Al re­gre­sar...

Tras ca­si vein­te años de au­sen­cia, el re­torno a una ciu­dad que sa­be ser la me­jor an­fi­trio­na. Es­te es el tes­ti­mo­nio del re­en­cuen­tro con un lu­gar úni­co: Bue­nos Ai­res

VOGUE Latinoamerica - - Vogue Septiembre -

Des­pués de 20 años de au­sen­cia, se ges­ta un re­en­cuen­tro con Bue­nos Ai­res

Vuel­vo a la ciu­dad don­de tan­tos ba­res al­gu­na vez ma­rea­ron mis so­le­da­des. Pe­ro eso fue en los no­ven­tas. Aho­ra, me arre­ba­ta la ex­pec­ta­ti­va una ciu­dad que vi­bra lle­na de es­pe­ran­za y se pa­vo­nea, por­que sa­be có­mo gus­tar. He re­gre­sa­do a Bue­nos Ai­res. Lo pri­me­ro que ha­go es col­gar­me a la ri­sa de Agus­ti­na Mar­za­ri, Gu­ti, —fa­mo­sa con su “ins­ta­nom­bre”; @ im­quee­na_. Jun­to a ella re­des­cu­bro la Pla­za de Ma­yo y el Ca­bil­do, ese si­tio don­de en 1810 los crio­llos de­ci­die­ron cons­ti­tuir un go­bierno pro­pio. La le­gen­da­ria Ca­sa Ro­sa­da, que alo­ja al go­bierno, y la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na tam­bién se ano­tan al re­co­rri­do. Los días me de­mues­tran que ahí si­guen los ba­rrios don­de se da sen­ti­do a la vi­da ur­ba­na y vi­si­tar­los es una ex­pe­rien­cia que me­re­ce el via­je. Va­mos al San Tel­mo de ca­se­ro­nes plan­ta­dos so­bre ado­qui­nes; Bo­ca, es­ta­llan­do de co­lo­res y, cla­ro, con el sím­bo­lo del tan­go si­nuo­so que suena en Ca­mi­ni­to, y Re­co­le­ta, uno de los más be­llos, des­de el cé­le­bre ce­men­te­rio, has­ta la Pla­za Fran­cia. Pa­ler­mo, otro ar­que­ti­po, no ha per­di­do na­da de su sa­bor.

El ocio y la no­che mi­llen­nial se vi­ven en las áreas de Soho y Holly­wood. Pe­ro, sin du­das, el Bue­nos Ai­res mo­derno tie­ne su vi­tri­na en Puerto Ma­de­ro, que es tam­bién un cen­tro de negocios en cre­ci­mien­to con edi­fi­cios fu­tu­ris­tas, ho­te­les top co­mo el Fae­na o el re­cién es­tre­na­do Al­vear Icon, res­tau­ran­tes de co­ci­na in­ter­na­cio­nal

Aquí to­do el que lle­ga es un ami­go y le in­vi­tan a ser par­te del en­can­to de su gen­te, ba­rrio a ba­rrio

y cen­tros edu­ca­cio­na­les. Allí, se plan­ta el im­po­nen­te Puen­te de la Mu­jer. Tam­bién va­mos de com­pras con Gu­ti y las pro­pues­tas nos sor­pren­den, des­de las jo­yas y ac­ce­so­rios en Pe­rez Sanz has­ta la ofer­ta ex­ten­sa de ca­da una de las bou­ti­ques y cen­tros co­mer­cia­les.

Por­que un re­en­cuen­tro con un des­tino del que ate­so­ras re­cuer­dos nun­ca es­ta­ría com­ple­to sin la gas­tro­no­mía, ese es el ca­pí­tu­lo que si­gue. En­tre to­do un uni­ver­so de tra­di­cio­nes y sa­bo­res nos re­ga­lan la sor­pre­sa de un res­tau­ran­te y spea­keasy es­ti­lo años 20: Nicky-ha­rri­son. La Lo­can­da es­pe­ra por los aman­tes de la co­ci­na ita­lia­na, un buen asa­do es si­nó­ni­mo de la Pa­rri­lla Don Ju­lio, y la ex­pe­rien­cia más in­creí­ble se vi­ve en Pro­per. Tam­bién ex­ce­len­tes son El Mer­ca­do, en el ho­tel Fae­na; Ná­po­les, con una de­co­ra­ción es­pec­ta­cu­lar que igua­la los sa­bo­res de su me­nú; el ex­qui­si­to La Bour­gog­ne, en el Al­vear Pa­la­ce, con su ai­re Be­lle Epo­que; Ele­na, en el Four Sea­sons, y el recinto de cul­to que fir­ma Gas­tón Acu­rio, La Mar. A es­tas al­tu­ras ya les ha­bre­mos de­ja­do cla­ro que hay que vi­si­tar es­te es­pa­cio tre­men­do del mun­do. Tu­ris­mo Bue­nos Ai­res (tra­vel.bue­no­sai­res.gob.ar) es la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra que una agen­da de vi­si­ta a es­ta ciu­dad sea im­pe­ca­ble, y con ellos he ga­na­do ami­gos. Hay que vol­ver siem­pre a Bue­nos Ai­res y sen­tir el abra­zo de su gen­te... ¡Aquí ya no hay más pe­nas ni ol­vi­dos! —Jo­sé For­te­za

UR­BAN ART Gu­ti y los mu­ros del ba­rrio de Co­le­gia­les; aba­jo, iz­da.: Ar­cos en el Ro­se­dal de Pa­ler­mo.

LA FLORALIS GE­NÉ­RI­CA; ARRI­BA, DCHA.: RES­TAU­RAN­TE NÁ­PO­LES; DCHA.: PUEN­TE DE LA MU­JER; ABA­JO: EL ATE­NEO GRAND SPLEN­DID.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.