DUL­CE HOGAR

La ca­sa de los Ru­bell de­mues­tra que la crea­ti­vi­dad pue­de ser ha­bi­ta­ble y un hogar cá­li­do pa­ra la vi­da fa­mi­liar Con luz ex­te­rior

VOGUE Latinoamerica - - Mundo Vogue -

Bus­car y en­con­trar la ca­sa per­fec­ta pa­ra el es­ti­lo de vi­da de ca­da quien es al­go que, pa­ra mu­chos, nun­ca su­ce­de. Pe­ro Ja­son Ru­bell, un co­lec­cio­nis­ta de ar­te, em­pre­sa­rio de bie­nes raí­ces y ho­te­lier, sí lo ha lo­gra­do. Él y su fa­mi­lia tie­nen su es­pa­cio per­fec­to en La­ke­view, un ba­rrio ex­clu­si­vo de Mia­mi Beach, don­de la luz y el ai­re del tró­pi­co an­dan mano a mano. Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que en­fren­ta­ron Ja­son y su es­po­sa Mi­che­lle, fue vi­vir en una at­mós­fe­ra aco­ge­do­ra, pe­ro lo su­fi­cien­te­men­te am­plia co­mo pa­ra al­ber­gar su co­lec­ción pri­va­da de ar­te.

Lo pri­me­ro que hi­cie­ron fue unir al dream team. Todd Mi­chael Gla­ser, el cons­truc­tor, es­po­so de una ami­ga de Mi­che­lle; Austin Ha­rrel­son, otro ami­go y ve­cino, en­car­ga­do de la decoración de in­te­rio­res. Lue­go co­men­za­ron a es­tu­diar un pro­yec­to que in­clu­yó la de­mo­li­ción de la ca­sa ori­gi­nal que se en­con­tra­ba en el si­tio, y lue­go apro­bar el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co de la nue­va re­si­den­cia, que que­da­ría afin­ca­da con sus 1.300 me­tros cua­dra­dos en el mar­gen de un ca­nal.

Alos Ru­bell les asis­tió una al­ta do­sis de pa­cien­cia pa­ra lle­gar a lo que con­si­guie­ron. La ca­sa es lo que an­ti­ci­pa su pór­ti­co de lí­neas lím­pi­das y diá­fa­nas, de geo­me­tría sim­ple. Jus­ta­men­te en esa fal­ta de com­pli­ca­ción ra­di­ca el im­pac­to vi­sual que pro­du­ce, y el con­cep­to de que es­te es un re­cin­to ha­bi­ta­ble que ce­le­bra el ar­te y la vi­da fa­mi­liar. Te­chos de al­to pun­tal y pa­re­des ex­ten­sas res­guar­dan una es­truc­tu­ra abier­ta en la que no hay co­lum­nas ni co­rre­do­res. Sus enor­mes ven­ta­nas en el pi­so in­fe­rior de­jan en­trar un to­rren­te de luz na­tu­ral, que se ajus­ta a lo que de­be ser la vi­da en esa geo­gra­fía, ade­más de am­pli­fi­car la sen­sa­ción de am­pli­tud y vo­lu­men. Tam­bién es­tán pen­sa­das pa­ra ilu­mi­nar los vas­tos mu­ros en los que se han co­lo­ca­do las obras de ar­te.

Pa­ra el in­te­rior, la pa­re­ja re­cu­rrió a ma­te­ria­les co­mo azu­le­jos de pie­dra vol­cá­ni­ca pa­ra re­cu­brir los pi­sos, ro­ble blan­co pa­ra el pi­so su­pe­rior, már­mol de Ca­rra­ra y Ca­la­cat­ta pa­ra la co­ci­na y los ba­ños, y al­fom­bras de la­na de co­lo­res só­li­dos, sin es­tam­pa­dos. To­do exu­da sen­ti­do de con­fort y re­la­ja­mien­to, ade­más de ser muy fá­cil de man­te­ner. Y es que los Ru­bell abren su ca­sa lle­na de

ar­te a mu­chos y fre­cuen­tes vi­si­tan­tes. Allí pu­die­ran lle­gar es­tu­dian­tes a ad­mi­rar maes­tros con­tem­po­rá­neos co­mo Jean-mi­chel Bas­quiat, Keith Ha­ring, Jeff Koons, Cady No­land, Ya­yoi Ku­sa­ma, Cindy Sher­man y Ka­ra Wal­ker, que son par­te de la fun­da­ción de la fa­mi­lia. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que los tres hi­jos de la pa­re­ja —Sa­muel, de 16 años; Ella, de 14; y Oli­via, de 12— no de­jan de ser ado­les­cen­tes que tie­nen su pro­pia vi­da so­cial y desean una ca­sa pa­ra re­ci­bir ami­gos, no una ga­le­ría. Sin em­bar­go, fue­ron to­tal­men­te so­li­da­rios y apo­ya­ron a los pa­dres en la cons­truc­ción y el di­se­ño. Uno de los pun­tos más atrac­ti­vos pa­ra ellos es el área so­cial, con un jar­dín- es­cul­tu­ra ubi­ca­do en­tre la en­tra­da prin­ci- pal y la sa­la. En la ca­sa Ru­bell el gran pro­ta­go­nis­ta es V el ar­te y na­da de­be com­pe­tir con él. emos ac­ce­so­rios de An­ge­lo Le­lli, so­fás clá­si­cos de Vla­di­mir Ka­gan y mue­bles he­chos por en­car­go, co­mo las me­sas del co­me­dor y de la sa­la. En aque­lla pa­red, una pin­tu­ra rec­ti­lí­nea en la que pre­do­mi­nan el ne­gro, el azul y el ro­jo, de Pe­ter Ha­lley, se en­fren­ta a un tra­pe­zoi­de ex­pre­sio­nis­ta de Lucy Dodd y una mo­to­ci­cle­ta cu­bier­ta de ve­las, de Mark Handforth. Tam­bién hay pie­zas de Aa­ron Curry, si­llas de He Xiangyu y obras de Os­car Mu­ri­llo y Secundino Her­nán­dez. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que nin­gu­na de las at­mós­fe­ras de­ja de ser ha­bi­ta­ble. Aquí la gen­te vi­ve, ce­na, jue­ga al te­nis, na­da en la pis­ci­na, ha­ce pla­nes y sue­ña. Ese es el ma­yor de sus en­can­tos. —Jo­sé For­te­za

Iz­quier­da: la bi­blio­te­ca con cua­dro de Mark Flood, so­fá y me­sa de Ha­rrel­son, es­cul­tu­ra de Franz West, si­llas de Vla­di­mir Ka­gan y si­llas vin­ta­ge de Knoll.

IZ­DA.: MI­CHE­LLE Y JA­SON RU­BELL EN EL HALL DE EN­TRA­DA CON OBRA DE LUCY DODD Y UNA ES­CUL­TU­RA DE MARK HANDFORTH; DCHA.: ELLA EN LA CAN­CHA DE TE­NIS.

VIN­TA­GE, VIN­TA­GE

LA BOU­TI­QUE PORQUETEVISTES; IZ­QUIER­DA: PON­CHO DE MO STO­RE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.