AL­MA DE CAM­PO

Gio­van­na Cam­pag­na nos lle­va a la fin­ca de su fa­mi­lia en Ca­li, un si­tio pa­ra­di­sía­co don­de se han lle­va­do a ca­bo al­gu­nos de sus mo­men­tos fa­vo­ri­tos

VOGUE Latinoamerica - - MUNDO VOGUE -

Bas­ta con se­guir a Gio­van­na en Ins­ta­gram pa­ra sa­ber que, además de te­ner una sen­si­bi­li­dad in­na­ta en cuan­to al di­se­ño y la mo­da, es una tre­men­da apa­sio­na­da por la na­tu­ra­le­za y los es­pa­cios sil­ves­tres. Cu­rio­sa­men­te, su ape­lli­do ita­liano se tra­du­ce a cam­po o cam­pi­ña en es­pa­ñol. No sor­pren­de que uno de sus re­tor­nos fa­vo­ri­tos es a la her­mo­sa ca­sa de cam­po que cons­tru­ye­ron sus bi­sa­bue­los en los años trein­ta, si­tua­da en fér­ti­les tie­rras en las afue­ras de Ca­li, ciu­dad en don­de re­si­de par­te de su fa­mi­lia. “Aun­que cre­cí en Nue­va York, siem­pre ve­nía mu­cho a Ca­li a que­dar­me aquí en la ca­sa de mis abue­los”, nos cuen­ta Cam­pag­na, quien es­tu­dió His­to­ria del Ar­te en la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton. “Fue muy es­pe­cial po­der es­ca­par­nos de La Gran Man­za­na y ve­nir a es­te mun­do bu­có­li­co. Con to­da es­ta na­tu­ra­le­za, her­mo­sos jar­di­nes, ani­ma­les co­mo pa­tos, pá­ja­ros, igua­nas y ca­ba­llos, es un ver­da­de­ro pa­raí­so tan­to pa­ra ni­ños co­mo pa­ra adul­tos”, agre­ga.

El en­can­to de es­ta ado­ra­da fin­ca aún no pier­de el bri­llo pa­ra Cam­pag­na, “hoy en día to­da­vía apre­cio po­der ve­nir aquí a des­can­sar y sen­tir­me ro­dea­da de la na­tu­ra­le­za tan in­creí­ble que po­see Ca­li”, nos di­ce la crea­ti­va, que jun­to a su pri­ma Clo­clo Echa­va­rría, lan­za­ron Creo Con­sul­ting, una pla­ta­for­ma in­ter­na­cio­nal pio­ne­ra pa­ra im­pul­sar la mo­da la­ti­noa­me­ri­ca­na. Y es que la fa­mi­lia es al­go muy im­por­tan­te pa­ra es­ta jo­ven y uno de los as­pec­tos que más dis­fru­ta de su tiem­po en la ha­cien­da. “Una de mis me­mo­rias más lin­das en es­ta ca­sa fue el ma­tri­mo­nio de mi her­ma­na ha­ce un par de años. Tam­bién, to­dos los mo­men­tos tan de­li­cio­sos que he­mos pa­sa­do aquí con mis pri­mos des­de muy pe­que­ños en la pis­ci­na, al­muer­zos, reunio­nes,

na­vi­da­des y las me­jo­res cabalgatas du­ran­te la Fe­ria de Ca­li”, com­par­te es­ta free spi­rit, que dis­fru­ta mon­tar a ca­ba­llo y ca­mi­na­tas al bor­de del lago de la pro­pie­dad.

Ro­mán­ti­co y con no­cio­nes de épo­cas an­ta­ñas; así es es­te idí­li­co es­ca­pe de la aje­trea­da ciu­dad en don­de las obras y apor­te de los an­te­ce­den­tes de Gio­van­na si­guen en pie y le dan a la ca­sa ese ca­rác­ter an­ti­guo y úni­co que so­lo el pa­sar de los años pue­de re­ga­lar. De he­cho, el di­se­ño de to­dos los jar­di­nes de la pro­pie­dad fue­ron una crea­ción de sus abue­los. “Ellos sem­bra­ron mu­chos de sus ár­bo­les, flo­res, ar­bus­tos y mi abue­lo di­se­ñó y di­ri­gió la cons­truc­ción de to­do un sis­te­ma de cas­ca­das, ria­chue­los, ca­na­le­tas al­re­de­dor de to­da la ca­sa, y has­ta un lago don­de lle­gan pa­tos y gar­zas sal­va­jes”, com­par­te Gio­van­na, quien en un pa­sa­do tra­ba­jó en las re­vis­tas W y Vo­gue US an­tes de em­pren­der con la ini­cia­ti­va de Creo Con­sul­ting.

La ca­sa es ín­ti­ma y aco­ge­do­ra, y al igual que la ar­qui­tec­tu­ra, ha re­ci­bi­do muy po­cas mo­di­fi­ca­cio­nes des­de la cons­truc­ción ini­cial ha­ce más de ochen­ta años. ¿En cuan­to a su spot fa­vo­ri­to de la ca­sa? Sin du­da el lago, pues lo ro­dea una exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción au­tóc­to­na del tró­pi­co ca­le­ño, así co­mo fau­na. “Hay un ár­bol ubi­ca­do en el bor­de del lago que lla­ma­mos el ho­tel de pá­ja­ros, por­que ca­da día a las cin­co de la tar­de se lle­na com­ple­ta­men­te de gar­zas blan­cas que duer­men y cons­tru­yen sus ni­dos en es­te”, cuen­ta. Es en es­ta ate­so­ra­da jo­ya ca­se­ra don­de se reúnen al­gu­nos de los amo­res más gran­des de Gio­van­na: su fa­mi­lia, la na­tu­ra­le­za y, por su­pues­to, Co­lom­bia. —Ele­na Wright

« To­da­vía apre­cio po­der ve­nir aquí a des­can­sar y sen­tir­me ro­dea­da de la na­tu­ra­le­za in­creí­ble »

Tie­rra fér­til LA FA­CHA­DA DE LA CA­SA; IZ­DA.: GIO­VAN­NA CON VES­TI­DO DE PE­PA POM­BO Y ANI­LLOS DE PO­ME­LLA­TO.

ARRI­BA: JAR­DI­NES DE LA HA­CIEN­DA; DCHA.: GIO­VAN­NA CON ABRI­GO DE MAI­SON AL­MA; EX­TRE­MA DCHA.: DE­TA­LLES DE LA CA­SA; ABA­JO: LA PIS­CI­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.