—LA TRA­DI­CIÓN ERÓ­TI­CA PRE­SU­PO­NE UN ELE­VA­DO NI­VEL DE CI­VI­LI­ZA­CIÓN, CON­FIR­MA MA­RIO VAR­GAS LLOSA—

VOGUE Latinoamerica - - Belleza Fragancias -

en don­de las re­pre­sio­nes, se­gún su ex­pre­sión, son las me­jo­res for­mas de la vi­da co­ti­dia­na, y co­men­zó su ca­rre­ra des­de muy jo­ven cuan­do Nao­mi Wil­zig lo con­vir­tió en su fo­tó­gra­fo y asis­ten­te mien­tras re­co­rría el mun­do con un car­tel col­ga­do al cue­llo que de­cía “es­toy bus­can­do ar­te eró­ti­co”. Con el pa­so de los años, Wil­zig lo­gró crear una de las co­lec­cio­nes de ar­te eró­ti­co más im­por­tan­tes del mun­do, ha­cién­do­se me­re­ce­do­ra de con­de­co­ra­cio­nes de la ciu­dad de Mia­mi y de las so­cie­da­des mé­di­cas de edu­ca­ción se­xual de Es­ta­dos Uni­dos.

Ma­rilyn Mon­roe da la bien­ve­ni­da con una fo­to­gra­fía to­ma­da en 1949, cuan­do te­nía 23 años y no era la gran es­tre­lla que to­dos ama­mos, y acep­tó po­sar des­nu­da pa­ra el fo­tó­gra­fo Tom Ke­lley por la can­ti­dad de 50 dó­la­res pa­ra cu­brir en esa épo­ca sus ca­pri­chos. Pa­ra co­no­cer y ad­mi­rar el mu­seo se ne­ce­si­tan por lo me­nos tres ho­ras, ca­da quien a su ai­re y siem­pre acom­pa­ña­do de un guía que pon­ga ca­lor a las his­to­rias que en­tra­ñan to­das las pie­zas, co­mo la enor­me ca­ma de ma­de­ra que el ale­mán Die­ter Spor­le­der fa­bri­có a mano, ta­llan­do 161 imá­ge­nes del Ka­ma­su­tra que se lle­va­ron mu­chos años de su vi­da, y tal fue su pa­sión que su es­po­sa se di­vor­ció de él sin que­rer ver el fi­nal de aque­lla mo­nu­men­tal epo­pe­ya sos­te­ni­da por cua­tro po­de­ro­sos miem­bros mas­cu­li­nos. En ese apar­ta­do se pue­den ver dos co­lec­cio­nes de pin­tu­ras ja­po­ne­sas en pa­pel de arroz que de­jan ver in­nu­me­ra­bles fan­ta­sías y pos­tu­ras eró­ti­cas, es­pe­cial­men­te crea­das por ar­tis­tas pa­ra re­ga­lar a las pa­re­jas en su bo­da. Nao­mi las ad­qui­rió pa­gan­do una for­tu­na, pe­ro va­le la pe­na ex­ta­siar­se an­te es­ta sin­gu­lar obra de ar­te que si­gue sien­do tra­di­ción en­tre las fa­mi­lias ri­cas ja­po­ne­sas y chi­nas co­mo ex­cu­sa an­te la nu­la in­for­ma­ción se­xual re­ci­bi­da.

Lo ra­ro, lo her­mo­so, lo es­per­pén­ti­co son las ca­ri­ca­tu­ras del que fue di­bu­jan­te de Walt Dis­ney, Frank Fol­mer, con sus per­so­na­jes fa­mo­sos co­mo la Be­lla Dur­mien­te en una ver­sión so­lo pa­ra adul­tos, la ré­pli­ca del dor­mi­to­rio de Ca­ta­li­na la Gran­de ro­dea­da de ju­gue­tes se­xua­les, el ar­ma ho­mi­ci­da en for­ma de pe­ne uti­li­za­da en la pe­lí­cu­la La na­ran­ja me­cá­ni­ca, las 20 sec­cio­nes del mi­to de Le­da y el Cis­ne y, fi­nal­men­te, la sa­la gay do­mi­na­da por un enor­me fa­lo que cues­tio­na si es im­por­tan­te o no su ta­ma­ño. —Ma­riahé Pa­bón Arri­ba: la sa­la de­di­ca­da al ar­te eró­ti­co asiá­ti­co; iz­da.: una pa­red de es­cul­tu­ras de me­tal ins­pi­ra­das en los ge­ni­ta­les fe­me­ni­nos; aba­jo: imá­ge­nes del po­lé­mi­co li­bro de la can­tan­te Ma­don­na.

Sex

LA CO­LEC­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.