com­ple­men­tos de es­ta temporada. Ves­tir a su ma­ne­ra,

Una vi­si­ta en ex­clu­si­va al ar­ma­rio de Glo­ria Saldarriaga.

VOGUE Latinoamerica - - Contentido -

Es re­co­no­ci­da en el AR­TE y ad­mi­ra­da por mu­chas ra­zo­nes, en­tre las que es­tán có­mo tra­du­ce su per­so­na­li­dad en lo que vis­te. Glo­ria Saldarriaga es­tá en la mi­ra de mu­chas que le ad­mi­ran, así que in­ten­ta­mos en­te­rar­nos qué guar­da en el es­pa­cio de su cló­set del que sa­len las PIE­ZAS con las que crea su iden­ti­dad

Lo que ha­ce es­pe­cial a Glo­ria Saldarriaga no es que le vea­mos con fre­cuen­cia en las re­des so­cia­les, even­tos y en mu­cho de lo que tie­ne que ver con el ar­te y la mo­da en es­te he­mis­fe­rio. Ella es co­no­ci­da y ad­mi­ra­da por mu­chas ra­zo­nes, sin em­bar­go, le ha­ce es­pe­cial lo que ve­mos en ella y que se tra­du­ce en có­mo vis­te. Mu­chas ve­ces, lo que lle­va una mu­jer se ha­ce ade­mán y len­gua­je, en el ca­so de Saldarriaga, si se ha­bla de al­guien con sen­si­bi­li­dad y ojo pa­ra en­con­trar un men­sa­je en­via­do des­de cual­quier es­té- ti­ca, esa es ella. Por su­pues­to, eso ayu­da a que su ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar em­pa­tía sea ili­mi­ta­da. Con un ojo de co­lec­cio­nis­ta que apli­ca a las ar­tes —in­clu­yen­do la mo­da—, ecléc­ti­ca y há­bil pa­ra lo­grar con­cier­to en lo ato­nal, a la ma­ne­ra en que lo su­po ha­cer en la mú­si­ca Shos­ta­ko­vich o en el croo­ning, Si­na­tra, ella ha­ce ar­te con su es­ti­lo en una mez­cla de al­to di­se­ño, fast fas­hion, nue- vos ta­len­tos y ele­men­tos vin­ta­ge. Al me­nos así le ve­mos des­de afue­ra. Pe­ro, có­mo se tra­du­ce es­ta apre­cia­ción a lo que ha­bi­ta en su ar­ma­rio. In­ten­ta­mos des­cu­brir­lo en tres pre­gun­tas: ¿Cuá­les son los esen­cia­les que tie­nes en tu ar­ma­rio y que re­co­mien­das por ver­sá­ti­les y có­mo­dos?

Una ca­mi­sa de jean me pa­re­ce in­dis­pen­sa­ble pa­ra ba­jar­le el tono a una fal­da o pan­ta­lón que sea muy for­mal. Las bo­tas va­que­ras tam­bién le im­pri­men al look cier­to ca­rác­ter desen­fa- da­do y si es­tán muy vie­jas mu­cho me­jor. Co­rreas con he­bi­llas gran­des ca­si jo­ya son idea­les pa­ra los via­jes pues le pue­des dar el up­gra­de a un sim­ple pa­reo. Las pie­zas más “ra­ras” en tu cló­set. Esas que tie­nen un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial más allá de lo es­té­ti­co Ten­go un ojo de co­lec­cio­nis­ta y ado­ro los ob­je­ti­vos per se. Me gus­ta mu­cho ir a las tien­das vin­ta­ge y a ve­ces en­cuen­tro te­so­ros que sig­ni­fi­can mu­cho pa­ra mí, por ejem­plo, una car­te­ra Va­nity de fies­ta. Tam­bién me gus­ta mu­cho el te­ma ar­te­sa­nal y ten­go va­rias pie­zas de ro­pa ela­bo­ra­da por dis­tin­tas et­nias. ¿En qué me­di­da te vis­tes pa­ra gus­tar al res­to de la gen­te y cuán­to lo ha­ces pa­ra gus­tar­te a ti mis­ma? · Yo me vis­to pa­ra mí y la oca­sión la ha­go yo. Me fas­ci­na ves­tir- me pa­ra mí, ya sea pa­ra es­tar en mi ca­sa o co­mo pa­ra sa­lir.

Fo­tó­gra­fo SAN­TIA­GO MARZOLA

Iz­quier­da: Glo­ria Saldarriaga lu­cien­do un con­jun­to de la di­se­ña­do­ra co­lom­bia­na Ma­ría Ele­na Villamil; aba­jo, en sen­ti­do ho­ra­rio des­de la iz­da.: bol­so de Soy; ar­te­sa­nía de Co­lom­bia; Ba­llen Pa­llet­tie­re; mo­chi­la de Ver­di De­sign; vin­ta­ge; Pos­tino; Her­ba­rio, obra de Al­ber­to Ba­ra­ya.

Arri­ba, iz­da.: blu­sas te­ji­das en las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas co­lom­bia­nas; arri­ba: bo­tas de la nue­va co­lec­ción que Glo­ria di­se­ñó en co­la­bo­ra­ción con Patricia Me­jía; arri­ba: obra de ar­te de Óscar Muñoz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.