Dedicación Des­pués TO­TAL

El es­pí­ri­tu del ME­CE­NAS ex­cén­tri­co y apa­sio­na­do, el rey Lud­wig II de Ba­vie­ra, es­tu­vo pre­sen­te en to­dos los as­pec­tos de la ce­re­mo­nia en la que se ce­le­bró a Jür­gen Wes­se­ler y su gran ca­rre­ra, lle­va­da sin pre­ten­sio­nes, pe­ro FES­TE­JA­DA por mu­chos

VOGUE Latinoamerica - - Agenda Vogue | Arte - EU­GE­NIA GON­ZA­LEZ DE HENN

de to­da una vi­da de­di­can­do sus tar­des y tiem­po li- bre al es­pa­cio de ar­te Ka­bi­nett für ak­tue­lle Kunst, el ale­mán Jür­gen Wes­se­ler ha re­ci­bi­do un gran re­co­no­ci­mien­to de par­te de Mont­blanc. Al mis­mo tiem­po, se ce­le­bra­ba a otro ale­mán na­ci­do dos si­glos an­te­rio­res, el rey Lud­wig II de Ba­vie­ra. A par­te de sus na­cio­na­li­da­des, las com­pa­ra­cio­nes en­tre Wes­se­ler y el Rey cis­ne son mu­chas, su es­pí­ri­tu de me­ce­naz­go a las ar­tes y su in­tre­pi­dez pa­ra de­di­car su vi­da a las pa­sio­nes que más les im­por­tan. Fue por eso que Mont­blanc de­ci­dió ga­lar­do­nar a Jür­gen con el vi­gé­si­mo sép­ti­mo Pre­mio al Me­ce­naz­go de las Ar­tes y la Cul­tu­ra de Mont­blanc en Mú­nich, pre­ci­sa­men­te, en la his­tó­ri­ca re­si­den­cia real, ho­gar del Rey Lud­wig II.

El Ka­bi­nett für ak­tue­lle Kunst es un pe­que­ño es­pa­cio en Bre- mer­ha­ven, una ciu­dad ma­rí­ti­ma con un po­co más de 110,000 ha­bi­tan­tes al nor­te de Alemania. Fue aquí don­de Jür­gen em­pe- zó su tra­yec­to en el mun­do del ar­te ha­ce más de 50 años.

Tra­ba­jó su vi­da en­te­ra co­mo in­ge­nie­ro, y al sa­lir de la ofi­ci­na por la tar­de, se pa­sa­ba a su ga­le­ría a em­pe­zar la se­gun­da par­te del día. Ahí, por las tar­des y las no­ches, se en­fo­ca­ba en su se- gun­da pro­fe­sión, lo que siem­pre fue su ver­da­de­ra pa­sión. Ha- cía lla­ma­das a ar­tis­tas, es­cri­bía car­tas y pro­po­nía ex­po­si­cio­nes. Y fue des­de es­te pe­que­ño es­pa­cio don­de ayu­dó a lan­zar y apo- yar las ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les de múl­ti­ples ar­tis­tas avant-gard, in­clu­si­ve a al­gu­nos les dio su pri­me­ra ex­po­si­ción. Es­te pe­que- ño rincón sin pre­ten­sio­nes ha lo­gra­do te­ner un gran dis­cur­so ar­tís­ti­co con el res­to del mun­do. Va­rios ar­tis­tas con los que ha tra­ba­ja­do Wes­se­ler a lo lar­go de los años son: Ger­hard Ri- ch­ter, Blinky Pa­ler­mo, Isa Genz­ken, Law­ren­ce Wei­ner y Carl An­dre, los cua­les han te­ni­do una gran ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. El rey Lud­wig II fue no­to­rio por su dedicación al gran com­po­si- tor Richard Wag­ner, has­ta que es­te fue en­via­do a vi­vir a Sui­za por in­ter­fe­rir en cues­tio­nes po­lí­ti­cas.

Pa­ra Mont­blanc, apo­yar a las ar­tes y la cul­tu­ra ha si­do siem- pre par­te de su iden­ti­dad. En los 27 años que lle­va es­te pre­mio, más de 280 me­ce­nas de ar­te han si­do galardonados por to­do el mun­do y ca­si cin­co mi­llo­nes de eu­ros han si­do en­tre­ga­dos en pre­mios. Su in­ten­ción es la mis­ma de los me­ce­nas que ga­lar- do­nan: ha­bi­li­tar a los ar­tis­tas pa­ra se­guir el tra­ba­jo que es­tán ha­cien­do, en el lu­gar don­de lo es­tán ha­cien­do. Apo­yar­los a que si­gan so­ñan­do.

Arri­ba: Ins­tru­men­to de es­cri­tu­ra Edición Li­mi­ta­da 4810 Me­ce­nas de las Ar­tes Lud­wig II; más arri­ba: el An­ti­qua­rium en la Re­si­den­cia, el pa­la­cio más gran­de de Alemania; más arri­ba, dcha.: vis­ta de la en­tra­da ha­cia Ma­xi­mi­li­ans­tras­se, la ca­lle más lu­jo­sa del cen­tro de Mu­nich; en pá­gi­na 86: el Tea­tro Cu­vi­lliés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.