Cir­co + rock

ES­PEC­TÁCU­LOS ES­TI­LO MO­DA NEU­TROS

VOGUE Latinoamerica - - Inbox -

Sép­ti­mo día — No des­can­sa­ré... Ese es el tí­tu­lo del show de Cir­que du So­leil que es­tá iti­ne­ran­te por La­ti­noa­mé­ri­ca y que ha mar­ca­do un es­pe­cial mo­men­to de éxi­to en la tra­yec­to­ria de la com­pa­ñía que, co­mo nin­gu­na otra, ha vin­cu­la­do al cir­co con el res­to de las ar­tes. Un im­pre­sio­nan­te re­par­to de 35 bai­la­ri­nes, sal­tim­ban­quis, acró­ba­tas, can­tan­tes y pa­ya­sos se en­car­ga de re­gre­sar el uni­ver­so que su­gie­re una pie­za icó­ni­ca de So­da Es­té­reo, esa le­gen­da­ria ban­da de rock ar­gen­ti­na, que na­ció en 1982. La mú­si­ca, el co­lor y to­da la pa­ra­fer­na­lia de una ge­ne­ra­ción ro­que­ra ha­cen de es­te mo­men­to uno digno de dis­fru­tar­se. Adolfo Domínguez ha si­do siem­pre una ga­ran­tía de ver­sa­ti­li­dad. Pie­zas im­pe­ca­bles, los com­ple­men­tos que to­dos ne­ce­si­ta­mos y una mar­ca­da so­brie­dad en el uso del co­lor son ese se­llo que le ha­cen per­fec­to pa­ra to­da oca­sión. Sus abri­gos en to­nos ca­mel, los sué­te­res con cue­llo smo­king y ca­da uno de los ca­pí­tu­los de ar­ma­rio en to­nos bá­si­cos, ha­cen que lle­var sus pren­das sea una apues­ta se­gu­ra. Otros co­lo­res que pre­do­mi­nan son el azul y el gris, pe­ro cuan­do pro­po­ne cua­dros en una ca­mi­sa de al­go­dón, se con­vier­te en una de esas fa­vo­ri­tas que vas a usar una y otra vez. En su ofer­ta, los za­pa­tos Ox­ford, los mo­ca­si­nes de piel de bo­vino o unas za­pa­ti­llas de­por­ti­vas en piel mar­can la di­fe­ren­cia. Al­go más que dis­tin­gue a la mar­ca es su in­te­li­gen­te ca­pa­ci­dad de sa­tis­fa­cer a cual­quier gru­po, des­de los más jó­ve­nes has­ta quie­nes ya han an­da­do más ki­ló­me­tros y ne­ce­si­tan un atuen­do in­fa­li­ble pa­ra sus jun­tas de ne­go­cio en el uni­ver­so cor­po­ra­ti­vo. A fin de cuen­tas, pa­ra el buen gus­to no hay lí­mi­te de edad.

Pa­ra Os­car Wil­de la be­lle­za era una for­ma de ge­nia­li­dad. Re­for­zar la mas­cu­li­ni­dad ha si­do la es­tra­te­gia ga­na­do­ra del sec­tor de pro­duc­tos pa­ra ellos, que no ha pa­ra­do de cre­cer es­tos úl­ti­mos años. La so­cie­dad ac­tual im­po­ne te­ner un buen as­pec­to y los hom­bres han tar­da­do más tiem­po en con­cien­ti­zar es­ta cues­tión. Pa­ra con­ven­cer que la hom­bría no es­tá re­ñi­da con te­ner buen as­pec­to, la in­dus­tria ha ge­ne­ra­do nue­vos có­di­gos. Aun­que la de­man­da de me­di­ci­na es­té­ti­ca con­ti­núa do­mi­na­da por mu­je­res, el 18% de los hom­bres re­cu­rre a un re­to­que. Por ello, te­ne­mos que ser muy cons­cien­tes de las di­fe­ren­cias fí­si­cas y psi­co­ló­gi­cas en­tre hom­bres y mu­je­res. Sin du­da, mu­chos tra­ta­mien­tos de be­lle­za se ofre­cen tam­bién pa­ra ca­ba­lle­ros; los te­ra­peu­tas y los mé­di­cos tie­nen que aten­der las ne­ce­si­da­des in­di­vi­dua­les y adap­tar­las se­gún el gé­ne­ro. Uno de ca­da diez tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos en el mun­do es re­ser­va­do por un hom­bre y la ten­den­cia es que las ci­fras si­gan su­bien­do. Ca­da vez son más los que se atre­ven con el re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial y la re­duc­ción de bol­sas y oje­ras. In­clu­so, se ini­cian en el bó­tox pa­ra re­la­jar los múscu­los fa­cia­les y sua­vi­zar los ras­gos. — Claudia Val­dez

