L. A. Con­fi­den­tial

La ma­yor ciu­dad de Ca­li­for­nia se ha con­ver­ti­do en el úl­ti­mo re­fe­ren­te de cul­tu­ra, mo­da y ar­te gra­cias a sus nue­vos ex­po­nen­tes

VOGUE Latinoamerica - - News -

La ma­yor ciu­dad de Ca­li­for­nia vi­ve co­mo uno de los gran­des re­fe­ren­tes cul­tu­ra­les

Re­co­rrer una ciu­dad que se ex­tien­de por 71 ki­ló­me­tros de nor­te a sur y por 47 de es­te a oes­te, y co­no­cer to­dos sus rin­co­nes pue­de pa­re­cer im­po­si­ble. Por es­ta ra­zón, es in­dis­pen­sa­ble acer­car­se a la gen­te lo­cal pa­ra iden­ti­fi­car los must-see. En pleno re­na­ci­mien­to cul­tu­ral es­tos úl­ti­mos años, Los Án­ge­les no es una ciu­dad de la que te enamo­ras a pri­me­ra vis­ta co­mo París, Roma o Síd­ney. Sin em­bar­go, es atrac­ti­va co­mo nin­gu­na otra. Su le­ga­do ci­ne­ma­to­grá­fi­co es in­men­so y con­ti­núa desa­rro­llán­do­se, su per­so­na­li­dad ar­tsy se es­tá re­ve­lan­do ca­da vez más con la lle­ga­da de ar­tis­tas, ga­le­rías y mu­seos que aho­ra la pre­fie­ren a Nueva York, y su cli­ma de en­sue­ño per­mi­te dis­fru­tar de la pla­ya en cual­quier tem­po­ra­da. En L.A. ca­da uno es­co­ge su look, su es­ti­lo de vi­da y su ac­ti­vi­dad la­bo­ral con to­da li­ber­tad. Pe­ro to­dos los an­ge­li­nos com­par­ten una co­sa: es­ta actitud ul­tra co­ol que se sien­te en cual­quier si­tio de la ciu­dad. La vi­bra pla­ye­ra de San­ta Mo­ni­ca y Ma­li­bu, el la­do gla­mu­ro­so de Beverly Hills y Holly­wood, y la ten­den­cia cul­tu­ral de Down­town L.A. son al­gu­nos de los am­bien­tes que se pue­den ex­pe­ri­men­tar. Ho­te­les de le­yen­da co­mo Chateau Marmont y The Beverly Hills Ho­tel dan la opor­tu­ni­dad de acer­car­se al mun­do de las ce­le­bri­da­des. Otros es­ta­ble­ci­mien­tos, más re­cien­tes, plas­man es­pa­cios in­te­rio­res lle­nos de crea­ti­vi­dad y de sor­pre­sas co­mo el SLS Beverly Hills don­de la es­tre­lla del di­se­ño Phi­lip­pe Starck in­tro­du­jo to­ques rock’n’roll, con­fir­man­do su es­ti­lo sub­ver­si­vo a tra­vés del cual el hu­mor y la poe­sía se fu­sio­nan. La pis­ci­na al aire li­bre ofre­ce vis­tas es­pec­ta­cu­la­res y se vuel­ve uno de los es­pa­cios más en bo­ga de la ciu­dad du­ran­te la pri­ma­ve­ra y el ve­rano gra­cias a los DJ’S que acu­den to­dos los fi­nes de se­ma­na en­tre las dos y las seis de la tar­de. En el re­nom­bra­do res­tau­ran­te The Ba­zaar by José An­drés, se sa­bo­rean ta­pas in­ven­ti­vas en una at­mós­fe­ra ele­gan­te y con­tem­po­rá­nea. Por otra par­te, Kelly Wearstler, la di­se­ña­do­ra más co­ti­za­da de Los Án­ge­les, reali­zó va­rios pro­yec­tos en su ciu­dad de re­si­den­cia, co­mo el Vi­ce­roy San­ta Mo­ni­ca que se ubi­ca a al­gu­nos me­tros de la pla­ya y de ca­lles ani­ma­das con tien­das y ca­fés, así co­mo el re­cien­te res­tau­ran­te Vi­via­ne de es­ti­lo re­vi­val californiano que se al­ber­ga en el icó­ni­co Ava­lon Ho­tel Beverly Hills. Ya sea pa­ra desa­yu­nar, co­mer o ce­nar, el res­tau­ran­te Gje­li­na —di­se­ña­do por Stu­dio Mai— es otro

