Re­tra­tar las pa­sio­nes

“Cuan­do co­noz­ca tu al­ma, pin­ta­ré tus ojos”, de­cía Mo­di­glia­ni. Sus mí­ti­cas obras mi­ran a la Ta­te Mo­dern de Lon­dres en una mues­tra im­pres­cin­di­ble

VOGUE Latinoamerica - - Agenda Vogue -

Fue un 24 de enero de 1920. Ame­deo Mo­di­glia­ni —que na­ció en Li­vorno, Italia, en 1884— de­ja­ba es­te mun­do tal y co­mo lo ha­bía co­no­ci­do, ebrio de vino, pre­sa de la tu­bercu­losis y con Jean­ne Hé­bu­ter­ne —eter­na com­pa­ñe­ra al mar­gen de sus múl­ti­ples aman­tes— a su la­do. Mien­tras él ya­cía en la ca­ma, ella le di­bu­ja­ba: “Sí­gue­me en la muer­te y en el cie­lo se­ré tu mo­de­lo fa­vo­ri­to”, le di­jo él. Y así fue, pues mien­tras el fu­ne­ral de Ame­deo —cos­tea­do por sus ami­gos— se con­ver­tía en un acon­te­ci­mien­to en Pa­rís, con una im­po­nen­te co­mi­ti­va de ar­tis­tas es­col­tán­do­lo has­ta el ce­men­te­rio Pè­re-la­chai­se, Jean­ne —em­ba­ra­za­da del que ha­bría si­do el se­gun­do hi­jo de la pa­re­ja—, sal­ta­ba por una ven­ta­na po­nien­do fin a su exis­ten­cia. El fin de am­bos ilus­tra a la per­fec­ción una vi­da que se con­su­mió co­mo una es­tre­lla fu­gaz, en­tre ex­ce­sos y pa­sio­nes des­afo­ra­das. Fiel a la ab­sen­ta y al ha­chís, Mo­di­glia­ni or­bi­ta­ba en­tre los arran­ques crea­ti­vos y los ins­tan­tes más ator­men­ta­dos. Y cuan­to más se des­truía, más cre­cía su ge­nio crea­dor. Hoy, la Ta­te Mo­dern de Lon­dres le rin­de tri­bu­to en una ex­hi­bi­ción re­tros­pec­ti­va que arran­ca­rá el pró­xi­mo 23 de no­viem­bre, y que con­ta­rá con la ma­yor can­ti­dad de des­nu­dos del ar­tis­ta ja­más ex­pues­tos. En ellos se aprecia la in­creí­ble sen­sua­li­dad de sus tra­zos. Sus lí­neas si­nuo­sas, siem­pre re­don­dea­das y vo­lup­tuo­sas, ti­ñen sus lien­zos de una sua­vi­dad pa­ra­dó­ji­ca, ca­si cho­can­te si te­ne­mos en cuen­ta la fie­re­za que le ca­rac­te­ri­za­ba. Sin em­bar­go, esa fuer­za pri­mi­ti­va es­tá pre­sen­te en la mi­ra­da de sus per­so­na­jes, con unos ojos sin pu­pi­la que son so­lo pro­fun­das som­bras os­cu­ras. Po­zos por los que Ame­deo se aso­ma­ba a las al­mas de sus re­tra­ta­dos. Es­tas nos tras­la­dan al mun­do de las más­ca­ras afri­ca­nas que es­ta­ban lle­gan­do a Pa­rís pro­ce­den­tes de las co­lo­nias.

El es­cri­tor y pin­tor Max Ja­cob se las mos­tró a los ar­tis­tas del Ba­teau-la­voir, re­fu­gio bohe­mio por ex­ce­len­cia, cau­san­do un pro­fun­do im­pac­to en su pro­duc­ción y en la de Pi­cas­so. La mues­tra tam­bién nos per­mi­ti­rá ad­mi­rar al­gu­nas de las es­cul­tu­ras me­nos co­no­ci­das de Mo­di­glia­ni, ade­más de re­tra­tos de sus ami­gos y ar­tis­tas fa­vo­ri­tos, co­mo Pi­cas­so, Bran­cus­si o la pro­pia Jean­ne. Una jus­ta va­lo­ra­ción de un hom­bre cu­yo éxi­to lle­gó, co­mo el de tan­tos otros, tras su muer­te. Es es­pe­cial­men­te re­ve­la­do­ra la anéc­do­ta del marchante de ar­te Am­broi­se Vo­llard, que pa­só por de­lan­te de una ga­le­ría don­de ven­dían uno de sus des­nu­dos —tan con­tro­ver­ti­dos en la épo­ca— y pre­gun­tó por el pre­cio: “Ha­ce cua­tro años pe­dían 300 fran­cos, ima­gino que aho­ra pe­di­rán 3.000”. Cuál no se­ría su sor­pre­sa cuan­do fue in­for­ma­do de que la su­ma al­can­za­ba los 350.000. No en vano Mo­di­glia­ni fue uno de los pin­to­res más fal­si­fi­ca­dos de los años vein­te, y eso que co­men­zó ha­cien­do re­tra­tos en los ca­fés de Mont­mar­tre por cin­co fran­cos. Iro­nías —y cruel­da­des— de la vi­da. —Aran­cha Ga­mo en el Bronx Mu­seum del ocho de no­viem­bre al ocho de abril del 2018 ex­plo­ra có­mo el ar­tis­ta, co­no­ci­do por sus mo­nu­men­ta­les in­ci­sio­nes a fa­cha­das, res­pon­dió y al­te­ró el pai­sa­je ur­bano del Bronx.

Arri­ba: El pe­que­ño cam­pe­sino,

ARRI­BA: BRONX FLOORS, 1973; ES­TA IMA­GEN Y ABA­JO: GOR­DON MATTACLARK Y GERRY HOVAGIMYAN TRA­BA­JAN­DO EN CONICAL INTERSECT, 1975.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.