Con el au­ra de una rei­na

Su nom­bre es po­der, y el uber dia­man­te más es­pec­ta­cu­lar se ele­va en ca­da pie­za de una co­lec­ción de al­ta jo­ye­ría: la ma­jes­tad del jar­dín Ka­laha­ri

VOGUE Latinoamerica - - Joyas - Fo­tó­gra­fo Cop­pi Bar­bie­ri

Ka­laha­ri so­lía su­ge­rir el po­de­río de­sér­ti­co del nor­te afri­cano, el no­ma­dis­mo gue­rre­ro de khoik­hois y khoi­sans o la to­zu­dez de Da­vid Li­vings­to­ne... Eso has­ta que la mai­son Cho­pard lo con­vir­tió en pu­ra opu­len­cia con su co­lec­ción: El jar­dín de Ka­laha­ri. Es­ta es la his­to­ria de una so­be­ra­na de 342 qui­la­tes —la Rei­na de Ka­laha­ri, un dia­man­te des­cu­bier­to en la mi­na de Ka­ro­we, en Bots­wa­na—, que ha da­do vi­da a 23 ge­mas pa­ra ser in­te­gra­das a las pie­zas de al­ta jo­ye­ría más es­pec­ta­cu­la­res.

Lleno de to­da la mís­ti­ca de la le­yen­da que co­mien­za a ge­ne­rar, se im­po­ne el co­llar en oro blan­co, que es­ta­lla de pu­ra exu­be­ran­cia gra­cias al bri­llo dia­man­tino de sus pie­dras. Le acom­pa­ñan pen­dien­tes, un ani­llo y un su­ges­ti­vo mon­tre à se­cret ava­la­do por la me­ticu­losi­dad de la al­ta re­lo­je­ría. El oro en ca­da pie­za de la co­lec­ción es fair­mi­ned, y acen­túa el com­pro­mi­so de la fir­ma con la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te. Esa re­ve­ren­cia al lu­jo cons­cien­te, es lo que real­men­te en­no­ble­ce a la be­lle­za. — J. F.

Ra­dian­te, ima­gi­na­ti­va y pre­cio­sa. La nue­va co­lec­ción de Swa­rovs­ki —ti­tu­la­da Ur­ban Fan­tasy— nos lle­va por un via­je a las ciu­da­des que nun­ca duer­men, lu­ga­res bri­llan­tes don­de abun­da la mo­der­ni­dad y se res­pi­ra la vi­bra in­de­te­ni­ble de la mu­jer ac­tual. Su di­rec­to­ra crea­ti­va, Nat­ha­lie Co­lin, co­men­ta que qui­so crear una pro­pues­ta que fu­sio­na la fe­mi­ni­dad con los to­nos fes­ti­vos que ca­rac­te­ri­zan es­ta épo­ca.

Los cris­ta­les de Swa­rovs­ki son re­co­no­ci­dos por sus co­lo­res vi­vos y no­ve­do­sas com­bi­na­cio­nes. Pa­ra es­te oto­ño, pre­do­mi­nan las lí­neas y los mo­vi­mien­tos en per­fec­ta ar­mo­nía con de­ta­lles en to­nos neu­tra­les, azu­les y ver­des. Pa­ra la épo­ca de­cem­bri­na, re­sal­tan los co­lo­res de las fies­tas, sien­do los me­tá­li­cos pro­ta­go­nis­tas de la co­lec­ción. La esen­cia de Swa­rovs­ki gi­ra en torno al bri­llo, con el fin de se­du­cir y des­lum­brar a quien las por­ta y tam­bién pa­ra aque­llos ad­mi­ra­do­res que se de­jan hip­no­ti­zar por su mis­ti­cis­mo. �

An­clas arri­ba

Es­ta co­lec­ción de al­ta jo­ye­ría fue ins­pi­ra­da por el amor que Co­co le te­nía a los es­ce­na­rios ma­rí­ti­mos. Es así co­mo la mai­son crea pie­zas con ai­res náu­ti­cos. Arri­ba: bra­za­le­te de al­ta jo­ye­ría, de Cha­nel.

