CRU­ZA­DA Bas­ta

Mo­da sos­te­ni­ble, la de una ge­ne­ra­ción La re­vo­lu­ción del pen­sa­mien­to en­ca­be­za­da por los mi­llen­nials, ha he­cho sen­tir sus efec­tos en la cam­bian­te in­dus­tria de la mo­da. Un pro­ce­so de rein­ven­ción ha co­men­za­do a ges­tar­se... ¡Hoy!

VOGUE Latinoamerica - - Punto De Vista -

es­cri­bir las pa­la­bras mi­llen­nial y sos­te­ni­bi­li­dad en el cam­po de bús­que­das de Goo­gle pa­ra dar con en­ca­be­za­dos que evi­den­cian la preo­cu­pa­ción de to­da una ge­ne­ra­ción por te­mas que los afec­tan co­mo con­su­mi­do­res y so­cie­dad. No es que el ad­je­ti­vo sos­te­ni­ble se ha­ya in­cor­po­ra­do re­cien­te­men­te al len­gua­je dia­rio, sin em­bar­go, que­da cla­ro que es­te seg­men­to de la po­bla­ción en­cuen­tra un nue­vo lu­jo en lo que al­gu­nas agencias de mo­ni­to­reo de ten­den­cias han bau­ti­za­do co­mo “con­su­mo li­bre de cul­pa”. De he­cho, des­de ha­ce ya va­rios años, or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Niel­sen han se­ña­la­do que las mar­cas que for­jen una repu­tación de res­pe­to al me­dio am­bien­te en­tre los con­su­mi­do­res jó­ve­nes de la ac­tua­li­dad tie­nen ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de in­cre­men­tar su par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do y ge­ne­rar leal­tad en­tre quie­nes to­ma­rán las de­ci­sio­nes de com­pra el día de ma­ña­na. Son ellos quie­nes en su fre­né­ti­ca bús­que­da de so­lu­cio­nes han abra­za­do cau­sas de gru­pos co­mo el Na­tu­ral Re­sour­ces De­fen­se Coun­cil, Green­pea­ce y Fas­hion Re­vo­lu­tion pa­ra crear con­cien­cia res­pec­to a pro­ble­mas de­ri­va­dos de la in­dus­tria tex­til co­mo el uso de quí­mi­cos no­ci­vos, la con­ta­mi­na­ción del agua, las pre­ca­rias con­di­cio­nes de mu­chos de sus tra­ba­ja­do­res, el au­men­to de los ni­ve­les de desechos y la ne­ce­si­dad de trans­pa­ren­cia en sus ca­de­nas pro­duc­ti­vas y co­mer­cia­les. Si­mul­tá­nea­men­te, han en­tra­do a es­ta are­na ju­ga­do­res co­mo Eco-age, una con­sul­to­ra crea­da por Li­via Firth, que desa­rro­lla so­lu­cio­nes a me­di­da pa­ra ne­go­cios que desean adop­tar prácticas más éti­cas y sos­te­ni­bles. A lo an­te­rior de­be su­mar­se la la­bor de di­fu­sión y sen­si­bi­li­za­ción rea­li­za­da por fo­ros co­mo el Cos­ta Ri­ca Fas­hion Sum­mit, que en agos­to de es­te año ce­le­bró su pri­me­ra edi­ción ba­jo la di­rec­ción de An­drea Som­ma —su CEO y fun­da­do­ra—, con­so­li­dán­do­se co­mo el pri­me­ro de su ti­po en la re­gión y si­guien­do los pa­sos de pla­ta­for­mas co­mo el Co­pen­ha­gen Fas­hion Sum­mit. El do­mi­nio del te­ma, lle­va a Som­ma a sos­te­ner que los aman­tes de la mo­da de­ben tra­ba­jar pa­ra pro­cu­rar una in­dus­tria que sea via­ble a lar­go pla­zo y ase­gu­ra que “una de las co­sas más im­por­tan­tes es en­ten­der que de­be re­plan­tear­se sus prin­ci­pios de fun­cio­na­mien­to, por­que de no ha­cer­lo co­rre el ries­go del co­lap­so”. Des­de lue­go, los cam­bios de­ben ser gra­dua­les y es im­por­tan­te sa­ber por dón­de co­men­zar. “El pri­mer pa­so es crear con­cien­cia res­pec­to al im­pac­to am­bien­tal y so­cial de la in­dus­tria de la mo­da, pe­ro tam­bién es im­por­tan­te pre­sen­tar ma­ne­ras en que los con­su­mi­do­res po­de­mos re­du­cir­lo. Nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad es com­prar in­te­li­gen­te­men­te, sa­ber cuá­les son los ma­te­ria­les que son más con­ta­mi­nan­tes y apos­tar por mar­cas afi­nes a nues­tras con­vic­cio­nes”, ex­pli­ca. Si se par­te de la idea de que la in­dus­tria de la mo­da no es dis­tin­ta a otras en tér­mi­nos de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y am­bien­tal, re­sul­ta sor­pren­den­te que en es­te pun­to de la his­to­ria sean po­cas las mar­cas que ha­yan im­ple­men­ta­do ac­cio­nes con­cre­tas de sos­te­ni­bi­li­dad y trans­pa­ren­cia.