Se es­ti­mu­la el co­lá­geno pa­ra mos­trar con­sis­ten­cia más fir­me, eli­mi­nan­do la re­ten­ción de lí­qui­dos. Es­ta apa­ra­to­lo­gía con­sis­te en un ma­sa­je a ba­se de va­cío que es­ti­mu­la el de­sa­rro­llo de co­lá­geno en la piel. Se re­co­mien­da un apro­xi­ma­do de 12 se­sio­nes que se lle­va­rán a ca­bo de dos a tres ve­ces a la se­ma­na. De­tox Body Treat­ment Fi­lor­ga: Tra­ta­mien­to cor­po­ral nu­tri­ti­vo con ac­ción dre­nan­te y des­in­to­xi­can­te en tex­tu­ra es­pu­mo­sa, me­jo­ra la ca­li­dad de la piel y ayu­da a dre­nar las zo­nas co­mo vien­tre, glú­teos, pier­nas y pe­cho. Re­du­ce la re­ten­ción de lí­qui­dos me­dian­te la quer­ce­ti­na que es­ti­mu­la las en­zi­mas de des­in­to­xi­ca­ción in­ter­na. Pa­ra mol­dear ab­do­men, pier­nas y bra­zos: El co­ols­cul­pting qui­rúr­gi­co y la li­poes­cul­tu­ra lá­ser de al­ta de­fi­ni­ción, con­sis­ten en eli­mi­nar te­ji­do gra­so de zo­nas lo­ca­li­za­das. Elimina de for­ma no invasiva y sin tiem­po de re­cu­pe­ra­ción gra­sa de zo­nas lo­ca­li­za­das (ab­do­men, es­pal­da, en­tre­pier­na, cha­pa­rre­ra) me­dian­te una má­qui­na que por se­sión tra­ba­ja ca­da área, mol­dean­do por me­dio de frío, ha­cien­do que en una ho­ra el cuer­po em­pie­ce a li­be­rar la gra­sa de esa área. El frío ac­ti­va un pro­ce­so de muer­te na­tu­ral de la gra­sa que se irá eli­mi­nan­do pro­gre­si­va­men­te du­ran­te tres me­ses. Pa­ra pro­lon­gar los re­sul­ta­dos se de­be se­guir una die­ta ba­lan­cea­da y rea­li­zar ejer­ci­cio. Tra­ta­mien­to cor­po­ral Te­rra by Vag­heg­gi: Una lí­nea cos­mé­ti­ca pa­ra lu­char con­tra el efec­to de la ce­lu­li­tis con in­gre­dien­tes ac­ti­vos pro­ce­den­tes de va­rios paí­ses eu­ro­peos: zam­bu­co del nor­te de Eu­ro­pa, fre­sa y fram­bue­sa de bos­ques eu­ro­peos, ama­po­la ama­ri­lla de la Cos­ta Me­di­te­rrá­nea. El ob­je­ti­vo del tra­ta­mien­to es re­du­cir la di­men­sión del adi­po­ci­to y es­ti­mu­lar la li­pó­li­sis, ha­cien­do que la gra­sa se trans­for­me en ener­gía y de es­ta ma­ne­ra se van re­du­cien­do las ta­llas no­ta­ble­men­te. Li­poes­cul­tu­ra Va­ser de Al­ta De­fi­ni­ción: Mol­dea y elimina el te­ji­do gra­so no desea­do. Se pue­de rea­li­zar mar­ca­je de zo­nas mus­cu­la­res me­jo­ran­do la apa­rien­cia es­té­ti­ca de la si­lue­ta. Es­te es un tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co que re­quie­re de re­po­so re­la­ti­vo du­ran­te cua­tro o sie­te días, no ha­cer ejer­ci­cio en tres se­ma­nas y uti­li­zar fa­ja de com­pre­sión du­ran­te un mes. Com­ple­mén­ta­lo con En­der­mo­lab co­mo tra­ta­mien­to tó­pi­co en cuer­po pa­ra re­afir­mar. Dis­mi­nu­ción de fla­ci­dez: El tra­ta­mien­to de Ra­dio­fre­cuen­cia Frac­cio­na­da Bi­po­lar se uti­li­za en ca­ra, cue­llo y cuer­po pa­ra el au­men­to de co­lá­geno y elas­ti­na en piel, pro­vo­can­do dis­mi­nu­ción de fla­ci­dez, ci­ca­tri­ces y lí­neas de ex­pre­sión.

