LU­JO EN evo­lu­ción Jo­nat­han

An­der­son, al fren­te de la fir­ma Loe­we, no des­can­sa en su em­pe­ño por re­es­cri­bir las nor­mas de la in­dus­tria de la mo­da en una era do­mi­na­da por las re­des so­cia­les

VOGUE Latinoamerica - - Punto de Vista - AME­LIA FOLK

Ha­ce ya cin­co años que aquel ni­ño de origen ir­lan­dés, que un día fan­ta­seó con ser ac­tor, fue adop­ta­do por una de las ca­sas de mo­da es­pa­ño­las con más pres­ti­gio. Por aquel en­ton­ces, con tan so­lo 29 años, Jo­nat­han Wi­lliam An­der­son ya se ha­bía gra­dua­do en el Lon­don Co­lle­ge of Fas­hion, ha­bía co­la­bo­ra­do co­mo vi­sual mer­chan­di­ser de Pra­da y ha­bía lan­za­do su pro­pia fir­ma. “Pa­ra re­ini­ciar una mar­ca, ne­ce­si­tas ha­cer que la gen­te ol­vi­de lo que era”, arran­ca con fuer­za el di­rec­tor crea­ti­vo de Loe­we. En un pre­sen­te en cons­tan­te evo­lu­ción, es­te ma­dri­le­ño de adop­ción nos con­fie­sa su ca­ma­leó­ni­ca es­tra­te­gia pa­ra adap­tar­se a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes: “Pien­so que si hay al­go que me­jo­ra­rá el mun­do de la mo­da, se­ré el pri­me­ro en ha­cer­lo. Du­ran­te mu­chos años he­mos sub­es­ti­ma­do la im­por­tan­cia de las re­des so­cia­les. Pa­ra mí, se tra­ta de mez­clar la tec­no­lo­gía y la ar­te­sa­nía. Aún es­ta­mos tra­tan­do de en­ten­der lo es­tá su­ce­dien­do, pe­ro lo más im­por­tan­te que he apren­di­do, has­ta aho­ra, es que cual­quier co­sa que pre­sen­tes al mun­do ne­ce­si­ta ser au­tén­ti­ca”. Tan real y tan­gi­ble co­mo el nue­vo con­cep­to de lu­jo que ob­se­sio­na a la fau­na ur­ba­na. “El lu­jo con­sis­te en ven­der una ex­pe­rien­cia a la gen­te, pa­ra que sien­tan que les es­tás im­pli­can­do en el pro­ce­so, que es­tán apren­dien­do o vien­do al­go. No creo mu­cho en el con­cep­to de lu­jo. Es un obs­tácu­lo; es una pa­la­bra ob­so­le­ta”, apun­ta con­tun­den­te. La preo­cu­pa­ción ac­tual va más orien­ta­da a res­pe­tar