Ha­ce un par de años, la di­se­ña­do­ra Ste­lla Mc­cart­ney, quien ha es­ta­ble­ci­do un precedente con la de­ci­sión de no em­plear cue­ro y pie­les en los di­se­ños de su mar­ca ho­mó­ni­ma, lan­za­da en 2001, ase­gu­ró a Amed Im­ran, fun­da­dor y edi­tor en je­fe de The Bu­si­ness of Fas­hion, que sien­do un ne­go­cio que ge­ne­ra tan­to di­ne­ro, la mo­da cam­bia­ría sus es­que­mas de ope­ra­ción úni­ca­men­te si fue­ra obli­ga­da a ello. Es­ta pre­mi­sa par­te de que el es­ta­tus y ran­go de precios de mu­chas fir­mas de lu­jo es­tán arrai­ga­dos en su his­to­ria y en mé­to­dos de pro­duc­ción tra­di­cio­na­les y ar­te­sa­na­les que se han con­ser­va­do con el pa­so de los años. “Se su­po­ne que la in­dus­tria de la mo­da de­be­ría ser mo­der­na y en oca­sio­nes la con­si­de­ro ob­so­le­ta. Me pa­re­ce un tan­to me­die­val que aún es­té fun­da­men­ta­da en la ma­tan­za de cien­tos de mi­les de ani­ma­les pa­ra ob­te­ner cue­ro y pie­les ca­da año, que no se ha­ga res­pon­sa­ble de los quí­mi­cos y la con­ta­mi­na­ción del agua que su pro­duc­ción con­lle­va, la cruel­dad que im­pli­ca y el des­gas­te que oca­sio­na a la tie­rra. No es una pers­pec­ti­va mo­der­na pa­ra nin­gún ti­po de in­dus­tria”, ase­gu­ró. ¿Cuál es la re­la­ción del lu­jo con la sos­te­ni­bi­li­dad? Des­de la pers­pec­ti­va de Som­ma, “los pro­duc­tos res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te y éti­cos es­tán ins­tau­ra­dos ac­tual­men­te en los es­tra­tos más al­tos de la pi­rá­mi­de de con­su­mo. Sin em­bar­go, de la mis­ma ma­ne­ra que ha ocu­rri­do con fe­nó­me­nos co­mo la co­mi­da or­gá­ni­ca, irán per­mean­do ha­cia aba­jo”. Lo que es un he­cho es que tan­to en la high fas­hion co­mo en la fast fas­hion exis­ten bue­nas prácticas que no de­pen­den del pre­cio de las pren­das, sino de un com­pro­mi­so con el pla­ne­ta y los com­pra­do­res. En­tre las crí­ti­cas, da­tos y es­ta­dís­ti­cas apo­ca­líp­ti­cas no to­do es­tá per­di­do; el ac­ce­so a la in­for­ma­ción se al­za co­mo la prin­ci­pal fuen­te de es­pe­ran­za, pues so­lo quie­nes se vuel­ven cons­cien­tes de có­mo sus de­ci­sio­nes im­pac­tan la vi­da so­bre el pla­ne­ta son ca­pa­ces de to­mar car­tas en el asun­to. “El po­der de com­pra es la prin­ci­pal ar­ma de los con­su­mi­do­res.

