En la voz de Jessica

Jessica Chas­tain es la ima­gen de la nue­va fra­gan­cia de Ralph Lau­ren

VOGUE Latinoamerica - - CONTENIDO -

La ima­gen de Jessica Chas­tain des­cri­be a la per­fec­ción la fi­gu­ra fe­me­ni­na del po­der, que hoy más que nun­ca se al­za vi­go­ro­sa­men­te pa­ra mo­ver al mun­do en in­con­ta­bles ver­sio­nes. La ac­triz y fi­lán­tro­pa ha si­do nom­bra­da em­ba­ja­do­ra de la nue­va fra­gan­cia Wo­man, de Ralph Lau­ren, un per­fu­me que en­cie­rra la esen­cia de la fe­mi­ni­dad mo­der­na den­tro de sus con­tras­tan­tes no­tas flo­ra­les y ama­de­ra­das, que han si­do mez­cla­das por la maes­tra per­fu­mis­ta An­ne Fli­po. De­trás de las po­de­ro­sas imá­ge­nes, to­ma­das por el len­te de Ste­ven Mei­sel, ve­mos a Chas­tain en un tra­je ne­gro y un ves­ti­do de no­che, de­jan­do cla­ro que la dua­li­dad es la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de las mu­je­res. La nue­va mu­sa de Ralph Lau­ren ha­bla en ex­clu­si­va pa­ra Vo­gue so­bre su ex­pe­rien­cia co­mo em­ba­ja­do­ra.

Es la pri­me­ra fra­gan­cia fe­me­ni­na que Ralph Lau­ren lan­za des­pués de tan­tos años, ¿qué se sien­te al ser el ros­tro de Wo­man? Es una sen­sa­ción be­lla. Es­toy emo­cio­na­da, no so­lo por­que ad­mi­ro la vi­sión de Ralph Lau­ren so­bre la mu­jer, sino tam­bién, por­que vi­vi­mos en un mo­men­to en que la fe­mi­ni­dad es­tá cam­bian­do y evo­lu­cio­nan­do cons­tan­te­men­te. Ralph Lau­ren siem­pre ha for­ma­do par­te de es­ta con­ver­sa­ción y ha de­rri­ba­do di­ver­sas ba­rre­ras del po­der de gé­ne­ro.

¿Qué te atra­jo a ha­cer es­ta cam­pa­ña? Sin du­da la ins­pi­ra­ción del per­fu­me. Al nom­brar la fra­gan­cia Wo­man, se le da fuer­za ab­so­lu­ta a las mu­je­res pa­ra crear su pro­pio ca­mino de éxi­to y rea­li­za­ción.

¿Có­mo es tu re­la­ción con los aro­mas? Es muy per­so­nal, de­fi­ni­ti­va­men­te es­tá re­la­cio­na­da con la me­mo­ria. Mi pri­mer per­fu­me fue el de mi abue­la, ella es la per­so­na más gla­mu­ro­sa que co­noz­co, es una de mis me­jo­res ami­gas, has­ta es mi ci­ta en los Os­car. Cuan­do era pe­que­ña so­lía en­trar a su ha­bi­ta­ción pa­ra abrir sus ca­jo­nes y oler el per­fu­me de su ro­pa, me en­can­ta el aro­ma... Te­nía al­go de gar­de­nia. Ca­da vez que vuel­vo a ex­pe­ri­men­tar­lo me acuer­do de ella.

¿Cuál es el men­sa­je prin­ci­pal de Wo­man? Em­po­de­rar a las mu­je­res ca­da vez más y más. Lo que es­tá su­ce­dien­do hoy en día es real­men­te her­mo­so, nos es­ta­mos apo­yan­do en­tre to­das, co­mo lo pu­di­mos ver en la mar­cha de las mu­je­res.

