Aban­de­ran­do la lactancia ma­ter­na

Se di­ce que dar pe­cho a tu be­bé es el me­jor re­ga­lo, pe­ro: ¿Real­men­te co­no­ces sus ven­ta­jas? Son múl­ti­ples y lo be­ne­fi­cian a él y a la ma­dre « El lí­qui­do vi­tal con­tie­ne nu­trien­tes que pro­te­ge­rán al be­bé de vi­rus, bac­te­rias e in­clu­so de cier­tos ti­pos de cán

VOGUE Latinoamerica - - BELLEZA -

Al ven­da­val de emo­cio­nes que desata la ma­ter­ni­dad, se su­ma el pri­mer mes de lactancia, que sue­le des­per­tar du­das y mo­les­tias en­tre las ma­dres pri­me­ri­zas. En es­ta eta­pa, mu­chas des­creen de sus po­de­res co­mo ge­ne­ra­do­ras de ali­men­to. Pien­san que lo que pro­du­ce su seno no al­can­za, que sus be­bés pa­san ham­bre y que de­be­rán re­cu­rrir a la fór­mu­la pa­ra dar­les los nu­trien­tes que ne­ce­si­tan. Pe­ro el pri­mer mes pa­sa, y el be­bé ga­na pe­so y se mues­tra sa­lu­da­ble. Y, voi­là, la ma­yo­ría de sus te­mo­res se eva­po­ra­ron: la le­che ma­ter­na no so­lo lo nu­tre, sino que es su op­ción nú­me­ro uno fren­te a un bi­be­rón cu­yo con­te­ni­do no sa­be tan bien y es más di­fí­cil de di­ge­rir. Sin em­bar­go, y pe­se a que los be­ne­fi­cios de la lactancia ex­clu­si­va no son nin­gún se­cre­to. Se­gún la úl­ti­ma En­cues­ta de Sa­lud y Nu­tri­ción (2012), ape­nas el 14.4 por cien­to de los be­bés es ali­men­ta­do de es­ta for­ma. Fren­te a es­ta si­tua­ción, los ex­per­tos no se can­san de re­pe­tir que mien­tras no ha­ya ra­zo­nes de sa­lud —en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas o tra­ta­mien­tos agre­si­vos co­mo qui­mio­te­ra­pia que im­pi­dan dar el pe­cho— es­ta es la for­ma en que tu hi­jo es­ta­rá pro­te­gi­do de mu­chas in­fec­cio­nes. Y, por si fue­ra po­co, es­te ges­to amo­ro­so y de cer­ca­nía con tu be­bé, ayu­da­rá a ba­jar esos ki­los que te que­da­ron del em­ba­ra­zo e, in­clu­so, a pre­ve­nir en­fer­me­da­des co­mo el cán­cer. A con­ti­nua­ción, una bre­ve lis­ta de es­tos be­ne­fi­cios que con­cier­nen a am­bos, ma­má e hi­jo, mien­tras te­jen un víncu­lo úni­co e irre­pe­ti­ble.