EL OL­FA­TO.

Es el sen­ti­do que si­gue sien­do la he­rra­mien­ta más po­de­ro­sa que tie­ne nues­tro or­ga­nis­mo pa­ra al­ma­ce­nar re­cuer­dos y ge­ne­rar emo­cio­nes. No en vano, va­rios ner­vios de la na­riz es­tán di­rec­ta­men­te co­nec­ta­dos con la amíg­da­la y el hi­po­cam­po.

Hems­worth per­te­ne­ce más al es­ti­lo de ac­to­res de la tra­di­ción de Cary Grant o Gary Coo­per (in­tér­pre­tes que fue­ron pro­duc­to de los es­tu­dios, no de las es­cue­las de ac­tua­ción; ac­to­res que eran ele­gan­tes, in­ma­cu­la­dos, cu­ya mi­sión era la de dar pla­cer al pú­bli­co). En to­do ca­so Ch­ris se ha es­ta­ble­ci­do co­mo es­tre­lla y no de­ja de ser ex­tra­or­di­na­rio en un mun­do sa­tu­ra­do de ce­le­bri­da­des y nue­vos in­fluen­cers. Una es­tre­lla es, por su pro­pia na­tu­ra­le­za, un ser le­jano, be­llo, que se con­tem­pla, pe­ro ja­más se to­ca ni se com­pren­de. Pe­ro en la ac­tua­li­dad las es­tre­llas son de­ma­sia­do hu­ma­nas y com­pren­si­bles, por no de­cir ac­ce­si­bles. De mo­do que qui­zá Hems­worth, que a pe­sar de su cor­dia­li­dad mues­tra cier­ta re­ser­va, cier­ta ac­ti­tud dis­cre­ta in­vi­ta a no in­mis­cuir­se. “Man­tén la dis­tan­cia, me­jor ins­tá­la­te lo más le­jos po­si­ble de Holly­wood, pre­fe­ri­ble­men­te en otro con­ti­nen­te, co­mo emo­cio­nal, la bue­na edu­ca­ción se pue­de uti­li­zar, si es ne­ce­sa­rio, co­mo ba­rre­ra. Y den­tro de al­gu­nos años se­rás qui­zá la úni­ca es­tre­lla que no ha­ya caí­do y ten­drás to­do el fir­ma­men­to pa­ra ti so­lo”, con­clu­ye con una son­ri­sa afa­ble. — Claudia Val­dez

DE 8 7 DE 5 6

DE DE DE

He­chi­zan­te LA MI­RA­DA DEL AUS­TRA­LIANO ES DIG­NA DEL HOM­BRE DE HOY, UNA ODA A LA PER­FEC­CIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.