SE­XO SEN­TI­DO

Un mu­seo co­mo po­cos se al­za en Mia­mi pa­ra ejer­cer el de­re­cho a co­no­cer y re­co­no­cer la se­xua­li­dad en to­das sus for­mas

VOGUE Latinoamerica - - Belleza Fragancias -

l ero­tis­mo no es de so­cie­da­des pri­mi­ti­vas. Re­quie­re una evo­lu­ción cul­tu­ral y una ad­qui­si­ción de gran­des es­pa­cios de li­ber­tad pa­ra el in­di­vi­duo. So­lo en ese con­tex­to la re­la­ción se­xual se con­vier­te en un jue­go, un tea­tro, una ce­re­mo­nia, unos ri­tos, y ad­quie­re una con­no­ta­ción ar­tís­ti­ca. El amor se prac­ti­ca en­ton­ces co­mo un es­pec­tácu­lo ro­dea­do de dis­tin­tas ma­ne­ras. Eso no se da en cul­tu­ras muy re­pre­si­vas ni muy re­pri­mi­das. “La tra­di­ción eró­ti­ca pre­su­po­ne un ele­va­do ni­vel de ci­vi­li­za­ción”, lo di­ce Ma­rio Var­gas Llosa y lo prac­ti­ca en mu­chas de sus obras en las cua­les el ero­tis­mo jue­ga un pa­pel im­por­tan­te, co­mo en el World Ero­tic Art Mu­seum de Mia­mi, crea­do en el año 2005 por Nao­mi Wil­zig, una vi­sio­na­ria mu­jer de fa­mi­lia de­vo­ta y ju­día, quien re­co­rrió el mun­do en­te­ro a la bús­que­da de pie­zas que pu­die­ran mos­trar al mun­do la gran ri­que­za del ero­tis­mo en dis­tin­tas cul­tu­ras.

Ro­bert G. Har­bour es la per­so­na más ade­cua­da pa­ra con­du­cir­nos por ese mun­do a ve­ces ig­no­ra­do a con­cien­cia por quie­nes con­fun­den se­xua­li­dad con por­no­gra­fía. Ro­bert na­ció en Ken­tucky, un lu­gar Las mu­je­res sue­len ir al mu­seo acom­pa­ña­das de su pa­re­ja, mien­tras los hom­bres pre­fie­ren ha­cer­lo en gru­po pa­ra en­ri­que­cer sus co­no­ci­mien­tos eró­ti­cos y de pa­so, pre­su­mir su vi­ri­li­dad.

LOS VI­SI­TAN­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.