Du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de vi­da de tu hi­jo, los mé­di­cos re­co­mien­dan ali­men­tar­lo con pe­cho ex­clu­si­va­men­te, aun­que si lo com­bi­nas con fór­mu­la, los be­ne­fi­cios se man­tie­nen. Aquí, la pa­la­bra cla­ve es “in­mu­ni­za­ción”, pues el vi­tal lí­qui­do con­tie­ne los nu­trien­tes que pro­te­ge­rán a tu be­bé de vi­rus opor­tu­nis­tas, bac­te­rias, e in­clu­so, cier­tos ti­pos de cán­cer in­fan­til. Ade­más, lo in­mu­ni­za­rá a lar­go pla­zo contra con­di­cio­nes crónicas co­mo la dia­be­tes —tam­bién re­du­ci­rá dra­má­ti­ca­men­te los ries­gos de so­bre­pe­so—, ce­lia­quía y en­fer­me­dad de Crohn y me­jo­ra­rá su ca­pa­ci­dad de pro­du­cir an­ti­cuer­pos cuando le apli­ques sus va­cu­nas. Tam­bién dis­mi­nui­rá en un cin­cuen­ta por cien­to la pro­ba­bi­li­dad de que con­trai­ga ese síndrome silencioso y del que has­ta aho­ra po­co se sa­be, que es co­no­ci­do co­mo: el Síndrome de Muer­te Sú­bi­ta. Aun­que la lactancia dis­mi­nu­ye am­plia­men­te el ries­go de su­frir de aler­gias, aquí va un da­to im­por­tan­te: si tu ni­ño lle­ga­ra a ser in­to­le­ran­te a la le­che de va­ca y le das pe­cho, de­be­rás eli­mi­nar es­te ali­men­to de tu pro­pia die­ta pa­ra no pa­sár­se­lo. Por otro la­do, al ser más fá­cil de di­ge­rir que las le­ches in­dus­tria­li­za­das, tu pe­que­ño su­fri­rá de me­nos có­li­cos —pien­sa ¡cuán­tas no­ches en ve­la po­drás aho­rrar­te!—. Otra gran ven­ta­ja de la le­che ma­ter­na, es que con­tri­bu­ye al desa­rro­llo ce­re­bral y cog­ni­ti­vo. Y la su­ma de los mo­vi­mien­tos de man­dí­bu­la que tu pe­que­ño eje­cu­ta al suc­cio­nar, jun­to con los nu­trien­tes de tu le­che, dis­mi­nui­rán de for­ma im­por­tan­te el rie­go de ca­ries.

Pe­ro los be­ne­fi­cios de es­te lí­qui­do pre­cio­so no ter­mi­nan aquí, pues las ven­ta­jas pa­ra la ma­má son nu­me­ro­sas. Pa­ra em­pe­zar, dar el pe­cho que­ma ca­lo­rías ex­tra —cer­ca de 500 por día—, así que te ayu­da­rá a po­ner­te en for­ma rá­pi­da­men­te. Ade­más, es­te ac­to li­be­ra oxi­to­ci­na, que ayu­da a que tu úte­ro vuel­va a su ta­ma­ño nor­mal y re­duz­ca el san­gra­do lue­go del par­to. Y jun­to con la pro­lac­ti­na, la oxi­to­ci­na —tam­bién lla­ma­da “hor­mo­na del amor”— cum­ple otra fun­ción que pue­de ser muy útil en es­te mo­men­to tan in­ten­so co­mo es­tre­san­te: mu­chas ma­más sien­ten un rush de re­la­ja­ción y paz cuando su be­bé em­pie­za a suc­cio­nar el pe­zón. Es­to es de­bi­do a que, ade­más de au­men­tar los ni­ve­les de sa­tis­fac­ción y amor en la ma­má, es­ta hor­mo­na es un po­de­ro­so an­ti­de­pre­si­vo, que pue­de in­clu­so fre­nar el fa­mo­so —pe­ro no me­nos gra­ve— baby blues que afec­ta a mu­chas du­ran­te el puer­pe­rio. Por otro la­do, y aun­que las cau­sas no se co­no­cen en pro­fun­di­dad, está com­pro­ba­do que la lactancia —so­bre to­do du­ran­te los pri­me­ros 12 me­ses— dis­mi­nu­ye en la ma­má el ries­go de cán­cer de seno y ova­rio, y de os­teo­po­ro­sis (de to­das for­mas, de­be­rás vi­gi­lar que tu in­ges­ta de cal­cio sea la ade­cua­da). Fue­ra de las ra­zo­nes mé­di­cas, hay otras ven­ta­jas: al aho­rro que sig­ni­fi­ca no te­ner que com­prar le­che-fór­mu­la se­ma­nal­men­te, así co­mo con­tar con el tiem­po que des­per­di­cias es­te­ri­li­zan­do bi­be­ro­nes. Unos mi­nu­tos pre­cio­sos que po­drás usar pa­ra re­la­jar­te con tu re­cién na­ci­do mien­tras for­man un víncu­lo que, piel con piel, te em­po­de­ra­rá co­mo ma­má y mu­jer. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.