Cá­li­do ÉXI­TO

Una de las he­re­de­ras de Max­ma­ra es su di­rec­to­ra pa­ra Nor­tea­mé­ri­ca y em­ba­ja­do­ra global. Maria Giu­lia Ma­ra­mot­ti com­par­te las CLAVES de la per­du­ra­bi­li­dad en su ve­ne­ra­ble ca­sa de mo­da

VOGUE Latinoamerica - - Estilo Vogue | Perfil - JO­SÉ FORTEZA

“Max­ma­ra es un ne­go­cio fa­mi­liar y esa es una reali­dad úni­ca que nos per­mi­te to­mar­nos el tiem­po pa­ra desa­rro­llar nues­tros pro­yec­tos. Somos una com­pa­ñía de em­pren­de­do­res; es­to es­tá en nues­tro ADN. Aho­ra, con la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción to­man­do la di­rec­ción, te­ne­mos un ni­vel de dis­tri­bu­ción que nos per­mi­te evo­lu­cio­nar”. Así re­su­me la esen­cia de su mar­ca Maria Giu­lia Ma­ra­mot­ti, di­rec­to­ra pa­ra Nor­tea­mé­ri­ca de Max­ma­ra. “La pa- sión y la de­ter­mi­na­ción de nues­tro fun­da­dor, mi abue­lo Achi­lle Ma­ra­mot­ti, es la ver­da­de­ra cla­ve pa­ra el éxi­to per­du­ra­ble”, ci­ta. He­re­de­ra de una no­ble tra­di­ción, Maria Giu­lia re­me­mo­ra có­mo du­ran­te las dé­ca­das de 1970 y 80 la ca­sa desa­rro­lló sus se­llos de iden­ti­dad co­mo lí­der en la mo­da prêt-à-por­ter, con el de­but del icó­ni­co abri­go 101801, en 1981. Aque­lla pren­da over­si­zed en la­na y ca­si­mir, en­car­ga­da a An­ne Ma­rie Be­ret­ta, hi­zo ren­dir­se al uni­ver­so del es­ti­lo y se re­edi­ta ca­da in­vierno des­de en­ton­ces.

“Max­ma­ra re­vi­si­ta con­ti­nua­men­te su le­ga­do y se rein­ven­ta pa­ra la mu­jer mo­der­na, en­fo­cán­do­nos en la im­por­tan­cia de la ar­te- sa­nía y la in­ves­ti­ga­ción pa­ra crear pie­zas atem­po­ra­les, por eso he­mos acom­pa­ña­do siem­pre a la mu­jer du­ran­te to­dos los cam- bios en su es­ti­lo de vi­da. Las si­lue­tas so­fis­ti­ca­das se definen con téc­ni­cas ma­gis­tra­les de di­se­ño y los gé­ne­ros más lu­jo­sos pa­ra en­tre­gar el epí­to­me del es­ti­lo ita­liano”, agre­ga Ma­ra­mot­ti.

Es­ta mar­ca es lí­der en el ren­glón del ou­ter­wear, con sus es­pec- ta­cu­la­res y ele­gan­tes abri­gos, pe­ro tam­bién po­nen su mar­ca muy al­to en pie­zas co­mo los tra­jes fe­me­ni­nos. “Si una mu­jer desea ad­qui­rir un tra­je de sas­tre­ría per­fec­ta con­fec­cio­na­do con la me- jor te­la, tam­bién de­be ve­nir a Max­ma­ra. No hay com­pe­ten­cia en el mer­ca­do de hoy en cuan­to a ready-to-wear en tér­mi­nos de ca­li­dad y con­fec­ción”, ase­ve­ra la eje­cu­ti­va. En tér­mi­nos de su pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal “nos enor­gu­lle­ce de­cir que ope­ra­mos en más de 100 paí­ses y es­ta­mos dis­po­ni­bles en 2,378 lo­ca­cio­nes en to­do el mun­do. La aper­tu­ra de nues­tra her­mo­sa bou­ti­que en la Ciu­dad de Mé­xi­co re­pre­sen­ta un hi­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en nues­tra ex­pan­sión ha­cia La­ti­noa­mé­ri­ca, que ve­rá nue­vas aper­tu­ras de nue­vas tien­das en el fu­tu­ro”, agre­ga.

Con la innovación co­mo es­tan­dar­te, la em­pre­sa fa­mi­liar no ha de­te­ni­do nun­ca su as­cen­so. “Y esa innovación de que ha­blo se con­si­gue aten­dien­do a las tendencias e in­ter­cep­ta­mos el men­sa- je de qué quie­ren las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes, sin ol­vi­dar nues- tro pa­sa­do. Lle­va­mos ade­lan­te y man­te­ne­mos vi­gen­te nues­tro le­ga­do”, di­ce Maria Giu­lia y con­clu­ye: “Si quie­res ser exi­to­sa a tra­vés de los años, no pue­des ol­vi­dar tu pa­sa­do, sino que tie­nes que lle­var­lo ha­cia el fu­tu­ro”. ¡Men­sa­je cla­ro!

Icó­ni­cos, los abri­gos de la fir­ma ita­lia­na Max­ma­ra se re­mon­tan a los ini­cios de la mar­ca con una historia que na­rra la he­ren­cia y la ex­ce­len­cia de los ex­per­tos en mo­da. Aba­jo: abri­go de Max­ma­ra; de­re­cha: sketch del abri­go Teddy Bear. En pá­gi­na opues­ta: el es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta de la mar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.