hit de la ciu­dad mien­tras que Le Pe­tit Pa­ris rin­de ho­me­na­je a la co­ci­na fran­ce­sa en un es­pa­cio don­de se com­bi­nan ele­men­tos de es­ti­lo gó­ti­co y Art Nou­veau. To­mar­se el tiem­po pa­ra be­ber un ca­fé en Ver­ve o pla­ti­car co­mién­do­se un ma­ca­ron en la pas­te­le­ría Bot­te­ga Louie son otras de las mu­chas op­cio­nes que exis­ten pa­ra acer­car­se a la vi­da de un ha­bi­tan­te de Los Án­ge­les.

Shop­ping es la pa­la­bra maes­tra al lle­gar a Ro­deo Dri­ve, la ca­lle in­elu­di­ble pa­ra los aman­tes de las mar­cas de lu­jo. Dior, Pra­da, Louis Vuitton, Bur­berry, Fe­rra­ga­mo —en­tre otros— tie­nen to­dos una bou­ti­que re­fi­na­da. Mel­ro­se Ave­nue me­re­ce tam­bién una vi­si­ta, así co­mo The Gro­ve, un cen­tro co­mer­cial don­de la mar­ca Eli­za­beth and Ja­mes —crea­da por Ash­ley y Mary-kate Ol­sen— abrió su pri­mer flags­hip en ju­lio pa­sa­do. Ade­más de los gran­des nom­bres de la mo­da, se pue­den tam­bién des­cu­brir tien­das in­de­pen­dien­tes y ori­gi­na­les co­mo la li­bre­ría The Last Books­to­re que pa­re­ce ser un verdadero la­be­rin­to y que res­guar­da te­so­ros in­sos­pe­cha­dos. Tampoco hay que ol­vi­dar la im­por­tan­cia del di­se­ño en L.A.; si­tua­da en el De­sign Dis­trict, la tien­da Con­sort es un buen ejem­plo. El es­tu­dio de in­terio­ris­mo que tie­ne co­mo clien­tes a los ac­to­res Ben Mc­ken­zie, Jes­si­ca Alba

y Sop­hia Bush de­ci­dió lan­zar su pri­mer show­room ha­ce un po­co más de un año, pre­sen­tan­do una se­lec­ción de mue­bles y ac­ce­so­rios mo­der­nos y vin­ta­ge, co­lo­ri­dos y au­da­ces.

Des­cu­brir la ciu­dad de Los Án­ge­les es tam­bién ver sus edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos co­mo el Walt Dis­ney Con­cert Hall con­ce­bi­do por el fa­mo­so ar­qui­tec­to Frank Gehry. En la mis­ma ave­ni­da (Grand Ave­nue), tampoco hay que per­der­se el im­pac­tan­te mu­seo The Broad —inau­gu­ra­do en oto­ño de 2015— cu­ya es­truc­tu­ra en for­ma de ni­do de abe­ja fue ima­gi­na­da por Di­ller Sco­fi­dio + Ren­fro. El LACMA, el Getty Cen­ter y la Getty Vi­lla son otras instituciones cul­tu­ra­les de re­fe­ren­cia. Des­de el Grif­fith Ob­ser­va­tory, se apre­cia la in­men­si­dad de es­ta me­tró­po­li fas­ci­nan­te, con el cé­le­bre car­tel de Holly­wood co­mo te­la de fon­do. Y pa­ra respirar aire puro, na­da co­mo pa­sear en el Run­yon Can­yon Park de 65 hec­tá­reas. De­ci­di­da­men­te, Los Án­ge­les lo tie­ne to­do.— Ka­ri­ne Mo­nié

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.