¿Có­mo des­cri­bi­rías la al­qui­mia ol­fa­ti­va y cuál es tu no­ta fa­vo­ri­ta? Me en­can­ta la tu­be­ro­sa, de­fi­ni­ti­va­men­te es mi acor­de fa­vo- ri­to. Hay una sua­vi­dad en ella, pe­ro tie­ne una co­ne­xión con gran fun­da­men­to. Hay no­tas co­mo el ce­dro que son le­ño­sas y crean una yux­ta­po­si­ción con la tu­be­ro­sa; hay dua­li­dad en la fra­gan­cia. In­clu­so, cuan­do es­ta­mos ha­blan­do de mu­je­res, es co­mo rom­per un es­te­reo­ti­po. Una mu­jer pue­de ser fuer­te, pe­ro tam­bién com­pa­si­va y ama­ble, pue­de ser po­de­ro­sa, in­te­li­gen­te y am­bi­cio­sa.

¿Có­mo equi­li­bra es­ta fra­gan­cia la fe­mi­ni­dad y la mas­cu­li­ni­dad? La fe­mi­ni­dad de­be ser de­fi­ni­da so­lo por las pro­pias mu­je­res y de ma­ne­ra in­di­vi­dual. Ca­da mu­jer de­fi­ne lo que sig­ni­fi­ca pa­ra ella y la ca­pa­ci­dad pa­ra to­mar su pro­pio ca­mino. Lo que me gus­ta de la fra­gan­cia es el equi­li­brio que se lo­gra en­tre las no­tas sua­ves y fuer­tes.

¿De qué ma­ne­ra lo­gras em­po­de­rar­te día a día? Hay días en los que uti­li­zo un la­bial ro­jo o ta­co­nes al­tos, otros días ha­blo con mi ma­dre y eso me ha­ce sen­tir po­de­ro­sa, a ve­ces lo úni­co que ne­ce­si­to es es­tar so­la, po­ner mú­si­ca de Be­yon­cé y bai­lar. De­pen­de de mi es­ta­do de áni­mo y de las cir­cuns­tan­cias, pe­ro ten­go va­rios tru­cos que me co­nec­tan con­mi­go mis­ma pa­ra em­po­de­rar­me.

¿Cuál es tu dua­li­dad fa­vo­ri­ta co­mo mu­jer? La ter­nu­ra y el po­der, la di­co­to­mía de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas.

¿Qué esperas ins­pi­rar en otras mu­je­res? Me gus­ta­ría mo­ti­var­las a dar un pa­so ade­lan­te en su vi­da, que se atre­van a pe­dir la igual­dad de re­mu­ne­ra­ción o a en­trar a tra­ba­jar en un cam­po do­mi­na­do por los hom­bres . —Kar­la Martínez de Salas

« Al nom­brar la fra­gan­cia Wo­man, se le da po­der ab­so­lu­to a las a las mu­je­res pa­ra crear su pro­pio ca­mino de éxi­to y rea­li­za­ción »

El di­se­ña­dor fran­cés Jean Paul Gaul­tier pre­sen­tó su nue­va fra­gan­cia Scan­dal. Es­ta es­bo­za un ra­di­cal cam­bio en su fras­co de tor­so fe­me­nino y mas­cu­lino por uno cir­cu­lar, com­pues­to por una ta­pa en for­ma de pier­nas ba­ña­das ex­qui­si­ta­men­te por un bar­niz de oro que se­du­ce a pri­me­ra vis­ta. En ex­clu­si­va pa­ra Vo­gue, via­ja­mos a Pa­rís, don­de se re­ve­la­ría la más po­lé­mi­ca y atrevida obra del di­se­ña­dor. En mi men­te me cues­tio­na­ba: Hoy en día, ¿qué

es es­can­da­lo­so? ¿Na­da? ¿To­do? La res­pues­ta se des­ve­la­ría in­me­dia­ta­men­te cuan­do nos aden­tra­mos al mun­do de Jean Paul Gaul­tier com­pues­to de ero­tis­mo, mu­je­res de ros­tros afi­la­dos, li­gue­ros, des­nu­dez; la res­pues­ta del to­do y la ex­pe­ri­men­ta­ción de lo es­can­da­lo­so que se ope­ra en La Ciu­dad de la Luz en la cor­te de Jean Paul.

