Pla­ce­res prohi­bi­dos

Nue­ve de ca­da diez mu­je­res se mas­tur­ba y su cuer­po ge­ne­ra no so­lo pla­cer, sino tam­bién, un sin­fín de be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud. Vo­gue des­ve­la las ra­zo­nes pa­ra ha­cer de es­to una prác­ti­ca dia­ria

VOGUE Latinoamerica - - News - — C. V.

Los be­ne­fi­cios del pla­cer se mues­tran co­mo un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des

OK, ad­mi­tá­mos­lo. La mas­tur­ba­ción fe­me­ni­na con­ti­nua sien­do un te­ma que se ca­lla. A las mu­je­res no les gus­ta ha­blar de la mas­tur­ba­ción, ni si­quie­ra en­tre ami­gas. ¿Por qué al­go tan pla­cen­te­ro de­be de per­ma­ne­cer en un lu­gar re­cón­di­to, en don­de na­die se en­te­re de lo maravilloso y de los múl­ti­ples be­ne­fi­cios que trae con­si­go? De­be­ría­mos de re­ser­var un lu­gar muy im­por­tan­te en nues­tra vi­da se­xual y ha­blar de ello con ab­so­lu­ta na­tu­ra­li­dad. Por­que en efec­to, es al­go na­tu­ral y por lo cual de­be­ría­mos de sen­tir­nos en ple­na li­ber­tad de ex­pre­sar­nos en cuan­to a es­te te­ma que ha si­do ta­boo por si­glos. Es por ello, que la in­dus­tria de ju­gue­tes se­xua­les cre­ce, sien­do la ma­yo­ría de ellos des­ti­na­dos al pla­cer fe­me­nino. Es­tu­dios re­ve­la­ron que las mu­je­res se mas­tur­ban en­tre el 80% y el 94% y —ojo con es­te da­to— des­de muy tem­pra­na edad: en­tre el 21% y el 46% co­mien­zan su prác­ti­ca an­tes de los diez años. En adi­ción al si­len­cio que la ro­dea, des­co­no­ce­mos que la mas­tur­ba­ción ofre­ce mu­chas ven­ta­jas, ade­más del pla­cer que nun­ca so­bra, es una ex­ce­len­te for­ma de co­no­cer el pro­pio cuer­po y las zo­nas que pro­por­cio­nan más go­zo. Ade­más, la mas­tur­ba­ción for­ta­le­ce a la es­truc­tu­ra mus­cu­lar de la pel­vis y la for­ta­le­ce, au­men­tan­do así la sen­sa­ción de pla­cer ya que ha­ce que las con­trac­cio­nes del par­to sean más efi­ca­ces y las mo­les­tias del pe­rio­do me­no­res de­bi­do a que las sus­tan­cias quí­mi­cas que se ven in­vo­lu­cra­das en la ex­plo­sión que se pro­du­ce en el to­rren­te cir­cu­la­to­rio al te­ner el or­gas­mo, ac­túan de ma­ne­ra anal­gé­si­ca con­tra los dolores mens­trua­les. Igual­men­te pro­du­ce una des­in­fla­ma­ción en la zo­na ge­ni­tal que ha­ce que la pre­sión que pro­vo­ca los dolores dis­mi­nu­ya y por en­de las mo­les­tias. Otro de los be­ne­fi­cios es que con los or­gas­mos se li­be­ran en­dor­fi­nas, do­pa­mi­na, neu­ro­hor­mo­nas oxi­to­ci­na y pro­lac­ti­na. Pa­ra aque­llas que su­fren de in­som­nio, su prác­ti­ca ayu­da a di­si­par las ten­sio­nes emo­cio­na­les y fí­si­cas que ago­tan al cuer­po, lo­gran­do que des­pués de rea-

li­zar­lo cai­ga­mos en los bra­zos de Mor­feo más rá­pi­da­men­te. Tam­bién en­ten­der el fun­cio­na­mien­to del cuer­po nos per­mi­te sa­ber con pre­ci­sión có­mo dar­le pla­cer. Una, dos, tres ve­ces, to­das las que que­ra­mos... To­do de­pen­de de ti. ¡Ya cuen­tas con más E mo­ti­vos pa­ra no pri­var­te de sus be­ne­fi­cios! stu­dios de di­ver­sos ex­per­tos han de­mos­tra­do que las mu­je­res que ex­pe­ri­men­tan un ma­yor nú­me­ro de or­gas­mos pre­sen­tan ma­yo­res ni­ve­les de in­mu­no­glo­bu­li­na A (IGA), que es la pri­me­ra lí­nea de de­fen­sa con­tra los res­fria­dos y la gri­pe. La A (IGA) es tam­bién un in­di­ca­dor de la for­ta­le­za en nues­tro sis­te­ma in­mu­ne. El or­gas­mo tras la mas­tur­ba­ción ac­ti­va di­ver­sos com­po­nen­tes del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio in­na­to. Su prác­ti­ca dia­ria pue­de re­du­cir el ries­go de su­frir in­fec­cio­nes del trac­to uri­na­rio, es­to su­ce­de de­bi­do al pro­ce­so de aper­tu­ra del cue­llo del úte­ro que ocu­rre con la ex­ci­ta­ción, su es­ti­ra­mien­to me­jo­ra la cir­cu­la­ción de los flui­dos, lo que per­mi­te ex­pul­sar los flui­dos cer­vi­ca­les y con ellos las bac­te­rias. Co­mo po­de­mos leer los re­sul­ta­dos son ma­ra­vi­llo­sos y so­lo de­pen­de de no­so­tras no so­lo ob­te­ner pla­cer, sino tam­bién, man­te­ner­nos sa­lu­da­bles.

Las mu­je­res que ex­pe­ri­men­tan or­gas­mos pre­sen­tan ma­yo­res ni­ve­les de in­mu­no­glo­bu­li­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.