DO­MIN­GOS REPENSADOS

En el día del des­can­so exis­te un di­cho: “to­dos so­mos ri­cos y fla­cos”. Es­ta y otras pre­mi­sas ayu­dan a co­no­cer los ver­da­de­ros tru­cos pa­ra po­der ce­rrar la se­ma­na

VOGUE Latinoamerica - - Mundo Vogue -

En­ton­ces ben­di­jo el sép­ti­mo día y lo de­cla­ró día sa­gra­do, por­que en ese día des­can­só de to­do su tra­ba­jo de crea­ción”. El Gé­ne­sis ex­pli­ca la pau­ta que ha mar­ca­do el día que unos aman y otros abo­rre­cen y, si bien no he­mos si­do au­to­res de la crea­ción, hay se­ma­nas que pe­san co­mo si hu­bié­ra­mos te­ni­do ta­reas de ta­lla bí­bli­ca. En es­te sép­ti­mo día, el can­san­cio acu­mu­la­do se ve más co­mo una tar­de de des­pa­rra­me en un sillón fren­te a una te­le­vi­sión que co­mo un oa­sis en el edén. Hay mu­cho de es­te cie­rre de se­ma­na que nos ha­ce no es­tar del me­jor hu­mor; las co­mi­das fa­mi­lia­res im­pues­tas, la an­sie­dad del lu­nes que se sien­te des­de mu­chas ho­ras an­tes y el te­rri­ble ma­no­jo de ner­vios que nos arro­ja sa­ber que va a lle­gar ese mo­men­to de vol­ver a em­pe­zar la ru­ti­na.

Co­mo era cos­tum­bre, ter­mi­na­ba el úl­ti­mo día de la se­ma­na sen­ta­do al fi­lo de la si­lla, los co­dos en la me­sa, mi­rán­do­lo to­do sin ob­ser­var na­da, es­pe­ran­do que al­go me sa­ca­ra del le­tar­go co­mún, pe­ro co­mo quien es­pe­ra al­go que sa­be que no va a pa­sar. Ha­cia el fi­nal de la se­ma­na el tiem­po se mi­me­ti­za, se pier­den las ho­ras y los su­ce­sos, el do­min­go es un vór­ti­ce que es muy di­fí­cil de ex­pli­car. En me­dio de es­te día de ocio y an­sie­dad, en el nú­cleo de una sobremesa sim­plo­na y sin chis­te na­ció uno de los pla­ce­res que mar­ca­ron pa­ra siem­pre la ma­ne­ra en que iba a en­ten­der y dis­fru­tar las co­mi­das fa­mi­lia­res do­mi­ni­ca­les y en reali­dad bue­na par­te de mi vi­da.

Lle­gó em­po­tra­do en una pas­te­le­ra de vi­drio que lo ha­cía ver­se ele­gan­te y sun­tuo­so, era di­fe­ren­te a los pos­tres que ser­vían nor­mal­men­te en mi ca­sa, te­nía vo­lu­men y co­lor, la cre­ma que cu­bría la ba­se de ga­lle­ta y el re­lleno de limón es­ta­ba fla­mea­da, no era una ge­la­ti­na sin es­fuer­zo ni una cha­ro­la de ga­lle­tas de la pas­te­le­ría lo­cal, era un fes­tín pa­ra los ojos y una nu­be en el pa­la­dar. To­mó la me­sa co­mo si fue­ra a pre­si­dir­la y en el bu­lli­cio de la sobremesa lo­gró un silencio que nos hi­zo arre­pen­tir­nos de to­da esa bo­ta­na in­ne­ce­sa­ria. To­do es­ta­ba por co­men­zar. Cuan­do lo pro­bé en­ten­dí que era eso lo que ha­bía es­ta­do es­pe­ran­do, era el pie de limón que es­ta­ba so­bre ese pla­tón lo que me da­ba la úni­ca es­pe­ran­za de que, en la mo­no­to­nía de lo or­di­na­rio, ha­bía al­go que po­día rom­per el or­den de las co­sas y que cuan­do a ve­ces nos de­ja­mos lle­var por un rit­mo que nos ador­me­ce, hay pe­que­ños de­ta­lles que no son ac­ce­so­rios de nues­tros días, sino que les dan sen­ti­do. Des­de en­ton­ces lo bus­co pa­ra rom­per el con­ju­ro de la inevi­ta­ble an­sie­dad do­mi­ni­cal, y en reali­dad la del res­to de los días. A ve­ces es­tá em­po­tra­do en una pas­te­le­ra, a ve­ces en­vuel­to en ce­lo­fán, a ve­ces es­tá en una con­ver­sa­ción con una ami­ga, se es­con­de, pe­ro siem­pre es­tá ahí. Y fue así co­mo un pie de limón sal­vo mi do­min­go. —Ro­dri­go Mo­li­na

IZ­QUIER­DA: BO­TE­LLA DE BEL­VE­DE­RE VOD­KA; ARRI­BA: BEL­VE­DE­RE RED PLUM.

BE­LLE­ZA INIGUA­LA­BLE Jas­mi­ne San­ders y Claudia Schif­fer en la fies­ta de la co­lec­ción de Aquazzura con la mo­de­lo ale­ma­na, en la Ciu­dad de la Lu­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.