DE­CLA­RA­CIÓN DE ERO­TIS­MO

Nos re­ci­be la com­pa­ñía Man­ko Ca­ba­ret en la Ave­nue Mon­taig­ne en su fas­tuo­sa oscuridad re­ma­ta­da de ter­cio­pe­lo ro­jo, con un es­ce­na­rio que nos re­mon­ta al icó­ni­co Mou­lin Rou­ge o la ta­ber­na del in­fierno, co­mo An­dréi Bely lo des­cri­bi­ría en 1906. Su es­pec­tácu­lo de va­rie­tés ahon­dan en esa de­fi­ni­ción más flui­da de la iden­ti­dad, en la que to­do se mez­cla con lá­tex y pe­lu­cas, es­ce­ni­fi­can­do los gran­des éxi­tos es­té­ti­cos de la ca­rre­ra del di­se­ña­dor en va­rias co­reo­gra­fías idea­das por él mis­mo, en don­de los cli­chés son pues­tos en es­ce­na en di­fe­ren­tes shows de burlesque con un sin­gu­lar ti­po de iro­nía. Aquí, lo som­brío y lo or­di­na­rio se com­bi­nan de tal for­ma que re­ve­lan la ma­ne­ra de co­mo lo se­gun­do con­tie­ne per­pe­tua­men­te a lo pri­me­ro.

LA AU­TÉN­TI­CA MU­SA GAUL­TIER

La na­riz de es­ta ex­plí­ci­ta crea­ción es Daph­ne Bu­gey, quien nos re­ve­la que las no­tas de sa­li­da son na­ran­ja san­gui­na y gar­de­nia; la no­ta de co­ra­zón es la miel y la de fon­do el pa­chu­lí, am­bas fu­sio­na­das en la piel re­crean sen­sua­li­dad, evo­lu­cio­nan­do con los se­gun­dos en un aro­ma de os­ten­ta­ción y ten­ta­ción. Bu­gey es quien or­ques­ta es­ta re­be­lión ol­fa­ti­va, que des­ar­ma a aque­llos que se po­nen a su mer­ced. De­trás del per­fu­me es­tá la his­to­ria de Ma­da­me La Mi­nis­tre, una mu­jer con una do­ble vi­da: una ofi­cial y otra más es­can­da­lo­sa.

La pre­sen­ta­ción se desen­vuel­ve en un ca­riz po­lí­ti­co, por­que la de­fi­ni­ción de es­can­da­lo­so cam­bia, no sig­ni­fi­ca lo mis­mo pa­ra to­dos, pe­ro en el ru­bro de la po­lí­ti­ca es­tá más cla­ro. Lo mis­mo ha­ce la top mo­del Vanessa Axen­te, ima­gen de la cam­pa­ña, quien vis­te un tra­je sas­tre de dos pie­zas que mues­tra un es­co­te re­ve­la­dor en un gui­ño al fras­co del per­fu­me, que es co­ro­na­do con un ta­pón con pier­nas in­fi­ni­tas. Pe­ro, ¿por qué unas pier­nas? “Por­que ya te­nía­mos el tor­so, y es­tas re­pre­sen­tan la li­ber­tad. Es­toy can­sa­do de la re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na que exis­te en to­das las cam­pa­ñas de per­fu­mes, en don­de to­do es per­fec­to, mo­nó­tono e irreal. Con Scan­dal bus­ca­ba una ver­sión más fe­mi­nis­ta”, afir­ma Gaul­tier.

RE­VO­LU­CIÓN A LA FRAN­CE­SA

¿Es­to es fe­mi­nis­mo? Co­mo el tér­mino es­cán­da­lo, el con­cep­to se pres­ta a las tram­pas. Ya na­da es lo que pa­re­ce, tal vez sea ne­ce­sa­rio —di­ce Gaul­tier— la po­lé­mi­ca y el fe­mi­nis­mo... Así que de­jé­mo­nos lle­var por el Scan­dal en la ciu­dad del pe­ca­do. — Claudia Val­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.