Ca­da uno de­ci­de en qué mar­ca in­vier­te su di­ne­ro y el te­ner in­for­ma­ción acer­ca de las más éti­cas, las más sos­te­ni­bles y las más trans­pa­ren­tes, con­du­cien­do a me­jo­res há­bi­tos”, ase­gu­ra Yves Mo­let, coor­di­na­dor de las ini­cia­ti­vas de Fas­hion Re­vo­lu­tion en Mé­xi­co. En es­te con­tex­to, pro­pues­tas co­mo las de Mc­cart­ney ad­quie­ren más re­le­van­cia, pe­ro tam­bién las de mar­cas co­mo H&M, que con su lí­nea Cons­cious y su pro­gra­ma de re­co­lec­ción de pren­das pro­mue­ve el re­ci­cla­je; Nu­die Jeans, mar­ca es­can­di­na­va que em­plea al­go­dón 100 por cien­to or­gá­ni­co en sus pren­das de mez­cli­lla, ase­gu­rán­do­se de pa­gar sa­la­rios jus­tos en ca­da es­la­bón de la ca­de­na pro­duc­ti­va, re­ci­clan­do y re­ven­dien­do pren­das de se­gun­da mano; Pa­ta­go­nia, que, en­tre otras co­sas, ofre­ce a los clien­tes rea­li­zar re­pa­ra­cio­nes a sus pren­das de la mar­ca pa­ra pro­lon­gar su vi­da útil; Bleed, fir­ma ale­ma­na que no em­plea ma­te­rias pri­mas de ori­gen ani­mal; Edun, fun­da­da en 2005 por Ali Hew­son, es­po­sa de Bono, que tra­ba­ja con ar­te­sa­nos, ar­tis­tas y co­mu­ni­da­des afri­ca­nas pa­ra ase­gu­rar­les con­di­cio­nes dig­nas de tra­ba­jo y di­fu­sión a sus crea­cio­nes; FEED, pro­yec­to ini­cia­do por Lau­ren Bush que lucha con­tra el ham­bre in­fan­til a tra­vés de la ven­ta de pren­das y ac­ce­so­rios éti­ca­men­te ma­nu­fac­tu­ra­dos al­re­de­dor del mun­do. Afor­tu­na­da­men­te, la lis­ta si­gue cre­cien­do con pro­yec­tos —unos de re­cien­te crea­ción y otros li­ga­dos a fir­mas con un in­ne­ga­ble res­pal­do his­tó­ri­co— pro­ve­nien­tes de los cin­co con­ti­nen­tes. Con­for­me es­tas ini­cia­ti­vas han de­mos­tra­do que es po­si­ble fa­bri­car pro­duc­tos que mi­ni­mi­zan su im­pac­to am­bien­tal, que con­tri­bu­yen a me­jo­rar las con­di­cio­nes de sus tra­ba­ja­do­res y que ge­ne­ran már­ge­nes de uti­li­dad sa­lu­da­bles, se han des­ar­ti­cu­la­do pa­ra­dig­mas del sis­te­ma de la mo­da y pre­sen­ta­do es­ce­na­rios más op­ti­mis­tas. Lo in­ne­ga­ble es que es­tos úl­ti­mos se vol­ve­rán reali­dad so­lo si otras de­ci­den su­mar­se a la cau­sa y si los com­pra­do­res se ha­cen res­pon­sa­bles de sus de­ci­sio­nes. Lo que per­ma­ne­ce in­mu­ta­ble es la pre­mi­sa má­xi­ma de la mo­da de lu­jo: crear ar­tícu­los de ca­li­dad tal que pue­dan pa­sar de una ge­ne­ra­ción a otra y que ten­gan una vi­da útil que, in­clu­so, su­pere la de sus pro­pie­ta­rios. La ex­pre­sión per­so­nal del es­ti­lo a tra­vés de la mo­da y el bie­nes­tar del pla­ne­ta y sus ha­bi­tan­tes co­mien­zan a re­con­ci­liar sus di­fe­ren­cias. Los fas­hio­nis­tas res­pon­sa­bles y éti­cos co­mien­zan a re­ci­bir res­pues­ta a sus re­cla­mos de bie­nes­tar tan­to per­so­nal co­mo pla­ne­ta­rio. Sa­lir de com­pras y, des­pués, dor­mir con la tran­qui­li­dad que da sa­ber que sus ad­qui­si­cio­nes ayu­dan a cui­dar el pla­ne­ta y de los otros es más y más una reali­dad. —Pe­dro Agui­lar

Iz­quier­da: pa­sa­re­la del des­fi­le Oto­ño-in­vierno 2017 de la di­se­ña­do­ra Ste­lla Mc­cart­ney. Ac­tual­men­te, se han des­ar­ti­cu­la­do pa­ra­dig­mas del sis­te­ma de la mo­da y pre­sen­ta­do es­ce­na­rios op­ti­mis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.