12 EJEM­PLA­RES ¡LLA­MA AHO­RA!

SUSCRÍBETE | Co­lom­bia: 621-2550 | Pe­rú: 01-311-3822 | Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na: (San­to Do­min­go) 809 549-7981 ext. 258, (San­tia­go) 809 971- 6572. Con­sul­ta cos­tos y res­tric­cio­nes. Pro­mo­ción vá­li­da del 1 al 30 de no­viem­bre de 2017.

VOGUE Latinoamerica - - Belleza -

Ha­ce un par de años atrás, se die­ron a co­no­cer to­dos los be­ne­fi­cios de los acei­tes, des­cu­brien­do que nu­tren a pro­fun­di­dad y re­ge­ne­ran. Aho­ra, con las nue­vas tec­no­lo­gías y los es­tu­dios sus ven­ta­jas se han mul­ti­pli­ca­do: los la­bo­ra­to­rios han con­se­gui­do con­ver­tir­los en fór­mu­las más li­ge­ras y fá­ci­les de ab­sor­ber. Los acei­tes son ex­trac­tos gra­sos con be­ne­fi­cios cos­mé­ti­cos que lu­bri­can la su­per­fi­cie de la piel. Su es­truc­tu­ra mo­le­cu­lar, más li­ge­ra, per­mi­te nu­trir las ca­pas pro­fun­das. La pre- gun­ta más fre­cuen­te es: ¿son ap­tos pa­ra to­do ti­po de piel? La nue­va ge­ne­ra­ción de es­tas fór­mu­las es ac­né-friendly; es de­cir, las pie­les con bro­tes pue­den uti­li­zar­la sin pro­ble­ma, ya que la gra­sa que apor­tan no sa­tu­ra la su­per­fi­cie, sino que se fun­de con ella y pe­ne­tra más allá de los po­ros, lu­gar en don­de apa­re­cen los bro­tes. Aque­llas con pie­les sen­si­bles tam­po­co tie­nen por qué abs­te­ner­se. Las fór­mu­las in­clu­yen acei­tes ab­so­lu­ta­men­te bio­com­par­ti­bles. Las ven­ta­jas de los óleos van más allá de su for­mu­la­ción y del he­cho de que nos ahorran tiem­po. Na­cen de la ne­ce­si­dad de vol­ver a lo tan­gi­ble a po­der sen­tir. Los sue­ros son el eje con­cep­tual de un ré­gi­men de skin­ca­re, mien­tras que los acei­tes per­mi­ten re­co­nec­tar­nos con la cua­li­dad fí­si­ca de la piel. To­da una ma­ra­vi­lla que se re­du­ce en el must ha­ve de nues­tro to­ca­dor, ade­más de uti­li­zar­lo co­mo pri­mer an­tes de apli­car el ma­qui­lla­je.

Los acei­tes han te­ni­do una gran res­pues­ta en el ros­tro, de­jan­do a un la­do los mi­tos so­bre ellos y con­vir­tién­do­los en el pro­duc­to fa­vo­ri­to de mu­chas, brin­dan­do lu­mi­no­si­dad y una piel de as­pec­to com­ple­ta­men­te sano: ¡Apro­ba­ción to­tal! �

si­tan 10000 flo­res pa­ra pro­du­cir un so­lo ki­lo de es­tas mis­mas.

Es­ta la­bor atien­de al ori­gen de la de­cli­na­ción del co­no­ci­dí­si­mo J’ado­re, crea­do por pri­me­ra vez en el año de 1999. Ca­be re­cor­dar que, en su épo­ca, el fras­co re­to­ma­ba el símbolo del nú­me­ro ocho, así co­mo las cur­vas fe­me­ni­nas de la mu­jer. El co­llar de la bo­te­lla, crea­do por el di­se­ña­dor de mue­bles y jo­yas Her­ve van der Strae­ten, es­tu­vo ins­pi­ra­do por un co­llar Ma­sai que por­ta­ba una de las mo­de­los du­ran­te un des­fi­le de la ca­sa de mo­da Dior. En de­fi­ni­ti­va, un fras­co a la al­tu­ra de la fra­gan­cia. El jaz­mín y la ro­sa de Gras­se se reúnen con la vai­ni­lla de Tahi­tí, el ylang ylang y la tu­be­ro­sa pa­ra real­zar el la­do orien­tal de la esen­cia. El fras­co se pre­sen­ta ín­te­gra­men­te en cris­tal, pin­ta­do en oro y en for­ma de glo­bo con el fin de se­llar la bo­te­lla.

