PRO­LÍ­FI­CO

MOMA PS1 pre­sen­ta­rá has­ta el 11 de mar­zo del 2018 Ca­ro­lee Sch­nee­mann: Ki­ne­tic Pain­ting, una re­tros­pec­ti­va de la ar­tis­ta con más de 300 obras de su gran acer­vo

VOGUE Latinoamerica - - Agenda Vogue -

Crean­do una ilu­sión vi­sual, el diá­me­tro de las fal­das se am­plió mu­cho en el si­glo XIX, gra­cias a la cri­no­li­na, an­tes de en­fo­car­se en la par­te de atrás, pro­por­cio­nan­do un look to­tal­men­te di­fe­ren­te. Al ini­cio del si­glo XX, los di­se­ña­do­res de mo­da ex­pe­ri­men­ta­ron con nue­vas si­lue­tas y el ideal se trans­for­mó a fa­vor de un cuer­po muy del­ga­do. En los años 30, los fí­si­cos atlé­ti­cos pa­ra los hom­bres y los ves­ti­dos de cor­te ses­ga­do pa­ra las mu­je­res —que se veían en Holly­wood— predominaron. En los años 40, el gus­to por hom­bros más am­plios na­ció y fue po­pu­la­ri­za­do por el di­se­ña­dor Adrian. Al fi­nal de la dé­ca­da, Ch­ris­tian Dior re­in­tro­du­jo su si­lue­ta New Look que qui­ta­ba el re­lleno de los hom­bros y exa­ge­ra­ba la es­tre­chez de la cin­tu­ra por me­dio de la re­in­tro­duc­ción del cor­sé y de una fal­da re­mi­nis­cen­te de la cri­no­li­na. En reac­ción a los es­ti­los es­truc­tu­ra­dos de los 50, una ola de di­se­ña­do­res jó­ve­nes creó pren­das más cor­tas y suel­tas. Una ten­den­cia ha­cia la “liberación” del cuer­po, con más ex­po­si­ción, y las preo­cu­pa­cio­nes so­bre la obe­si­dad des­de los años 80 ca­rac­te­ri­za­ron la épo­ca mo­der­na. Fi­nal­men­te, co­mo re­sul­ta­do de la glo­ba­li­za­ción, nue­vas vi­sio­nes del ideal de be­lle­za se es­tán ob­ser­van­do re­cien­te­men­te. Pie­zas de Martin Mar­gie­la, Don­na Ka­ran, Thierry Mu­gler y Ro­ber­to Ca­va­lli, en­tre mu­chas otras, in­vi­tan a re­co­rrer es­ta his­to­ria apa­sio­nan­te. —Ka­ri­ne Mo­nié

En­trar en el uni­ver­so de Jim Ama­ral y Ol­ga de Ama­ral es ac­ce­der a ese te­rri­to­rio de pri­vi­le­gio don­de el ar­te se ha­ce tes­ti­mo­nio de amor en dos vi­das. Na­da más re­pa­sar la se­rie Car­tas de Amor, de Jim, ex­pli­ca mu­chas co­sas de dos per­so­nas que han crea­do y com­par­ti­do pro­yec­tos y lo­gros du­ran­te seis dé­ca­das. Pe­ro hay mu­cho más que na­rra la Ca­sa Ama­ral, el es­pa­cio crea­ti­vo de la pa­re­ja por más de 30 años. Al prin­ci­pio, el si­tio era más una bou­ti­que de di­se­ño que se es­pe­cia­li­za­ba en ven­der te­las, ta­pe­tes y mue­bles crea­dos por los ar­tis­tas. In­clu­so, Ol­ga di­se­ñó una co­lec­ción ins­pi­ra­da en las man­tas gua­ji­ras: ver­sá­ti­les, ori­gi­na­les y có­mo­das. Lue­go, el lu­gar de­vino en un cen­tro de ar­te, cu­yas mues­tras se ac­tua­li­zan, vol­vien­do a con­tex­tua­li­zar las obras de los crea­do­res, y en­ten­dién­do­las des­de di­fe­ren­tes óp­ti­cas. Sus me­dios ex­pre­si­vos van del di­bu­jo,

acer que el le­ga­do de Ol­ga y Jim per­du­re, es hoy el em­pe­ño de Va­len­ti­na Ama­ral, quien en 2014 asu­mió la di­rec­ción de Ca­sa Ama­ral, pa­ra es­tu­diar, ca­ta­lo­gar y pro­mo­ver la obra de sus abue­los. Asi­mis­mo, su la­bor co­mo liai­son ha co­lo­ca­do a mu­chos ar­tis­tas en ga­le­rías de Pa­rís, Londres y Los Án­ge­les; ade­más de pu­bli­car vo­lú­me­nes mo­no­grá­fi­cos en Ama­ral Di­se­ño.

“Ol­ga se des­pren­de de lo ma­te­rial y ape­la a lo trans­cen­den­tal: la luz. Sus obras trans­for­man el es­pa­cio con­cre­to en el emo­ti­vo, usan­do el co­lor co­mo ca­ta­li­za­dor y la es­truc­tu­ra co­mo me­dio”, di­ce Va­len­ti­na so­bre el dis­cur­so crea­ti­vo de su abue­la. De Jim des­ta­ca que “de­trás de las más de 2000 pie­zas en su oeu­vre, se per­ci­be una vi­sión de la vi­da, en­tre crí­ti­ca y en­so­ña­do­ra, en­tre lú­di­ca y me­lan­có­li­ca, en­tre te­rri­ble y poé­ti­ca, pre­sen­ta­da con ma­ni­fies­ta con­cien­cia con­cep­tual”. To­do eso es Ca­sa Ama­ral. —J. F.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.