Mi­ra­da mi­ni­ma­lis­ta

¡Amo a Ana Khou­ri! La ar­tí­fi­ce es co­no­ci­da por sus di­se­ños ar­qui­tec­tó­ni­cos y lim­pios, que com­bi­nan la ins­pi­ra­ción mo­der­na con el Art Dé­co. Ella, sal­tó a la fa­ma por su sin­gu­lar ear cuff, que rein­ven­tó la for­ma co­ti­dia­na de por­tar hau­te joai­lle­rie. Arri­ba:

ear cuff con dia­man­te de Ana Khou­ri.

En un jar­dín fran­cés

Vic­toi­re de Cas­te­lla­ne, la di­se­ña­do­ra de al­ta jo­ye­ría de Dior, cau­ti­vó mis ojos con un mi­cro­cos­mos de crea­cio­nes ins­pi­ra­das en la be­lle­za de la na­tu­ra­le­za. Es­tas son un elo­gio a su com­ple­ji­dad. Arri­ba: co­llar de Dior.

A tra­vés del re­fle­jo...

Po­me­lla­to ce­le­bra 50 años de los ani­llos de su co­lec­ción Ri­trat­to, re­co­lec­tan­do pie­dras exor­bi­tan­tes, úni­cas e irre­pe­ti­bles, pe­ro ca­pa­ces de re­crear re­tra­tos de in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des, en los que se apre­cia la sin­gu­la­ri­dad que ja­más pa­sa de mo­da. Aba­jo: ani­llo

Stormy Weat­her de la se­rie Ri­trat­to, de Po­me­lla­to.

Re­na­ci­mien­to ita­liano

An­tes de lle­gar a Pa­rís, fui a una exhibición de Buc­ce­lla­ti en Venecia que me ins­pi­ró mu­cho. Aquí pu­de no­tar téc­ni­cas de cin­co si­glos de ar­te ve­ne­ciano, que se re­fle­jan en su di­se­ño ro­mán­ti­co. De­re­cha: ani­llo de es­me­ral­das y dia­man­tes, de Buc­ce­lla­ti.

Pie­dra má­gi­ca

La es­me­ral­da me fas­ci­na: es sim­ple pe­ro im­po­nen­te. Gra­cias a Louis Vuit­ton y su com­bi­na­ción de dia­man­tes y ja­de, es­te co­llar po­see co­lo­ri­do y bri­llo en ar­mo­nía. Aba­jo: co­llar con dia­man­tes y es­me­ral­da de la co­lec­ción

Co­quê­tes, de Louis Vuit­ton Hau­te Joai­lle­rie.

Atar­de­cer ma­jes­tuo­so

Na­da ins­pi­ra más que la na­tu­ra­le­za, ya sean las aguas del Me­di­te­rrá­neo o los to­nos que el sol irra­dia cuan­do se es­con­de. En es­to se ba­sa la úl­ti­ma co­lec­ción de Pia­get, de la que se des­pren­de es­ta gar­gan­ti­lla, una de mis fa­vo­ri­tas, lle­na de ge­mas ama­ri­llas, blan­cas y es­pi­ne­las ro­jas.

La ru­ta de se­da

La Di­rec­to­ra Ar­tís­ti­ca de Cho­pard, Caroline Scheu­fe­le, y la di­se­ña­do­ra chi­na, Guo Pei, pre­sen­ta­ron la co­lec­ción Silk Road, que enal­te­ce el ar­te or­fe­bre. El co­llar de en­ca­je con es­me­ral­das ro­dea­das de dia­man­tes y tur­ma­li­nas me fas­ci­nó. Arri­ba: co­llar de la co­lec­ción Silk Road, de Cho­pard.

Le Grand Hô­tel

No hay un via­je más com­ple­to que ir a Pa­rís y que­dar­te en un pa­la­ce. Des­pués de más de cin­co años de re­mo­de­la­ción, el Hô­tel de Cri­llon vuel­ve a abrir sus ma­jes­tuo­sas puer­tas en la Pla­ce de la Con­cor­de. De­re­cha: El pa­tio prin­ci­pal del Hô­tel de Cri­llon.

Haz de luz CO­LLAR Y ANI­LLOS DE LA CO­LEC­CIÓN UR­BAN FAN­TASY; DCHA.: PEN­DIEN­TES HEARTHY, DE SWA­ROVS­KI.

COL­GAN­TE HOMERIC CON BRI­LLAN­TE OVER­SI­ZE; CO­LLAR CON CRIS­TA­LES, AM­BOS DE SWA­ROVS­KI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.