la ca­li­dad de vi­da del pla­ne­ta, “se tra­ta de man­te­ner un equi­li­brio y tra­ba­jar ha­cia una sos­te­ni­bi­li­dad. To­do es­tá vin­cu­la­do y por lo tan­to ne­ce­si­ta­mos ase­gu­rar­nos que com­pen­sa­mos los efec­tos ne­ga­ti­vos de to­do lo que ha­ce­mos”, apun­ta An­der­son. En esa ca­rre­ra con­tra­rre­loj por di­na­mi­tar las re­glas con­ven­cio­na­les, An­der­son rin­de tri­bu­to a la de­mo­cra­ti­za­ción de la mo­da con ini­cia­ti­vas tan crea­ti­vas co­mo aplau­di­das por el pú­bli­co. “Abri­mos Loe­we Flo­res el mis­mo día que inau­gu­ra­mos la nue­va Ca­sa Loe­we en Ma­drid. Sien­to que la tien­da de flo­res ha­ce que la ex­pe­rien­cia sea más ac­ce­si­ble. Me gus­ta el he­cho de que pue­das com­prar una flor por tan so­lo 5 eu­ros y lle­vár­te­la di­vi­na­men­te en­vuel­ta”, com­par­te. Si se es­tán pre­gun­tan­do de dón­de vie­ne su ob­se­sión por las flo­res, An­der­son con­fie­sa que la jar­di­ne­ría es su ha­bi­li­dad ocul­ta y que los fi­nes de se­ma­na le gus­ta ir a ca­sas de cam­po. ¿Sus flo­res fa­vo­ri­tas? Las mis­mas que ador­na­ron la pasarela de Oto­ño-in­vierno 2017 de Loe­we; las or­quí­deas. En cuan­to a la nue­va lí­nea de Fall-win­ter 2018- 2019, el di­rec­tor crea­ti­vo nos com­par­te que “bus­ca de­fi­nir quién es la mu­jer Loe­we en in­vierno. Es­tá con­so­li­dan­do la idea del cla­si­cis­mo, a la vez que se cen­tra en es­ti­los ac­tua­les. El di­rec­tor crea­ti­vo de hoy se ha con­ver­ti­do en un con­su­mi­dor de imá­ge­nes e in­for­ma­ción en bús­que­da cons­tan­te de al­go nue­vo, ra­ro y ma­ra­vi­llo­so. Tam­bién me ins­pi­ra mi vi­da co­ti­dia­na. Fun­da­men­tal­men­te, di­se­ño co­mo es­cri­bo un dia­rio”, de­ta­lla quien en más de una oca­sión fue ca­ta­lo­ga­do por las en­ti­da­des del sec­tor co­mo un di­se­ña­dor uni­sex. “Nun­ca he di­se­ña­do la ro­pa ba­sa­do en el con­cep­to de la an­dro­gi­nia ni he creí­do en hom­bres ves­ti­dos con ro­pa de mu­jer o vi­ce­ver­sa. Mido 1.90, no se me ve­ría bien el ves­tua­rio fe­me­nino —bro­mea—. Lo que siem­pre he creí­do es que una ca­mi­sa blan­ca o unos jeans no per­te­ne­cen a un hombre o una mu­jer. Así que es ge­nial si pue­do crear una pren­da que ten­ga el mis­mo sig­ni­fi­ca­do pa­ra am­bos”, acla­ra. Apro­ve­cho en­ton­ces pa­ra pre­gun­tar­le por su es­ti­lo per­so­nal, pa­ra com­pro­bar, de pri­me­ra mano, si pre­di­ca con el ejem­plo. “En reali­dad no com­pro mu­cha ro­pa… Odio te­ner que to­mar de­ci­sio­nes por la ma­ña­na. Ten­go 12 pa­res de Con­ver­se, nue­ve de Ni­ke, to­do en el mis­mo co­lor, unos jeans de A. P. C., ca­mi­se­tas y, por su­pues­to, una cha­que­ta de Loe­we. Tu look tie­ne que ser muy sen­ci­llo, esa es la úni­ca ma­ne­ra en la que pue­des co­mu­ni­car­te”, de­cla­ra. “¿Su ins­pi­ra­ción pa­ra se­guir rein­ven­tán­do­se a sí mis­mo y, por en­de, a la fir­ma?”. “Con­ti­nuar co­la­bo­ran­do con ar­tis­tas de di­fe­ren­tes cam­pos, por­que con­si­de­ro que es la me­jor ma­ne­ra pa­ra en­ri­que­cer la mar­ca”. Una res­pues­ta que, pa­ra na­da sor­pren­de, te­nien­do en cuen­ta su pa­sión por el ar­te. “Ade­más de mi co­lec­ción per­so­nal, me gus­ta te­ner obras del ar­te en nues­tras tien­das de Ca­sa Loe­we”, aña­de es­te grou­pie de la lec­tu­ra cu­yo li­bro fa­vo­ri­to es El re­tra­to de Do­rian Gray. Des­glo­sa­dos ya los se­cre­tos de es­te Rey Mi­das del de­dal, me des­pi­do no sin an­tes pe­dir­le un ade­lan­to del fu­tu­ro de la fir­ma. “Loe­we tie­ne los fun­da­men­tos per­fec­tos pa­ra con­ver­tir­se en la mar­ca más gran­de del mun­do y eso es lo que quie­ro que sea”, con­clu­ye. En lo per­so­nal, di­ce que le gus­ta­ría ves­tir a Da­vid Hock­ney y no tie­ne re­pa­ros en des­ve­lar­nos sus ver­da­de­ras in­ten­cio­nes cuan­do le pre­gun­to qué le gus­ta­ría ser de gran­de: “Oja­lá me des­pier­te ca­da ma­ña­na y no sien­ta que es­toy tra­ba­jan­do”.

“Du­ran­te mu­chos años he­mos sub­es­ti­ma­do la im­por­tan­cia de las re­des so­cia­les. Pa­ra mí, se tra­ta de mez­clar la tec­no­lo­gía y la ar­te­sa­nía”, de­cla­ra el di­se­ña­dor. Iz­quier­da: look de la co­lec­ción; arri­ba, el di­se­ña­dor Jo­nat­han An­der­son. En pá­gi­na opues­ta: blu­sa y cha­que­ta, am­bas de Loe­we.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.