Rey de un im­pe­rio floral

Eric Bu­ter­baugh re­ve­la cuál es la cla­ve del éxi­to de su jar­dín se­cre­to en L. A. y las obras de ar­te que crea a ba­se de flores

VOGUE Latinoamerica - - News -

Eric Bu­ter­baugh re­ve­la to­do so­bre sus crea­cio­nes y el in­ge­nio de­trás de ellas

Aman­te de la fir­ma Ver­sa­ce des­de muy jo­ven, Eric Bu­ter­baugh co­men­zó a tra­ba­jar en es­ta co­mo men's bu­yer. Co­no­ció a Gian­ni Ver­sa­ce, se vol­vie­ron ami­gos y se mudó a Lon­dres pa­ra tra­ba­jar di­rec­ta­men­te con él, crean­do amis­tad con las top del mo­men­to: Nao­mi, Ch­risty, Lin­da y Cindy. Sin em­bar­go, años más tar­de, se dio cuen­ta que la in­dus­tria de la mo­da no era “lo su­yo”, co­mo él men­cio­na. Vol­vió a L.A. y co­men­zó a ex­plo­rar el ar­te de la flo­re­ría al ayu­dar a una ami­ga con la de­co­ra­ción en una fiesta. Días des­pués, re­ci­bía lla­ma­das de mu­je­res que que­rían que hi­cie­ra las flores pa­ra sus fies­tas. Una fue muy per­sis­ten­te y con­si­guió que Eric tra­ba­ja­ra pa­ra ella. De es­ta ma­ne­ra se con­ven­ció que es­to le en­can­ta­ba. “Es­ta­ba ob­se­sio­na­do con ofre­cer un in­creí­ble ser­vi­cio y que las flores fue­ran las me­jo­res. No me im­por­ta­ba ga­nar di­ne­ro, sino ser el me­jor”, re­cuer­da. Tam­bién re­ve­la, que el éxi­to de­trás de su em­pre­sa es­tá en las ma­ra­vi­llo­sas re­la­cio­nes que hi­zo a lo lar­go de los años. “Me en­can­ta tra­ba­jar des­de L.A.; siem­pre es­tá abier­ta a nue­vas ideas y ge­ne­ral­men­te al­go es­tá su­ce­dien­do. Pe­ro tam­bién por­que aho­ra es más di­ver­sa que nun­ca. Me sien­to or­gu­llo­so de te­ner mis com­pa­ñías aquí”, afir­ma. Sus fra­gan­cias no es­ca­ti­man en lo ab­so­lu­to. Es­tán he­chas a ba­se de los me­jo­res in­gre­dien­tes. La mo­da, la ar­qui­tec­tu­ra y el ar­te son una gran in­fluen­cia en su tra­ba­jo. “Soy co­mo una es­pon­ja. Ab­sor­bo to­do lo que veo”. Así mis­mo, abrió una ga­le­ría en su tien­da por­que que­ría de­vol­ver al ar­te un po­co de lo que es­te le ha da­do, ade­más de te­ner un es­pa­cio que fue­ra el cen­tro de ins­pi­ra­ción de mi mar­ca”. —R. M.

Me en­can­ta tra­ba­jar des­de Los Án­ge­les. Es­ta ciu­dad siem­pre es­tá abier­ta a nue­vas ideas y siem­pre su­ce­de al­go nue­vo

SU MAJESTAD Eric Bu­ter­baugh en su bou­ti­que ho­mó­ni­ma ubi­ca­da en West Holly­wood.

LA BOU­TI­QUE CUEN­TA TAM­BIÉN CON UN ES­PA­CIO QUE FUN­GE CO­MO JAR­DÍN SE­CRE­TO.

EL DI­SE­ÑA­DOR FLORAL ACRE­DI­TA SU ÉXI­TO A SUS MA­RA­VI­LLO­SAS RE­LA­CIO­NES.

BU­TER­BAUGH JU­GÓ CON LOS SEN­TI­DOS AL CREAR SU LÍ­NEA DE FRA­GAN­CIAS.

DE­TA­LLES DE DE­CO­RA­CIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.