El equi­po de Fra­nçois De­machy, per­fu­mis­ta de la maison Dior des­de el 2006, en bús­que­da de un nue­vo re­to, de­ci­dió in­da­gar en téc­ni­cas des­co­no­ci­das pa­ra ha­cer reali­dad los sue­ños más su­rrea­les. Su de­seo era el de re­cu­pe­rar to­da esa sen­sua­li­dad y fe­mi­ni­dad, rein­ven­tar un co­llar tan sen­sual que cual­quier mu­jer que­rría lle­var al­re­de­dor de su cue­llo. En pri­mer lu­gar, se ins­pi­ra­ron en la crea­ción ori­gi­nal del fras­co con 110 dia­man­tes y a con­ti­nua­ción lo trans­for­ma­ron pa­ra apor­tar­le agi­li­dad. El re­sul­ta­do es vi­si­ble: el co­llar de Dior ha si­do li­be­ra­do gra­cias a su li­ge­re­za. Pue­de pa­re­cer un de­ta­lle, pe­ro mar­ca efec­ti­va­men­te un an­tes y un des­pués en la his­to­ria de Dior. Los ma­te­ria­les han

( cam­bia­do res­pec­to al pri­mer fras­co, y la fir­ma ha tra­ba­ja­do du­ran­te más de cin­co años gra­cias a un pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio con un me­tal lí­qui­do que per­mi­te una vi­bra­ción, fi­nu­ra y pre­cio­si­dad que los es­pe­cia­lis­tas que­rían apor­tar al co­llar de la fra­gan­cia J’ado­re L’OR. Otra no­ta in­no­va­do­ra de es­ta al­qui­mia ol­fa­ti­va es el mé­to­do eco res­pon­sa­ble de es­ta téc­ni­ca, pues el ace­ro uti­li­za­do es mu­cho más re­ci­cla­ble que los ma­te­ria­les apli­ca­dos an­te­rior­men­te. De­fi­ni­ti­va­men­te, J’ado­re L’OR es la jo­ya de J’ado­re y de Dior. Su com­po­si­ción no dis­ta del per­fu­me icó­ni­co del año 2010, pe­ro hay una nue­va pre­ci­sión en cuan­to a la com­bi­na­ción de los dis­tin­tos sa­voir-fai­re.

Co­mo bien di­ce el nez de la maison, Fra­nçois De­machy, “La sim­pli­ci­dad es­con­de fre­cuen­te­men­te una ex­tre­ma so­fis­ti­ca­ción. J’ado­re es una ar­mo­nía per­fec­ta en­tre la per­fu­me­ría an­ti­gua y la mo­der­na, la ex­pre­sión de las esen­cias más be­llas y de los ad­mi­ra­bles ab­so­lu­tos de flo­res na­tu­ra­les en un es­ti­lo con­tem­po­rá­neo. Por muy má­gi­co que sea, J’ado­re es an­te to­do el ar­te de aso­ciar las ma­te­rias pri­mas”, se­ña­la.

Ad­he­rir a la esen­cia de J’ado­re L’OR sig­ni­fi­ca co­nec­tar con lo más pro­fun­do de la esen­cia fe­me­ni­na. Vie­nen a la men­te imá­ge­nes bu­có­li­cas de los cam­pos de flo­res de Gras­se, el sol de la Cos­ta Azul, la sen­sua­li­dad del cuer­po femenino —pa­pel im­por­tan­te en el di­se­ño— pe­ro tam­bién el re­fu­gio per­so­nal de Ch­ris­tian Dior, el cas­ti­llo ín­ti­mo de La Co­lle Noi­re. —Lo­re­na Ver­ga­ni

Se­guir las re­glas con­ven­cio­na­les de la in­dus­tria de be­lle­za nun­ca ha si­do el mo­dus ope­ran­di de Sis­ley, sino to­do lo con­tra­rio. Des­de 1976, sus fun­da­do­res Hu­bert d’or­nano y su es­po­sa Isa­be­lle se han des­ta­ca­do por su es­pí­ri­tu vi­sio­na­rio con la crea­ción de la pri­me­ra em­pre­sa de fi­to­cos­me­to­lo­gía. Des­de en­ton­ces, Sis­ley se ha en­fo­ca­do en crear pro­duc­tos de al­ta ga­ma re­co­no­ci­dos por su in­ves­ti­ga­ción, ca­li­dad y re­sul­ta­dos com­pro­ba­dos. Cua­tro dé­ca­das des­pués, la em­pre­sa fa­mi­liar si­gue es­cri­bien­do sus pro­pias re­glas con la re­cién inau­gu­ra­da Maison Sis­ley. “No es un spa, es una maison”, nos cuen­ta ma­da­me d’or­nano so­bre el es­pa­cio de 360 me­tros cua­dra­dos en un edi­fi­cio Art De­có so­bre la ave­ni­da de Fried­land, en Pa­rís. “Ha­bía real­men­te una de­man­da, así que cuan­do nos mu­da­mos de ofi­ci­nas, pen­sa­mos que era la oca­sión pa­ra ha­cer una bou­ti­que y una ca­sa”, re­la­ta.

La úni­co de su es­ti­lo, la maison tie­ne la pri­me­ra bou­ti­que de Sis­ley en su país na­tal. Tam­bién cuen­ta con un sa­lón de pre-tra­ta­mien­to, cin­co ca­bi­nas don­de ofre­cen una se­lec­ción exclusiva de tra­ta­mien­tos fa­cia­les y cor­po­ra­les, y un ca­fé. “La he de­co­ra­do co­mo si fue­ra mi ca­sa, con el mis­mo ca­ri­ño”, con­fie­sa la re­co­no­ci­da an­fi­trio­na. “El sa­lón es co­mo un cuar­to que te­nía en Flo­ri­da con obras de ar­te que he­mos traí­do aquí y otras del ar­tis­ta es­pa­ñol Ál­va­ro Ca­ta­lán de Ocón”, re­ve­la la tam­bién co­lec­cio­nis­ta de ar­te. Otras pie­zas des­ta­ca­das in­clu­yen una lám­pa­ra de Di­mo­re Studio.

