Rein­ven­ción Ar­tís­ti­ca

La fra­gan­cia La vie est be­lle pa­ra es­te oto­ño, pre­sen­ta su nue­va co­la­bo­ra­ción de edición li­mi­ta­da fir­ma­da por la le­yen­da del ar­te ur­bano Lady Pink, quien ex­pre­sa qué sien­te y pien­sa so­bre la FE­LI­CI­DAD tra­du­cién­do­lo en el fras­co de la ca­sa Lan­cô­me

VOGUE Latinoamerica - - Belleza | Fragancias - C. V.

Ha­ce unos me­ses, la ar­tis­ta del graf­fi­ti San­dra Fa­ba­da —me­jor co­no­ci­da co­mo Lady Pink— nos des­ve­la­ba en Nue­va York el de­but y su alian­za con la fra­gan­cia La vie est be­lle que so­lo con su nom­bre, nos se­du­jo des­de su crea­ción en el 2012.

En los tiem­pos que co­rren, cual­quier men­sa­je po­si­ti­vo se agra­de­ce. Así, da­mos la bien­ve­ni­da a es­ta ver­sión op­ti­mis­ta, plas­ma­da de to­ques ar­tís­ti­cos que se nos pre­sen­ta con al­ma y ta­len­to, y que na­ce pa­ra ha­cer eco de la fi­lo­so­fía de vi­da aban­de­ra­da por el ser, fren­te al te­ner o el pa­re­cer, con­cep­tos que Lan­cô­me ha ma­te­ria­li­za­do des­de un ini­cio con es­ta fra­gan­cia cons­trui­da con 63 in­gre­dien­tes es­co­gi­dos en­tre los más no­bles de la per­fu­me­ría. Una apa­ren­te sim­pli­ci­dad con una esen­cia sor­pren­den­te, ver­te­bra­da en torno al iris en­vuel­to en un ines­pe­ra­do toque go­lo­so.

Una fra­gan­cia que con­cen­tra la quin­ta esen­cia de la fe­li­ci­dad exi­gía, ade­más, un fras­co ad hoc que trans­mi­tie­se ese men­sa­je de ener­gía po­si­ti­va y au­ten­ti­ci­dad, que se ha re­in­ter­pre­ta­do en to­do un alar­de de ex­pre­sión plas­ma­da por el ta­len­to de San­dra Fa­ba­da. Sus rec­tas y cur­vas

se com­bi­nan con los có­di­gos ur­ba­nos de es­ta ar­tis­ta pa­ra re­crear una son­ri­sa. Y, por­que pre­ci- sa­men­te la son­ri­sa es el santo y se­ña de es­te per­fu­me, Lady Pink se en­car­gó de in­ter­ve­nir su vi­sión de la fe­li­ci­dad y la fuer­za de la mu­jer de hoy en día.

¿Có­mo sur­ge la le­yen­da viviente de Lady Pink? Na­cí en Ecuador y cre­cí en Nue­va York. A fi­na­les de los años 70, se me re­co­no­ció co­mo la “pri­me­ra da­ma del graf­fi­ti”. Fui la pri­me­ra mu­jer en desafiar al club de chi­cos del ar­te ur­bano de Nue­va York, mar­can­do tre­nes y pa­re­des con le­tras y sím­bo­los oní­ri­cos. La per­se­ve­ran­cia que mos­tré en­tre 1980 y 1985, se vio re­fle­ja­da en la vi­si­bi­li­dad de mis obras co­lo­ri­das que so­lía plas­mar en va­go­nes de tre­nes que re­co­rrían la ciu­dad con las le­tras de Pink. Des­de 1985 me de­di­qué a pro­du­cir mu­ra­les que me so­li­ci­ta­ban al igual que pin­tu­ras en lien­zo. He te­ni­do la suer­te de ver mi ar­te en las co­lec­cio­nes de pres­ti­gio­sos mu­seos, co­mo el Whit­ney Mu­seum y el Met de Nue­va York.

¿En qué ma­ne­ra has uti­li­za­do el don que go­zas? He di­ri­gi­do mi ar­te pa­ra ha­cer cam­pa­ñas a fa­vor de la igual­dad de gé­ne­ro y la li­ber­tad de las mu­je­res, una fi­lo­so­fía de em- po­de­ra­mien­to fe­me­nino que re­sue­na con la de La vie est be­lle.

¿Fan­ta­sia o em­po­de­ra­mien­to? Pin­tar la si­lue­ta fe­me­ni­na es mi fuer­te, amo las he­roí­nas que to­das lle­va­mos den­tro, de esa for­ma em­po­de­ro a otras mu­je­res me­dian­te mi ar­te.

¿Có­mo fue la re­in­ter­pre­ta­ción de es­ta jo­ya ol­fa­ti­va? El le­ma La vie est be­lle se con- vir­tió en una de­cla­ra­ción re­pe­ti­da, en la cual plas­mé los lla­ma­ti­vos sím­bo­los ur­ba­nos que me ca­rac­te­ri­zan. Ador­né el fras­co con una som­bra de gra­fi­ti ro­sa fuc­sia que, por pri­me­ra vez, se re­pi­ten en la cin­ta al­re­de­dor del cue­llo sim­bo­li­zan­do las alas de la li­ber­tad. Pa­ra la ca­ja tam- bién se adop­tó el mis­mo es­pí­ri­tu atre­vi­do que os­ten­ta una ima­gen de un mu­ral ori­gi­nal que creé agre­gan­do los ele­men­tos em­ble­má­ti­cos de la historia de La vie est be­lle.

Pa­ra ti, ¿qué sig­ni­fi­ca “la vie est be­lle”? La li­ber­tad de desa­rro­llar nues­tro po­ten­cial en to­dos los as­pec­tos, de­jan­do el mie­do y las ba­rre­ras de la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.