­ca por sus enig­má­ti­cas vis­tas, sor­pren­den­te gas­tro­no­mía e im­pre­sio­nan­te ser­vi­cio. Por otro la­do, Car­ne­ros Re­sort & Spa nos enamo­ra con su pis­ci­na al aire li­bre, en don­de dis­fru­tar de un buen vino y una pues­ta de sol se con­vier­te en una tar­de inol­vi­da­ble.

2 Dón­de co­mer: La va­rie­dad que ofre­ce es­te pe­que­ño po­bla­do es in­creí­ble­men­te vas­ta. Se pue­de dis­fru­tar de una su­cu­len­ta ce­na or­gá­ni­ca en Farm to Ta­ble, don­de los pla­ti­llos no so­lo son de­li­cio­sos, sino que to­dos los pro­duc­tos son cul­ti­va­dos en la lo­ca­li­dad. Tam­bién en­con­tra­mos el acla­ma­do res­tau­ran­te La To­que, en el que Ken Frank co­ci­na una va­rie­dad de pla­ti­llos en su me­nú com­bi­na­dos con vi­nos de la re­gión. Em­bár­ca­te en la bús­que­da de los food­trucks que ron­dan las ca­lles del pue­blo, nues­tras re­co­men­da­cio­nes: Marks The Spot y Cross­road Chic­ken.

3 Qué vi­si­tar: No hay nin­gu­na otra for­ma más emo­cio­nan­te pa­ra co­no­cer la ciu­dad que su­bir­se a un glo­bo ae­ros­tá­ti­co, las vis­tas y la ex­pe­rien­cia son inigua­la­bles. Des­de las al­tu­ras po­drás vis­lum­brar el es­plen­dor de los mag­né­ti­cos cam­pos de los fru­tos de vid. Pla­nea una vi­si­ta guia­da pa­ra de­gus­tar de los vi­nos más ex­qui­si­tos de la re­gión en Ro­bert Bia­le Vi­ne­yards. A pe­sar de que Na­pa es fa­mo­so por sus vi­nos, pue­des op­tar por un pa­seo en bi­ci­cle­ta, una ex­ce­len­te ma­ne­ra de dis­fru­tar el día.

Sin du­da, un rin­cón en Ca­li­for­nia don­de un fin de se­ma­na se con­vier­te en una odi­sea. Ca­da mo­men­to se­rá un re­cuer­do que per­ma­ne­ce­rá en tu me­mo­ria por siem­pre. —Emiliano López

VIS­TA DE LOS VI­ÑE­DOS DE LA RE­GIÓN; ARRI­BA: TE­RRA­ZA DEL HO­TEL AU­BER­GE DU SO­LEIL.

IZ­QUIER­DA: MA­LE­TA THE STOWAWAY, DE PARAVEL.

PANORÁMICA DEL RÍO NA­PA; ABA­JO: LI­BRO IN THE SPIRIT OF NA­PA VALLEY, DE ASSOULINE. IZ­DA.: GA­FAS DE SOL, DE PRA­DA. UN PA­SEO POR GLO­BO SO­BRE LOS CUL­TI­VOS; IZ­DA.: PIS­CI­NA DEL HO­TEL CAR­NE­ROS RE­SORT & SPA. SUÉ­TER DE BCBGMAXAZRIA; IZ­DA.: PAN­TA­LÓN DE CHLOÉ; ABA­JO: SET DE DAMAS CHINAS, DE GW SCOTT.

ARRI­BA: ZAPATOS CON CUÑA, DE TAHI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.