“No me com­pa­ro con los de­más”, ad­mi­te D’or­nano sin du­dar­lo, y es que pa­ra los crea­do­res de­trás de Sis­leÿa L’integral An­ti-age, uno de los pro­duc­tos an­ti-edad más exitosos y con más vi­da en el mer­ca­do, no exis­te pun­to de com­pa­ra­ción. So­lo bas­ta con una vi­si­ta a es­te nue­vo oa­sis de lu­jo pa­ra en­ten­der que es un mun­do sin igual. —Kelly Ta­la­mas

Cuan­do era ni­ño re­cuer­do ha­ber vis­to las fo­to­gra­fías de Man Ray, pe­ro no fue has­ta que me mu­dé a Pa­rís, cuan­do te­nía 19, que des­cu­brí su tra­ba­jo. Es­ta­ba fas­ci­na­do con el ar­te y la cul­tu­ra de Mont­par­nas­se en 1930. Pa­sé mu­cho tiem­po en los lu­ga­res a don­de so­lían ir las le­yen­das del ar­te de ese pe­rio­do co­mo Man Ray y Pi­cas­so: las cer­ve­ce­rías co­mo La Clo­sie­re des Li­las, las ca­lles de Mont­par­nas­se y Saint- Ger­main­des- Prés. Las in­ter­mi­na­bles ho­ras que ex­plo­ré el Pa­rís de Man Ray me die­ron pa­se a su mun­do y ar­te.

¿Por qué de­ci­dis­te de­di­car una co­lec­ción com­ple­ta a Man Ray? Los úl­ti­mos cin­co años ha­bía­mos he­cho co­la­bo­ra­cio­nes con di­fe­ren­tes ar­tis­tas, des­de Andy War­hol y Guy Bour­din, has­ta Ste­ven Klein y Sa­rah Moon. Es­tos son ar­tis­tas que amo, ad­mi­ro y cu­ya obra in­flu­yó en mí co­mo ma­keup ar­tist y fo­tó­gra­fo. Aho­ra es­ta­mos rin­dien­do ho­me­na­je al ar­tis­ta ori­gi­nal, cu­yo tra­ba­jo nos cau­ti­vó a to­dos en ca­da sen­ti­do.

Man Ray fue ofi­cia­li­za­do co­mo fo­tó­gra­fo por re­vis­tas de mo­da co­mo Vo­gue Pa­ris. ¿Có­mo crees que ha in­fluen­cia­do la mo­da edi­to­rial?

La gran in­fluen­cia es­tá en su sen­ci­llez y sen­ti­do del es­ti­lo. Por ejem­plo, él po­día fo­to­gra­fiar los ob­je­tos más bá­si­cos co­mo un te­lé­fono, pe­ro le ha­cía pa­re­cer una pie­za de ar­te. Es­toy se­gu­ro de que fue muy atrac­ti­vo pa­ra las re­vis­tas de mo­da, por­que ¿quién no quie­re una fo­to­gra­fía de un par de za­pa­tos ele­va­da a una obra de ar­te? Man Ray te­nía esa ha­bi­li­dad. Par­te de la di­ver­sión de mi­rar vie­jas fo­to­gra­fías en blan­co y ne­gro es ima­gi­nar los co­lo­res y las tex­tu­ras que uti­li­za­ban, pro­ba­ble­men­te de­li­nea­dor ne­gro, pol­vo, co­lo­res os­cu­ros en la­bios. Tam­bién me gus­ta ima­gi­nar qué co­lo­res hu­bie­ran atraí­do a Man Ray. �

El apo­yo se en­tre­ga­rá a tra­vés de FEED, la fun­da­ción crea­da por Lau­ren Bush. La meta a lo­grar pa­ra es­te año es de cua­tro mi­llo­nes de co­mi­das a mu­je­res y ni­ños. En la com­pra de tus pro­duc­tos fa­vo­ri­tos, Cla­rins ob­se­quia una cos­me­ti­que­ra y con ca­da una se do­na­rán diez co­mi­das a ni­ños en paí­ses de es­ca­sos re­cur­sos, que es­tán aso­cia­dos con el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos.

Aqua Top­ping Su­per 12 Hui­le In­fu­sée Swiss Ice Crys­tal Ro­se De Mai Vi­no­sour­ce Ro­vec­tin Abei­lle Ro­ya­le

Www.vo­gue­la­tam.com

La pa­le­ta de som­bras Glass Tears plas­ma una de las fo­to­gra­fías más icó­ni­cas del ar­te de Man Ray.

DES­DE LA IZ­QUIER­DA: MULTIACTIVE YEUX; ES­TU­CHE FEED Y HYDRA, TO­DO DE CLA­RINS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.